1 de febrero de 2014

SWEET SMELL OF SUCCESS / CHANTAJE EN BROADWAY
(USA) United Artists / Norma-Curtleigh, 1957. 97 min. BN.
Pr: James Hill. Pr Ej: (sin acreditar) Harold Hecht, Burt lancaster y Tony Curtis. G: Clifford Odets y Ernest Lehman, basado en una novela corta de Ernest Lehman. Ft: James Wong Howe. Mt: Alan Crosland Jr. Ms: Elmer Bernstein. Can: Chico Hamilton y Fred Katz. Vest: Mary Grant. DA: Edward Carrere. Dr: Alexander Mackendrick.
Int: Burt Lancaster, Tony Curtis, Martin Milner, Susan Harrison, Sam Levene, Barbara Nichols, Emile Meyer, Jeff Donnell, Edith Atwater, Joe Frisco, Lawrence Dobkin, David White, John Fiedler, Lurene Tuttle, Lewis Charles, Jay Adler, William Forrest.
J.J. Hunsecker (Burt Lancaster) es un desalmado e influyente columnista de un diario neoyorquino de gran tirada que gusta de ejercer su poder de la manera más perversa.
Sidney Falco (Tony Curtis) es un agente de prensa sin escrúpulos ni moral y tan desalmado con J.J. del que depende profesionalmente.
Falco, que pasa por horas bajas, suele hacer trabajos sucios para el despótico Hunsecker sin importarle el daño causado a terceros.
Sally (Jeff Donnell) es la secretaria enamorada de su jefe Falco. Ella conoce la despreciable naturaleza del hombre para el que trabaja, pero sus sentimientos hacia él la empujan a continuar a su lado.
Susan Hunsecker (Susan Harrison), la hermanita de J.J., está enamorada de Steve Dallas (Martin Milner), un joven músico de jazz. Sin embargo, Falco tiene la tarea de sabotear ese romance por orden estricta del temible hermano de la chica.
Susan es muy joven y está dominada por su hermano, lo que dificulta aún más que la muchacha tome una decisión respecto a su relación con Steve.
Frank D'Angelo (Sam Levene), tío de Falco, es el manager de Dallas y trata de quitar hierro a la animadversión que el joven músico siente hacia el sibilino agente de prensa del que adivina sus intenciones.
Sidney Falco, que se arrastra como una culebra inquieta por los ambientes noctámbulos de Broadway, desea medrar a costa de lo que sea y de quien sea.
J.J. Hunsecker ejerce las relaciones públicas de manera despiadada desde una mesa del Club 21, a la que acuden todos los que desean algún "favor" del columnista.
El atractivo físico de Falco y sus dotes de seducción son herramientas que utiliza con una gran destreza sin el impedimento ético de los escrúpulos.
SINOPSIS: En la nocturnidad de los enturbiados ambientes del show business de Broadway, un agente de prensa arribista y moralmente degradado, ayuda interesadamente a un influyente columnista de Nueva York, despótico y megalómano, en el morboso empeño de que su atractiva hermana rompa el noviazgo con un joven músico.
Susan se debate en una situación que la constriñe y asfixia, pero de la que no sabe cómo librarse.
Falco, un tipo que miente más que habla, empujado por su ambición y las promesas de J.J., no duda en contar patrañas a la inocente Susan para impulsarla a que rompa su relación con Steve.
J.J. siente por su hermanita una oscura pasión de carácter incestuoso y no soporta la idea de que se separe de él y menos aún por causa de otro hombre.
Sidney Falco esperando nuevas órdenes de su implacable jefe Hunsecker. Ambos hombres se odian y desprecian, pero se utilizan mutuamente.
El tío de Sidney, recrimina a su sobrino los censurables métodos que utiliza en el desempeño de su profesión y le previene sobre futuras repercusiones.
Rita (Barbara Nichols) es una pobre mujer, madre soltera con un hijo en edad escolar, que para ganarse la vida trabaja en un club nocturno como cigarrera. Sin embargo, dada su difícil situación laboral, se deja convencer por el desalmado Falco para someterse a vejatorias prácticas con clientes de él.
