27 de julio de 2013

EL PROFESOR CHIFLADO (The Nutty Professor)
(USA) Paramount / Jerry Lewis, 1963. 107 min. Color.
Pr: Ernest D. Glucksman. G: Jerry Lewis y Bill Richmond. Ft: W. Wallace Kelley. Mt: John Woodcock. DA: Hal Pereira y Walter Tyler. Vest: Edith Head. Ms: Walter Scharf. Dr: Jerry Lewis.
Int: Jerry Lewis, Stella Stevens, Del Moore, Kathleen Freeman, Howard Morris, Elvia Allman, Med Flory, Norman Alden, Buddy Lester, James Ward, Milton Frome, Julie Parrish, Henry Gibson, Richard Kiel, Les Brown y su Orquesta.
Al patoso profesor Julius Kelp (Jerry Lewis) se le va la pinza cuando intenta inculcar cultura a su atractiva alumna Stella Purdy (Stella Stevens).
Vemos a Julius enfrascado en sus extraños experimentos químicos mientras Stella parece preguntarnos
"¿Qué puedo hacer con este hombre?".
La proverbial torpeza de Julius ha dejado accidentalmente a su alumna favorita en una vulnerable situación.
Pose promocional de la bella y marilynesca Stella Stevens que corresponde a una de las visiones oníricas
que Julius tiene de su alumna Stella en la película.
El reprimido impulso sexual del profesor Julius hacia su alumna le juega malas pasadas y se la imagina en clase de química luciendo un ajustado bañador.
El poco respeto que inspira Julius a su talludito alumnado tiene como consecuencia en esta ocasión que aterrice en una estantería repleta de productos químicos.
SINOPSIS: Un torpe y acomplejado profesor que imparte clases de química en un instituto, es objeto de constantes burlas por parte de su alumnado hasta que un buen día, tras muchos experimentos, descubre una fórmula cuyos efectos, tras ingerirla, le transforman temporalmente en un apuesto y desinhibido conquistador.
La clara animadversión del director del centro, Dr. Mortimer (Del Moore), hacia el apocado Julius tiene virulentas y humillantes manifestaciones. 
Nuestro tortutado Julius decide finalmente hacerse respetar y comienza por ir a un gimnasio para muscularse. El resultado es previsiblemente catastrófico.
Entra en escena un endiosado y atractivo desconocido que se presenta como Buddy Love.
Stella se siente inmediatamente atraída por él pero la irrita su chulesca pedantería.
Buddy (que ahora ya sabemos quién es en realidad) acosa a Stella hasta visitarla en el aula en horas lectivas.
Durante la celebración de la fiesta de fin de curso, se descubre el pastel y Buddy/Julius se confiesa ante todos los presentes que quedan estupefactos.
COMENTARIO: Generalmente considerada la cumbre creativa en la carrera de Jerry Lewis como realizador, se trata sin duda de la más brillante y redonda de sus películas, la más trabajada. Su puesta en escena, controlada y sabiamente medida, es al mismo tiempo audaz y original, repleta de hallazgos, sometida esta vez a la disciplina de un argumento -del que prácticamente había prescindido en los tres films anteriores dirigidos por él, "EL BOTONES" (The Bellboy, 1960), "EL TERROR DE LAS CHICAS" (The Ladies Man, 1961) y "UN ESPÍA EN HOLLYWOOD" (The Errand Boy, 1962)-, que no es sino una inteligente y malévola variación sobre el mito del Doctor Jeckyll y Mister Hyde (probablemente la versión más cercana al espíritu del libro de Stevenson de cuantas se hayan filmado hasta la fecha, a la altura de la extraordinaria "EL EXPERIMENTO DEL DR. CORDELIER" (1959) de Jean Renoir).
En esta ocasión, para "EL PROFESOR CHIFLADO", Jerry Lewis permitió que su habitual personaje -escandalosa víctima de su entorno por esa notoria incapacidad para dominar los objetos y por lo tanto un imán para los accidentes- se tome la revancha (cuando adquiere el aspecto y personalidad de Buddy Love) mientras, eso sí, el autor filosofa en torno al tema del doble.
Una vez más, como en las cintas de Lewis dirigidas por Frank Tashlin, aparecen las puyas contra el matriarcado americano (desopilante flashback con los padres de Julius). Asimismo, la cinta contiene gags memorables (Lewis siempre mostró una gran admiración por Stan Laurel a quien homenajea siempre que puede), además de la deliciosa presencia de una Stella Stevens, "inocente" y marilynesca, excelentemente dirigida como la rubia encarnación de las reprimidas aspiraciones sexuales del profesor Julius (ojo al malicioso plano final de Stella y su "mercancía" en los bolsillos traseros de sus tejanos).

