23 de septiembre de 2013

APOCALYPSE NOW
(USA) Omni Zoetrope, 1976-79. 153 min. Versión Redux: 202 min. Color. Technovision 70 mm.
Pr: Francis Ford Coppola, Fred Roos, Gray Frederickson y Tom Sternberg. G: John Milius, basado en la novela "El corazón de las tinieblas¨ de Joseph Conrad. Narración: Michael Herr, a partir de su libro "Dispatches". Ft: Vittorio Storaro y Stephen H. Burum (2ª Unidad). Mt: Richard Marks, Walter Murch, Gerald B. Greenberg y Lisa Fruchtman. DP: Dean Tavoularis. Sonido: Walter Murch. EE: Joseph Lombardi y A. D. Flowers. Ms: Carmine Coppola, Francis Coppola y Richard Wagner (extracto de "La walkiria"). Can: The Doors, Rolling Stones, Flash Cadillac, etc. Dr: Francis Ford Coppola.
Int: Marlon Brando, Robert Duvall, Martin Sheen, Frederic Forrest, Albert Hall, Sam Bottoms, Larry Fishburne, Dennis Hopper, Harrison Ford, G.D. Spradlin, Scott Glenn, Jerry Ziesmer, Cynthia Wood, Colleen Camp, Linda Carpenter. Sólo en la versión Redux: Christian Marquand, Aurore Clément, Michel Pitton, Franck Villard.
El capitán Benjamin Willard (Martin Sheen) tiene por delante una oscura misión de imprevisibles consecuencias para él.
El marine Lance Johnson (Sam Bottoms), un ídolo del surf en la Costa Oeste,
ahora enrolado en el grupo del capitán  Willard.
El arrogante teniente coronel Kilgore (Robert Duvall) explica al surfista Johnson las posibilidades de practicar con la tabla en esa playa una vez que sus helicópteros "cautericen" la zona con napalm. 
Los helicópteros en formación de ataque se dirigen al bosque colindante con la playa para limpiarlo de enemigos mientras en los altavoces instalados suena "La Cabalgata de las Walkirias".
Los efectos del ataque con napalm son dantescos. Mientras, Kilgore disfruta del
 espectáculo con infinito engreimiento.
Kilgore a Willard: "Me gusta el olor del napalm por la mañana, huele a... victoria". 
Hasta un remoto lugar de la jungla vietnamita, insospechadamente, llegan las Conejitas de Play Boy para ofrecer un excitante espectáculo a los soldados destinados en esa base.
SINOPSIS: En Vietnam, un capitán recibe órdenes de sus superiores de localizar y acabar con un ex-coronel de los Boinas Verdes que desde lo más profundo de la jungla camboyana ha emprendido por su cuenta una terrible guerra, secun­dado por un asalvajado ejército paralelo de fieles seguidores. El largo viaje por el río, cuajado de peligros y episodios sorprendentes culminará con el encuentro de los dos hombres en un alucinante marco de horror y muerte.
Al final del trayecto por el río que ha llevado a Willard hasta lo más profundo de la selva camboyana, es recibido por los hombres de Kurtz y por un gesticulante fotoreportero (Dennis Hopper) que se expresa con una verborrea inconexa.
Lo primero que percibe Willard en ese extraño lugar es el seguimiento ciego de los componentes del ejército de Kurtz a su jefe al que consideran poco menos que un dios.
He aquí al coronel Walter Kurtz (Marlon Brando), cuya imponente presencia y magnetismo llegan a fascinar al que debe ser su verdugo, el capitán Willard.
Kurtz en sus dominios, a la luz del día.
Willard camuflado en las brumas de la noche, sumergido en las emanantes aguas del río, nada y acecha a su presa como un monstruo acuático.
Willard, escindido y atrapado entre la naturaleza de su misión y la fascinación que le produce la figura de Kurtz, observa y duda antes de atacar a su presa.
"El horror, el horror..."
COMENTARIO: Parece ser que en su larga génesis, lo que inicialmente iba a ser un realista film bélico sobre la guerra de Vietnam, fue transfor­mándose y creciendo conforme avanzaba la prolongada, costosa y accidentada producción. Y lo hizo hasta perder su primitiva naturaleza en manos de un Coppola progresivamente poseído y "conducido" por su propia criatura, agigantada y mutante, en un alucinado y enriquecedor trayecto de lo físico a lo metafísico.
En virtud de lo cual, a medida que Willard remonta el río Nung, Vietnam ya sólo era el telón de fondo para una fantas­magoría que nos transporta al interior de la sinrazón, al "corazón de las tinieblas", de la barbarie en sus diferentes vertientes. La de Kurtz, la primitiva, la prehistórica, y la de Kilgore, esa especie de Custer hollywoodense con sombrero Stetson, la irónicamente "respetable" ("Me gusta el olor del napalm por la mañana, huele a... victoria" —le dice a Willard mientras a sus espaldas la selva es calcinada).
El film, demoledor y desesperado, de alucinatorias imágenes, en su genial desmesura y complejidad, en su terrible belleza, se desliza más allá del borde, es pura sensación, pensamiento enloquecido, tangible y obscena pesadilla. En suma, una absorbente, fascinante obra imperfecta de terribles significados.

