29 de octubre de 2013

CORTINA RASGADA (Torn Curtain)
(USA) Universal / Alfred Hitchcock, 1966. 128 min. Color.
G: Brian Moore. Ft: John F. Warren. Mt: Bud Hoffman. DA: Frank Arrigo y Hein Heckroth. Vest: Edith Head (para Julie Andrews) y Grady Hunt. Ms: John Addison. Pr y Dr: Alfred Hitchcock.
Int: Paul Newman, Julie Andrews, Lila Kedrova, Hansjörg Felmy, Tamara Toumanova, Wolfgang Kieling, Ludwig Donat, Gunter Strack, David Opatoshu, Gisela Fischer, Mort Mills, Carolyn Conwell.
El profesor Michael Armstrong (Paul Newman) fundido en un apasionado beso con su secretaria y amante Sarah (Julie Andrews) en el camarote del barco que los lleva a Estocolmo.
El acostumbrado cameo de Hitchcock. Esta vez le vemos sentado en el vestíbulo del hotel donde se alojan los protagonista con un bebé sobre sus rodillas mientras se percata de que la incontinencia del pequeño le ha humedecido el pantalón.
Armstrong muestra cierta reserva en su comportamiento y adivinamos que oculta algo.
La dulce Sarah, ajena a las intenciones de Armstrong, sonríe confiada durante la recepción de bienvenida.
Armstrong adopta un extraño comportamiento y Sarah comienza a observar detalles que la inquietan.
La pareja es abordada en plena calle por una anciana que se presenta como condesa Kuchinska (Lila Kedrova) y que les pide ayuda para poder entrar en los Estados Unidos.
Inquietud y preocupación en él, sombras de sospecha en ella.
SINOPSIS: Un joven científico americano aprovecha un viaje por los paises nórdicos en compañía de su prometida para efectuar un inesperado vuelo a Leipzig, tras el telón de acero. Ella le sigue y comprueba que está dispuesto a vender sus conocimientos a los comunistas. Pero más tarde sabrá que todo obedece a un secreto plan de nuestro hombre para sonsacar una fórmula secreta a un eminente colega ruso con el que ha de entrevistarse.
La pobre Sarah, entre incrédula y angustiada, ve como todos los indicios apuntan a que el hombre al que ama es un traidor a su país.
Un momento muy tenso. En el teatro, durante la representación de un ballet, Armstrong, sabiéndose descubierto, piensa muy rápido para encontrar una escapatoria.


