10 de abril de 2013

EL ÚLTIMO TANGO EN PARÍS (Last Tango in Paris)
(Fr-It) United Artists / Les Productions Artistes Associés / PEA, 1972. 136 min. Color.
Pr: Alberto Grimaldi. G: Bernardo Bertolucci y Franco Arcalli. Ft: Vittorio Storaro. Mt: Franco Arcalli y Roberto Perpignani. DA: Ferdinando Scarfiotti. Vest: Gitt Magrini. Son: Antoine Bonfanti.  Ms: Gato Barbieri. Dr: Bernardo Bertolucci.
Int: Marlon Brando, Maria Schneider, Jean-Pierre Léaud, Massimo Girotti, Catherine Allegret, Maria Michi, Laura Betti, Luce Marquand, Gitt Magrini, Giovanna Galletti.
Paul (Marlon Brando) acaba de descubrir que su esposa se ha suicidado.



Paul arrastra su frustración y desconcierto por las calles de París.
Jeanne (Maria Schneider) y Paul no se conocen pero dirigen sus pasos hacia el mismo punto.
Ambos coinciden mientras inspeccionan un apartamento por alquilar. 
Los despojos de una vida malograda.
SINOPSIS: En París, un americano maduroarrastra el peso de su malograda vida y le encontramos el día en que su infiel esposa se ha suicidado. En su errático deambular, invadido por el desconcierto y la desesperación, coincide con una joven en la inspección de un piso en alquiler. Allí, inesperadamente hacen el amor de forma salvaje y él propone a la chica seguir reuniéndose regularmente para mantener una relación carnal exenta de ataduras sentimentales. Ella acepta a regañadientes, pero su relación se complicará.
Jeanne tiene un novio, Tom (Jean-Pierre Léaud), un joven cineasta de los del "cinema-verité".
Sus encuentros sexuales en el apartamento alquilado, repentinos y salvajes, carecen de entidad.
Sus confrontaciones animales están desembocando en algo parecido al amor convencional.
Una sodomización con mantequilla como lubricante.
Un Paul malherido ha llegado al final de su trayectoria.
COMENTARIO: La polémica surgida y el descomunal "escándalo" orquestado en su día por la presentación de “EL ÚLTIMO TANGO EN PARIS”, contribuyeron sin duda a oscurecer y casi ocultar su naturaleza y contenido esencial, dificultando desde entonces una aproximación limpia y sosegada a este film en el que Bernardo Bertolucci y su coguionista Franco Arcalli se abisman en el interior de un hombre embarrancado que pretende liberarse de cualquier atadura emocional o sexual, desnudando el amor romántico hasta reducirlo a su más primitivo nivel, es decir, su bestialización.
La franqueza sin tapujos desplegada por Bertolucci en la puesta en escena, su provocadora audacia en la resolución frontal de las situaciones y una (justificable) grosería verbal sin precedentes en el cine de aquel momento, vienen a definir este estudio de una pasión sexual espoleada por el retorcimiento, desesperación y profundo desprecio de sí mismo del personaje encarnado por Marlon Brando en la más arriesgada, sincera y escalofriante composición de toda su carrera.
En verdad, un noqueante ejercicio en el que el autor, al mismo tiempo que buceó en los más recónditos y primitivos mecanismos del ser humano, no pudo evitar, sin embargo, caer en ciertos desequilibrios narrativos que malogran en parte la redondez de la película en su conjunto (a mí, el tratamiento caricaturesco de las escenas en que aparece Jean-Pierre Léaud, no me gusta), consiguiendo a cambio momentos de extraordinaria fuerza expresiva y estilizada poesía a la que no es ajeno el sugerente trabajo fotográfico del gran Vittorio Storaro.

27 comentarios:

  1. A mi me faltaba poco para nacer, pero mis padres me lo contaron en su día la que se lió. Tenían un videoclub y me acuerdo que cuando salió en video estaba como oculta, crecí perdiendo el interés en ella y, desgraciadamente no he llegado a verla, pero lo haré. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú, Meg, que por lo que veo perteneces a una generación posterior a la "escandalera" de "EL ÚLTIMO TANGO..." tienes ahora la envidiable oportunidad de verla sin los prismas deformantes ni condicionantes de la época en que se estrenó. Pongo énfasis en que la veas porque es una gran película, de difícil digestión, claro, pero yo diría que de visionado imprescindible. Ya me dirás.
      Mientras, un abrazo.