Falco dándole al tarro  con sus interesadas insidias mientras Rita espera ser atendida.
Rita suplicando inútilmente a Falco que la respete como persona y como mujer.
Los problemas de Sidney Falco se agrandan y multiplican cuando sus tejemanejes acaban finalmente volviéndose contra él.
Susan, tras un intento de suicidio, consigue reunir fuerzas para librarse del morboso yugo ejercido sobre ella y abandona ese asfixiante mundo en el que se encontraba atrapada.
COMENTARIO: Si repasamos la filmografía (apenas diez títulos acreditados) de Alexander Mackendrick, ese bostoniano afincado durante muchos años en Inglaterra y muerto en 1993 en el más insultante de los olvidos, podemos observar cómo sus primeros films, aquellas aquellas afiladas y divertidas comedias para la Ealing, daban paso a una segunda etapa en la que predominaban el desencanto y el pesimismo respecto a la condición humana, aspecto que -entre carcajadas- ya asomaba la nariz en títulos como “EL HOMBRE VESTIDO DE BLANCO” y “EL QUINTETO DE LA MUERTE”. Si cotejamos la dicharachera bonhomía de su primera realización, “WHISKY GALORE!”, con la negrura sin paliativos de que ahora nos ocupa, podremos sentir el vértigo del abismo abierto entre ambas obras escavado por la evolución de su autor.
“SWEET SMELL OF SUCCESS” es un drama impresionante por su dureza, desarrollado integramente en los ambientes noctámbulos de la trastienda de Broadway. La cámara barroca a la vez que incisiva de Mackendrick nos adentra en las entrañas de un neonizado infierno habitado por sabandijas que se retuercen mordiéndose unas a otras, en un perverso ballet que nos habla de humillaciones y dependen­cias, de odios y mentiras, de incesto, de la función corruptora del dinero y el culto al poder.
Y aquí toca destacar también unas excelentes caracterizaciones de todos los actores que componen el reparto, destacando, no obstante, a un insólito Tony Curtis en un difícil cometido (todo un reto para el carismático actor en aquellos momentos de su carrera en el que sólo se le consideraba un guapo rostro para la comedia) y a la siempre extraordinaria Barbara Nichols incorporando a esa patética y sometida cigarrera de club, absolutamente inolvidable. En cuanto a Burt Lancaster, consigue que el significado de su psicopático y despreciable personaje en verdad nos infunda miedo.
NOTAS: El fracaso comercial de esta película y el a menudo dificultoso entendimiento del realizador con los productores, fue sin duda la causa de que le apearan de varios proyectos ("EL DISCÍPULO DEL DIABLO", "LOS CAÑO­NES DE NAVARONE") y que sólo lograra rodar tres films en los diez años que siguieron a “SWEET SMELL OF SUCCESS”, clausurando su carrera en 1967 con la acidísima y menospreciada "NO HAGAN OLAS" (ver en este blog el post dedicado a la película).
En 1966, fue requerido por la Paramount con el encargo de rodar nuevas secuencias en la infausta comedia negra “OH DAD POOR DAD, MAMMA'S HUN YOU IN THE CLOSET AND I'M FEELING SO SAD!” que había dirigido el pobre Richard Quine. Un asunto muy oscuro del que no sabemos el porcentaje de autoría de cada uno ya que prácticamente nadie ha conseguido ver esa película.
En España, a finales de los años cincuenta, una distribuidora nacional adquirió “SWEET SMELL OF SUCCESS” y estuvo a punto de ser estrenada con el título de “CHANTAJE EN BROADWAY” cuando fue misteriosamente retirada de circulación en el último momento. Tal vez la Junta de Censura de la época rectificó y decidió prohibirla.