26 comentarios:

  1. Es de las pocas ves, Teo, que de una novela extraordinaria, barroca y densa ("El corazón de las tinieblas") sale una película igual de extraordinaria, barroca y densa. Recuerdo como si fuera hoy el estreno en Madrid de la versión ampliada: salí del cine extasiado, sin palabras, por aquellas imágenes y sonidos fascinantes, retorcidos, extraños. Una de las películas más impresionantes que he tenido la suerte de ver.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi conocimiento de Conrad está ligado al cine y se remonta al estreno de "BILLY BUDD" (La fragata infernal) de Peter Ustinov y "LORD JIM" de Richard Brooks. A raíz de esas dos adaptaciones, durante unos años leí todo lo que caía en mis manos del escritor polaco.
      Lo que Coppola hizo con la novela "El corazón de las tinieblas" creo que sobrepasa, o mejor dicho, desborda el área de su contenido y significación. Creo que al margen de la voluntad de Coppola, o de sus propósitos, la película cobró vida propia como la criatura de Victor Frankenstein, escapada al control de su creador.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ese viaje por el río, que se va descomponiendo hasta el final, va paralelo a la propia descomposición de la película que, tal como apuntas, se le escapó a Coppola de las manos, o más bien lo desbordó. Imprescindible.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, fue tanto el tiempo transcurrido y tantos los factores que influyeron, modificaron y hasta negaron lo que en principio pudo haber sido "APOCALYPSE NOW" que seguramente Coppola fue el primer sorprendido de los derroteros y las dimensiones que tomaba aquella película-pesadilla. Exahusto y enfermo, el resultado, no obstante, debió dejarle tan orgulloso como estupefacto.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Espectacular!! A pesar de su larga duración es uno de los viajes más indescriptibles y sobrecogedores, la fotografía igual de espectacular. Marlon Brando grandioso al igual que Martín Sheen. Retrato de la guerra del Vietnam barroco y denso, de belleza aterradora. Me encanta como dirige Coppola y los diferentes significados que pueden tener sus escenas. El final es tan apocalíptico como el propio título. Imprescindible.

    Un Beso, Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mar: a tu acertada síntesis de las impresiones que te causa la película, quiero añadir un dato curioso que tal vez desconozcas sobre ese "apocalíptico" final. En su día, en Madrid, se estrenó la película en varios locales, pero en uno de la Gran Vía, el Capitol, se exhibía la única copia en 70 mm., mientras que en los demás cines se proyectaban copias en 35 mm. Pero la curiosidad residía en que la versión del cine Capitol tenía algunas diferencias con las otras, algún pequeño detalle aquí y allá, si bien la principal es que carecía de títulos de crédito (al público se nos facilitaba con la entrada un press-book con toda la información técnico-artística) y el film terminaba con Willard tras cargarse a Kurtz, ocupando su sitio. Era un final silencioso y ambiguo pues el espectador podía elegir el sentido de ese cierre. En cambio, en las copias en 35 mm., el final era radicalmente distinto, mucho más convencional, con ocho o nueve minutos mostrándonos la espectacular y "apocalíptica" secuencia de la jungla donde reinaba Kurtz convirtiéndose en un infierno de napalm y explosiones... más los títulos de crédito.
      La razón, probablemente, es que Coppola recibió presiones para que introdujera más "espectáculo" en una película demasiado introspectiva y deprimente.
      Un beso, mi querida amiga.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. No se trata de mi género preferido de película. Sin embargo, permanece en mi memoria como una buena adaptación de "El corazón de las tinieblas" de Conrad. Y además ha conseguido que cada vez que escucho la Cabalgata de las Valquirias de Wagner piense en la escena de los helicópteros.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo que cuando escucho los acordes de "El Danubio azul", automáticamente en mi cerebro aparecen las imágenes espaciales de "2001". Hay músicas que ya están indeleblemente adheridas a unas imágenes muy concretas, generalmente cinematográficas.
      En cuanto al género al que pueda pertenecer "APOCALYPSE NOW", eso está por definir. Rápidamente puede decirse que se trata de un film bélico, pero ese encasillamiento es absolutamente reductor e inexacto en el caso de la película de Coppola. Sería tanto como decir que "CENTAUROS DEL DESIERTO" es solo un western.
      Un beso para ti, Maribel.