      Eliminar
  2. Olá, parceiro, estou de volta, pronto para trocar comentários e seguir suas postagens. Fico feliz em ver que seu blog continua a todo vapor.
    Cumprimentos cinéfilos!

    O Falcão Maltês

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bem-vindo en tu regreso, Antonio, y gracias por esta visita de comprobación. Aquí seguimos con ilusión pero sin mucha clientela.
      Un abraço.

      Eliminar
  3. Menuda procesión se formó en aquella época hacia Perpignan para ver esta peli... El juego que dio aquella mantequilla... Yo la vi bastantes años después y no me entusiasmó. Volví a verla no hace mucho y esta vez me gustó mucho más.

    Triste bajada a los infiernos.... Genial Marlon Brando. Y la música, preciosa.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, recuerdo aquel patético "peregrinaje" de los constreñidos españolitos de la época a los cines del otro lado de la frontera (había viajes organizados por agencias concertados con los exhibidores galos para asistir a maratones de pelis prohibidas por la censura española). Cuando lo recuerdo aún me entra un sofocón...
      Acceder a esta película años después de aquellas deformadoras condiciones de entonces, es una ventaja, qué duda cabe. Ayuda mucho a poder juzgarla con más "limpieza" mental. Y "EL ÚLTIMO TANGO..." lo merece.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. El escándalo y el morbo nublaron todo eso que nos reseñas. La ví tambien más tarde de todo aquello y no estoy segura de que me gustase demasiado. No la he vuelto a ver. En realidad no me apetece si te soy sincera. Seguramente tiene mucho más que mantequilla pero..no.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí eso me ha ocurrido en alguna ocasión, ese rechazo visceral hacia alguna película al margen de las virtudes que otros hubieran visto en ella. Son cosas que pasan de vez en cuando y casi siempre se deben a cuestiones que frecuentemente poco o nada tienen que ver con la propia película. Más bien a elementos exógenos que se adhieren a ella "pudriéndola" para el afectado (o afectada). ¡Qué se le va a hacer!
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. No tuve ocasión de ver esta película en los cines pues cuando se estrenó en España era una niña. Me decidí a verla hace relativamente poco alquilando el dvd. Me resultó impresionante, a pesar de la fama que siempre le ha precedido consiguió remover y descolocar mis atavismos de espectadora. No estoy segura de haber entendido algunas de las motivaciones de esos dos personajes pero la historia y cómo la contó Bertolucci, me apasionó. Sabía que Brando era un genio, pero su interpretación en "El último tango" se sale de todos los cánones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podía ser menos, Aurora. Me refiero a que la película de Bertolucci te causara una honda impresión pues resulta difícil sustraerse a la fuerza de sus imágenes, de sus desesperados diálogos, de la música, de la composición de Brando... En fin, en cuanto a tu dificultad de "entender" las motivaciones de sus dos protagonistas, me voy a permitir remitirte al excelente post que Susan Lenox le dedicó a este film hace algún tiempo en su blog PLEGARIAS DESATENDIDAS. Ella lo hacía entonces mejor de lo que yo pueda hacerlo ahora. Merece la pena que te des el garbeo. Ahí va el enlace: http://plegariasdesatendidas.blogspot.com.es/search?q=ultimo+tango+en+paris
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Teo, donde y cuando viste la peli? Esperaste a su estreno en nuestro país o eras de los que iban a Perpignan. Yo la he visto hace bastante tiempo y bueno, creo que es más el ruido que las nueces, pero claro hay que ponerse en el contexto histórico, sin él es imposible "encajarla".

