19 de marzo de 2012

DOS CABALGAN JUNTOS (Two Rode Together)
(USA) Columbia / John Ford / Sheptner, 1960-61. 109 min. Color.
Pr: Stan Sheptner. G: Frank Nugent, basado en la novela “Comanche Captives” de William Cook. Ft: Charles Lawton Jr. Mt: Jack Murray. DA: Robert Peterson. Ms: George Duning. Dr: John Ford.
Int: James Stewart, Richard Widmark, Shirley Jones, Linda Cristal, Andy Devine, John McIntire, Paul Birch, Willis Bouchey, Henry Brandon, Harry Carey Jr., Ken Curtis, Annelle Hayes, Anna Lee, Olive Carey, Ford Rainey, Jeannette Nolan, John Qualen, Woody Strode, Chet Douglas, Cliff Lyons, O.Z. Whitehead, Mae Marsh, Jack Pennick.
El teniente Jim Gary (Richard Widmark) visita a su viejo amigo el sheriff Guthrie McCabe (James Stewart) y parece complacido en fastidiarle su acomodada existencia
El pragmático Mr Wringle (Willis Bouchey) propone a McCabe una remuneradora componenda, antes de partir en busca de los niños raptados por los indios
Jim y Guthrie tienen una distendida conversación sentados frente a una cámara fija que les observa y "escucha", compartiendo con ellos cinco minutos geniales
Jim comparte con la encantadora Marty Purcell (Shirley Jones) un momento dramático, tras el salvaje linchamiento del joven Running Wolf (que resulta ser su hermanito Steve raptado por los comanches)
SINOPSIS: El acomodado sheriff de Tascosa, individuo descreido e indolente, recibe la visita de un teniente del ejército, viejo amigo suyo, con la orden de conducirle ante su superior para encomendarle la misión de recuperar unos niños blancos capturados años atrás por los comanches. En el viaje a territorio indio acompañará al sheriff su amigo el teniente con el que tendrá serias diferencias de criterio debido al escaso entusiasmo con que nuestro hombre ha aceptado ese trabajo.
El temible Quanah Parker (Henry Brandon), jefe de los comanches, negociará con McCabe la devolución de los niños raptados
La mexicana Elena de Madariaga (Linda Cristal), una de las raptadas por los indios y esposa de un jefe comanche rival de Quanah Parker, huirá con McCabe y Gary
Durante el regreso al campamento de los colonos, las diferencias de criterio entre Jim y Guthrie tendrán como colofón un enfrentamiento y su separación
Una vez finalizada la misión, Guthrie, tras hacer las paces con Jim,  regresa a Tascosa para encontrarse con una desagradable sorpresa
COMENTARIO: Desde su estreno en España, hace casi cincuenta años, he visto “DOS CABALGAN JUNTOS” once veces, todas necesarias, todas apasionantes. Ahora, intentaré explicar brevemente a los más antiguos del lugar algunas de las razones por las que este western perteneciente a la madurez fordiana me sigue pareciendo, en buena medida, insólito dentro de la trayectoria de este genial realizador.
Si nos retrotraemos a “CENTAUROS DEL DESIERTO”, con el que “DOS CABALGAN JUNTOS” coincide en algunos elementos argumentales, resulta sorprendente su planteamiento en el que podemos apreciar una inesperada carga de desencantado cinismo, una nueva manera de presentarnos al personaje principal, un héroe poco convencional, de reprochables actitudes, especie de Wyatt Earp excéptico, perezoso y corrupto que, sin embargo, logra caernos simpático merced a la cómplice mirada de Ford sobre él, una complicidad no exenta de pesimismo. De ahí, la ambigua composición con registro de comedia que de ese sheriff McCabe (especie de contratipo de aquel Nathan Edwards) hace James Stewart.
“DOS CABALGAN JUNTOS”, en su libre, serena y desdramatizada narrativa, contiene, no obstante, memo­rables secuencias intencionadamente dinamitadas con brutales cambios de tono. En este sentido, la poco complaciente visión -esta vez- del mundo de los colonos, a los que Ford ya no ve con los ojos de anteriores westerns, da lugar a momentos de suma crueldad (la furia desdatada de estos colonos desemboca en el lichamiento del muchacho indio). Por otro lado, la película, en virtud de una “desenvuelta” estructura, nos ofrece algunas afortunadas audacias de puesta en escena (largo plano fijo frontal de Stewart y Widmark charlando sentados al borde del río).
En suma, repuestos de la sorpresa que a los seguidores del cine de Ford nos supuso en su día el visionado de este sarcástico western, comprendimos casi inmediatamente que estábamos ante una de sus grandes obras maestras, pese a que, tal vez por lo expuesto anteriormente, en su estreno no fue muy bien acogido por el público y la crítica.

