27 de noviembre de 2019

LA VENTANA INDISCRETA (Rear Window)
(USA) Paramount / Alfred Hitchcock, 1953. 112 min. Color.
G: John Michael Hayes, basado en un relato de Cornell Woolrich. Ft: Robert Burks. Mt: George Tomasini. DA: Hal Pereira y Joseph MacMillan Johnson. Vest: Edith Head. Ms: Franz Waxman. Pr y Dr: Alfred Hitchcock.
Int: James Stewart, Grace Kelly, Wendell Corey, Thelma Ritter, Raymond Burr, Judith Evelyn, Ross Baldasarian, Georgine D’Arcy, Jesslyn Fax, Irene Winston.
Es verano y hace mucho calor. Aquí tenemos al sudoroso reportero Jeff (James Stewart) inmovilizado en su apartamento por un accidente profesional.
El patio vecinal visto desde la ventana de Jeff.
Un tentador método para combatir el aburrimiento: espiar a los vecinos con la ayuda de unos prismáticos.
Una estimulante visión matinal es la energética joven de enfrente, "Miss Torso" (Georgine Darcy), recién salida de la cama.
De repente, una imperiosa necesidad, la de rascarse la pierna escayolada.
Jeff contempla entre inquieto y fascinado a su prometida Lisa (Grace Kelly).
Su estratégica visita encierra un deseo que ella trabaja melosamente: convencer a un renuente Jeff de las ventajas del matrimonio.
Jeff ha logrado implicar a Lisa en su sospecha de que uno de los vecinos ha asesinado a su esposa y de cómo parece que trata de deshacerse del cadáver.
SINOPSIS: En plena canícula veraniega, un reportero gráfico inmovilizado en su habitación por tener una pierna rota y escayolada, combate a duras penas el calor y entretiene su forzada inactividad observando con unos prismáticos a sus vecinos desde la ventana trasera de su apartamento. Sus repetidas observaciones del vecindario, una noche le llevan a creer haber descubierto un asesinato en uno de los apartamentos de enfrente.

Lisa y Jeff observan, vigilantes, el "paisaje" de los apartamentos de enfrente. 
Jeff se toma un pequeño respiro en su detectivesca indagación y lo hace para contemplar complacido a su novia.
Vuelta a la labor de vigilancia. Ahora la sospecha ya es una certeza para Jeff.
Para Lisa siempre hay tiempo para un interludio que la permita avanzar en su propósito de atar en corto a nuestro hombre.
Un tenso momento. Jeff ha sido descubierto en sus pesquisas por el vecino asesino y éste se dirige a su apartamento con aviesas intenciones.
El momento en que Jeff contempla muy de cerca a Thornwall (Raymond Burr), el rostro del asesino.
Thornwall, tras forcejear con el escayolado Jeff, trata de tirarlo por la ventana.
Al día siguiente, ya todo ha pasado. El maltrecho Jeff tiene ahora las dos piernas escayoladas y Lisa, mientras lee una revista femenina, respira tranquila cuidando del "pájaro en su jaula". 
COMENTARIO: Con toda probabilidad, la película de Hitchcock en que más claramente queda explicitada la condición de "mirón" del espectador (y del propio autor) al estar narrada casi en su totalidad desde el punto de vista del voyeurista personaje que incorpora (magníficamente) James Stewart. El director diseñó una arriesgada, fascinante y genial puesta en escena que en su precisión y brillante complejidad alcanza niveles insuperables de maestría y efectividad narrativa. 
Otro aspecto que impregna sutilmente el desarrollo de “LA VENTANA INDISCRETA” (que situaría entre los tres o cuatro mejores trabajos de Hitchcock) es la suavizada misoginia con que nos es trasladado el personaje de Lisa (Grace Kelly), mujer acostumbrada a las cosas agradables de la vida que con su mal disimulado deseo de casamiento representa una “amenaza” para la egoísta independencia de Jeff (en su primera intervención en la película, primero percibimos su sombra cerniéndose y oscureciendo el rostro adormilado de él). En el mismo sentido, algo parecido ocurre con otros personajes femeninos enmarcados en las diferentes ventanas de la vecindad observadas por Jeff. Sin ir más lejos, en la forma que Hitch nos presenta lo que sucede en una de ellas, pregunto: ¿acaso existe una sibilina “justificación” para que Thorwald asesine a su esposa? La aviesa ironía desplegada en ocasiones por el autor de “ENCADENADOS” brilla aquí con especial intencionalidad como lo haría también en su siguiente realización, “ATRAPA A UN LADRÓN” (por ejemplo, confrontar los finales falsamente felices de ambos títulos).