11 de junio de 2017

CASABLANCA
(USA) Warner Bros, 1942. 102 min. BN.
Pr: Hal B. Wallis. G: Julius J. Epstein, Philip G. Epstein y Howard Koch, basado en la obra "Everybody Comes to Rick's" de Murray Burnett y Joan Alison. Ft: Arthur Edeson. Mt: Owen Marks. DA: Carl Jules Weyl. Vest: Orry-Kelly. Ms: Max Steiner. Dr: Michael Curtiz.
Int: Humphrey Bogart, Ingrid Bergman, Paul Henreid, Claude Rains, Conrad Veidt, Sidney Greenstreet, Peter Lorre, Dooley Wilson, S.K. Sakall, Joy Page, Madeleine Lebeau, John Qualen, Leonid Kinskey, Curt Bois, Marcel Dalio, Helmut Dantine.
En plena II Guerra Mundial, Rick Blaine (Humphrey Bogart) es un exiliado en Casablanca y propietario en esa ciudad marroquí del concurrido local "Rick's Cafe Americaine".
Por allí suele aparecer con frecuencia el cínico y ambigüo capitán Louis Renault (Claude Rains), obligadamente  al servicio del gobierno de Vichy.
Hasta la ciudad de Casablanca han ido llegando muchos refugiados huyendo del nazismo y tratando de escapar en algún vuelo. Aquí vemos al matrimonio Brandel (Joy Page y Helmut Dantine) mirando al cielo a la espera de un avión, esperanzada ella, angustiado él. 
Ugarte (Peter Lorre) es amigo de Rick. Además, un delincuente falsificador de documentos que está siendo perseguido por haber dado muerte a un correo alemán.
Un angustiado Ugarte, sintiéndose acorralado, pide ayuda a su amigo presintiendo
su inminente detención.
Rick no quiere inmiscuirse en ese asunto y se ha negado a ayudarle. Esa misma noche Ugarte es acorralado y muerto por un disparo de sus perseguidores.
Sam (Dooley Wilson) es el pianista del local y el encargado de animar a los clientes, la mayoría angustiados por salir de esa ratonera que es Casablanca en esos momentos.
El capitán Renault, que entre otras "cualidades" está la de ser un mujeriego impenitente, muestra su complacencia ante la pareja que acaba de entrar en su despacho.
Ante él se presentan Victor Laszlo /Paul Henreid) y su esposa Ilsa (Ingrid Bergman). Él es un líder de la Resistencia y debe huir para no caer en manos de los nazis.
Ferrari (Sidney Greenstreet) es dueño de un cafetín sin demasiada clientela y desea comprar el local de Rick. Aquí le vemos con Ilsa que busca desesperadamente conseguir unos pasaportes para ella y su marido.
En vísperas de la ocupación alemana, Rick tuvo en París una intensa historia de amor con Ilsa. Naturalmente, Laszlo ignora los detalles de ese romance del pasado.
A Rick, por cuestiones emocionales, se le presenta un dilema ante la petición
de ayuda del esposo de Ilsa.
El comandante alemán Heinrich Strasser (Conrad Veidt), destinado en Casablanca, es un siniestro personaje empeñado en dar caza a Victor Laszlo.
Renault, mucho más pendiente de su propia supervivencia que de la de los demás, navega entre dos aguas sorteando escollos para mantener contento a Strasser.
SINOPSIS: En 1941, Casablanca es la sala de espera para muchos refugiados de guerra que intentan desesperadamente obtener un visado para América, vía Lisboa. Rick es un americano endurecido y desencantado que regenta un café frecuentado por estos personajes, y quiere el azar que allí reencuentre a la mujer que amó en Paris dos años antes y que ahora le pide ayuda para la huida de su marido, líder de la resistencia, perseguido y acosado por los nazis.
Una imagen en la que vemos a los cuatro protagonistas en pose de llegar a algún acuerdo.
