25 de junio de 2013

A PLENO SOL (Plein soleil)
(Fr-It) Paris Films / Titanus, 1959. 119 min. Color.
Pr: Robert y Raymond Hakim. G: Paul Gégauff y René Clement, basado en la novela "El talento de Ripley" de Patricia Highsmith. Ft: Henri Decae. Mt: Françoise Javet. DA: Paul Bertrand. Vest: Bella Clement. Ms: Nino Rota. Dr: René Clement.
Int: Alain Delon, Marie Laforet, Maurice Ronet, Elvire Popesco, Frank Latimore, Ave Ninchi, Bill Kearns, Erno Crisa, Nicolas Petrov. Cameo: Romy Schneider.
Tom Ripley (Alain Delon) al timón del yate de su amigo Philippe.
Philippe (Maurice Ronet) se entretiene con Marge (Marie Laforet), una muchacha guapa pero sin talento que se cree su novia.
Marge no está segura de los sentimientos hacia ella del juerguista Philippe.
Tom trata de ocupar el lugar de su amigo, incluyendo los favores de Marge.
SINOPSIS: En un momento dado de sus pagadas vacaciones italianas, un individuo amoral y desaprensivo, fragua un minucioso plan para eliminar a su disipado compañero de juergas, a quien envidia, y suplantarle a la hora de cobrar los cheques que su acaudalado padre le envía desde América.
Philippe, ajeno a los aviesos planes de Tom, continúa divirtiéndose con el dinero de su acaudalado padre.
Tom ya lo tiene claro: suplantará a su amigo.
Se pone sus trajes, reproduce sus gestos e imita su voz.
Marge, ajena a todo, siempre ha sentido una cierta aversión y desconfianza hacia Tom.
COMENTARIO: Para algunos infiel a la letra, pero para el que suscribe una más que notable adaptación de la absorbente novela de Patricia Highsmith, con la que René Clement, uno de esos apreciados directores franceses de académico clasicismo, consiguió sin duda su trabajo más brillante e inspirado y también el de más desenvuelta narrativa. La película posee y mantiene un ritmo impecable, los personajes están dibujados con precisión plena de matices a lo largo de varias secuencias antológicas, perfectas de tempo y tensión narrativa, y sin duda a todo ello contribuyen unas convincentes composiciones del trío protagonista con un joven y espléndido Alain Delon (lanzado al estrellato con esta película) encarnando al astuto y sinuoso Tom Ripley que tanto juego literario y cinematográfico daría en sucesivos libros y películas, una inesperada y sorprendente Marie Laforet que borda su indolente Marge y el gran Maurice Ronet, perfecto como de costumbre.
Cierro esta breve apunte sobre "A PLENO SOL" queriendo reseñar como un acierto destacable en la concepción de la cinta, esas certe­ras pinceladas de aquella dolce vita romana con su guapa y epicúrea fauna veraniega (que tan bien retratara Fellini al año siguiente en su emblemática obra maestra), como adecuado marco de la intriga.

20 comentarios:

  1. Más que notable y sobresaliente: a mí me parece una gran película de principio a fin. El ritmo que le da Clement a la cinta, como destacas, es espléndido. Desde la primera escena ya estás dentro, y no puedes separarte de los personajes que con tanto brío y clase sigue la cámara del director. Hablas, además, de "La dolce vita", prodigioso film de un Fellini extraordinario en la mise en scène.