18 comentarios:

  1. Pues, oiga usted, hace tiempo que no revisito esta magnífica película. Sr. Calderón, me ha proporcionado usted un muy buen plan "casero" para la canícula: un programa doble con ésta y (casi que) otra cualquiera de las películas de este gran cómico, que lo es (¡y vaya sí lo es!) le pese a quien le pese. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y ese tratamiento de "usted" y "Sr." como si te estuvieras dirigiendo a un notario?
      Pues sí, Jerry Lewis era un gran cómico, pero además, una vez que decidió tomar las riendas de sus películas asumiendo también la dirección, demostró ser un realizador con inquietudes y en ocasiones, muy osado, casi experimental (ver "EL TERROR DE LAS CHICAS").
      Deseando leerte más a menudo por este rincón, ahí va un abrazo.

      Eliminar
    2. Nada, nada, paso ipso facto al tuteo. Desde luego que Lewis se encargó de recoger la herencia de los grandes cómicos y de seguir la línea apuntada por estos, eso sí, con sus propios y particulares parámetros que, como bien dices, en ocasiones pueden ser audaces. Por otro lado, debo decir que soy asiduo lector de tu bitácora aunque muy a menudo no quede plasmado en los comentarios. Mientras espero tu siguiente entrada, a buen seguro que tratará sobre una película interesante, recibe otro abrazo desde aquí.

      Eliminar
  2. Fantástica este clásico de la comedia americana, con el que fue uno de mis actores predilectos de la infancia Jerry Lewis, de los pocos que resultaban graciosos de verdad, exprimiendo lo mejor de la esencia cómica.
    Comparto que es la que más se parece al "Doctor Jeckill y Mr.Hyde", con su pícara y original adaptación, de este profesor no muy agraciado físicamente, que decide arriesgarse con esa pócima que lo convierte tanto desde la apariencia como de la personalidad, dejando entrever de una manera liviana las inseguridades y complejos de inferioridad. Stella Stevens como objeto de las fantasías del profesor, no me había fijado de ese parecido con Marilyn Monroe.
    No hay duda que es de lo mejor de Lewis, a pesar de tanto tiempo que hace que la vi y todavía me acuerdo. Me encantan esos colores y maquillaje que se utilizaban en las comedias de antes, casi me dan ganas de volver a verla.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún recuerdo, en mi adolescencia, los escandalosos ataques de risa que me provocaban algunos momentos en pelis como "YO SOY EL PADRE Y LA MADRE" (posteada en este blog) y "LÍO EN LOS GRANDES ALMACENES", ambas de Frank Tashlin. En aquellos años, era mi actor cómico favorito y luego, en su etapa de director, supe apreciarlo como uno de los grandes aportadores de sabia nueva a la comedia.
      ¡Huy, Mar! ese "casi" me da muy pocas esperanzas a la hora de que realmente vuelvas a revisar esta película. Te digo como amante del cine que "EL PROFESOR CHIFLADO" merece varios visionados.
      Mientras te lo piensas, un beso.