En un momento dado, en el café de Rick, Victor Laszlo desafiando a los nazis presentes en el local, enardece a los presentes iniciando el canto de "La Marsellesa".
Bajo la mirada atenta del bueno de Sam, Rick sirve una copa a Ilsa a la que pese a todos los avatares del pasado aún sigue amando.
Una imagen retrospectiva nos muestra a Ilsa y Rick muy felices viviendo su romance en París.
En su apartamento parisino nuestra embelesada pareja oye un gran tumulto en la calle.
Son las tropas nazis entrando en la capital y desfilando.
"Mientras el mundo se derrumba, nosotros nos enamoramos.
¿Son cañones o los latidos de mi corazón?".
Estamos de vuelta al presente. Rick, pistola en mano, convence al ambiguo capitán Renault de que debe ayudar a Victor a escapar de los nazis en una tensa escena.
He aquí una emblemática composición con los cuatro protagonistas, ahora situados en el neblinoso escenario del aeropuerto de Casablanca. Es el climax final en el que está a punto de dirimirse si Ilsa acompañará a su marido en el avión o si, por el contrario, se queda con Rick del que continúa enamorada.
Si tuviéramos que elegir una única imagen icónica de Bogart que transmitiera con fuerza su vertiente de romántico desencantado, sin duda muchos nos decantaríamos por este plano de “CASABLANCA”. Es el momento en que Rick asume su papel de perdedor en aras de la ética, renunciando al amor de Ilsa, mientras las élices del avión que la alejará de él se ponen en marcha.
A través de este expresivo y bellísimo primer plano de Ilse podemos comprender la intensidad de su amor por Rick y la subime generosidad de él en la última secuencia de la película.
Rick: "Siempre nos quedará París. No lo teníamos, lo habíamos perdido hasta que viniste a Casablanca, pero anoche lo recuperamos".
El plano más dramático de la película: Rick ve cómo el amor de su vida se aleja de él dispuesta a tomar un avión que les separará probablemente para siempre.
El avión finalmente ha despegado y en su interior viaja Ilsa acompañando a su marido.
"Louis, presiento que este es el comienzo de una hermosa amistad..."
COMENTARIO: Quizá sea esta la película que ha logrado cosechar una mayor unanimidad entre los espectadores de cine de todo el mundo a la hora de considerarla una de nuestras favoritas (no conozco a nadie que no le haya gustado y creo que todos la hemos visto más de una vez). Han transcurrido más de siete décadas desde su estreno y si bien en aquel momento su éxito fue moderado, con el paso de los años su popularidad se ha ido acrecentando llegando a convertirse en un objeto de culto. El factor nostalgia no es suficiente motivo para explicar la inextinguible adoración hacia esta película y habría que buscar otras razones como una asombrosa modernidad en la soltura y fluidez narrativa y, sobre todo, en la concepción de algunos personajes (con Rick a la cabeza). Y eso, a pesar de estar contextualizada su trama en un lugar y un momento muy concretos del devenir histórico.
La solvencia y sabiduría de Michael Curtiz, la seguridad con la que rodaba, no le convirtieron necesariamente en un “autor” tal como lo entendemos aquí en Europa y por lo tanto todas las virtudes que acumula “CASABLANCA” no podemos atribuirlas enteramente a su director (carente de universo propio) por mucho mérito que tenga su impecable puesta en escena. Tal vez debamos preguntarnos cómo habría sido el estilo, el aspecto visual, el acabado de esta película sin el look y la política de producción que caracterizaba a la Warner por aquellos años y por supuesto, sin ese reparto perfecto compuesto por Humphrey Bogart, Ingrid Bergman, Paul Henreid y los maravillosos secundarios que la habitan y enriquecen (grandiosos como siempre Claude Rains, Peter Lorre y Sidney Greenstreet). Ahora produce escalofríos imaginar el resultado si se hubiese rodado con el reparto originalmente pensado (Ronald Reagan, Ann Sheridan y Dennis Morgan). Estoy seguro de que el tono, la ironía, el humor solapado, el romanticismo que exhibe la película se habrían venido abajo.