    Abrazo, Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También creo que es una gran película y por supuesto, la mejor de René Clement, muy por encima ésta de aquella famosa y galardonada "JUEGOS PROHIBIDOS". Aquí, el realizador francés controló todos los elementos consiguiendo un "tempo", un clima y un "crescendo" dramático ejemplares.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Es mi versión preferida de la novela porque al personaje de Ripley no le dulcifican como en la versión de Matt Damon. Y porque me gusta mucho Alain Delon.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También la mía, por descontado. Alain Delon borda su composición de ese sibilino y mimético Tom Ripley y lo hace agregando matices -algunos solo apreciables en un visionado muy atento- que completan un detallado dibujo del personaje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Una gozada de película, de colores espléndidos y con una fotografía extraordinaria. Y, efectivamente, el tempo narrativo manejado por Clément es excelente.
    Además de guapísimo, Alain Delon demuestra unas dotes interpretativas dignas del mejor villano. Esa mirada arrogante, la manera de escurrirse de la policía... Un "malo" de lujo.
    De Clemént ya había visto anteriormente la bella y desgarradora "Juegos prohibidos", pero después de haber visto "A pleno sol" no sabría decir cuál me gusta más.
    Por cierto, el libro está genial y tiene una narrativa ágil y fluida. La única "pena" que me da es que en la peli Tom Ripley no termine de la misma manera que en el libro. Caprichos que tiene una, je je.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso, directores que nunca supieron despegarse de un previsible estilo académico, de repente, se descuelgan con una obra diseñada y culminada con desenvuelta perfección en todos sus apartados.
      "JUEGOS PROHIBIDOS" también me gusta y se erigió en un gran clásico, pero no me entusiasma como "A PLENO SOL".
      El final de la película, original y plausible, efectivamente no se corresponde con el de la novela donde el protagonista, con astucia y sangre fría se sale con la suya. Es fácil suponer que la censura de la época no hubiera permitido que el criminal se fuera de rositas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Por cierto, leo en los créditos iniciales que hay un cameo de la gran Romy Schneider. ¿Cuándo aparece? Por que, si mi memoria no me falla, al ver la peli no recuerdo haberla visto y parecería mentira, con la gran presencia que tenía esta mujer.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nuestra querida Romy Schneider sí aparece en la película y te diré cuándo: casi en el comienzo, vemos a Philippe y Tom sentados y hablando en la terraza de una cafetería en Roma. Pronto entra en escena Freddie, el amigo de Philippe, que viene acompañado por dos jóvenes a las que presenta a su amigo. Pues bien, una de esas muchachas, la del vestido rojo. es Romy. Está en escena un minuto aproximadamente.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  5. Estuve muchos años enamorada de Alain Delon y esta película es la causa pues a mí me parece un Tom Rupley perfecto. Creo que la he visto por lo menos una docena de veces y me parece un thriller genial y lleno de matices descriptivos del contexto social en que se desenvuelve la trama. Leí la novela hace unos cinco años y solo puedo decir que su adaptación es acertadísima.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te alabo el gusto, Aurora, y entiendo que el bello Alain te arrebatara los sentidos. Desde mi heterosexualidad, reconozco no obstante, como más arriba lo hace Miriam, que el chico era guapísimo y en esta película además está espléndido como actor.
      Que hayas visitado la película de Clement una docena de veces dice mucho de tu cinefilia, "empujada" en este caso por la galanura del Delon.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Una pelicula inquietante y perfecta adaptación de la novela de Patricia Highsmith. ¡El color es fantástico y Alan Delon está para..ummm ! :-D
    La versión del mismo título que la novela con Matt Damon ,que considero buen actor ,es pelín más sosa o será que no podia dejar de ver a los protagonistas de la versión del 59, que ví hace muchisimo en algún pase televisivo. En ésta última "el guapo" es Judd Law.. frivolidades aparte, me parece que los finales son distintos. Me dan ganas de volver a leer la novela.
    ¡Gracias por recordarnos éste cine ! Y el título "A pleno sol" es evocador de algunos veranos calurosos..
    ¡Feliz verano, amigo Teo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya explicaba más arriba, el final de la versión de Clement, con ser perfectamente válido, difiere radicalmente del de la novela, suponemos que por razones de censura de la época. Recuerdo que cuando en mi adolescencia leí la novela de la Highsmith por vez primera en una edición de bolsillo de Bruguera, al llegar a las dos últimas páginas, no daba "crédito" de que Ripley se saliera con la suya...
      A mí la nueva versión de Minghella la encontré en su momento muy elaborada, algo pretenciosa e incluso aburrida.
      Feliz verano también para ti, Abril.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Teo, hace unos años que la vi, pero la recuerdo, basada en una novela de Patricia Highsmith, de la saga de Tom Ripley, este personaje hará lo que sea por pegarse la gran vida. Se saltará cualquier código moral, ético y legal para conseguir lo que quiere. Observará, planificará, mentirá, estafará, suplantará y realizará cuanto esté a su alcance con el fin de acariciar sus sueños de abundancia. Se deslizará como una serpiente silenciosa y venenosa que hipnotiza y confunde con una cortina de humo. Esa es su aspiración. Pasará por encima de todo y eliminará los obstáculos que se interpongan, aunque eso suponga llegar al mayor crimen, el asesinato.
    Así es uno de los personajes más retorcidos de la controvertida Patricia Highsmith, al que Delon otorga un afilado aire de siniestro erotismo, de voraz delincuente de guante blanco al margen de la sociedad, movido por la ambición y la envidia hasta el punto de poner en marcha sus considerables recursos maquinadores y miméticos y de ese modo hacerse con identidades, fortunas y bienes ajenos. No hay nada que Ripley desee más que huir de sí mismo, de su insulso anonimato, y brillar y demostrar que él puede ser quien se le antoje; engañar al mundo para dejar de oír las carcajadas sarcásticas de la mediocridad. Tostarse al sol en una playa mediterránea con una bebida bien fría, mucho dinero que gastar y no tener que preocuparse por mañana.
    Aún así, esta versión cinematográfica también me decepciona en parte, como ya me sucedió con la de Minghella. A Ripley no se le hace justicia si no se efectúa el pleno esfuerzo de reflejar sin titubeos su universo absolutamente amoral, calculador, depredador, misántropo y escurridizo.
    A tener en cuenta los actores, un Maurice Ronet perfecto como siempre, Alain Delon ya encumbrado ese mismo año por el maestro Visconti, en la gran ROCCO Y SUS HERMANOS y esa preciosidad de ojos grises, que fue Marie Laforet.
    Ya sabes que me muero por el buen cine frances, gracias por recordárnosla.