13 comentarios:

  1. Jo !!! querido Teo, cuanto siento, no haber visto esta peli, porque según lo que cuentas es de los films que me fascinan, pero como tiene solución o ( casí todo ) la he buscado en Filmin, no está, entonces he recurrido a Emule y !!! premio !!! eso sí tendré que verla en v.o...pero no importa, ya que lo hago con frecuencia, con cine independiente, o sea estoy acostumbrada, a ver que tal se porta la mulita, porque últimamente va muy lenta...bien, como siempre me apetece comentarte algo, mientras ceno un bol de fresas con nata !!! uyyy qué ricas !!!! las actrices no las conozco, aunque la tal Susan, me parece una monada de chica, ellos empezaré por Tony Curtis, excelente actor, hombre muy guapo, aunque yo no le encontrado el punto " como guapo quiero decir ", como interprete nada que alegar, voy al gran Burt Lancaster, que como podrás imaginarte, de sus pelis del oeste, sólo he visto " VERACRUZ " y fue por a ver a Cooper, jajajaja, y por supuesto en " DE AQUÍ A LA ETERNIDAD " con esa impagable escena, que siempre tendremos en nuestros recuerdos y a Doña Deborah kerr, fabulosa en aquel bañador negro y el famoso revolcón bañado por las olas ! y también le recuerdo con otra pelirroja, Susan Sarandon, en " Atlantic citty " y aunque muy borrada de mi memoria, en " ANGELES SIN PARAISO " de Cassavetes !!! pero realmente cuando lo descubrí como actor al bueno de Burt Lancanter, tarde...es decir en las pelis del maestro Visconti, " EL GATOPARDO " Y " CONFICENCIAS " y me enamoró por completo, sus personajes quiero decir, recuerdo un documental sobre Visconti, que le entrevistaban y cuando buscaba un actor para vida al príncipe de Salina, le propusieron a Lancaster y la respuesta inmediata de Visconti . " No por favor, es un actor de western ", pero supongo que le hizo una prueba y se quedo encantado de la vida, hay otra peli de Lancaster " EL NADADOR ", basada en la novela de John Cheever, en la cual Burt, sale todo el rato en bañador, muy recomendable si no has leído el texto de Cheever, ya que este es muy superior. Bueno dando por finalizado mi bol de fresas con nata...espero que la peli se baje pronto y ya te comento. las fotos magnificas...como siempre.

    Un beso querido Teo.

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja !!!!! se ve que el espíritu de Saul Bellow, no quiere abandonarme y vaya título que fui a escoger !!!....no vuelvas a leerlo, porque el mismo comment....

    Jo !!! querido Teo, cuanto siento, no haber visto esta peli, porque según lo que cuentas es de los films que me fascinan, pero como tiene solución o ( casí todo ) la he buscado en Filmin, no está, entonces he recurrido a Emule y !!! premio !!! eso sí tendré que verla en v.o...pero no importa, ya que lo hago con frecuencia, con cine independiente, o sea estoy acostumbrada, a ver que tal se porta la mulita, porque últimamente va muy lenta...bien, como siempre me apetece comentarte algo, mientras ceno un bol de fresas con nata !!! uyyy qué ricas !!!! las actrices no las conozco, aunque la tal Susan, me parece una monada de chica, ellos empezaré por Tony Curtis, excelente actor, hombre muy guapo, aunque yo no le encontrado el punto " como guapo quiero decir ", como interprete nada que alegar, voy al gran Burt Lancaster, que como podrás imaginarte, de sus pelis del oeste, sólo he visto " VERACRUZ " y fue por a ver a Cooper, jajajaja, y por supuesto en " DE AQUÍ A LA ETERNIDAD " con esa impagable escena, que siempre tendremos en nuestros recuerdos y a Doña Deborah kerr, fabulosa en aquel bañador negro y el famoso revolcón bañado por las olas ! y también le recuerdo con otra pelirroja, Susan Sarandon, en " Atlantic citty " y aunque muy borrada de mi memoria, en " ANGELES SIN PARAISO " de Cassavetes !!! pero realmente cuando lo descubrí como actor al bueno de Burt Lancanter, tarde...es decir en las pelis del maestro Visconti, " EL GATOPARDO " Y " CONFICENCIAS " y me enamoró por completo, sus personajes quiero decir, recuerdo un documental sobre Visconti, que le entrevistaban y cuando buscaba un actor para vida al príncipe de Salina, le propusieron a Lancaster y la respuesta inmediata de Visconti . " No por favor, es un actor de western ", pero supongo que le hizo una prueba y se quedo encantado de la vida, hay otra peli de Lancaster " EL NADADOR ", basada en la novela de John Cheever, en la cual Burt, sale todo el rato en bañador, muy recomendable si no has leído el texto de Cheever, ya que este es muy superior. Bueno dando por finalizado mi bol de fresas con nata...espero que la peli se baje pronto y ya te comento. las fotos magnificas...como siempre.