Estamos con toda seguridad ante el máximo exponente de lo que podría denominarse "film-milagro". Y lo digo porque a causa del ritmo frenético de producción y los compromisos contraídos en aquellos momentos por la productora de los hermanos Warner, se dio el caso de que su rodaje fue caótico, lleno de improvisaciones y con un guión incompleto, sujeto a continuas modificaciones. Sin embargo, el producto resultante parece surgido de una fórmula que hubiera contenido todos los ingredientes necesarios en perfecta dosificación para obtener con pleno éxito un carismático melodrama, vibrante y pleno de emoción. Metafó­ricamente hablando, un certero disparo al corazón del espectador y por ello, un incontestable clásico continuamente visitado.
La imagen de Bogart, la del “héroe existencialista” que el actor labró a partir de “EL ÚLTIMO REFUGIO” y “EL HALCÓN MALTÉS”, adquiría aquí su más depurada expresión a través de los últimos retoques al dibujo de ese curtido Rick Blaine que se comporta con la apariencia de un individuo cínico y desencantado que habiendo renegado de su anterior idealismo y romanticismo (entre otras aventuras, había suministrado armas al ejército republicano en la guerra civil española), no obstante, llegado el momento y presionado por las circunstancias, de nuevo vuelve a estar dispuesto a comprometerse con una causa noble. Supongo que a partir de este título ya indeleble, se cimentó el mito, el “culto Bogart” como icónica representación del arquetipo de héroe romántico e insisto, moderno. Desde entonces este esquema se ha aplicado como una plantilla en incontables réplicas y variaciones. Algunas realmente gloriosas como “TENER Y NO TENER” de Howard Hawks, protagonizada por el propio Bogart; otras, la mayoría, perfectamente olvidables como “CABOBLANCO” de J. Lee Thompson y “HABANA” de Sydney Pollack.

10 comentarios:

  1. ¿Qué se puede decir de Casablanca a estas alturas? Da vértigo. Lo mejor es verla de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Desde los años sesenta en que se repuso en las salas de cine, las loas hacia esta película se han convertido en un lugar común. Desde luego, ha venido siendo la más visitada, "posterizada" y comentada, pero no la más y mejor estudiada.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. ... es una película inabarcable... Se puede escribir y escribir sobre ella, sin cansancio. Hay miradas maravillosas y muy diferentes sobre Casablanca. Una de las miradas más curiosas es la del crítico David Thomson en su libro "Sospechosos", pues desmitifica totalmente una historia que adoramos. Pero también me fascina la de Woody Allen, que toma el pulso a Bogart como héroe contemporáneo, reflejada en Sueños de un seductor de Hebert Ross.
    Yo me sé diálogos y secuencias de memoria... y no falla, la escena en el café donde cantan La Marsellesa me emociona sin remedio...

    Beso
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé de la existencia de ese "experimento" realizado por el crítico británico con personajes del cine negro pero no he leído su libro. Tengo mis dudas sobre si me gustaría su contenido pero, en fin, ya digo que no lo conozco.
      El cariñoso y divertido homenaje de Woody Allen y Herbert Ross al mito Bogart es harina de otro costal. Diría que (por motivos diferentes pero vinculados) a todos nos ha encantado "SUEÑOS DE SEDUCTOR" casi tanto como la propia "CASABLANCA".