      Eliminar
  3. Aunque no he visto muchas películas de Jerry Lewis tengo muy buen recuerdo de ésta. Y ahora al ver las fotos me parece muy alegre y colorista. Me pregunto si hoy en día no sería políticamente incorrecto hacer una película en la que un profesor tiene una relación con una alumna y la relación es mirada desde un punto de vista tan favorable.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alegre, por supuesto que lo es y en cuanto al color, Lewis siempre se distinguió por experimentar audazmente con él, sobre todo en la que comentamos y en "EL TERROR DE LAS CHICAS" (en aquella aún más). Colores pastel, colores chillones, superficies esmaltadas, todo estratégicamente combinado para crear un universo propio, casi, casi como en un "cartoon" (esto lo heredó de su maestro Frank Tashlin).
      En cuanto a lo "políticamente incorrecto" que resulta hoy ese desprejuiciado enfoque profesor-alumna ¿qué quieres que te diga? Odio esa expresión y su contraria por el perverso significado que actualmente se le da y por la carga de hipocresía que conllevan. Si yo me encontrara en la piel del profesor Julius Kelp y tuviera una alumna con el aspecto de Stella Stevens (que ya tenía 25 años cuando rodó la peli) puedes estar segura, Maribel, de que saltaría con acrobática alegría sobre lo "políticamente correcto" para aterrizar suavemente sobre Stella. Pero, claro, esto que quede entre tú y yo.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Veo que tenemos la misma opinión sobre lo políticamente correcto. Por suerte aquí no lo tenemos tan interiorizado como los americanos.
      Tienes buen gusto con Stella!

      Eliminar
  4. Encuentro muy difícil el arte de hacer reír en el cine. Para mí tiene un mérito enorme. Jerry Lewis se encuentra en ese exlusivo grupo de actores que han conseguido sacarme la lágrima de la risa junto a los Hermanos Marx y El Gordo y El Flaco. HE visto sus payasadas en el cine tantas veces que en mi infancia lo consideraba casi como un miembro más de la familia. Sus trajes encogidos, sus piernas arqueadas, sus dientes de conejo, sus enormes gafas...Qué ratos tan maravillosos!. Por supuesto que El profesor chiflado es una de sus mejores comedias y he disfrutado recordándola contigo. Tus pies de foto no tienen desperdicio...

    Me encantaba la pareja que formaba con mi querido Dean Martin.

    Un beso, Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Durante muchos años Jerry Lewis fue el cómico con el que mejor me lo pasaba. No me perdía ninguna de él y la mayoría las veía varias veces. Por ejemplo, "YO SOY EL PADRE Y LA MADRE" de Frank Tashlin (reseñada en este blog), creo que la he visitado una veintena de veces. Eso en tiempos en que no existía ni el video ni el DVD tiene su mérito. Siendo un chaval la perseguía por todos los cines de barrio madrileños.
      En su etapa con Dean Martin tiene también títulos memorables pero recordando me quedo con "ARTISTAS Y MODELOS" y "LOCO POR ANITA".
      En cuanto a los pies de foto me divierto intentando agregar un poco de sal a las imágenes del post.
      Un abrazo para ti, Myra.

      Eliminar
  5. Me acuerdo perfectamente de "El terror de las chicas" porque la he visto creo que tres veces y había una secuencia que siempre me ha parecido genial y muy extraña. Me refiero a cuando Jerry se atreve a saltarse la prohibición de su jefa y entra en la habitación de Miss Cartílago y lo que ocurre allí es como un número musical que me dejaba con la boca abierta.
    Estoy de acuerdo en que "El profesor chiflado" es lo mejor que hizo Lewis. La nueva versión que rodaron hace unos años con el estomagante Eddie Murphy es para llorar y no digamos las que vinieron después.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, Aurora, aquella secuencia en la estancia de Miss Cartílago es de lo más audaz y sensacional que rodó nunca Jerry Lewis. Cuando el atribulado Herbert (Lewis) picado por la curiosidad abre la puerta de la habitación, nos encontramos todos ante un gigantesco decorado completamente blanco únicamente roto por el negro de la arácnida Miss Cartilago descolgándose del techo e iniciando un baile que... Impresionante.
      De la versión de "EL PROFESOR CHIFLADO" con Eddie Murphy, mejor ni hablo a pesar de que el nombre de Jerry Lewis aparece como uno de los productores, creo recordar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  7. Un clásico sin duda de uno de los cómicos más histrionicos y divertidos del cine made in USA. La recuerdo así como nos la traes, subida de color y como perfecta réplica cómica del Dr. Jeckyl.
    ¡Qué guapo era Jerry cuando no estaba haciendo el payaso y ella..preciosa! creo que la más parecida a Marilyn de las actrices de la época. La recuerdo tambien en La balada de Cable Hogue, muy sexy.
    De Jerry Lewis" Lio en los grandes almacenes" o El Ceniciento, tremendas, pero al verlas ahora pierden.

