25 de abril de 2016

LA DOLCE VITA
(It-Fr) Riama Films / Pathé Consortium Cinema, 1959. 173 min. BN. TotalScope.
Pr: Giuseppe Amato y Angelo Rizzoli. Pr Ej: Franco Magli. G: Federico Fellini, Ennio Flaiano, Tullio Pinelli, Brunello Rondi y (sin acreditar) Pier Paolo Pasolini. Ft: Otello Martelli. Mt: Leo Cattozzo. DA y Vest: Piero Gherardi. Ms: Nino Rota. Dr: Federico Fellini.
Int: Marcello Mastroianni, Anita Ekberg, Anouk Aimée, Yvonne Furneaux, Alain Cuny, Lex Barker, Nadia Gray, Annibale Ninchi, Magali Noël, Jacques Sernas, Walter Santesso, Valeria Ciangottini, Ida Galli, Audrey McDonald, Nico, Riccardo Garrone, Adriano Celentano, Polidor, Harriet White, Alain Dijon, Laura Betti, Carlo Di maggio, Mino Doro.
Marcello Rubini (Marcello Mastroianni) es un periodista con aspiraciones de escritor que mientras le llega la inspiración se dedica a la prensa del cotilleo.
A Roma ha llegado la des pampanante estrella americana Sylvia (Anita Edberg) para incorporarse al rodaje de una película. Y allí tenemos a Marcello en primera fila.
Nuestro hombre se desenvuelve muy bien en los festivos y selectos ambientes de la capital y ejerce su profesión con cierta indolencia.
Marcello se las arregla para acompañar a Sylvia en su curiosidad por conocer el Vaticano.
Durante la fiesta de bienvenida que se le da a la estrella recién llegada, ella baila
una incitadora rumba ante los complacidos ojos de los invitados.
La hiperbólica anatomía de Sylvia y su proceder caprichoso y exhibicionista, tiene su impacto.
El alcohol y el baile de la estrella han enardecido a la variopinta fauna de esa velada loca.
Marcello, mujeriego empedernido,  ha quedado fascinado con Sylvia.
Marcello rescata a Sylvia de cuantos la quieren acaparar y se la lleva en su coche sin rumbo fijo.
En su noctámbulo deambular por la ciudad, acaban llegando a la Fontana di Trevi. Es verano, hace calor y ella decide "refrescarse" en las aguas de la fuente.
La imagen de Sylvia como una diosa carnal resulta a la vez irresistible y extraña.
Marcello queda subyugado por la sensualidad de esa hermosa mujer que parece 
ajena al efecto que causa en los hombres.
Con la "humedad" de la situación, un conato de beso.
En este momento del rodaje, Mastroianni parece estar más interesado por lo que probablemente le está gritando Fellini que por su espectacular compañera.
Amanece en Roma, las calles están mojadas y la juerga entre la estrella y el periodista ha terminado. 
Es hora de recogerse en el hotel.
SINOPSIS: En la Roma de finales de los años cincuenta del pasado siglo, un periodista de la prensa cotilla y sensacionalista ejerce con desgana su labor, siguiendo las fiestas y escarceos de la alta sociedad y mezclándose en sus ambientes, mientras siente alternativamente fascinación y rechazo hacia lo que ve.
Maddalena (Anouk Aimée) es la ociosa y casquivana esposa de un millonario y combate su aburrimiento asistiendo a fiestas y con esporádicos encuentros sexuales con Marcello.
La extravagancia de esa noche para Magdalena consiste en hacer el amor con el periodista en el cochambroso domicilio de una prostituta con la que se han encontrado por la calle.
Emma (Yvonne Furneaux) es la celosa novia (motivos no la faltan) de nuestro hombre que constantemente le llama por teléfono para controlar sus idas y venidas.
Sus intentos de suicidio que suelen "fracasar", exasperan a Marcello.
Una vez más, Emma y Marcello, camino apresurado del hospital para un lavado de estómago.
Con desavenencias y reconciliaciones continúan juntos pero no es probable que él la ame. La suya es una relación de hastío y necesidad mutua.
El rutinario ejercicio de su profesión le lleva de fiesta en fiesta.