Armstrong y la esposa del granjero (Carolyn Conwell, actriz de enorme parecido con Liv Ullman) se ven obligados a eliminar a Gromeck, el agente que los ha descubierto.
Gromeck (Wolfgang Kieling) con la hoja rota del cuchillo de la mujer clavada en la clavícula se debate y defiende del ataque de Armstrong y la granjera.
La tenaz resistencia de Gromeck a morir obliga a Armstrong y la granjera a tratar de introducir la cabeza del agente en el interior del horno de gas.
Cuando por fin lo han conseguido, abren la espita de la conducción del gas y sostienen al herido en su interior que se resiste hasta que finalmente muere.
Ensangrentado, exhausto y horrorizado por lo que se ha visto obligado a hacer, Armstrong es empujado por la granjera para que abandone inmediatamente ese lugar.
Armstrong y Sarah, tras innumerables peripecias, son rescatados de las aguas.
COMENTARIO: Aquí tenemos un claro ejemplo de cómo a partir de una historia con serios reparos sobre el papel y que en otras manos sin duda hubiera dado lugar a un film tópico e insoportable, Hitchcock supo sublimar ese material hasta conseguir una apasionante cinta romántica (vuelve a surgir la importancia de la pareja en su cine) con enormes dosis de suspense. Y aquí, merced a una sabia e inventiva puesta en escena prima de nuevo la importancia del "cómo" sobre el "qué", porque es evidente que el espectador, a lo largo del primer tercio de la película, nunca ha llegado a creer que el profesor Armstrong (Paul Newman) estuviera realmente dispuesto a desertar, aventajando en eso a su prometida (Julie Andrews) que en algún momento sí llega a creerlo.
Las singulares soluciones narrativas, tan inteligentes como eficaces, adoptadas por el autor de "VERTIGO" consiguen enganchar, provocando en el espectador admiración, angustia, nerviosismo, afinidad y en suma toda una calculada gama de emociones. Dos ejemplos ilustrativos pueden ser la maravillosa escena del "desvelamiento" en el promontorio (escena muda con una discreta cámara que decide no seguir en ese momento a la pareja Michael y Sarah y permanece alejada compartiendo en plano fijo el punto de vista de un tercer personaje que los contempla, hasta que ella escucha el relato de la verdad y entonces ese alejado plano fijo es interrumpido por un travelling semicircular en torno a su luminoso rostro), o la espeluznante y pormenorizada secuencia que describe en tiempo real el penoso asesinato de Gromek en la granja, queriendo así demostrarnos Hitchcock que no es tan fácil matar a una persona cuando ese no es tu oficio.
Si hemos de ponerle algún pero a "CORTINA RASGADA", tal vez al maestro se le va un poco la mano con los tempos en algunos momentos, en algunas secuencias, como ese excesivo estiramiento temporal del viaje en autobús y la utilización de personajes “chirriantes” como elementos de crispación. Me estoy refiriendo a la demoniaca prima ballerina de la compañía de ballet (Tamara Toumanova), la suplicante anciana condesa Kuchinska (Lila Kedrova) que aborda a la pareja protagonista en la calle, o la protestona viajera del mencionado autobús.
Hay que destacar, eso sí, entre las muchas virtudes del film, el excelente resultado obtenido con actores en principio tan poco hitchcockianos como Newman y la Andrews, sin duda impuestos en su momento para asegurar la rentabilidad comercial de la película.
NOTA: como dato a reseñar, en este film se rompió la prolongada y gloriosa colaboración de Bernard Herrmann con el maestro, al rechazar éste (presionado por la productora) la densa y barroca banda sonora compuesta por el genial músico (años después editada en disco), en favor de otra más convencional a cargo de John Addison. El autor de la música de "DE ENTRE LOS MUERTOS (VERTIGO)", dolorido, nunca se recobraría del disgusto.
Otro dato curioso para la historia es que Hitchcock deseaba a Cary Grant para el personaje de Michael Armstrong y así se lo propuso, pero el actor tras pensárselo rechazó la oferta porque se consideraba demasiado viejo para el papel. ¡Mecachis!

16 comentarios:

  1. Un clásico que impone y demuestra la maestria de Hitchcock, sobre todo en esas escenas que describes. ¿quién no recuerda ese momento del asesinato, la angustia y la impotencia de los personajes hasta que logran acabar con Gromeck (muy tópico agente del KGB con su gabardina de cuero negro). Estoy de acuerdo contigo en que esos personajes secundarios la bailarina y la condesa resultan además de antipáticos muy histriónicos.
    Es una película entretenida, para mí no de las mejores del maestro que no conectó mucho con Newman, precisamente porque él queria a Cary Grant, su actor fetiche. Tampoco veo demasiado la química de la pareja pero bueno sí tu lo dices..los dos tan guapos y simpáticos..pero por separado.
    Por supuesto yo la he visto más de una vez porque no sé si sabes que el protagonista "me resulta más que simpatico" (jeje).
    ¡Ay que envidia de primer plano con Julie Andrews en el barco..!

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola, Abril: también soy de la opinión de que esta película no se encuentra entre las mejores de Hitchcock, pero resulta muy entretenida y contiene escenas, momentos y detalles de esos que te dejan con la boca entreabierta y los ojos muy redondos. No quiero ni imaginar si el actor protagonista hubiera sido (como era deseo del maestro) Cary Grant. Por supuesto, estaríamos hablando de una película distinta y apostaría que mucho mejor por la demostrada buena sintonía entre los dos y los excelentes resultados a lo largo de cuatro películas juntos.
    Fíjate, Abril, comprendo tu pasión por Paul Newman y en cierto modo la comparto pues me parece uno de los actores más "guapos" y carismáticos que ha dado el cine, con una filmografía espectacular jalonada de títulos inolvidables e interpretaciones escalofriantes ("EL BUSCAVIDAS", sin ir más lejos), pero está en las antípodas de lo hitchcockiano (a pesar de que tres años antes había rodado un brillante remedo de "CON LA MUERTE EN LOS TALONES" imitando el estilo Hitchcock, me refiero a "EL PREMIO" de Mark Robson). En cuanto a la química entre Newman y la Andrews, creo que sí funciona en la película y tienen momentos muy bonitos (la escena inicial en el camarote, la citada en el pequeño promontorio cuando ella comprende la "verdad", etc.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Gonzalo Labat01 noviembre, 2013