      Eliminar
  6. Gonzalo Labat27 septiembre, 2013

    Si empezamos con un protagonista enfermo y alucinado, todo lo que viene a continuación es una película compuesta por secuencias alucinantes, es como un viaje lisérgico al interior del negro corazón humano. Me parece la mejor y más arriesgada aventura de Coppola.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que estoy contigo, Gonzalo. Yo también me quedaría con "APOCALYPSE NOW" si tuviera que elegir una sola película de este director. ¡Y mira que me gusta la trilogía de "EL PADRINO"! Pero ésta va más allá de todo lo concebible, rompe los sentidos.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Esta peli la vi en la TV con mis primos y no tenía ni 10 años, si la memoria no me falla, un horror, la dejé en la mitad. Y después la volví a ver ya en DVD con 10 años más por desgracia (por los años, digo). Como bien nos recuerdas Teo, fue accidentado el rodaje, me acuerdo haber visto una entrevista al director que hablaba sobre el largo rodaje que le había llevado cerca de dos años, pasó de todo. Es innegable el trabajo de Coppola, superado a sí mismo, una fotografía excelente. A mí me pareció un verdadero acierto la música elegida en varios momentos, tú traes a la memoria la escena de los helicópteros con Wagner de fondo musical. Supongo que todos eligen esta peli, yo me quedo con El Padrino. El desempeño de Brando y Sheen ni que decir, perfectos es poco, obvio que me quedo con el primero, me provoca miedo siempre el coronel Kurtz y la escenas terribles otro tanto. De todas maneras déjame decirte que si bien se basó en una obra de Conrad (con un contexto diferente históricamente), me parece muy poco lo que rescata Coppola de “El corazón de las tinieblas”, obvio que no deja de ser un peliculón que representa el alma de estos locos que se enfrentan y se parecen mucho. Lo último, en la versión más larga Kurtz cita a T. S. Eliot: “Hombres huecos” para mí esa parte tiene mucho significado y Brando insuperable. Si no te molesta le envío el enlace a un amigo que siempre me tiene cansada con esta película y yo le dije que no voy a postear sobre Apocalypse Now. Un beso Teo querido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Malvina, que Coppola utiliza la novela de Conrad únicamente como base, o más bien como trampolín desde el que se lanza (metafóricamente hablando) a un río cuya corriente ni él mismo sabía muy bien hasta dónde le conduciría. Es más, corriendo el riesgo de ahogarse en su decurso.
      Creo que ya decía por ahí arriba que para mí es la mejor película de este realizador, la más apasionante y demencial. Creo también que la presencia de Brando (incluso mucho antes de que aparezca físicamente en la pantalla) contribuye decisivamente a crear una determinada atmosfera, una mayor "densidad" que enriquece y engrandece la película.
      Me parece estupendo que facilites a tu amigo la llegada hasta este blog.
      Mientras, un beso, querida amiga.