    Un beso querido Teo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Mientras comes fresas con nata! Con esa imagen mental proporcionada, la circunstancia otorga a tu texto (por cierto, duplicado), un sabor especial... Hummmm!
    Tony Curtis, como actor de comedia, siempre fue mi segundo gran favorito después de Cary Grant. Verlos actuar juntos en la desopilante "OPERACIÓN PACÍFICO" de Blake Edwards fue un placer impagable. Sin embargo, Curtis siempre quiso escapar a la etiqueta de galán guaperas y aprovechaba (o buscaba) cualquier oportunidad para demostrar su talento dramático. En esta película de Makendrick está espléndido encarnando a esa sabandija medrosa y despreciable que manipula y engaña con impostada simpatía. Y de Burt Lancaster solo puedo decirte que produce escalofríos, pero ya lo comprobarás cuando veas la película.
    Si quieres, Susan, repasa los otros dos post dedicados en este blog a Alexander Mackendrick, las películas reseñadas son "VIENTO EN LAS VELAS" y "NO HAGAN OLAS" (otra vez con Tony Curtis).
    Gracias por tu espléndido texto, querida Susan. Pero espero uno nuevo cuando ya hayas visto la película aquí reseñada. Mientras, un beso.

    ResponderEliminar
  4. No la he visto, pero me parece bastante interesante y la tendré en cuenta en el futuro. Creo que raras veces se ve a Tony Curtis y Burt Lancaster en papeles de malo. La atracción incestuosa del villano por su hermana me recuerda “Scarface”. No conocía a Barbara Nichols, se parece un poco a Marilyn.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola, Maribel. Siempre que se lo permitían, a Tony Curtis le gustaba escapar de su cliché, e incluso utilizaba narices postizas para endurecer sus rasgos de "chavalote simpático" ("FUGITIVOS", "EL SEXTO HÉROE", "EL ÚLTIMO DE LA LISTA", "EL ESTRANGULADOR DE BOSTON"). El año anterior a la película que comentamos habían rodado juntos "TRAPECIO" de Carol Reed y de aquella buena sintonía surgió su nueva reunión para incorporar a este par de desalmados.
    Tienes razón, Maribel, existe cierto paralelismo en la anómala relación entre aquel Tony Camonte con su hermanita y este J.J. Hunsecker con la suya. Solo que éste da más miedo pese a no llevar pistola. Curiosamente, dos años más tarde Lancaster incurrió en una relación semejante en el film de Huston "LOS QUE NO PERDONAN", donde también estaba enamorado de su hermanita Audrey Hepburn no permitiendo que ningún hombre, salvo él, se le acercara.
    Siempre que tengo ocasión, me gusta mencionar y homenajear a la gran Barbara Nichols a la que rara vez dieron ocasión de protagonizar una película. Siempre la encasillaron en papeles secundarios de, o bien rubia casquivana, o de amiga (casquivana) de la protagonista. Pero por encima de su rubiez y su cuerpo marilynesco siempre rezumaba ternura cuando no patetismo y desamparo (de ahí también su "proximidad" con Norma Jeane). En la peli de Makendrick incorpora un personaje baqueteado por la vida, tan incauto y vulnerable que dan ganas de estrangular a ese Sidney Falco (Curtis) que la manipula y chantajea para que acepte prostituirse.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Película extraordinaria, dura, ácida, perversa e increíblemente violenta. No sale ni una sola pistola y, sin embargo, produce una sensación de peligrosidad digna de la mejor película de cine negro.
    Éste es el cine que a mí me gusta, por el que siento debilidad: las historias oscuras, los personajes turbios (que resultan tan fascinantes como ese J.J. Hunsecker interpretado por un Burt Lancaster excepcional -que, para una servidora, no es ya sólo su mejor interpretación sino su mejor personaje- y un Tony Curtis magnífico).
    No me extraña nada que en España no se llegara a estrenar. Viéndola, a día de hoy, su mensaje no ha perdido vigencia en absoluto sino todo lo contrario. Y, las sensaciones que tuvo que producir en su día siguen incólumes. Basta con rascar un poco en cualquier gremio para encontrar la podredumbre, corrupción y amoralidad que imperan en nuestra sociedad, que crea demonios al servicio de cualquier empresa.
    Para finalizar, tengo que quitarme el sombrero, la capa y hasta la ropa interior si hace falta ante ese genio que fue Mackendrick por crear una película que se revaloriza con cada nuevo visionado. Una película plenamente didáctica.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miriam, por ese sucinto pero brillante y perceptivo comentario en torno a la película de Makendrick que suscribo plenamente. Es de lamentar que obras cinematográficas de una capital importancia, diseñadas y resueltas sin concesiones, fueran ignoradas o abiertamente rechazadas en su día y que tengan que pasar décadas, cuando todos sus responsables están muertos, para que "afloren" sus virtudes y sean reconocidas. Es triste, ya digo.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Magnífica crónica que no solo ajusta cuentas con el olvido, pues aporta información apasionante de cómo la personalidad trenza mal con la libertad que otros, los poderosos, dejan ejercer.

