13 de julio de 2014

LA AVENTURA (L'avventura)
(It-Fr) Gino del Duca / P.C. Europee / P.C. Lyre, 1960. 145 min. BN.
Pr Ej: Amato Pennasilico. G: Elio Bartolini, Tonino Guerra y Michelangelo Antonioni, basado en un argumento de Antonioni. Ft: Aldo Scavarda. Mt: Eraldo Da Roma. Vest: Adriana Berselli. DA: Piero Poletto. Ms: Giovanni Fusco. Dr: Michelangelo Antonioni.
Int: Monica Vitti, Gabriele Ferzetti, Lea Massari, Dominique Blanchar, James Adams, Esmeralda Ruspoli, Renzo Ricci, Lelio  Luttazzi, Dorothy de Poliolo, Giovanni Petrucci.
Anna (Lea Massari) y Claudia (Monica Vitti) son amigas. La primera no está segura de sus sentimientos hacia el hombre del que depende sentimentalmente.
Sandro (Gabriele Ferzetti) mantiene una relación ambigua con Anna. El aburrimiento y la desgana parecen presidir sus encuentros.
Una excursión en el yate de unos amigos les lleva hasta una escarpada isla donde recalan para pasar el día. Allí, la relación de Anna con Sandro hace crisis.
Este es el momento, junto a Sandro, en que vemos por última vez a Anna. Un fundido encadenado
disuelve la escena y ella no reaparecerá.
El grupo de amigos intenta localizarla sin conseguirlo. Ahí vemos a Sandro, Raimondo (Lelio Luttazzi), Patrizia (Esmeralda Ruspoli), Giulia (Dominique Blanchar) y Corrado (James Addams).
Durante la infructuosa búsqueda de Anna, Sandro y Claudia inician un acercamiento.
Un cielo amenazador preside esta escena en que Sandro expone sus dudas y frustraciones.
Preocupada y dubitativa, Claudia sube al tren. Parece querer alejarse de algo.
SINOPSIS: Un yate particular en el que efectuan un crucero de placer varias parejas amigas, recala en un islote y allí desaparece sin dejar rastro una mujer. El novio y la amiga de la desaparecida, se dedican a su búsqueda con la ayuda de la policía, pero infructuosamente. Lo seguirán haciendo solos tratando de agotar todas las posibilidades, hasta que el desánimo y el progresivo desinterés se apodera de ellos.
La búsqueda de Anna se va difuminando a medida que entran en juego otros elementos.
Claudia comprende bien las debilidades de Sandro. ¿Comienza a amarle, o sólo le compadece?
En un paisaje desolado y rural, un beso sin demasiado fuego.
Mientras el resto de sus amigos parecen resignarse con la situación, Claudia se resiste a "olvidar" a su desaparecida amiga Anna.
Claudia expresa a su amiga Patrizia sus temores ante la posibilidad de que reaparezca Anna en un momento en que se consolida su relación con Sandro.
Buscando a Sandro en las estancias donde se celebra una fiesta, Claudia le sorprende metiendo mano a una buscona de alto de standing (Dorothy de Poliolo).
Conmocionada por ese descubrimiento, Claudia huye del lugar y vaga por los alrededores. Sandro la sigue.
Finalmente, Claudia está en disposición de compadecerlo y aceptarlo con sus debilidades como una hermana-madre-amante.
COMENTARIO: El tempo en los films de Antonioni (superficialmente entendido como lentitud narrativa) siempre resultó fundamental y determinante para el dibujo y comprensión de unos personajes en “crisis”, en un permanente estado -digamos- de inconsciencia, de no ser capaces de comprender la propia responsabilidad. Los percibimos incómodos, insatisfechos, pero, sin embargo, no se consideran culpables de nada y, la verdad, no parece que el pesimismo romántico del autor les otorgue mucho margen para sus posibilidades de salvación a lo que hay que agregar esa manoseada dificultad de comunicación. ¿No pueden o no quieren comunicarse?. Todo ello hace que sean seres que se sienten solos -y lo están- y parecen ignorar hasta qué punto su soledad, la insolidaridad colectiva, es un fenómeno de nuestro tiempo (para el caso, tanto da 1960 como 2014), fruto de unas causas objetivas y analizables, no por ellos, claro, que son incapaces.
Tal vez una de las claves esté en su ideología y extracción social. Ellos, problemáticos y vacuos, burgueses insatisfechos con sueños aparcados, industriales o de profesiones liberales que asimilan su trabajo como un "mal necesario" en tanto en cuanto les sirve de medio para poder financiarse su integración en un organizado tren de vida; ellas, mujeres acomodaticias y desocupadas (a veces, su abulia nos las impide resultar más lúcidas que ellos como la Claudia de "LA AVENTURA") que, como en el caso que ahora nos ocupa, tanto unos como otros, se dejan arrastrar indolentes por la corriente de su frágil voluntad, incapaces de superar su propia levedad que en última instancia les impide sentir en profundidad y de manera permanen­te. Conversan, caminan erráticos, se aburren, se miran el ombligo y olvidan con facilidad. En este sentido, en “LA AVENTURA”, no es un "descuido" de los guionistas el dejar sin resolver la desaparición del personaje de Lea Massari (en lo que podríamos considerar un audaz suspense al revés) porque, sencillamente, esa inencontrable Anna va difuminándose progresivamente en la memoria y el interés de su novio y la amiga, quienes finalmente utilizan su búsqueda como una mera excusa para el inicio de un desecado romance sin rumbo ni porvenir.
No es necesario añadir para quienes ya conozcan esta película (y otras del autor), que tanto la imprescindible musa Monica Vitti como el ajustado Gabriele Ferzetti y la inconmensurable Lea Massari, conforman un espléndido triángulo que responde con exactitud a los propósitos del discurso antonioniano.