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues le diré a usted, señor juez: la primera vez que vi "THE LAST TANGO IN PARIS" fue el verano de 1974, en una pequeña sala del barrio parisino de Saint Germain des Pres. En aquella ocasión, la película me dejó noqueado. Dos años después volví a verla, también en París, en el cine más bonito y extraño que yo recuerde: La Pagode. El resto de los visionados ya fueron en cines españoles, hasta llegar a los más recientes efectuados merced a ese restituidor invento llamado blu-ray.
      Sin duda, la percepción de la película, especialmente en nuestro país, estuvo muy condicionada (y muy dañada) por toda aquel grotesco torbellino de "escándalo" que la envolvió. Verla ahora, lejos de aquello, es mucho más recomendable y relajante.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Estamos ante un film soberbio y audaz, donde ciertas escenas encubren de lo realmente se nos quiere hablar: de LA ANGUSTIA DE UN EGO. Paul un hombre maduro después del suicidio de su mujer, descubre que ésta le era infiel, solitario, triste y con el ánimo por los suelos, conoce a una joven María Scheneider exenta de toda experiencia límite; entre ellos se establece una relación " amorosa" con grandes dosis de morbo incluido, al final Paul en su naufragio es arrastrado por esa fuerza demoledora que es el AMOR, pero ya es tarde. Un tour de force de Bertolucci, un buceo a la existencia del ser humano. Querido Teo la he visto varías veces y siempre me deja un sabor de boca amargo, triste, ese grito de Paul bajo el puente, su desesperación, el sometimiento al que conduce y se deja conducir la joven que al final quiere terminar con esa locura establecida, un film oscuro, romántico, melancólico donde un Brando excepcional demostrando la contención del arte de ser actor, nos produce escalofríos su composición del personaje, nunca exceptuando REFLEJOS EN UN OJO DORADO, le he visto tan magistral y poderoso ( indudablemente fue el mejor ) La Scheneider en pleno apogeo de su juventud, nos brinda un cuerpo hermoso, joven, una cabellera rizosa inolvidable y para ser practicamente una novata y estar al lado de ese monstruo cinematográfico que fue Brando, merece todos mis respetos, un papel que la encumbró al éxito y que seguramente no asimiló y la condujo por unos vericuetos que todos sabemos. Te recuerdo que hace unos meses ? ya hice un post sobre la peli, y sobre el impacto que me produjo y siempre lo hace cuando la veo. Gracias por traerla a mi recuerdo. El ARTE, siempre me produce alegría y tristeza al mismo tiempo.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bello comentario el tuyo, Susan. Y muy perceptivo de lo que es y significa "EL ÚLTIMO TANGO...". De tus palabras se desprende que la película te ha llegado muy hondo y que has comprendido muy bien a ese Paul de malograda vida sumido en un destructivo nihilismo y a esa incauta Jeanne que salta de su mundo convencional al infierno del sometimiento y la humillación (el camino más corto para llegar al corazón de las personas, por lo visto).
      Por supuesto que recuerdo tu post sobre la película de Bertolucci y lo encontré tan interesante que, si te fijas, lo he recomendado un par de comentarios más arriba.
      Agradezco mucho tu aportativo paso por este post. Te debo un baile (un tango).
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. No había leído los comentarios anteriores, muchas gracias por citar mi blog. Cuando quieras bailamos un tango y si puede ser en Paris mejor.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho tu Blog, y este post en particular, es un gusto visitarte.
    Te invito a visitarme en:
    http://el-cine-que-viene.blogspot.com/