    Después de "Los pájaros" y "Marnie la ladrona", la película objeto de este post significó para mí una desilusión, salvo media hora. Participa de casi todos los tópicos de los thrillers que se rodaban entonces sobre los contrastes entre el bloque comunista y las bondades del sistema capitalista. Sólo la maestría de Mr. Hitchcock consiguió que "Cortina rasgada" esté salpicada de momentos afortunados pero que sumados no superan la media hora mencionada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Cuando se estrenó esta película buena parte de la crítica opinó como tú. Algunos comentaristas en concreto no salvaron ni esa media hora tuya. En contraste, al público le encantó.
    Ciertamente, no es un Hitchcock redondo, he de reconocerlo, ni especialmente profundo (o sí, si uno presta la debida atención y busca en los recovecos) pero funciona con precisión en casi todos sus apartados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hasta en las películas menos logradas de Hitchcock (y de Woody Allen) encuentro siempre algo interesante. Eso sí, creo que hubiera mejorado mucho con actores más hitchcockianos, especialmente en el papel de Julie Andrews.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Maribel. Hasta la peor película de Hitchcock está muy por encima de la mejor de muchos otros directores. En cuanto al reparto de "CORTINA RASGADA", no tengo nada en contra de Julie Andrews que siempre me cayó muy bien (salvo en "MARY POPPINS") y mucho menos voy a meterme con Paul Newman, por supuesto. Pero, efectivamente, un servidor hubiera preferido a Cary Grant, incluso sesentón.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Querido Teo, como ya te dije, no he visto esta peli ( se está bajando ), todavía tengo a medias " El hombre que sabía demasiado" que ya te comente, la impresión que a veces tengo, con las pelis de Hitch, creo que aguante, por esa magnífica Doris Day, que no sé, no la recordaba bien ... y me pareció super guapa, los modelazos de muerte, se ve que el traje gris de chaqueta, al maestro le traía por la calle de la amargura, jajajajajaja !!!! y los moños...ainsssss !!!! me quede, en la escena de la iglesia, que estaba llena de señoras viejas con gafas y más feas que Picio, jajajajajajajaja !!!!! ainssssssss !!!!
    Pero si voy a comentarte, sobre los actores de " CORTINA RASGADA " a Julie Andrews, sé quién es, pero no he visto nada de ella ( puedes eliminarme, jajajajajajaja !!!! ) de Paul Newman, que voy a decirte, está todo dicho o casí todo, grandísimo actor, tengo ganas de ver este film, más que nada pòr él, para ver según tú, me has explicada ya, lo mal que lo pasó Hitch, para quitarle los vicios del Actor's, Paul Newman, fue un hombre guapísimo, tan guapo era, que a mi su belleza llega a empalagarme, es decir no me pone nada de nada...pero resulta, que cuando el bello Paul, empezó a madurar y a envejecer ( esto de los hombres mayores, tengo que hacérmelo mirar ) es cuando le encuentro más interesante, como te comente via-móvil, en " CAMINO A LA PERDICIÓN " " MENSAJE EN UNA BOTELLA " y la que protagoniza con la bombonazo, de LInda Fiorentino, le encuentro mega-atractivo y por supuesto actorazo, se come a todos-as, en " EL COLOR DEL DINERO " con mi querido Tom Cruise ( lo siento, ya sé que a todo el mundo odia a Cruise, yo le adoro ) y para terminar, te contaré un cotilleo, te acuerdas de la famosa frase que dijo Paul, cuando le preguntaron, si tiendo tantas señoras detrás, no sé sentía tentado de hincar el diente, a lo que él contestó : " Para que voy a salir a comer una hamburguesa, si en casa tengo un solomillo ", querido Teo, ya sabes que tengo contactos con Louella Parsons, pues el rubio y bello Paul, tuvo un lío con su secretaria y algunas más cayeron, por ahí tengo los artículos.
    Bueno, mi comment como ves, no va sobre Hitch, me disculpe el maestro, que estoy seguro que lo hará y ya hablaremos en privado cuando vea esa " CORTINA RASGADA "... yo añadiría Rasgada por uñas rojo Dior.