17 comentarios:

  1. Yo también he visto muchas veces esta peli y volví a verla y disfrutarla el jueves en La primera de tv. Estoy contigo en que recuerda a Centauros del desierto en algunos momentos. Tiene escenas maravillosas e impactantes. La que comentas del linchamiento es una de ellas. A mí siempre me sobrecoge la escena de la caja de música y me encanta la escena del baile cuando dan de lado a Elena de Madariaga. Esa escena en que ella les habla a todos mientras James Stewart la escucha con admiración apoyado en la puerta.
    Hay escenas que parecen portales. Como cuando cruzan el río a caballo mientras se escucha de fondo su preciosa banda sonora.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Myra: estoy plenamente de acuerdo en todo lo que apuntas sobre "DOS CABALGAN JUNTOS". La sabiduría cinematográfica de John Ford, su profundo conocimiento del ser humano, en toda su complejidad, han convertido sus películas en lecciones de vida y monumentos a la emoción y la belleza. incluso en los momentos más duros (¡oh, ese de la cajita de música!).
      Habrá ocasión de volver sobre la obra de este maestro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. La verdad es que no la recuerdo excesivamente porque la vi hace muchos años pero está inserta justo después de El Sargento Negro, una menor a reivindicar, y su obra maestra (o probablemente, o una de ellas, o para algunos/muchos), El Hombre Que Mató a Liberty Valance. Así que estamos ante un período de la filmografía "fordiana" muy interesante. Tomo nota para revisitarla y comprobar si está al nivel de las dos que cito. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hazlo pronto, Ca, pero debo decirte que has perdido una oportunidad de oro, pues hace una semana la emitieron en la Primera de TVE, en una copia excelente y sin interrupciones publicitarias. Pero seguro que volverás a pescarla por ahí.
      Sí, el periodo de westerns iniciado con "MY DARLING CLEMENTINE" y que se clausura con CHEYENNE AUTUMN", es seguramente el más rico e interesante en la amplia filmografía de Ford.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Una de las grandes, creo que como "Misión de audaces" y también para mí "Cuna de héroes" y "Escrito bajo el sol", no suficientemente reconocidas, sin la fortuna de obras como "Centauros del desierto" o "El hombre que mató a Liberty Valance", que fueron rescatadas por la crítica después de un tiempo en que Ford sólo se le toleraba aquello que tenía cierta coartada social de prestigio como "Las uvas de la ira".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "MISIÓN DE AUDACES" es también para mí una de las... cinco mejores de Ford. "ESCRITO BAJO EL SOL" me ha ido gustando más cada vez que vuelvo sobre ella. En cambio, "CUNA DE HÉROES" continuo considerándola un biopic en el que el talento de John Ford (ocasionalmente al servicio de materiales no muy distinguidos) quedó casi anegado por ingentes dosis de sentimentalismo. "CENTAUROS DEL DESIERTO" y "EL HOMBRE QUE MATÓ A LIBERTY VALANCE" las considero, desde siempre, las dos cumbres de la cordillera Ford.
      Esos prejuicios "ideológicos" respecto a la obra de Ford, por fortuna ya están superados hace mucho tiempo. A este respecto, recuerdo que, aquí en España, había dos revistas de cine especializadas que representaban con nitidez las dos posturas, en pro y en contra. Me refiero a "Film Ideal" (seguidores del "Cahiers" francés) y "Nuestro cine" (defensores de la carga social y política de las películas). En fin, son viejas batallitas.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola Teo. Totalmente de acuerdo con tu comentario.
    La primera vez que la ví me dejo algo desconcertado.
    El maestro Ford, creo que logro una película transgesora, con unos personajes y diálogos excelentes (mítico el de la orilla del río). Aparte de los toques de comedia que señalas.

    Gran película, sin duda, que no goza del prestigio que se merece.

    Por cierto, once veces es una buena cifra.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. El público en general. yo mismo en alguna época, nos acomodamos en territorio conocido para así sentirnos seguros. Por eso, cuando Ford en "DOS CABALGAN JUNTOS" se "alejó" un poco de sus personajes para evitar esa aproximación afectiva, tal vez para tener un poco de perspectiva sobre ellos, nosotros los espectadores sentimos en un primer momento cómo nuestra comodidad se veía sacudida rompiéndonos los esquemas. Y hasta que entramos en razón, pasa algún tiempo, a veces, mucho tiempo. Es el riesgo que en su momento corrió Ford.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. En su momento leí que Woody Strode tenía algo de sangre india, aunque yo sigo sin verlo como comanche (algunos dirán que peor fue lo de DeMille con Karloff en "Los inconquistables"). Por lo demás, una película soberbia, descarnada por momentos. Perfecto apéndice para "Centauros del desierto".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al bregado Woody Strode le endilgaron en más de una ocasión el papel de indio (como tal, le recuerdo en "SHALAKO"). Pero fue John Ford quien le dio la (gran) oportunidad de demostrar sus cualidades de buen actor en "EL SARGENTO NEGRO" (siendo él quien interpretaba al protagonista, Ford luchó por que su nombre figurara al lado del de Jeffrey Hunter y con el mismo tamaño de letra, pero la productora no se atrevió) y le volvería a utilizar en tres películas más. Podría haber pasado a formar parte integrante de la "Compañía estable", pero a Ford, con "SIETE MUJERES", se le acabó la cuerda.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Aunque la tengo bastante olvidada, recuerdo unas cuantas pinceladas que me llamaron la atención en está película de madurez del gran John Ford.