El encuentro de Marcello con el intelectual Steiner (Alain Cuny), amigo suyo por el que siente un gran respeto y en el que se mira como referente de lo que son sus aspiraciones, tendrá su repercusión. 
Fanny (Magali Nöel) es una corista que se prostituye ocasionalmente y que ha acompañado al padre de Marcello, llegado de provincias, en su visita a su hijo en la gran ciudad.
Aquí vemos a Maddalena y Jane (Audrey McDonald, a la derecha), dos mujeres adornando con su belleza una de las innumerables fiestas dadas en las mansiones y palazzos romanos por una decadente aristocracia.
Maddalena , pensativa e indolente, permitiendo que la seduzca uno de los invitados.
Marcello interesándose por una invitada con un atuendo de aparatoso diseño.
Nadia (Nadia Gray), la anfitriona de una de esas veladas, aceptando practicar
el striptease para complacer a sus invitados.
La infortunada Emma, que ha asistido a un degradante espectáculo colectivo con un supuesto milagro de la Virgen, toma conciencia de sí misma.
Marcello y Emma en la cama, durante su enésima "reconciliación".
Parecen estar condenados el uno al otro.
Sus noctámbulas andanzas profesionales (o no) suelen llevar a Marcello a amaneceres en lugares insospechados. Aquí, en la playa con una estrambótica compañía.
A lo lejos, Marcello ve a una angelical adolescente con la que se encontró anteriormente cuando la muchacha le atendía en un chiringuito de playa. Intenta comunicarse con ella por señas pero no lo consigue y renuncia.
La última imagen de la película es el rostro dulce y a la vez resignado de esa adolescente, Paola (Valeria Ciangottini), a través del cual comprendemos que nuestro hombre Marcello nunca llegará a acceder al interior de una mujer, a la complejidad del alma femenina, tal vez porque ha renunciado a muchas cosas, entre ellas, a la pureza y la pasión. Por ello, nos tememos que jamás aprenderá a amar ni terminará ese libro que pretende escribir.
COMENTARIO: Por la época en que Fellini rodó esta película, Roma estaba en ebullición y para la industria de Hollywood representaba en cierto modo la gran “rival” pues allí se concentraban producciones y superproducciones, directores, periodistas, cronistas y fotógrafos. Actores y actrices cuyas carreras declinaban, llegaban a ese bullicioso y decadente escenario buscando tal vez la oportunidad de reavivar sus carreras, o en última instancia, considerando el lugar como un acogedor “cementerio de elefantes”. En aquellos días, Via Veneto se había convertido en algo así como el Sunset Boulevard de Europa y en ese ambiente disipado y febril situó Fellini la que sería su más ambiciosa película hasta aquel momento (que se abre con la poderosa y sorprendente imagen de una gigantesca escultura de un Jesucristo colgado de un helicóptero, sobrevolando la ciudad en ruta hacia la Plaza de San Pedro).
Así pues, “LA DOLCE VITA” vino a ser una especie de retablo de tumultuoso contenido en torno a la decadente, ociosa, corrupta, contradictoria y errática “bella fauna” romana. El hilo conductor de los diferentes episodios que conforman su estructura dramática es el periodista Marcello Rubini interpretado por Mastroianni (actor al que Fellini utilizaría aquí y en su siguiente película como su alter ego, no sin cierta dosis de autocomplacencia), personaje indolente, desencantado y perezoso, sin apegos e incómodo consigo mismo, que en razón de su trabajo ”recorre” con pasiva lucidez las estancias del discurso-denuncia (de contenido cercano en este caso al cine de Antonioni) que el autor vertebra con borbotónica eficacia adentrándose ya a partir de este film de manera definitiva en ese universo onírico desbordante de imaginación visual que iría creciendo y desatándose en sucesivos trabajos suyos.