    Un abrazo amigo Teo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por la apayasada imagen creada a través de tantas películas cómicas, primero formando pareja con Dean Martin y luego en solitario, Jerry Lewis lo tuvo crudo a la hora de dar un volantazo a su icónico personaje patoso y acomplejado. Sin embargo, ya maduro, se atrevió a interpretar un rol dramático a las órdenes de Martin Scorsese en "EL REY DE LA COMEDIA", junto a Robert de Niro.
      En cuanto a Stella Stevens, de jovencita era un delicioso bombón (¿la recuerdas en la comedia de Minnelli "EL NOVIAZGO DEL PADRE DE EDDIE"?) y luego, más madura pero igualmente sexy, como bien dices, estaba espléndida incorporando a la prostituta sentimental de "CABLE HOGUE".
      "LÍO EN LOS GRANDES ALMACENES" continúa pareciéndome soberbia a día de hoy. En cambio, "EL CENICIENTO" siempre me ha parecido de lo más flojo y blandito que rodó nuestro Jerry.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Querido Teo, noches y noches ingresando en este espacio que compartes con tus miembros cinéfilos, me he resuelto tan silenciosa, sin que lo supieras, te he espío desde Argentina, cual "ventana indiscreta" me "llama" para ver tus nuevas entradas. Y no sé por cuales motivos, no comento. ¿Timidez, tal vez? Ocurre que me siento muy diminuta frente a ti y tus comentaristas de lujo, que algunos por sus nombres las "conozco" de otras esferas cibernéticas como a Su y Mar. Pero ahora me decidí, así que puede que te llegue un aluvión de comentarios para tu sorpresa, espero no moleste.
    Teo, estoy encantada de ver que le hayas dedicado un post a esta entrañable peli, para mí es un recuerdo muy dulce, porque la vi cuando niña en un canal de tv, un domingo, y no sabes cuánto reía y mi mamá no entendía mi alboroto… Pero esas caras y esa torpeza sin igual de Jerry me matan!! Y esta señorita blonda yo la confundía con Marilyn Monroe. Yo no sabía, que él había sido el creador total de su obra: como director, guionista… lo que demuestra su genio, tampoco sé si a principios de los ’60 lo vieron así o ya era una figura consagrada. Lo que sí, no me olvido es de esta historia inspirada en el Dr. Jekyll y Mr. Hyde pero con ribetes tan cómicos, como cuando decide transformar su cuerpo en el gym, sin éxito. Y esa foto que pegaste cuando enviste a su alumna y la deja tirada en el suelo en una pose más que llamativa. También, debo decirte que me gustaba más cuando Julious tomaba su brebaje, porque era insoportable, engreído, se adoraba asimismo, acá nosotros le decimos el típico “canchero”, me parecía aún más gracioso que el torpe profesor de Química. Sí me das a elegir entre este film y la versión de Eddie Murphy, me quedo con Jerry. Ah no me quiero ir sin antes decir que he quedado boquiabierta por la foto de Stella con la raqueta de tenis, más parecida a Marilyn es imposible o mi miopía se ha agravado mucho, ya no sé qué pensar. Gracias por el comentario y las fotos de la peli, me informo más. Bueno, me verás en otro post. Desde este lado del Atlántico te mando muchos besos, querido Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro de veras, Malvina, tu paseo por este blog. Por favor, no te sientas "diminuta" porque no tienes motivo para ello. Aquí lo somos todos o ninguno y tus aportaciones son para mí muy valiosas.
      Jerry Lewis hizo muchas películas como simple cómico (primero, formando pareja con Dean Martin) a las órdenes de otros directores, pero llegado determinado momento, pensó que él podía asumir esa función para controlar mejor el resultado de su trabajo. Y de ahí surgieron algunos de sus mejores films.
      Todos, en aquella época, nos quedamos colgados con la deliciosa Stella Stevens que el año anterior a la película que comentamos había rodado "EL NOVIAZGO DEL PADRE DE EDDIE" a las órdenes de Vincente Minnelli. Allí, también le adjudicaron el papel de ingenua explosiva y estaba sensacional.
      A kiss from Madrid.

      Eliminar