    Un besazo darling.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Susan, tu disperso pero fascinante discurso consigue, según lo voy leyendo, que me despiste y acabe por olvidarme de la película que posteo (odio esta palabra) para zambullirme en tus disquisiciones sobre los trajes sastre grises de las rubias hitchcockianas, unas ancianitas feas en la iglesia, la "belleza" de Paul Newman y su posterior poderío en la madurez, las ventajas de un solomillo sobre las hamburguesas, tu virginidad respecto a la filmografía de la Andrews y esas uñas de Dior rasgando una cortina... ¡delicioso y embelesante! ¿Comprendes ahora por qué te amo?
      Otro besazo para ti (como el de la primera fotografía).

      Eliminar
  7. Pues cuando he leído el título de tu reseña, ¿adivina que dos secuencias son las que inmediatamente han acudido a mi mente? jajaja En fin, son una maravilla. Y desde luego, el aspecto formalista de Hitch es lo más importante, no sólo en esta cinta, que cada día me gusta más, sino en cualquiera del maestro.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, cierto. Lo más apasionante del cine de Hitchcock es esa manera de contarnos las historias, los recursos expresivos (muchos inventados por él, como en "VERTIGO") innovadores y sabios y sobre todo, eficaces. En cierto modo, muchas de sus películas, las más apasionantes, son cine experimental, sin duda.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Emilia: recuerdo que entraste hace algún tiempo en mi blog con este mismo texto y ya entonces te expresé mi postura entre inmovilista y escéptica. En cualquier caso, este blog (que parece gustarte) está abierto para ti como para todos y sería un placer ver alguna intervención tuya.
      Mientras, un abrazo.

      Eliminar
  9. A mí esta película me gusta mucho y está entre mis favoritas del señor Hitchcock y aunque no resulte muy objetiva cuando hablo de este hombre, me parece que Newman está perfecto y en algunas escenas resulta muy divertido cuando el director quiere introducir el tono de comedia. Por el contrario, la escena del asesinato de Gromeck me puso enferma, era interminable y angustiosa y como dices, parece que la rodó en tiempo real para aumentar y alargar el insoportable malestar que produce, aunque como cinéfila caigo de rodillas ante esa manera realista y genial de filmarla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Que te guste "CORTINA RASGADA" no me extraña nada, a mí también. En cuanto a tu percepción de la actuación de Paul Newman creo que volvía a repetir, aunque de manera matizada, los numeritos que se montaba tres años antes en otra cinta hitchcockiana... dirigida por Mark Robson. Me refiero a "EL PREMIO". Hirchcock hizo lo que pudo, pero Newman no era un actor fácil para el maestro.
    De acuerdo en que la extenuante secuencia del asesinato de Gromeck es uno de los hitos en el cine de Hitchcock, equivalente a la impresionante y larguísima escena del camión, el asesino, el fiambre, el alfiler de corbata y los sacos de patatas en "FRENESÍ".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Teo:
    Yo no tengo nada en contra de Julie Andrews, de hecho hasta me gusta bastante en “Mary Poppins” (en “Sonrisas y lagrimas” me parece ñoña o más bien es que la película me parece ñoña en general). Sin embargo actrices como Julie Andrews o Doris Day sin ser terribles me parecen que son demasiado de andar por casa para Hitchcock. “La mujer misterio” que aparece en la mayoría de las películas del maestro es extremadamente bella, elegante y sofisticada.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya imagino, Maribel, que la encantadora Julie Andrews no ha de caerte mal. Además, cuenta con cuatro o cinco películas muy buenas en su filmografía. Respecto a las "chicas hitchcock" también tienes toda la razón cuando hablamos de Grace Kelly, Kim Novak, Eva marie Saint o Tippi Hedren. Pero, por ejemplo, tanto la Doris Day de "EL HOMBRE QUE..." como la Vera Miles de "FALSO CULPABLE", esposas fieles y perfectas amas de casa, están espléndidas y resultan el elemento más dramático en esas películas. En cualquier caso, a mí me fascinan las primeras, claro.
      Un abrazo.

      Eliminar