Aún hoy, cincuenta y siete años después de su rodaje, “LA DOLCE VITA” continúa fascinándome. Una película ferozmente atacada en su día por la Iglesia católica y la prensa conservadora, que fluctúa entre la denuncia de una sociedad vacía, libertina y corrupta y el vigoroso fresco de un mundo tumultuoso y pleno de vida, casi un circo. No obstante, no quiero reuir la exposición de lo que considero algunos momentos reprochables que, eso sí, no llegan a empañar el altísimo nivel de esta obra fundamental, si bien son escenas que emiten un cierto chirrido a través de su propia estructura (el buñuelesco-berlanguiano episodio del “milagro” de los niños que creen ver a la Virgen), o de algún personaje como es el caso del intelectual Steiner (interpretado por el catedralicio Alain Cuny) y sus pomposos parlamentos en torno al doloroso vacío espiritual de su vida (la verdad, un sujeto pretenciosamente trágico).
Bueno, para concluir este felliniano paseo, no deseo defraudar a nadie no haciendo alusión a la célebre secuencia del baño nocturno de Anita Ekberg (icono erótico de magestuosa opulencia) en la romana Fontana di Trevi, imágenes que han saltado por encima de la propia película quedando para la historia (del cine) como esos momentos míticos que acaban convirtiéndose en reclamos imperecederos. Actrices como Vivien Leigh, Gloria Swanson, Marilyn Monroe o Janet Leigh han protagonizado otros.

12 comentarios:

  1. Vaya un ajuste de cuentas con la Iglesia, la burguesía y la aristocracia el que llevó a cabo Fellini en esta película. Lo gracioso es que según creo miembros de la alta sociedad le cedieron sus mansiones y palacios para filmar muchas escenas y hasta algunos miembros se prestaron a aparecer como figurantes. Menudo chasco se llevarían luego al ver el retrato que de esas decadentes clases sociales ofrecía la película.
    "La dolce vita" y "Ocho y medio" son los dos títulos de Fellini que más me gustan básicamente por su sinceridad y un absoluto control sobre su propensión al desbordamiento expresivo al que ya dio rienda suelta a partir de "Giulietta de los espíritus".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, en "GIULIETTA DE LOS ESPÍRITUS" (película que hablaba mucho de su propio matrimonio con Giulietta Massina) comienza a desatarse la propensión de Fellini por las borracheras escenográficas extravagantes y surrealistas, imágenes oníricas de interpretación en términos freudianos, creatividad simbolista al servicio de sus angustias y obsesiones que llevaría a límites delirantes en las soberbias y espectaculares "SATYRICON" y "CASANOVA".
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Flor de santidad26 abril, 2016

    Ya la primera secuencia con ese enorme Cristo volador, las chicas en bikini saludándole desde una azotea, Anita Ekberg con vestimenta eclesiástica visitando el Vaticano y luego el estrambótico episodio de las apariciones de la Virgen... Todo eso le da a la película un aire claramente anticlerical.
    Sobre la feroz crítica social, ahí está clarísima con el personaje del periodista recorriendo los diferentes círculos del infierno y es la razón de la película; no añado nada porque ya lo expones tú muy bien. A partir de "La dolce vita" Fellini sería un dios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El anticlericalismo está ahí con sobrada evidencia en varios momentos y forma parte del amplio retablo abarcado por la película, pero también da lugar -o excusa- para imágenes tan sorprendentes como la ya mencionada que abre el film, o ese vestido negro de Anita Edberg con babero lasaliano y sombrero copino con que acude al Vaticano acompañada por Marcello.
      Aunque un poco exagerada, me gusta esa equiparación de "LA DOLCE VITA" con la "Divina comedia" (allí Dante, aquí Marcello como personaje que recorre las diferentes estancias). Pero, vamos, la similitud acaba ahí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Emocionada que me has dejado, Teo. Me encantan los actores y la peli.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Éowyn. Creo que si mis reflexiones te emocionan se debe, sobre todo, a que las inspira una gran película como es la que comentamos. Fundamental en la historia del cine y quizá la que más fama y prestigio le ha dado a su autor (aunque en su día también el impacto causado en algunos sectores le proporcionó más de un dolor de cabeza).