18 comentarios:

  1. Absolutamente esencial y hermosísima película de un director único y muy influyente. Casi nadie ha llevado el lenguaje cinematográfico tan lejos ni ha retratado tan certeramente la fragilidad y la superficialidad humanas.

    Un abrazo, Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Gonzalo. La revisé hace unas semanas con miras a este post y cincuenta y cuatro años después de su filmación, "LA AVENTURA" me pareció una obra muy vigente y de soberbia y rigurosa construcción, bañada por ese introspectivo pesimismo hijo de la lucidez que define la filmografía del cineasta de Ferrara.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tal vez sea hablar sin demasiada base pues solo conozco seis películas de Antonioni, pero todas, o al menos esas que he visto, giran siempre alrededor de la muerte, física o moral, los sentimientos amorosos en crisis, el mundo moderno, el trabajo sin motivaciones, la inadecuación del individuo a su entorno, el desinterés y el vacío. Debo confesar que fue un maestro a la hora de plasmar todo eso en la pantalla. Me gusta mucho "La aventura" que es probablemente su film más redondo y emblemático.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Labat. Soberbio y certero apunte sobre las constantes y contenidos del cine de Antonioni, más acusadamente hasta "EL DESIERTO ROJO". Luego, sus temáticas creo que se dispersaron pero sin embargo siempre mantuvieron contacto con el tronco (ver "BLOW UP").
      Gracias por tu interesante aportación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Antonioni, al que muchos negaron el pan y la sal después de haberle ensalzado como el mejor "neurocirujano" en manejar el láser diseccionador de la sociedad en que vivía, ha representado un punto y aparte en la historia del cine. En ese terreno, yo le pongo a la altura de Bergman o de Woody Allen. Genios que han sabido traspasar las apariencias y penetrar en el interior del ser humano a disgusto en su entorno y por eso, como tú dices Teo, incómodos e insatisfechos consigo mismos.
    La otra película que comentaste en su día aquí en tu blog, "Más allá de las nubes", es una de mis favoritas pese a representar casi el final de trayecto para el maestro de Ferrara que por razones de salud necesitó la ayuda de Wim Wenders.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Aurora. Antonioni, en la época de la trilogía, fue elevado a los altares por la crítica "inteligente" y un público "intelectual" que entendía su cine casi, casi como una masturbación mental que complacía su ego neutralizando su mala conciencia al ocuparse elevadamente de problemas morales consustanciales a (o por encima de) su procedencia de clase. Eso ocurría en la primera mitad de los años sesenta para luego, en una delatora operación de retracto, buena parte de sus defensores pasaran a considerarle un esteticista falsamente trascendente. En suma, lo tacharon como un cineasta sobrevalorado y pasado de moda. Somos muy volubles, qué duda cabe.
      En cuanto a "MÁS ALLÁ DE LAS NUBES", la prueba más fehaciente de que se trata de una película que me gusta muchísimo es que fue la primera de este director que reseñé en mi blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. A ver Teo, te comento porque eres tú, el calor insoportable ( sabes que lo detesto ) pues me apetece hablar de cine, tanto como a La Garbo, bailar unas sevillanas, jajajajajaj !!!! los esfuerzos que tiene una que hacer por los amigos ( es broma ). Bien, la primera peli que vi de Antonionni fue " Blow Up " , que después la he visto varías veces, pero esta pertenece a un genero más brithis, al igual que los actores. " La aventura " , que junto " El Eclipse " y " La noche " forman una trilogía, pero bueno eso ya lo sabes tú. Verás, cuando vi " La Aventura " lo hice un poco con la cabeza en otro sitio....hará 5 años , después volví a ella y por fin entendí el mensaje del maestro de Ferrara, yo creo que es una cinta muy existencialista como todas las suyas, no es un cine para todos los públicos desde luego, como el de Bergman, recordarte a ti a los demás comentaristas que ambos maestros murieron el mismo día, parece que se pusieron de acuerdo. " La Aventura " nos cuenta muchas cosas, sin apenas acción y parece ser que no nos quieren decir nada, los personajes hacen de la desaparición de Anna, estupenda Lea Masari, una especie de juego, donde se translucen, sus retablos de vidas, están insatisfechos, incómodos y aburridos...pero no sabemos por qué. Sus personajes van a la deriva, de un lado para otro, en este caso buscando a su amiga, en esa Sicilia escarpada de rocas. Totalmente de acuerdo en lo que dice Aurora, Antonioni, es un punto y aparte en el cine, e indudablemente un genio como son Bergman y Allen, yo añadiría al maestro milanes, el gran Luchino Visconti. Algo que se me olvidaba, no te parece Teo, que Antonioni, es el director que mejor integra a sus personajes con el paisaje ??? Como siempre pongo el punto Vogue, ni que decir tiene que las actrices, van de lujo, principios de los 60, pero de una elegancia rayana en lo austero y de líneas simples, si tengo que elegir me quedo con Monica Vitti, esta actriz, actualmente muy enferma, la encuentro sin ser una belleza clasica, tiene un rostro atrayente, esa mirada hipotensa que tanto te gusta a ti. Su melena rubia y a veces alborotada y un cuerpo esbelto la confieren un estilazo único.
    Hasta aquí llego querido Teo.
    Que pases un feliz verano.... yo me voy el Domingo. Besazos !!!