      Eliminar
  8. Querido Teo, la peli, está claro no la vi cuando se estrenó, pero luego la he visionado dos veces, ya que la tengo en DVD, te parecerá extraño viniendo de mi, pero el cine bélico me gusta mucho, así como las pelis de policias ! tendre que hacermelo mirar !!! este film de Coppola, ha dado mucho que hablar, por su reparto, ya he leído los comentarios en el face, y no estoy de acuerdo, creo que los actores son perfectos, no sé si Easwood, hubiera estado mejor o peor, debido a su inexpresividad, que conste que lo adoro. Bien vayamos con Apocalisis Now,ya desde el principio te atrapa, con la escena de helicopteros y la musica de Wagner, la cinta va más allá del cine bélico, es una alucinada pesadilla, una especie de metáfora de lo que es el infierno de la guerra, hombres matando hombres, como dijo Thomas Hobbe " El hombre es un lobo para el hombre ", aquí Coppola nos trae el infierno de lo que fue la guerra del Vietnam, miles de muertos por parte de las tropas americanas, una matanza, una escabechina, de un ejercito poderoso armado hasta los dientes, luchando contra unos seres amarillos, que al final ganaron la batalla, se dice, se comenta, que los soldados americanos se les suministraba anfetáminas ....se volvieron locos. Los actores para mi gusto una maravilla, Marttin Sheen soberbio, es un actor como la copa de un pino, de Brando que puedo decirte, me da igual, lo que haga, sólo su presencia ya llena la pántalla, un monstruo cinematrográfico irrepetible ¿ endiosado ? todo el mundo habla de Brando como un ser endiosado y con el ego por las nubes, no sé Teo, que más da ¿ no ? si nos ha hecho disfrutar como pocos, su personaje del Coronel Kurtz, simplemente se sale, como en todo lo que hace, lo lleva al límite, su intronspección, dicen que improvisó, no sé, viniendo del Actors, me extraña, aunque yo creo que este señor, podía hacer lo que le diera la gana, como ya te comente por face, el monólogo de " La Tierra Baldía " ( Hombres huecos ) de T. S. Eliot, cuando visionaba la cinta, al tener tan empapado al poeta, en seguida lo reconocí, y di marcha atrás, fue un auténtico placer, escuchar en boca de Brando semejante poema. Teo, permiteme, ya sé que dicho poema es largo, pero no he podido contenerme y te envío en el siguiente comentario, ya que aquí no me cabe " HOMBRES HUECOS " , en honor a tu post, a Brando, a ese grande que fue T.S. Eliot y por supuesto a ti que te quiero montonazo. Besazos amore.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existen algunas películas, obras febriles, electrizantes, apasionadas, desequilibradas, que te arrastran a universos terribles que ni el mismo autor preveía en su arranque y que suelen ser el resultado de un rodaje tan excitante y apasionante como la propia película. Coppola y también Werner Herzog podrían ser los máximos representantes de este poco frecuente fenómeno.
      Ciertamente, fueron muchos los avatares que jalonaron y remoldearon "APOCALYPSE NOW". Steve McQueen fue el elegido en un principio para incorporar a Willard. El actor aceptó pero cuando le dijeron que tendría que permanecer un año en Filipinas, se echó para atrás. En su lugar, el papel se lo adjudicaron a un voluntarioso e intrépido Harvey Keitel que llegó a rodar durante tres o cuatro meses, pero el pobrecillo no resistió las durísimas condiciones del rodaje y las inhumanas exigencias de Coppola; enfermó y se retiró. Finalmente, Martin Sheen, en plan suicida, le reemplazó y resistió hasta el final, eso sí, con un infarto que por poco le cuesta la vida.
      Del inconmensurable Brando no te tengo que decir nada, Susan, porque ya lo expresas tú perfectamente al confesar tu profunda admiración por el magnetismo de su genio y su poderosa presencia en pantalla.
      Sí, sí, me ha sorprendido que te gusten las películas bélicas, aunque como ya hemos comentado, ésta va mucho más allá de lo que abarca este género. En cualquier caso, el día que disfrutes con un western y te apasiones con un musical, ese día querida Susan habrás alcanzado la perfección, el cénit, y yo ya no podré resistirme.
      Mientras, un beso.

      Eliminar

  9. Aquí lo tienes Teo, una de las mayores obras que la poesía ha dado, os lo brindo a tod@ los lectores de tu magnifico Blog, pero para ti especialmente...por favor no llores de la emoción. Otro beso cariño.


    Somos los hombres huecos
    Somos los hombres rellenos
    Inclinados unos con otros
    La cabeza llena de paja. ¡Pobres!
    Nuestras voces secas, cuando
    Susurramos juntos
    Son suaves y sin sentido
    Como el viento sobre el pasto seco
    O pies de ratas sobre vidrio roto
    En nuestra bodega seca
    Figura sin forma, sombra sin color,
    Fuerza paralizada, gesto sin movimiento;
    Aquellos que han cruzado
    con mirada decidida, al otro reino, al de la muerte
    Recuérdennos, -si es que lo hacen- no como perdidas
    Violentas almas, sino sólo
    Como los hombres huecos
    Los hombres rellenos.