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. En "La dolce vita", que según parece debió coger a todo el mundo desprevenido cuando se estrenó, Fellini abandonaba la narrativa tradicional, esa en la que nos cuentan una historia con un principio, un desarrollo y un desenlace. Aunque pienso que eso ya lo había probado tímidamente en su anterior película "Las noches de Cabiria" cuando utilizaba un personaje que allí era una ingenua prostituta como hilo conductor por diferentes escenarios, situaciones y personajes, episodios que venían a conformar un ácido cóctel moral, como en ésta que comentamos ahora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La dinamitación de la concepción clásica de la narrativa ya la habían practicado otros autores mucho antes (o al tiempo) que Fellini. Por ejemplo, por mencionar un par de casos sonados, Welles en su "CIUDADANO KANE" y Resnais en "HIROSHIMA MON AMOUR".
      Tienes razón en cotejar "LA DOLCE VITA" con su anterior película en cuanto a estructura episódica, si bien allí contaba más el discurso sobre la fuerza motriz de la sencillez e inocencia naturales como virtudes imprescindibles para sobrellevar los abusos y engaños ejercidos sobre el personaje de Cabiria. Al hilo de esto, creo que en muchas películas de Fellini suelen ser las mujeres seres más complejos y espirituales que los hombres (coincido con él).
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. A mí también me fascina, Teo. A resaltar, además, la excelente puesta en escena y el magnífico uso del scope. Esos "momentos reprochables" de los que hablas son parte indisoluble de Fellimi y su mundo. En fin, que un gusto leerte y disfrutar de los fotogramas que nos traes. Como siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gonzalo. Sí, estás en lo cierto al destacar la puesta en escena de "LA DOLCE VITA" con esa "horizontalidad" que otorga el Scope, tan controlada y precisa en medio de una aparente algarabía de personajes reubicándose constantemente dentro del plano (o entrando y saliendo de él), a veces con la coreográfica vaporosidad de un ballet, otras, en cambio, entrechocándose, interrumpiéndose, o siguiendo y evolucionando en torno a uno de ellos (por ejemplo, las secuencias correspondientes a esa febril Via Venetto recreada en Cinecittá).
      En cuanto a mi comentario sobre las partes "chirriantes" de la película en cuestión, son apreciaciones de cada uno, sin mayor objetividad. Y como dices, pueden ser vistas como partes de su "todo" cinematográfico. ¿Las fotos? Ah, en eso suelo poner mucho empeño en la selección (supongo que ateniéndome a lo de "una imagen vale más que mil palabras").
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Marcello Mastroianni rodaría en estos años varias películas extraordinarias con Fellini y con el también genial Antonioni. Siempre he simpatizado con este actor, y creo que se ajustaba de manera perfecta al papel de periodista que interpretaba en "La dolce vita". Un tipo inteligente pero que al mismo tiempo tiene la sensación de estar malgastando su vida al moverse en esos ambientes atractivos pero al mismo tiempo frívolos de la noche romana, de los que en el fondo parece que no puede prescindir. Fellini nos permite seguir y disfrutar de las aventuras y correrías nocturnas de Marcello, de sus amistades femeninas, de actrices despampanantes que visitan la ciudad, de fiestas en ambientes selectos de esa fauna variopinta, y todo ello como parte de su trabajo y su rutina. Una situación que nos puede recordar quizás a momentos de nuestras propias vidas en las que participando en fiestas algo distintas tuvimos la sensación de estar malgastando nuestra propia vida o por lo menos parte de nuestro tiempo.
    Pero bueno, un paseo nocturno con Anouk Aimée o con Anita, por lo menos una vez en la vida, no me importaría darlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mastroianni era un actor dúctil como pocos; en su faceta de galán romántico y carismático, podría ser considerado nuestro Cary Grant latino y al mismo tiempo era capaz de encarnar personajes tiernos, vulnerables e incluso destruidos. Con directores como Fellini, Visconti, Antonioni, De Sica, Scola, Zurlini, dio lo mejor de su inmenso talento.
      Efectivamente, el periodista de "LA DOLCE VITA", al que describes bien, ya es difícil imaginárselo ahora con otros rasgos que no sean los suyos, pese a que Fellini deseaba para ese papel a ¡Paul Newman!
      Cierto que "malgastar la vida" noctambuleando por Roma y sus alrededores con Anouk Aimée o la Ekberg no puede de ningún modo ser considerado como algo rechazaste por muy erráticos y coyunturales que resulten los paseos con tan estimulantes damas.
      Un saludo.

      Eliminar