    Un besazo y feliz verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para subsanar el esquematismo de mi comentario y engordarlo, llegas tú, Susan, con esa pormenorizada y literaria descripción del Ton Ripley de la Highsmith que René Clément, creo, sintetizó con poderosa eficacia (por eso de que una imagen vale por mil palabras) en su impecable adaptación. De ahí, que no esté de acuerdo en que esta versión resulte decepcionante. La de Minghella, sí que lo es pues resulta premiosa, con fallos estructurales (carece de intriga) y con una imperdonable indefinición del personaje central pese a los esfuerzos (tan excesivos como vanos) de actor y director por complejizar su dibujo.
      Me reconforta tu fidelidad a este rincón de cine, querida Susan. Un día de estos te lo agradeceré debida y personalmente.
      Mientras, un beso.

      Eliminar
  8. Se me olvidada, ni que decir tiene, aunque ya lo sabes que Alain Delon, me parece guapísimo, pero el " morbazo " que tiene Maurice Ronet.... que ya hace poco posteaste en FUEGO FATUO !!! ainsssssss !!!

    Otro beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estamos totalmente de acuerdo. Maurice Ronet era una presencia fascinante en la pantalla, cpn su ambigua y seductora sonrisa, con su "trastienda" y esa elegante manera de moverse dentro del plano. Y que afición cogió a que lo mataran (o se matara) en las películas donde intervenía. En ocasiones, se permitía hacerlo a mitad de proyección ("A PLENO SOL", "LA PISCINA", "LA MUJER INFIEL"). Por otro lado, saltaba con desarmante naturalidad de trabajar en emblemáticos títulos de Clément, Malle o Chabrol, a trabajar en infumables productos al servicio de Sara Montiel (de la que por lo visto era muy amigo). Un figura, vamos.
      Otro beso.

      Eliminar
  9. Ayer pude ver la película y me gustó mucho. El suspense está muy logrado a lo largo de todo el film y el trío protagonista está francamente bien, en especial Alain Delon lo borda. Poco más puedo añadir a lo ya dicho, y además no lo haría tan bien como vosotros, pero tengo que decir que el final no me ha cuadrado demasiado con el resto del film. Y no lo digo porque sea infiel a la novela, sino porque me parece que después de habernos descrito un personaje tan frío, amoral y calculador como Ripley, se me hace difícil creer que al final lo vayan a pillar por un descuido tan gordo. Pero bueno, supongo que en aquellos años acabar una película con un personaje así sin recibir su castigo era poco menos que imposible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Javi, una gran alegría leerte por aquí dejando tu opinión sobre "A PLENO SOL" que, efectivamente, es un thriller con un "crescendo" de suspense mantenido impecablemente hasta el final. A este respecto, la larga secuencia en el velero con todo lo que allí ocurre (que no desvelaré por si esto lo lee alguien que no haya visto la peli) es de una maestría insuperable, filmado casi en tiempo real.
      En cuanto a ese final, por supuesto que lo buscaron para poder estrenar la película. Sin embargo, yo lo encuentro muy acertado por lo plausible pues a diferencia de ti, no lo veo como un descuido imperdonable de Tom (nadie podía imaginar, ni él, lo que podría ocurrir con el cabo de cuerda y la hélice). Por ejemplo, en "VIRIDIANA" a Buñuel la Censura de la época le obligó a cambiar el final y la solución que encontró el maestro de Calanda resultó mucho más sugerente que el inicialmente previsto.
      Vuelve pronto. Mientras, un abrazo.

      Eliminar
    2. Sin querer revelar tampoco el argumento, las secuencias en el apartamento que alquila Ripley, tomando su "nueva identidad", y la visita del amigo de Philippe, Freddie, tienen una tensión enorme y están rodadas con mucha elegancia.

      Eliminar
    3. Tienes razón, es otra de las secuencias maestras de la película. Resulta impresionante la altura y temperatura narrativas alcanzadas en este film. Creo que René Clément, ni antes (no me olvido de "JUEGOS PROHIBIDOS") ni mucho menos después, brilló con el pulso y la inspiración con que llevó a cabo "A PLENO SOL".
      Un abrazo.

      Eliminar