16 de mayo de 2013

EL FUEGO FATUO (Le feu follet)
(Fr) Nouvelles Editions de Films, 1963. 121 min. BN.
Pr: Irenée Leriche. G: Louis Malle, basado en la novela de Pierre Drieu La Rochelle. Ft: Ghislain Cloquet. Mt: Suzanne Baron. Son: Guy Villette y Jean Nény. DA: Bernard Evein. Ms: Erik Satie. Ayudante Dr: Volker Schlöndorff. Dr: Louis Malle.
Int: Maurice Ronet, Jeanne Moreau, Lena Skerla, Bernard Noël, Alexandra Stewart, Yvonne Clech, Ursula Kubler, René Depuy, Jacques Sereys, Henri Serre.
Este es Alain Leroy (Maurice Ronet), desintoxicado de su alcoholismo, parece no tener ya las motivaciones que le empujaran a seguir viviendo.
La mirada suplicante de Alain.
Alain frente a su esposa Solange (Alexandra Stewart).
La actriz canadiense Alexandra Stewart (que trabajó a las órdenes de Otto Preminger y Arthur Penn) incorpora el personaje de Solange.
Alain visita a sus amigos.
SINOPSIS: Alain Leroy, casado con una estadounidense, ha completado un largo tratamiento en una clínica privada cercana a París para desintoxicarse de su alcoholismo. Ante la perspectiva de volver a enfrentarse a su existencia cotidiana, decide quitarse la vida. Pero antes, inicia un recorrido visitando a la gente que formó parte de su pasado: sus amantes y sus antiguos amigos parisinos.
Alain en contacto con el frío de la pistola Luger.
Un espectral y desaliñado Alain recorre las calles de un París lluvioso.
Una sábana aísla a Alain de Lydia (Lena Skerla). El contacto, la comunión con su mundo, es ya imposible.
Un hombre vaciado frente al espejo.
¿A qué obedece esa conducta que le llevará a su acto postrero?
COMENTARIO: La opción de una cámara cercana pero no participante, escrutadora pero insensible, nos empuja a pensar que en realidad esa cámara podría ser el ojo del protagonista observándose a sí mismo desde el vacío. Por lo tanto, no le pierde en ningún momento, ni le juzga, sigue a ese hombre “curado” que ya no tiene gusto ni placer de vivir. En el espejo de su habitación en la clínica figura escrita una fecha, el 23 de julio, y la película comienza día y medio antes. Nunca sabremos muchas de las motivaciones de Alain y solo nos queda seguirle impotentes en su postrero recorrido. De regreso a su habitación, parece que el contacto con la fría textura del acero de la pistola Luger le estimula, pero tan solo como el instrumento de su suicidio.
Podemos seguir esa calculada autodestrucción de Alain o quedarnos fuera observándola sin pedir explicaciones dado que el realizador evita en la medida de lo posible la implicación del espectador o su acercamiento emocional mediante un tratamiento formal -como decía al principio- frío, que nos exime inmunizándonos del atractivo exterior de ese personaje terminal que así queda como aislado del resto del plano. La portentosa dirección de Louis Malle ayudó a Maurice Ronet a conseguir una impresionante composición, probablemente la mejor de toda su carrera.

12 comentarios:

  1. Un film imprescindible en la carrera de Louis Malle, dirigido con tan sólo 31 años. Basada en la novela de Drieu de La Rochelle, la banda sonora de Eric Satie, nos adentra en la vida de este personaje, recien salido de una clínica de dexintosicación, una cinta existencialista, de un hombre al límite de su yo o de su pasado-ego bajo ese Paris gris y lluvioso.Resulta impresionante como el director es capaz de atrapar y pegar justo dónde quiere, con semejante argumento resbaladizo y peligroso, absolutamente propenso a estrellarse contra su propia osadía.
    Malle nos hace un relato preciso de un drama humano introspectivo, complejo, desamparante, directo a la mandíbula, autoral en el más legítimo y hermoso sentido del término.
    Este ser sin asideros, sin convicciones ni entorno, sin apego alguno a la vida, sin apego incluso a la nada, me convence absolutamente por el absoluto autoconvencimiento de su estilo, de su guión, de su música. Un film admirable, digno de estudio. La interpretación de Maurice Ronet es de 10.Aunque yo creo que todo el merito se lo debemos a Malle, que logra instantes de un virtuosismo y vitalidad tan palpables, sin recurrir a artificios, haciendonos ver, sin involucrarnos emocinalmente de esa vida que extirpa, porque lo único y ya es mucho lo que nos ofrece es cine, hecho con el corazón.

    Un post soberbio Teo, las fotos como siempre impecables.

    un beso o dos te los mereces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De tu apasionado análisis de "EL FUEGO FATUO", Susan, se desprende que es una película que te ha llegado muy hondo y has entendido el desolador "mensaje" que nos entrega ese vaciado Alain y que en su último recorrido, al término del cual, nos dice "nunca he podido amar".
      Louis Malle fue un director de enorme talento, muy libre tanto en temáticas como en estilo al que es muy difícil adjudicarle etiquetas (ni siquiera se le podría encuadrar dentro del movimiento de la nouvelle vague). Esta es sin duda la película que más me gusta de él. Ya lo hemos verbalizado tú y yo: sencillamente demoledora.
      Agradezco de veras tu aportación. Besos también para ti.