    ResponderEliminar
  5. En primer lugar, mi querida Susan, agradezco tu cariñoso gesto de interrumpir los preparativos para ese viaje maravilloso que vas a iniciar en breve y que hayas sido capaz de calmar tu alborozo ante la excitante perspectiva de visitar y conocer nuevos rincones de este planeta para dedicar unos minutos (que habrán sido bastantes) a este blog. Un beso por ello.
    Ciertamente, el cine de Antonioni nunca llegó a demasiado público porque tanto su concepción como su mensaje (forma y fondo) le hacían inextricable para amplios sectores de la platea. Con esto no quiero decir, porque a mí me gusten sus películas, que yo no resulte un zoquete y se me pasen por alto muchas de las cualidades y contenidos que definen su trayectoria fílmica. Y como más arriba le contaba a Aurora, luego llegó la época en que fue denostado y "olvidado" para de unos años a esta parte ser de nuevo valorado y recolocado en su pedestal. Ya sabes, Susan, la ley del péndulo. En cuanto a esa referencia a la integración de sus personajes con el paisaje, totalmente de acuerdo. La construcción del entorno en el que se mueven (o más bien deambulan) sus criaturas resulta consustancial y determinante las más de las veces.
    Otra cosa: no me olvido de tu adorado Visconti ¡Faltaría más! Ah, y queda muy bien tu párrafo Vogue aludiendo al elegante aspecto de las mujeres de "LA AVENTURA". Era fácil, todas ellas proceden de la burguesía "intelectual" y saben qué ponerse y cómo llevar lo que se ponen. No tienen otra cosa que hacer.
    Un beso, Susan, feliz verano y vuelve renovada que te esperamos.