    La película es una maravilla y todo lo que comentas y lo que indica Miriam es rigurosamente cierto. Sin duda todo el elenco de actores está fantástico, pero me quito una vez más el sombrero ante una actor como Lancaster, que nunca aparece entre los grandes y lo es. Un fuerte abrazo y qué bien me lo pasé volviendo a ver es pequeña joya llamada "El quinteto de la muerte", donde Guinness está magistral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta afiladísima crónica negra, además del personal punto de partida de Alexander Makendrick, contó con los descomunales talentos de Cliffrod Odets (uno de los más comprometidos y mejores autores teatrales americanos) y Ernest Lehman (cuya mejor referencia es aquel portentoso guión escrito para Hitchcock y que dio lugar a una obra maestra como "CON LA MUERTE EN LOS TALONES"), además de las enriquecedoras aportaciones del propio Makendrick en diálogos y situaciones. En fin, todo un lujo que ya ves tú cuánto ha tardado en ser apreciado.
      "EL QUINTETO DE LA MUERTE" nos la vendieron en su día como la arquetípica comedia inglesa de humor negro. Es decir: fina ironía en situacio­nes y diálogos, intencionadas caricaturas de personajes y la pulcritud artesanal “made in Ealing" pasada por el tamiz y tintado de Mankendrick, menos "visible" aquí que en otras ocasiones, pero que no impide la filtración de su recelosa visión de la condición humana, más explícita, sin duda, en obras posteriores.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. He tardado un poco en entrar en este post porque no conocía la película que comentas, Teo. Lo que decías de ella estimuló mi interés y me puse manos a la obra. Ahora ya he podido verla y he de confesarte que me ha dejado muy tocada. Es muy fuerte y de una dureza extraordinaria tanto a nivel de la historia que nos cuenta como de los personajes que la protagonizan por lo que entiendo lo inevitable de que el público la rechazara. Sus diálogos resultan ácidos e incómodos y la descarnada dureza de sus imágenes te hace desear que aquello acabe pronto. Dices tú que es una película pesimista; es más que eso, es desesperanzada.
    Burt Lancaster está soberbio y te doy la razón, ese J.J. Hunsecker da mucho miedo. De Tony Curtis te digo que ya sabía que fue un actor capaz arrebatarnos el corazón en comedia y de encogérnoslo como en este drama.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Aurora. Me felicito por haber propiciado desde este blog que descubrieras un peliculón como este al que se le debe justicia, aunque sea muy tardía. Por supuesto que suscribo todo lo que expones en tu intervención. Efectivamente, es una película muy áspera y refleja sin concesiones ese lado oscuro, casi demoníaco, del ser humano moviéndose como un gusano necrófago en la podredumbre de una sociedad enferma.