    II

    Ojos que no me atrevo a encontrar en sueños
    En el reino de los sueños de la muerte
    Ellos no aparecen
    Allí los ojos son
    Luz solar sobre una columna rota
    Allí, está un árbol balanceándose
    Y las voces son
    En el canto del viento
    Más distantes y más solemnes
    Que una estrella desvaneciéndose.
    Déjame estar lejos
    En el reino de los sueños de la muerte
    Déjame también ponerme,
    Tales disfraces deliberados
    Saco de rata, piel de cuervo,
    Cruces del campo santo
    Que se comportan como el viento se comporta
    No mas cerca -
    Ni siquiera en ese encuentro final
    En el reino de las penumbras


    III


    Esta es la tierra muerta
    Esta es tierra de cactus
    Aquí las imágenes de piedra
    Se levantan, aquí reciben
    la súplica de la mano de un hombre muerto
    Bajo el parpadeo de una estrella que se desvanece.
    Es así
    En el otro reino de la muerte
    Despertando sólo
    A la hora en que estamos
    Temblando con ternura
    Labios que podrían besar
    Componen rezos para piedras rotas.


    IV

    Los ojos no están aquí
    Aquí no hay ojos
    En este valle de estrellas que agonizan
    En este valle hundido
    Esta mandíbula rota de nuestros reinos perdidos
    En estos últimos lugares de reunión
    Vamos a tientas, juntos
    Evitando hablar
    Reunidos a la orilla del río caudaloso
    Ciegos, a menos
    Que los ojos reaparezcan
    Como la estrella perpetua
    Rosa multifoliada
    Del reino crepuscular de la muerte
    La única esperanza
    De los hombres vacíos.



    V


    Aquí vamos alrededor del espinoso peral
    Espinoso peral espinoso peral
    Aquí vamos alrededor del espinoso peral
    A las cinco en punto de la mañana .
    Entre la idea
    Y la realidad
    Entre el movimiento
    Y el acto
    La sombra cae
    Porque tuyo es el reino
    Entre la concepción
    Y la creación
    Entre la emoción
    Y la respuesta
    La sombra cae
    La vida es muy larga
    Entre el deseo
    Y el espasmo
    Entre la potencia
    Y la existencia
    Entre la esencia
    Y el descenso
    La sombra cae
    Pues ligero es el reino
    Pues ligero es
    La vida es
    Pues ligera es la
    Así es como el mundo acaba
    Así es como el mundo acaba
    Así es como el mundo acaba
    No con una explosión sino con un gemido.

    ResponderEliminar
  10. Mi muy querida Susan, te agradezco emocionado la inclusión y dedicatoria de este, para mí, bello y desolador poema de Eliot. Tu gesto, delicado y a la vez apropiado, sin duda enriquece el contenido de este blog.
    Cuando Kurtz, en esa noche tremenda, lee en las páginas del libro que sostiene en sus manos el poema "Los hombres huecos" ante la mirada mortecina de un maltrecho Willard acosado a su vez por la verborrea del reportero gráfico (por cierto, Coppola utiliza ahí a este enajenado personaje para rematar el último verso), no se trata de una escena caprichosamente incluida en el film por voluntad de Brando o de Coppola. En realidad, ese poema se lo inspiró a Eliot precisamente la novela de Joseph Conrad "El corazón de las tinieblas" en la que se basa la película. De hecho, como es probable que sepas, el propio Eliot menciona a Kurtz antes del comienzo del poema, a modo de encabezamiento.
    Otro beso (éste más largo) para ti, Susan.

    ResponderEliminar
  11. A mí me gusta más la versión primitiva pues todo lo introducido en la Redux creo que ralentiza y casi detiene el desarrollo sin aportar cosas fundamentales. Al hablar de la versión primitiva me refiero a la que carece también de toda la traca final de explosiones. Creo que esa versión es más sintñetica y va más a la esencia del asunto.
    Con todo lo que se ha dicho y escrito al respecto, a mí me parece que la composición de Marlon Brando condiciona para bien la última media hora. Quiero decir que transforma la película y la eleva por encima de sí misma. Martin Sheen, muy guapo y soberbio actor, el mejor Willard posible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues verás, Aurora, es posible que tengas razón porque a mí esto de las "versiones extendidas", "el montaje del director", "la versión definitiva" y otras reediciones de una película, suelen mosquearme un poco. Hay tipos como por ejemplo Ridley Scott que suele hacer un "nuevo montaje" de "BLADE RUNNER" cada dos o tres años.
      En el caso de "APOCALYPSE NOW", Coppola nunca estuvo muy seguro de cual debiera ser el montaje final de su película. De hecho, en Cannes, donde la presentó de manera precipitada para llegara tiempo, exhibió dos finales alternativos... Sí, creo que yo también me quedo con la versión de 143 minutos, la que exhibió en su día el madrileño cine Capitol.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Señor Calderón:

    Su blog me parece muy interesante, y por ello he decidido otorgarle el premio Liebster.