      Eliminar
  2. Gonzalo Labat17 mayo, 2013

    Parece que el director no encontrara necesario dar una explicación, o por lo menos apuntarla, de esa decisión que toma nuestro Alain. Solo nos queda seguirle sin saber muy bien por qué como simples curiosos para ver cómo se despide de sus amigos parisinos y comprobar a dónde le lleva ese recorrido. En realidad ya lo intuimos desde el principio. A mí esta película me produce un insoportable malestar y me cuesta mucho volver sobre ella.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo tus reticencias ante el film de Malle y ese desasosiego que te invade ante su visionado. Creo que muchos en su día le reprocharon a "EL FUEGO FATUO" ese individualismo exento de motivaciones racionales que les escamoteaba una interpretación digamos que satisfactoria de ese "recorrido". Bueno, la película en cuestión es una rigurosa nagativa a cualquier posibilidad de salvación. Eso sí nos lo deja claro.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Cuando hace unos días leí esta entrada confieso que no había visto esta película, por lo que me puse a localizarla y conseguirla. Ahora puedo decir que estoy muy impresionada y hasta un poco conmocionada por sus imágenes y su contenido. Por supuesto que el comentario de Teo lo suscribo en su totalidad y puedo afirmar que "El fuego fatuo" es una crónica que desasosiega y finalmente te deja inmóvil en el sitio con la cabeza inclinada sobre el vacío de ese hombre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, me siento muy bien comprobando que merced a esta entrada has descubierto la película de Malle. Eso justifica la existencia de rincones como éste.
      Por otro lado, me ha gustado cómo en esas dos líneas que cierran tu comentario consigues sintetizar tan poética como telegráficamente lo que te ha parecido "EL FUEGO FATUO".
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. La vi hace ya tiempo pero la impresión fue muy buena. Me recordo un poco a Cleo de 5 a 7 por el recorrido parisino del protagonista. Es curioso pero en todas las películas de Maurice Ronet que he visto su personaje acaba muriendo (y en dos de ellas le mata Alain Delon).

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Maribel: cuánto tiempo sin saber nada de ti. Espero que ese parón de tu blog solo sea temporal.
      No había caído en la cuenta sobre los posibles paralelismos con el film de la Varda, si bien aquel era mucho más luminoso y menos mortuorio que el de Malle. Con el que guarda más semejanzas tal vez sea con "EL SIGNO DEL LEON" de Rphmer. Allí, el desahuciado protagonista (Jess Hahn) en una situación límite recorre un París canicular visitando a algunos amigos...
      Tienes razón, posiblemente Maurice Ronet fue el actor (junto con William Holden) que más veces murió a lo largo de su filmografía, incluso en algunas películas era asesinado apenas mediada la trama ("A PLENO SOL", "LA PISCINA", "LA MUJER INFIEL").
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Teo, me da mucha pereza escribir, pero tengo otro blog (con otro nombre) que sigo actualizando. Es más bien de fotografías y trata aspectos estéticos de las películas (vestuario y decoración básicamente). De hecho alguna de las películas que aparecen sólo tienen valor en ese sentido estético, pero si te quieres pasar:

    http://cianuroespumoso-alexandra.blogspot.com.es/

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Maribel: siento que la pereza (¿segura de que es la pereza?) haya paralizado tu excelente blog. No obstante, no pierdo la esperanza de que en algún momento pongas en marcha de nuevo su actividad.
      Me pasaré por otra sede y si viene al caso, ya me haré notar.
      Mientras, un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola, Teo: Después de leer tu comentario sobre esta película, la busque, pude conseguirla en la biblioteca y estuve viéndola hace unos días. Me resulta dificil hacer un comentario sobre ella, porque el tema que trata es complejo; nada mas y nada menos que la depresión y el suicidio. Es innegable el talento del director, a la hora de mostrarnos el drama de este hombre, en el cual no podemos entrar, porque a primera vista no tenemos datos suficientes sobre el Porqué de la desesperación en que se encuentra. A pesar de que le dan por "Curado", él sabe que no lo está, porque el motivo de fondo sigue ahí, su negativa a hacerse adulto y enfrentarse a la vida real, aunque él repite continuamente que está cansado de la mediocridad. Tal vez el acierto de Malle, es precisamente ese, no darnos ninguna información para que seamos nosotros los que busquemos las respuestas y no nos limitemos sólo a sumergirnos en su angustia. En este sentido, me ha parecido muy aleccionadora su forma de contar la historia, claro que cada persona es un mundo y cada cual extraerá sus propias conclusiones. También me ha gustado mucho un documental que acompañaba a la película titulado "Humano, demasiado humano" o algo así en el cual se ve la vida en una fábrica de automóviles a través de los movimientos repetitivos que realizan los trabajadores, en su mayoría mujeres, sin diálogo y con el ruido de las máquinas como fondo.
    He tratado de condensar al máximo mi impresión para no hacerme pesada, porque el tema dá para mucho.
    Gracias por la oportunidad de ver una nueva película y un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Selegna:
      Precisamente esa "virtud" que tú encuentras en "EL FUEGO FATUO" de presentarnos un individuo y situación negativos, y no ofrecer una solución de cambio, fue lo que más molestó a mucha gente (léase crítica) en su día. Eso, unido a la ideología del autor de la novela Pierre Drieu de la Rochelle (escritor que durante la ocupación alemana estuvo vinculado según parece con los invasores colaborando en ciertas publicaciones), sirvió de excusa para atacar ese individualismo carente de racionales motivaciones que mostraba la película de Malle. Ni que decir tiene que esa postura me parece una estupidez propia (quizá) de cierta progresía intelectual de aquellos años.
      Conozco ese cortometraje "HUMAIN TROP HUMAIN". Muy bueno.
      Para un servidor es reconfortante el hecho de que este post te haya empujado a descubrir un film que, junto con "LE SOUFFLE AU COEUR", representan, creo, la cumbre de una impresionante filmografía, la de Louis Malle.
      Un abrazo.

      Eliminar