12 de diciembre de 2012

JOHNNY GUITAR
(USA) Republic, 1953. 110 min. Color.
Pr Ej: Herbert J. Yates. G: Philip Yordan, basado en una novela de Roy Chanslor. Ft: Harry Stradling. Mt: Richard L. Van Enger. DA: James Sullivan. Ms: Victor Young. Can: Victor Young, cantada por Peggy Lee. Pr y Dr: Nicholas Ray.
Int: Joan Crawford, Sterling Hayden, Mercedes McCambridge, Scott Brady, Ward Bond, Ben Cooper, John Carradine, Ernest Borgnine, Royal Dano, Frank Ferguson, Paul Fix, Rhys Williams, Ian MacDonald, Will Bright, Denver Pyle.
Johnny Logan (Sterling Hayden), un recién llegado con una guitarra y sin revolver en el cinto.
La enérgica Vienna (Joan Crawford), dueña del "saloon", impone cordura a su manera.
Dancin' Kid (Scott Brady) y Johnny frente a frente, disputándose la atención de Vienna.
La enajenada Emma Small (Mercedes McCambridge) y su enlutado ejército de pistoleros en pose desafiante.
Vienna y Johnny tienen un turbulento pasado en común y tras cinco años de ausencia, intentan recuperar lo que parecía haber muerto.
El viejo Tom (John Carradine), el hombre en el que nadie se fija, fiel amigo de Vienna.
SINOPSIS: Un pistolero llamado Johnny Logan acude a la llamada de Vienna, una mujer con la que en el pasado mantuvo un romance y que ahora le necesita para que proteja su negocio, un saloon enclavado en las afueras de una ciudad de Arizona a la que pronto llegará el ferrocarril. Una vez allí, la pasión amorosa de ambos renace, pero las rivalidades, odios, envidias e intereses encontra­dos de diversos personajes, tensan la situación y los acontecimientos se precipitan.
El odio, la envidia y el rencor se dibujan en el rostro contraído de la hombruna Emma, víctima de un oscuro amor no correspondido.
El joven Turkey (Ben Cooper), Vienna y Johnny "Guitar" Logan en pose relajada.
Johnny: ¿A cuántos hombres has olvidado? Vienna: A tantos como mujeres tú recuerdas. Johnny: ¡No te vayas! Vienna: No me he movido. Johnny: Dime algo agradable. Vienna: Claro. ¿Qué quieres que te diga? Johnny: Miénteme. Dime que me has esperado todos estos años. Dímelo. Vienna: Te he esperado todos estos años. Johnny: Dime que habrías muerto si yo no hubiese vuelto. Vienna: Habría muerto si tú no hubieses vuelto. Johnny: Dime que aún me quieres como yo te quiero. Vienna: Aún te quiero como tú me quieres. Johnny: Gracias (bebe). Muchas gracias.
Corey (Royal Dano), uno de los hombres de la banda de Dancin' Kid, tiene los pulmones enfermos.
Bart (Ernest Borgnine), otro de los componentes de la banda de Dancin' Kid, tiene malas pulgas y además siempre ha desconfiado de Johnny.
Una desenfrenada Emma dando rienda suelta al infierno que lleva dentro.
COMENTARIO: Un claro ejemplo del poder transformador de Nicholas Ray, realizador que luchó siempre con las dificultades derivadas de su carácter inconformista y creativo en los estrechos cauces que marcaba la industria de Hollywood. Aquí, una vulgar novela del Oeste se convirtió en un western extraño e intenso, de un lirismo rayano en lo febril. Su noqueante fuerza visual que va desde el audaz tratamiento del color (el pelotón de jinetes enlutados capitaneados por la furiosa Emma, el vestido blanco de Vienna) a algunos planos, momentos, secuencias difíciles de olvidar (el famoso diálogo nocturno en el que se reencuentran emocionalmente Johnny y Vienna, el rostro de Emma cuando incendia el saloon, el linchamiento del joven Turkey y el rescate de Vienna a punto de correr la misma suerte, etc.), convirtieron a “JOHNNY GUITAR” en una espléndida obra que si bien en su momento no fue apreciada en sus virtudes (ni siquiera por su propio autor que lo pasó muy mal durante el rodaje), los críticos franceses (con Godard a la cabeza), como siempre los primeros, y todos quienes a este lado del Atlántico nos hemos emocionado con sus poderosas imáge­nes, la hemos convertido en un film de culto.

14 comentarios:

  1. No por nada era Ray uno de los cineastas favoritos de Víctor Erice. Una película bellísima y muy especial, como lo serán "Rebelde sin causa" o "Los dientes del diablo".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a las tres películas que mencionas, añades "IN A LONELY PLACE" y "PARTY GIRL", obtendremos la talla de uno de los directores más intensos e inconformistas de un Hollywood que no pudo deglutirlo y acabó expulsándolo. Tuve el inmenso privilegio de conocerlo personalmente en 1974 en una tasca del casco antiguo de San Sebastián, durante el festival de cine del que era (un renuente) presidente del jurado. Allí, juntamos tres mesas de mármol y nos reunimos en torno a él una docena de jóvenes fascinados e impacientes por preguntarle un montón de cosas (con la ayuda de un traductor). Fue muy emocionante.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No recuerdo las veces que llegado a ver esta peli...me encanta. Ese cambio que se va produciendo en Vienna en forma de vestido blanco..Como bien dices, el color tiene un papel primordial en al peli. Y qué buenísima actriz era Mercedes McCambridge. Y la maravillosa banda sonora con esa canción tan bonita..
    Precioso ese diálogo entre Johnny y Vienna, qué intensidad en cada palabra.