    El premio Liebster, se concede entre blogueros a modo simbólico. Quien lo recibe debe:

    A) Nombrar y agradecer el premio a la persona o blog que se lo concedió.
    B) Responder a las 11 preguntas que le hayan formulado.
    C) Conceder el premio a 11 blogs y proponerles 11 preguntas para responder.
    D) Visitar los blogs que han sido premiados junto con el tuyo.
    E) Informar a los blogueros de su premio.

    Mas información: http://s-quovadis.blogspot.com.es/2013/10/senores-tengo-el-liebster.html

    Un saludo cordial ;-)

    Luis Rodríguez

    ResponderEliminar
  13. Querido Teo:

    Tu blog me parece muy interesante, y por ello he decidido otorgarte el premio Liebster. ;-)

    El premio Liebster, se concede entre blogueros a modo simbólico. Quien lo recibe debe:

    A) Nombrar y agradecer el premio a la persona o blog que se lo concedió.
    B) Responder a las 11 preguntas que le hayan formulado.
    C) Conceder el premio a 11 blogs y proponerles 11 preguntas para responder.
    D) Visitar los blogs que han sido premiados junto con el tuyo.
    E) Informar a los blogueros de su premio.

    Mas información: http://s-quovadis.blogspot.com.es/2013/10/senores-tengo-el-liebster.html

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias Luis Rodríguez y Susan Lenox por haber llegado hasta aquí para darme esta sorpresa (casi un susto). ¿No me estaréis gastando una broma? Lo cierto es que se trata de un premio con una buena dosis punitiva pues las condiciones para aceptarlo son francamente duras y creo que no estoy preparado. Además, esto de los galardones -sobre todo los inmerecidos- me trae malos recuerdos desde que en una entrega de los Oscars, ahora no recuerdo el año, tropecé con un pliegue de la alfombra roja, perdí el equilibrio, trastabillé y arrastré en mi caída a la pobre Sandra Bullock que me precedía. Instintivamente me agarré a su modelazo de lentejuelas azuladas arruinándoselo mientras mi rostro quedaba incrustado contra su popa. Salimos en todos los telediarios. Al día siguiente tuve que abandonar el país con un pasaporte falso, huyendo de sus abogados.
    Bromas aparte (el humor me salva de muchas catástrofes), lo repito: MUCHAS GRACIAS por este Liebster, palabra que en alemán se traduciría como "querido". No se puede pedir más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Bellísimo poema que apunta Susan, de lo más bonito que he leído en las últimas semanas.
    Con respecto a Apocalypse now, vosotros habéis expresado mejor que yo, la magnitud de esta película. Debo decir que el género bélico es - precisamente - el que menos me gusta y, sin embargo, con Coppola me rindo ante su talento para plasmar imágenes que son pura filigrana. Qué puedo decir del director de dos de mis películas favoritas (El Padrino, Drácula) y El Padrino II - cuya interpretación de Al Pacino (actor que nunca fue santo de mi devoción) me deja anonadada, extasiada y, para una humilde servidora, supone una de las más sublimes interpretaciones masculinas que yo haya visto nunca.
    No sé vosotros, pero para mí Coppola es un director que me fascina. Pocos tienen en su haber películas tan increíbles como él. Dedico hoy, pues, un gratísimo recuerdo a este grandísimo director.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miriam. Supongo que Susan leerá tu comentario y agradecerá tus palabras apreciando la belleza del poema de Eliot tan bien incrustado en la película de Coppola.
      Pues sí, este talentoso director supo, durante unos años, torear las reglas no escritas que imponía la industria de Hollywood y esa industria le permitió hacer lo que quiso mientras sus películas daban dinero. Él se envalentonó, no supo calcular los riesgos y se hundió sin remedio con el fiasco de "CORAZONADA". A partir de entonces, ya lo tuvo más difícil hasta la actualidad en que está prácticamente expulsado del paraíso por la espada flamígera de los acreedores. Algo parecido a lo que, mucho antes, le ocurrió a Orson Welles.
      Un beso.

      Eliminar