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Los mitomanos cinéfilos se reúnen alrededor de este título, paradigma del cine de una época, la del Cine de Estudios, y nadie termina de acertar la causa. Puede que sean múltiples factores: Esos secundarios de postín que comentas, el brillante personaje de Rick con el que Bogart deja ya de lado definitivamente los gánsteres, las emociones que uno puede sentir al ponerse sobre el tapete cuestiones como el deber, el amor y el sacrificio personal,la mezcla de géneros como la aventura, el de espías y el melodrama romántico...Lo cierto es que esta película es punto de encuentro y ha pasado a formar parte del imaginario colectivo de nuestra sociedad. No creo que sea "top" en nada pero el caso es que es una obra de referencia para muchos profesionales y aficionados. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. En la gestación de algunos clásicos hollywoodenses descubrimos –generalmente muchos años después de su realización, cuando han sido estudiados– un intrincado laberinto de galerías subterráneas que finalmente afloran en un solo punto: la película terminada. Por ellas han circulado con numerosos encontronazos diferentes intereses, dudas no solventadas, cambios sobre la marcha, sustituciones, despidos, abandonos, etc. (en la mente de todos están algunos títulos míticos por los que llegaron a pasar hasta cinco o seis directores). Lo importante y lo que nos deja estupefactos es el resultado final que en algunos casos resulta tan armónico y perfecto que nos empuja a pensar en la magia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Tanto en "Casablanca" como en "Tener y no tener", el personaje de Bogart se movía en un escenario variopinto y cosmopolita, un "melting pot" de gentes segregadas de una sociedad en guerra y por lo tanto, un mundo dividido en el que había que decantarse por un lado u otro. Y ahí teníamos a fascistas, vividores, luchadores por la libertad y refugiados de todo pelaje intentando conseguir el apoyo y la ayuda de este hombre (Rick o Steve) que en principio no quiere saber nada pero que acaba tomando partido inspirado por el influjo positivo de una mujer.
    Todo esto pertenece a una época en la que el cine se hacía bien; productores, directores y guionistas sabían perfectamente cómo llegar al público.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es en síntesis lo que define la película que ahora nos ocupa y el otro título que mencionas, el armazón que sostiene su contenido. Eso y el mensaje alentador –lógico en aquellos días– de la obligación de luchar en un mundo amenazado por fuerzas (los nazis) que le podrían arrebatarle su libertad.
      En efecto, en aquellos primeros años cuarenta, el cine salido de Hollywood (con la Warner a la cabeza) poseía esa destreza y sabiduría narrativa que conseguía enganchar y emocionar a los espectadores de la época mientras el "servicio de mensajería" funcionaba perfectamente integrado en el argumento de aquellas películas.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. La película de culto por antonomasia. Quedo estupefacta al enterarme que Ronald Reagan era posible candidato a protagonizar esta peli, no me encaja en absoluto.
    En cualquier caso, una gran película (no es de mis preferidas, lo reconozco) en la que el mítico Humphrey Bogart se consolida como actor (aunque a mí personalmente me gusta muchísimo más en "El sueño eterno", se mueve con una soltura deslumbrante, se gusta a sí mismo y seduce al espectador sin esfuerzo alguno, por no hablar de su química con la gran Lauren Bacall; es que echan chispas). Aquí, en "Casablanca" para mí el que se come la pantalla es Claude Rains, que lo borda.
    Una de las cosas que más me gusta de este film es la niebla que cubre el aeropuerto, consiguiendo unas secuencias mágicas (parece mentira que la utilizaran para tapar las carencias de los decorados, según tengo entendido). Una maravilla.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Claude Rains tenía un talento especial para "robar" películas, desplazando las simpatías del espectador hacia su personaje. El caso más flagrante es el que se produce –vía lástima– en "ENCADENADOS" hasta el punto de que Devlin (Cary Grant) nos caiga muy antipático e inmisericorde frente a Sebastian en ese desenlace terrible de la película.
      En efecto, en "CASABLANCA" su composición del refinado y sinuoso capitán Renault con su proceder ambiguo y equilibrante y ese perpetuo rictus irónico en su rostro consigue que al espectador le resulte por lo menos tan carismático como el propio Rick.
      También me gustó mucho su actuación en el film de David Lean "THE PASSIONATE FRIENDS" (1948) como el provecto y patético esposo de Ann Todd cuando cree perderla frente a los avances del amigo-amante de ella.
      Un abrazo, Miriam.

      Eliminar