    UN beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he perdido la cuenta de las veces que he vuelta a ella. Existe una reciente edición en blu-ray que ha devuelto a la película toda su riqueza cromática y con ello la oportunidad para todos nosotros de contemplar y disfrutar de "JOHNNY GUITAR" en las mejores condiciones, con todo su esplendor.
      Efectivamente, Mercedes McCambridge, con ese físico tan ingrato, fue una excelente actriz que trabajó con los mejores directores (Robert Rossen, George Stevens, Ray, Welles) en títulos memorables. Lástima que acabara su carrera a las órdenes de Jesús Franco.
      Gracias, Myra, por tu visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. La tengo muy reciente porque la vi hace dos semanas por televisión. Si no se les presta mucha atención a los detalles puede pasar como una película del Oeste de las muchas que se estrenaban cuando yo era una niña. Pero de algo ha de servir lo mucho que se ha escrito sobre "Johnny Guitar" desde entonces. Yo no lo he leído todo, naturalmente, sin embargo ahora la vi con otros ojos. Seguían siendo los míos de siempre pero mi mente informada y mi corazón los agrandaron y por ellos entró toda la poesía, la fuerza, el lirismo y la fiebre que contienen sus imágenes. Y es por eso que se ha convertido en una de mis películas favoritas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me parece estupendo que finalmente "JOHNNY GUITAR" te haya calado. Ese proceso lo hemos vivido muchos en algún momento de nuestra vida; me refiero al inevitable paso de la cinefagia a la cinefilia.
      Bienvenida a la familia Ray!
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. J.L. Llamazares14 diciembre, 2012

    Aún reconociendo que Joan Crawford está sensacional, la percibo extraña, talluda, como impuesta para un personaje en el que hubieran estado más adecuadas por edad y físico una Susan Hayward o una Rhonda Fleming. Este mismo problema lo he tenido siempre con la Marlene Dietrich de "Encubridora".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tocas una fibra que yo siempre he evitado rozar con el bisturí: la adecuación de la Crawford a esa Vienna. Es muy difícil adivinar cómo hubiera resultado "JOHNNY GUITAR" con, por ejemplo, Susan Hayward. Tal vez con ella resultaría más plausible la persistencia de la febril pasión amorosa de Johnny Logan después de esos cinco años de separación, pero al mismo tiempo probablemente habríamos perdido matices, ambigüedad, complejidad... no sé. Es un tema interesante.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Sublime, de una terrible fuerza evocadora...hace escasas fechas la revisité por enésima vez y, de nuevo, caí cautivado. La primera parte de la película, especialmente, me parece antológica: intensa, emotiva y fascinante.
    La experiencia que comentas más arriba de tu encuentro con Ray debió ser memorable y despierta cierta envidia. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que los visitantes de este rincón somos el reflejo de una casi total unanimidad en torno a las virtudes de la película de Ray. Ahora nos parecen tan evidentes que resulta poco menos que increíble que no se le reconocieran desde el primer momento. Pero supongo que por eso se acuñó en término "película de culto".
      Pues sí, en mi ya lejana juventud cinéfila viví experiencias muy intensas (cuando se rondan los veinte años casi todas lo son) con algunos grandes maestros que en aquel tiempo nos visitaban por diferentes motivos.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. La tengo reciente y desde luego suscribo lo que dices. Es extraña y fascinante al mismo tiempo. El tema es de esos que forman parte de nuestra memoria musical como una de las bandas sonoras más bonitas del cine.
    Una pelicula barroca, esa escena de Vienna al piano toda de blanco..la cara de odio de Mercedes MacCambriedge, la rabia, la violencia. Pero tampoco me convence del todo Joan Crawford, muy intensa desde luego pero tan hombruna..no sé, no me convence, ese diálogo tan pasional cuando la veo tan dura..¡ me cuesta creerlo y mira que es romántica la escena !.
    En conjunto la pelicula es estupenda.Ese color, los secundarios.. Sterling me gusta mucho, la verdad.

    Saludos Teo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viento, el polvo, ese lugar fantasmagórico, espectrales jinetes de negro, un "saloon" excavado en la roca. Una película Intensa, fascinante, de un romanticismo febril... y lo de Joan Crawford, pues qué más quieres que te diga, ahí está su inefable composición de esa Vienna endurecida por el recuerdo del bien perdido y la inmisericorde climatología que cauteriza ese escenario maldito.
      Gracias por tu visita, Abril. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Caríssimo, o blog O FALCÃO MALTÊS está aniversariando e entrando de férias. Obrigado pela parceria. Desejo um Natal harmonioso e um Ano Novo cheio de energia.
    Cumprimentos cinéfilos,

    O Falcão Maltês

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ti uma feliz Natal e um estimulante 2013 com belos filmes. Muito obrigado por tu visita.
      Abraços!

      Eliminar