    Principalmente su visión crítica y cínica sobre el clásico tratamiento de la lucha racial en el género, cuestionando abiertamente aquello del buen hombre blanco y el malvado hombre rojo, en un western del padre del western que es capaz de cuestionarse sus propias reglas. Que sin posicionarse abiertamente del lado de los indios, como ya habían hecho en "Flecha rota" Delmer Daves o en "La puerta del diablo" Tony Mann, entre bromas y demás liturgia fordiana consigue darle una vuelta de tuerca aportando un nuevo matiz a "su género".

    Un saludo y felicidades por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que una de las escasas ventajas que tiene la vejez es la experiencia acumulada, la sabiduría adquirida, la lucidez y la perspectiva que da la distancia. Es una riqueza natural (si no se ha sido un imbécil) que se traduce en una amplitud de miras y una justeza de juicios, en una mayor comprensión de la naturaleza humana. Y eso se encuentra esencializado en películas como "THE LAST HURRAH", "DOS CABALGAN JUNTOS", "EL HOMBRE QUE MATÓ A LIBERTY VALANCE" o "SIETE MUJERES".
      Te agradezco tu participación en este "foro fordiano" que me apasiona continuar con la próxima entrada de otros títulos suyos.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Vaya pensaba que estaba la entrada de Cristina Reina de Suecia....

    No la he visto,el genero western, tiene algo que no me entra ya sabes.
    Y sé que hay cosas estupendas, por ejem. SIN PERDÓN me gusto mucho, sería
    por Clinc Eastwood, que me parece fantástico.
    Es todo lo que puedo añadir sobre este post de John Ford...qué no es lo mío.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Susan:
      Tu reina Cristina ha encontrado un hueco y aceptó mi invitación para visitarnos una vez pasada la Semana Santa. Mientras, aprovecharé para colar otros títulos adecuados a esas fechas "tan señaladas".
      Ya sabía de tu poca afición por el género western, pero te aseguro que los hay muy buenos y muy diferentes entre sí. Ese que mencionas de Eastwood es un emocionante y crepuscular ejemplo de lo que digo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Este western de Ford me encanta y no me canso de verlo. La historia de amor y el final feliz con la "india", que en realidad es de origen mexicano, se agradece mucho. Uno necesita resarcirse de tanto cinismo del que a veces nos contagiamos. Yo la he visto muchas veces, pero me sorprende que tú lleves la cuenta exacta de las mismas.
    Bueno, creo que es una película infravalorada, porque no suele aparecer entre las esenciales de Ford que todos conocemos. Es curioso, sin embargo, que películas en teoría peores de un director, apetece verlas con mayor frecuencia que otras obras maestras más consagradas. Otra obra considerada menor que me entusiasma es "La taberna del irlandés". ¿Por qué las comedias se valoran tan poco? Yo me la llevaría a una isla desierta sin dudarlo. ¡ Hay tanta gente que no tiene humor ni talento para hacer reír! ¿Quizás a veces somos demasiado solemnes?

    En fin, que "Dos cabalgan juntos" es un gran western.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí, después de medio siglo, "DOS CABALGAN JUNTOS" continúa pareciéndome el western más "moderno" y libre de John Ford.
      En cuanto al otro tema, supongo que hay muchas formas de hacer reír al público y diversos los niveles para conseguirlo. Por eso, es necesario que nos detenga el considerar si los que sueltan (soltamos) carcajadas con "UNO, DOS, TRES" de Billy Wilder son los mismos que lo hacen (o hacemos) con ese exitoso juguete cómico titulado "OCHO APELLIDOS VASCOS". ¿Una cuestión generacional? ¿una bajada del listón de exigencia? ¿un problema de degradación del género? Bueno, eso y otros posibles motivos.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. "Ocho apellidos vascos" me parece una película muy mala. A mí no me hizo reír en ningún momento. Pero bueno, tampoco todo el mundo tiene el talento de los grandes maestros.
      Un saludo.

      Eliminar