25 de junio de 2018

2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (2001: A Space Odyssey)
(USA-GB) MGM / S. Kubrick, 1966-68. 142 min. Color. Super Panavisión 70.
G: Stanley Kubrick y Arthur C. Clarke, basado en la historia “El centinela” de Arthur C. Clarke. Ft: Geoffrey Unsworth y John Alcott. Mt: Ray Lovejoy. DP: Tony Masters, Harry Lange y Ernest Archer. EE: Stanley Kubrick, Douglas Trumbull, Wally Veevers, Con Pederson y Tom Howard. Ms: Aram Khatchaturian, Gÿorgy Ligeti, Johann & Richard Strauss. Pr y Dr: Stanley Kubrick.
Int: Keir Dullea, Gary Lockwood, William Sylvester, Daniel Richter, Leonard Rossiter, Margaret Tyzak, Robert Beatty, Douglas Rain (la voz de Hal 9000).
Prólogo "El amanecer del hombre": El planeta Tierra hace millones de años. Una familia de primates descubre un objeto insólito, incomprensible, de forma y proporciones perfectas.
Algún tiempo después, uno de los primates –el que se atrevió a tocar el extraño monolito– descubre las posibilidades de un hueso de mamut y se le ocurre utilizarlo como posible arma.
Demostración práctica ante una manada rival por el derecho a utilizar el agua de una charca.
Espectacular salto en el tiempo: año 2001. Una nave de pasajeros llega a la Estación Espacial.
Una azafata de esa nave recoge un bolígrafo en estado de ingravidez.
El único pasajero que viajaba en esa nave, el doctor Ralph Halvorsen (Robert Beatty) es recibido en la Estación Espacial.
El asunto que le trae es de una gran importancia en su enigmática naturaleza.
Compás de espera y cambio de impresiones con el doctor Smyslov (Leonard Rossiter) y la científica Elena (Margaret Tyzack).
Científicos y astronautas en la Luna: han hallado enterrado un monolito como el del prólogo.
Instalaciones para proteger y estudiar el extraño objeto.
El astronauta Dave Bowman (Keir Dullea) en la nave Discovery One que le llevará a él y sus compañeros astronautas a las inmediaciones de Júpiter para intentar averiguar el origen de unas indescifrables emisiones. 
La rutina del viaje: mientras el resto de la tripulación hiberna en las cápsulas, ejercicio físico para mantenerse en forma. El que corre de espaldas es el doctor Frank Poole (Gary Lockwood).
Como millones de años antes, ahora alguien también toca el monolito. La curiosidad es inherente a los seres vivos.
SINOPSIS: Hace millones de años una familia de simios descubre un extraño monolito que influirá en su futura evolución. Saltando en el tiempo, en el inicio del siglo XXI, un monolito similar (o el mismo) es descubierto en la Luna y más tarde será determinante en el destino final de una nave cuyo destino es Júpiter.
Bowman comienza a tener algunas discrepancias con la computadora Hal 9000 que controla todos los aspectos de la misión de la nave.
El ojo vigilante de Hal 9000.
Bowman y Poole toman precauciones para que Hal 9000 no les oiga cuando el primero expone a su compañero sus dudas sobre el correcto comportamiento de la computadora. Pero ignoran que su "ojo" sabe leer el movimiento de los labios
Situación tensa para Bowman.
A Bowman solo le queda una medida extrema: desconectar las funciones de Hal 9000, responsable de la muerte de su compañero Poole y del resto de la tripulación hibernante.
Un momento clave: la lenta desconexión de Hal 9000 mientras la "voz suplicante" de la computadora trata de disuadir a Bowman de llevar a cabo esa "lobotomía".
La geométrica y misteriosa belleza de una imagen.
Bowman es el único superviviente de la de la nave que, tras varios meses de viaje, por fin ha llegado a las cercanías de Júpiter.
Júpiter y más allá del infinito.
Una nueva aparición del misterioso monolito: Bowman ha entrado en una dimensión incomprensible para él, en un alucinante viaje espacio-temporal.
De pronto, cree estar en un impoluto escenario, una estancia con mobiliario estilo Luis XVI.
Bowman, como un anciano consumido, se ve en una cama y ante él tiene, oscuro e indescifrable, el objeto de ese viaje.
Ahora Bowman flota en el espacio como un feto dentro de una esfera transparente. En apariencia, parece dirigirse a la Tierra.
Fascinante y enigmática última imagen de una película de imborrable huella, controvertido significado e importancia capital en la Historia del cine... y más allá.
COMENTARIO: En la historia del cine existen films, muy pocos, que lograron sorprender, conmocionar, fascinar a toda una generación. Sin lugar a dudas, el que ahora comentamos ocupa un lugar destacado en ese Parnaso además de haber representado en su momento un paso de gigante tanto para la reconsideración de la ciencia-ficción como un género adulto, como en los avances tecnológicos y de expresión cinematográfica incorporados por el inquieto y perfeccionista Kubrick.
Asombrosamente bella, magnética, enigmática y filosófica, la película y algunos de sus contenidos vienen a darnos (por decirlo de una manera simplista) una “explicación” científica de la existencia de Dios. O algo así. O no. Aún hoy, medio siglo después de su estreno, continuamos intentando “comprender” su último significado. Probablemente estaríamos en el buen camino si consideramos la película con toda su densa carga oculta como, precisamente, el simbólico, oscuro y perfecto monolito, y a nosotros, los espectadores de entonces y aún los de ahora, los primates que nos acercamos a ese objeto incomprensible y misterioso y lo rozamos con miedo y veneración, empujándonos a seguir buscando, a ir más allá.