    ResponderEliminar
  6. Antonioni tiene un estilo visual único para capturar la incapacidad de comunicarse de sus personajes. El aburrimiento y hastío de los personajes no creo que se explique únicamente por su origen social. Sandro es un arquitecto no tan ocioso como el resto porque Anna se queja de que apenas le ve y se ve como un fracaso porque ha tenido que dejar de lado sus aspiraciones artísticas (hay una escena en la que llevado por la envidia estropea el trabajo de un joven arquitecto todavía ilusionado). También hay indicios de que Claudia es de una clase social inferior a Anna y ella misma dice que su infancia fue “sin dinero”. Monica Vitti es perfecta para ese tipo de personajes y me gusta mucho su mirada “autista”. Es el tipo de película que se odia o se ama y a mí me encanta.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que Antonioni es probablemente el autor del que más tonterías se han escrito (en mi modesto nivel supongo que yo tampoco me libro de haber contribuido en mis años jóvenes) y utilizando su cine casi como pretexto lo hemos convertido en el centro de falsas polémicas que han acabado por falsearlo. Ya sabes, lo de siempre: crítica materialista versus crítica cinéfila y formalista radicalizando ambos contendientes sus elogios y diatribas sobre bases falsas las más de las veces.
      Por supuesto que sus personajes no se explican únicamente por su origen social pero cuenta mucho (sobre todo, el estrato social y cultural de su presente). Se comportan casi como zombis, sueñan con recuperar "su" libertad, con poder ser "autores". Sandro, el arquitecto, habla siempre con nostalgia de su supuesta calidad de artista y su problema es tener que depender de alguien, el no poder mandar sobre sí mismo y sobre el propio deseo. Vale, eso es lo que "creen" ellos pero para mí que existe una buena dosis de complacencia y autoengaño. Todo, sus angustias, sus problemas, su sensación de fracaso, acaban convirtiéndolo en un aburrido juego y los vemos moviéndose entre ellos, en sus escenarios, como piezas indecisas de una partida de ajedrez (o como zombis, como decía más arriba).
      Un beso.

      Eliminar
  7. Bueno, vaya por delante que para ver el cine de Antonioni tengo que estar preparada. Es decir, despejada, sin atisbo de sueño ni preocupaciones que me ronden la cabeza porque si no, no consigo entrar en su mundo.
    Dicho esto. No he visto más que unas pocas películas suyas por las razones que antes he argumentado y, sin embargo, creo que "La aventura" es (de todas las que he visto suyas) la mejor. La integración de todos los personajes en el ambiente que los constriñe está plasmada a la perfección. La apatía, el aburrimiento y el vacío existencial están filmadas con milimétrica precisión. Y, por supuesto, la elegancia en los planos, en los personajes y en la historia que se nos narra está calculada con gran acierto.
    De Lea Massari me gusta mucho más sus interpretaciones en "El soplo al corazón", de Malle, y "Las cosas de la vida" de Sautet. Sin embargo, Monica Vitti realiza una interpretación digna de todo elogio.
    Si algo tiene Antonioni, pese a ser "lento" en sus películas, es clase, mucha clase.
    Hace poco leí en algún sitio la comparación que se establecía entre Antonioni y Woody Allen. Jamás se me habría ocurrido incluirlos a los dos en el mismo saco. Pero, estilos aparte entre uno y otro, sí que es cierto que ambos analizan de modo crítico a las clases sociales más adineradas. Aunque una servidora prefiera al maestro neoyorkino.
    Abrazos!! Y feliz verano!