    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Oz, por descubrir entre tantos, este blog de cine que te invita a que participes en su espacio siempre que lo desees. He visitado el tuyo, "El cine que viene", y su contenido es una irresistible invitación a no perderse los futuros estrenos del cine más espectacular y escapista. Hasta pronto.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Desde luego, la película me ha sobrecogido; esa es la palabra. Cuando se estrenó, yo tenía la edad de Mª Schneider y escuchaba comentarios de los que la habían visto fuera de aquí, pero siempre en torno al sexo y aunque contiene escenas ciertamente duras de ver, es el contenido de los diálogos - pocos- y monólogos -muchos-, lo que me ha sorprendido más. La famosa escena de la mantequilla me provocó angustia por las palabras que Paul va diciendo, reflejo del enorme trauma que arrastra desde su niñez; él culpa a la sociedad de la muerte de su inocencia y perpetra su venganza en jeanne. Me conmocionó saber que las lágrimas de ella fueron reales, pues eran las de Mª Schneider que al parecer lo pasó realmente mal rodándola.
    El único momento en el cual sentí humano el personaje de Paul, fue en el monólogo ante el cadaver de su esposa, en el que a pesar del lenguaje que utiliza, queda claro que la quería y el dolor que siente por su pérdida.
    En definitiva, se ve que Bertolucci, a través de Brando, quiso exhorcizar sus propios monstruos,plasmándolos en la pantalla.
    Resulta curioso pensar que Jean Louis tringtignan rechazó el papel porque se sentía incómodo y Catherine deneuve no aceptó de ningún modo.
    En resumen, una película que habla del daño moral que con su hipocresía, la sociedad hace a sus individuos, principalmente cuando son niños y se están formando. También nos hace reflexionar sobre la verdadera naturaleza del amor. Por último, me pregunto si no hubiera sido mejor sugerir con las imágenes en muchas de las escenas, en lugar de con las palabras.
    No sé si he sabido expresar bién las sensaciones que me ha provocado la película, porque es complejo describir las emociones con palabras. Podría decir muchas más cosas pero lo esencial ya lo he dicho.
    Un abrazo, Teo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Selegna, creo que has sabido expresar con sinceridad y pureza lo que la película te ha transmitido y diría que apuntando con mucho corazón a aspectos a los que yo sólo miré de reojo. Desde luego, el film de Bertolucci no es unívoco y esconde en sus zonas de penumbra tablillas llenas de aparentes garabatos que hay que descifrar. Y sí, en "THE LAST TANGO..." se perciben sin duda esas emanaciones que tú apuntas surgidas de quién sabe qué oscuros rincones de la psique del director.
      Confieso que ignoraba que los primeros candidatos para incorporar a Paul y Jeanne fueron el Trintignant y la Deneuve y que declinaron la oferta. Ellos se lo perdieron (me refiero a la gloria y la transcendencia que heredaron Brando y La Schneider).
      Gracias por tu texto, Selegna. Ahora ya puedo arrancar satisfecho hacia el próximo post.
      Un abrazo también para ti.

      Eliminar
    2. Para ser exactos, Bertolucci propuso a Trintingnan y Dominique Sanda; parece ser que él no se sintió cómodo en el papel y no aceptó; Dominique si aceptó, pero tuvo que dejarlo porque se quedó embarazada y entonces se lo propusieron a Catherine deneuve, que dío una negativa tajante; así que hicieron un casting a cincuenta chicas, del que salió Maria Schneider. Los datos son de "El libro de oro del cine Mundial" cuyo autor es Edmond Orts.
      Hasta la próxima!