12 comentarios:

  1. A mí esta película me resulta muy, muy plomiza. Intento penetrar en ella, en sus misterios y en el dichoso monolito y su significado - supuestamente teológico - y no lo consigo. Técnica y artísticamente es intachable - todo lo contrario a Solaris, de Tarkovsky (otra que también tuve que ver con café doble en vena), a la que no le importa mostrar los espacios con suciedad y materiales que, a la vista está, son de mercadillo. El problema, por tanto, es mío puesto que si quiero ver ciencia-ficción me quedo, de calle, con Blade runner (la original, of course!) y Metrópolis. Mi inteligencia y paciencia no da para más.
    Lo siento mucho querido Teo, si me das tres de Kubrik a elegir me quedo, de calle, con Espartaco, Senderos de gloria y Eyes wide shut. Rarita que es una.

    Un abrazo y pasa muy buen verano corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compruebo que esta vez has optado por el humor sarcástico para descubrirnos que la peli de Kubrick no te motiva, vamos, que te aburre. No, Miriam, no eres rarita por ello. Parafraseando: para gustos, las películas. Y del tono de mi post se desprende que"2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO" continúa enganchándome y llevándome a laberínticas cogitaciones. Solo he podido llegar hasta el "horizonte de sucesos" y de ahí no he podido pasar. Bowman, en la película, parece ser que sí.
      También te deseo un verano agradable y relajado donde quiera que lo pases. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Uno de los varios problemas suscitados por "2001" (para mí la más grande película de ciencia-ficción de la historia junto a "Solaris") es el inveterado empeño de la crítica y el público en "entenderla", cuando se trata de una obra transparente (a la vez que muy osada), cuyas imágenes invitan más a la fascinación que a la elucubración. He seguido el recorrido de la película desde hace medio siglo y me temo que la controversia está lejos de agotarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hummm... no sé. Existen diversas formas de entender "transparente". La transparencia de un cristal muy limpio lo convierte en invisible, es decir, para nuestra percepción no existe como tal y solo sirve para que veamos con claridad meridiana lo que hay al otro lado de ese cristal que a su vez funciona como una barrera que nos impide pasar al otro lado. Entonces, "2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO" "sería" lo que contemplamos a través de él.
      Creo que la película de Kubrick, una vez que conseguimos emerger conscientes sobre la fascinación que nos producen sus imágenes, su cadencia narrativa, su música, su deslumbrante virtuosismo y su insondable contenido, es todo menos transparente. La prueba es que, en efecto, aún seguimos elucubrando sobre ella y su críptico "mensaje".