    ResponderEliminar
  8. Hola, Miriam. Tus visitas a este blog se venden caras (claro que yo también he ralentizado mi ritmo) y ya se te echaba de menos.
    Efectivamente, enfrentarse al cine de Antonioni requiere un determinado grado de concentración dada la cantidad de elementos que baraja y también porque su narrativa carece de acentos obligando con ello al espectador a un nivel de atención que otras películas tal vez no requieran porque su dramaturgia es menos sutil. Bueno, lo que acabo de escribir quizá no esté bien expresado. Quiero decir que se "entiende" mejor un plano de John Ford que uno de Antonioni sin que ninguno de los dos pierda méritos por ello. No sé, creo que ahora lo he empeorado. Bueno, tú ya me entiendes, Miriam. Además, en tu comentario lo has expresado de manera diáfana.
    Lea Massari es probablemente demasiado carnal para el universo estético del maestro de Ferrara. Es decir, es una actriz con "temperatura". Y sí, en "UN SOPLO EN EL CORAZÓN" estaba espléndida. Esa cinta de Malle (la vi de jovencito) estuvo a un tris de despertar en mí un tardío complejo de Edipo. Y la culpa la tuvo, en buena medida, la Massari.
    Antonioni y Allen suelen pintar el mismo paisaje, solo que el primero tiene un estilo más reconcentrado, más abstracto y geométrico, más "frío"; por el contrario, el del neoyorquino es más figurativo y cercano, más cómplice y con ese salvador sentido del humor del que el otro carece.
    Yo también te deseo un feliz verano, Miriam. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Desconocido Antonioni, pero no desconocida esa bella Vitti, tan bien fotografíada. Me da la impresión que aunque han pasado mas de cincuenta años, esa historia, es perfectamente actual. Me atraen esos finales que no finalizan. Esa mujer que nunca sabremos que fue de ella. Bueno, cuenta conmigo para mas comentarios, sea con calor, calorazo, bochorno o la humedad calenturienta que corre hoy.

    ResponderEliminar
  10. Hola, "Mi Bis" (¡cómo eres con tus alter ego!). Me hace especial ilusión tu viaje hasta este rincón porque ya me habías advertido en alguna ocasión de tu poca afición a los blogs (pero, por qué? si mayormente son -salvo excepciones- la última zona noble que le queda a la Red).
    Bueno, a lo que íbamos. Así es, como dices, cincuenta y cuatro años no han podido con la vigencia del discurso antonioniano (o parte de él). Y ahí está la inspiradora presencia de la singular Monica Vitti para dar un plus de modernidad a la película. En fin, y aquí estamos tú y yo y algunos más, medio siglo después preguntándonos por el destino de la desaparecida Anna y la durabilidad de la precaria relación Sandro-Claudia. Yo no apostaría mucho por ellos.
    Un beso, Mi bis.

    ResponderEliminar
  11. J.L. Llamazares29 julio, 2014

    A riesgo de decepcionaros, os confieso que con esta película me aburrí mortalmente las dos veces que la he visto. Quiero decir que el vacío y el aburrimiento de los personajes y el no saber qué hacer consigo mismos me lo contagiaron a mí como espectador. ¿Es una virtud de la película o una insuficiencia mía?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo probable que Antonioni quisiera aburrirte, J.L. Pero sí creo que hay algo de verdad en lo de que los estados de ánimo de un personaje, cuando le contemplamos en su errático deambular, el no entender bien su desasosiego, puede producir en algunos espectadores perezosos o algo distraídos una sensación parecida al aburrimiento.
      Ni virtud de la película, ni insuficiencia tuya. Es... cómo diría... alguien con "angustia vital" diciendo cosas en el sofá de un psicoanalista mientras él piensa en la lista de la compra que le ha pasado su mujer. Prueba a verla de nuevo con más atención.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. La verdad es que soy de los que admiran a Antonioni. Sus historias no me aburren, sino que me atraen de manera especial. No he visto todavía "Más allá de las nubes" pero intentaré hacerlo pronto. "La aventura" junto con "La noche" y "El eclipse" forma un conjunto fascinante que por si solo coloca a este autor entre los más destacados de todos los tiempos. Además creó otras obras importantes como "El grito", "El desierto rojo" o "Zabriskie point". La sutileza con la que Antonioni nos transmitía sus pensamientos e inquietudes más profundas, mientras en apariencia no ocurría nada excesivamente trascendente en la pantalla, es admirable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Efectivamente, a los personajes de Antonioni, generalmente de extracción social acomodada, en apariencia no les ocurre nada en términos dramáticos o argumentales. Creo que lo apunto en el post: son seres que se aburren, deambulan incómodos consigo mismos, desorientados y en crisis. Filmar y trasmitir al espectador ese estatus intelectual y anímico requiere un grado de maestría que ha demostrado poseer Antonioni a través de un determinado estilo y ritmo narrativo que muchos, por pereza, han calificado de "lento".
    "MÁS ALLÁ DE LAS NUBES" es una de mis favoritas, aún no sabiendo a ciencia cierta qué porcentaje de la película le corresponde a él, dado que a causa de su mala salud fue "ayudado" por Wim Wenders.
    Un saludo.

    ResponderEliminar