      Eliminar
    3. Qué cosas tiene el cine. Ahora a uno se le hace cuesta arriba imaginar "THE LAST TANGO..." con esos intérpretes originalmente elegidos. Sin duda, sería una película muy diferente. Gracias, Selegna, por esa información tan precisa, a ti y a Edmond Orts.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Tendré que revisarla. La vi de muy jovencita (se puede imaginar mi asombro), pero no tengo mal recuerdo.
    No veo a Trintignant en el papel de Brando, es demasiado serio y no hubiese dado el pego de bestialización sexual, algo que Brando llevaba innato por físico, sobre todo. Creo que para la chica daba un poco igual a quien eligieran, excepto a la Deneuve, por Dios, si eso es más gélido que el iceberg contra el que chocó el Titanic...:)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!! Tienes mucha razón, Belane. En ocasiones, un contratiempo inicial, un obligado cambio de casting, salvan una película (o la convierten en otra mucho más apasionante). Aunque no siempre ocurre así. Yo hubiera preferido "MARNIE" protagonizada por Grace Kelly (creo que con ella la peli hubiera ganado muchos grados), sin menoscabo del excelente trabajo que hizo su sustituta, la "picoteada" Tippi Hedren.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Teo, ya había visto este post, dedicarte a esta peli, con esas fotos y tu comentario, un lujo... Yo la vi hace unos años atrás. Gracias por acordarte (como olvidarse)del genial Brando y una desconocida Ma. Scheneider. Debo decirte que es muy violenta con el género, más allá de lo explícito de las escenas, me parece más violento el uso verbal.. Me imagino en su tiempo la polvareda que levantó. Pero no hay dudas es una gran peli, con un director renombrado y con las interpretaciones estelares perfectas. Viste que proféticas son las palabras de Jeanne en la bañera (creo que promediando la hora y media) que le dice a Paul como lo ve en un futuro y le dice que está gordo, calvo, y en 10 años estará en sillas de ruedas... puede ser negro el comentario, pero mucho no se equivocó el guión en la realidad de Brando... Excelente post... ah no me quiero olvidar de la música, sabías que Barbieri es Argentino, rosarino un bicho del jazz, que ahora debe estar rondando los 80 años, creo que todavía vive.. Un beso, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con esta película, Bertolucci pasó de ser un director inquieto solo conocido entre la cinefilia progre de izquierdas, a consagrarse como un autor mundialmente famoso. Aunque dudo que la mayoría de la gente que vio el "TANGO" en la época entendiera el contenido y el alcance de ese audaz ejercicio cinematográfico, y fue la estela de "escándalo" que dejaba a su paso lo que probablemente impidió llegar a la película con el juicio limpio. En España estuvo prohibida hasta que cayó el franquismo y desapareció la Censura. Por ejemplo, un servidor aprovechó unas vacaciones en París para descubrirla en un pequeño cine de Saint Germain des Pres. Corría el verano de 1974. Muy lejos queda ya todo aquello.
      Te mando un beso.

      Eliminar
  13. Está claro que el mejor juez que tenemos es el tiempo, que atempera los ánimos y otorga lucidez. Esta película es necesario verla sin prejuicios y olvidándose de la fama con que se la tachó en su día. ¿Desnudos? ¿Mantequilla? Me río de todo eso. "El último tango en París" no es una película erótica, aunque salgan desnudos. Tampoco es romántica, aunque existan algunas escenas que desprendan dicho sentimiento. Para una servidora, "El último tango en París" es la crónica de una soledad compartida; una canción desesperada; la franqueza hecha carne y, sobre todo, despoja a sus protagonistas de toda superficialidad para realizar un viaje a lo más primitivo del ser humano. Una película desequilibrada, sí, en todo lo concerniente al personaje de Jean- Pierre Léaud (cuya única buena interpretación que ha tenido ha sido en "Los 400 golpes), pero creo que necesaria para observar el mundo frívolo y despreciable, que ilustra todo lo demás, y por tanto necesario contrapunto con lo verdaderamente real y que da sentido último a la película: ese apartamento, esa pareja de amantes que. en realidad, son dos almas solitarias en un mundo que ha acabado por devorarlos.
    La mejor película de Bertolucci, sin duda.

    Abrazos querido Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miriam. La llegada de tu comentario ha servido para remover mi deseo de volver a ver esta película (han pasado cinco años desde mi última visita). Efectivamente, el paso del tiempo consigue asentar las aguas y eliminar buena parte de los condicionamientos y prejuicios que en su momento nos impidieron mirar con limpieza ciertas obras.
      Estando de acuerdo con el contenido de tu texto, mientras lo leía conecté con otra película, la noqueante "EL IMPERIO DE LOS SENTIDOS", también piedra de escándalo en su día, que Nagisa Oshima rodó cuatro años después de la de Bertolucci. Igualmente, allí había una pareja que, en un momento dado, busca una suicida liberación en su intento de alcanzar y traspasar las fronteras de la "felicidad" a través del sexo, asumido éste como vehículo cuyo final de trayecto es la muerte.
      Me hace gracia tu apreciación sobre Jean-Pierre Léaud porque, ciertamente, sus cualidades como actor se revelaron muy limitadas pero es que gracias a sus compenetrados trabajos con Truffaut todos los/as cinéfilos/as le cogimos mucho cariño.
      Un abrazo.

      Eliminar