      Eliminar
  3. Fascinante e hipnótica cinta de Kubrick. Para los felices espectadores que la vieron en su día (cuando se estrenó) debió ser un salto, no en el espacio-tiempo, sino en el cine. Un adelanto de años en todo, en técnica, discurso cinematográfico, narrativa, temática y género, y no sé cuantas cosas más. Obra maestra indiscutible (aunque ahora está de moda criticarla; criticar a Kubrick).
    De la interpretación del final, debatimos hace casi una década en el cine fórum del blog:
    http://elblogdeethan.blogspot.com/2009/01/cine-forum-2001-una-odisea-del-espacio.html
    (por si te apetece echarle un vistazo)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he tomado el interés de ir a través del enlace que me facilitas hasta aquel "cine fórum" que organizaste en torno a "2001" y las posibles lecturas de tan enigmática y absorbente película. El intercambio de pareceres e interpretaciones me ha retrotraído a aquella época, la de su estreno, en que se entablaban estas apasionantes y encendidas tertulias. Hay de todo y para todos. Como no podía ser de otra manera.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Casualmente he vuelto a ver la pelicula en el cine estos días, y me parece que acertó a reunir varios elementos cruciales para el imaginario colectivo de la segunda mitad del siglo XX: la rebelión de los robots contra el hombre, la imagen del astronauta perdido en el espacio, y la noción pseudofilosófica de que la idea de Dios en la psique humana procede del contacto con una inteligencia extraterrestre. Kubrick tuvo el acierto de no explicarlo todo, de la misma forma que no muestra a los extraterrestres, y así consiguió hacer de 2001 una obra abierta, mucho más fascinante que cualquiera de sus puntos de partida o interpretaciones posteriores, gracias sobre todo a su combinación de imágenes y música (por momentos más propia de una película experimental, sin acción narrativa, que de una superproducción de la MGM).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esa fascinación emana, como queda claro, no solo de su virtuosismo formal, del "tempo" narrativo, de los sonidos y de una insospechada pero acertadísima utilización de la música, sino también de lo que todo eso, manejado con suma inteligencia, produce en nosotros los espectadores a la hora de sugerir, proponer, apasionantes lecturas de la película.

      Eliminar
  5. Quizá nunca lleguemos a entender el significado último de esta película, así como no entendemos el significado último de la propia vida. Por lo menos yo no lo entiendo. En cualquier caso gracias por tu recuerdo a esta obra de arte que muchos admiramos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que Kubrick, con su película, quisiera funcionar como una bombilla que se enciende en la oscuridad para que nosotros, las polillas, sorprendidas y fascinadas, revoloteáramos en torno a esa luz tratando de comprender y descifrar el significado de tan hipnótico "fenómeno". Que "2001" plantee más preguntas que respuestas no debe distraernos de la revolucionaria, apabullante y profunda belleza que se desprende de sus imágenes, de su innovadora y majestuosa narrativa.

      Eliminar
  6. Yo recuerdo que la vi cuando ni siquiera era una adolescente, y es de esas películas que aunque no entiendas se te quedan grabadas: el monolito, el lanzamiento del hueso, la propia nave, la imagen del anciano y luego el recién nacido. Luego la he visto más y más veces y analizas y buscas interpretaciones, pero sigue siendo una película tremendamente enigmática y ahí reside parte de su atracción.
    Beso
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Hildy. Aun estoy con el "jet lag" de la reentrada en la atmósfera terrestre tras un viaje vacacional de tres semanas. Bueno, para mí han sido tres semanas pero al regresar a la Tierra he podido comprobar que había pasado más tiempo. Einstein tenía razón.
      Hummm... la película que nos ocupa resulta inagotable ¿verdad?
      P.D.– Las últimas veces que he intentado entrar en tu blog (y en otros) no lo he conseguido. No sé, me salen ventanas con indicaciones que no entiendo. Mi torpeza en el manejo de la red es legendaria y a buen seguro que se trata de eso. Habrá cambiado alguna regla y no me entero. Seguiré intentándolo.
      Un abrazo.

      Eliminar