    Gracias por tu participación y, ya sabes, vuelve por aquí. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Hola querido Teo, ya estoy aquí con los deberes hechos. Efectivamente " chantaje en broadway" , no sólo me ha gustado...me ha dado que pensar ( a lo cual soy muy dada ), el guión aunque sencillo en su composición, nos desvela un mundo podrido, un ambiente que huele muy mal, de como las personas por el éxito o la fama o el dinero o otro tipo de intereses, son capaces de venderse o vender al más amigo. Los personajes de Lancaster y Curtis, están retratados sin ningún tipo de concesión, J.J. Hunsecker, efectivamente como dice Aurora, da miedo, un hombre sin escrúpulos, que arrastra una pasión de tipo incestuosa hacía su hermana Susi ( muy guapa Susan Harrison ), incapaz de controlar sus sentimientos, es capaz de remover cielo y tierra, para que esta criatura no sea feliz con el hombre que ama, para esto cuenta con Sidney ( Tony Curtis ) que depende de él, y de aparecer en su columna, soberbios los dos actores, en Lancaster, no me pilla de sorpresa, ya me lo había demostrado y conozco sus registros, uno de los grandes sin lugar a dudas, Tony Curtis, me ha sorprendido y gratamente en este drama, ya que siempre le he visto en comedia, la escena en la que vende los favores sexuales de su amiga ( la cigarrera ) es digna de lastima, como bien dices, es un gusano necrófago moviéndose en una sociedad enferma, la peli, en un riguroso blanco y negro, con bastantes ambientes interiores de clubs neoyorkinos, tiene ese punto decadente y nocturno y bullicioso, donde esta " jauría " se mueve en un quid pro quo de favores, dame esto, que yo te daré lo otro...en fin un peliculón, que me he alegrado de ver y me ha hecho salir a la fuerza de la Fantasilandia de mi Universo. Teo, espero haberme expresado bien, ya sabes que comentar pelis no es lo mío y por último decir, que el maestro Visconti, se equivocó ( muy a mi pesar ) cuando definió a Burt Lancaster, como un actor de western, aunque yo no lo he oído en boca del propio Luchino, sino en palabras del propio Lancaster, cuando fue entrevistado en un docu sobre el maestro milanes.

    Un beso querido Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía de tu "pereza" a la hora de formular comentarios críticos en torno a las películas porque tú misma así lo has expresado en alguna ocasión ("no soy cinéfila, soy mitómana"). En cualquier caso, tu percepción de "CHANTAJE EN BROADWAY" es muy acertada porque la película es eso precisamente, tal como la defines, dura y despiadada, sin concesiones a la galería.
      Esa supuesta opinión de Visconti respecto a Burt Lancaster era lógica si pensamos en que en aquella época el maestro milanés conocía superficialmente a este (excelente) actor sólo por películas como "EL TEMIBLE BURLÓN", "VERACRUZ", "DUELO DE TITANES" o "LOS QUE NO PERDONAN". Dudo mucho que entonces el autor de "ROCCO Y SUS HERMANOS" hubiera visto esta película que ahora nos ocupa. En cuanto a Tony Curtis, además de un magnífico comediante (para mí, el mejor después de Cary Grant) demostró también su potencia dramática en papeles dificilísimos como su Albert De Salvo en "EL ESTRANGULADOR DE BOSTON", por ejemplo.
      Gracias, Susan, por la aplicación con que has hecho tus "deberes". La peli lo merecía ¿verdad?.
      Por ello, un beso.

      Eliminar