23 de marzo de 2013

BEN-HUR
(USA) MGM, 1959. 224 min. Color. Camera 65.
Pr: Sam Zimbalist. G: Karl Tunberg (Gore Vidal y Christopher Fry, no acreditados), basado en la novela de Lew Wallace. Ft: Robert L. Surtees. Ft ad: Harold E. Wellman y Piero Portalupi. Mt: Ralph E. Winters y John Dunning. DA: William A. Horning y Edward Carfagno. Vest: Elizabeth Haffenden. Dr 2ª Unidad: Andrew Marton, Yakima Canutt y Mario Soldati. Son: Franklin E. Milton. EE: Arnold Gillespie, Lee LeBlanc y Robert R. Hoag. Ms: Miklos Rosza. Dr: William Wyler.
Int: Charlton Heston, Jack Hawkins, Stephen Boyd, Haya Harareet, Hugh Griffith, Martha Scott, Cathy O'Donnell, Sam Jaffe, Finlay Currie, George Relph, Frank Thring, Terence Longdon, André Morell, Marina Berti, Robert Brown, Ady Berber, Mino Doro, Ralph Truman, John Le Mesurier, Giuliano Gemma.
El noble Judá Ben-Hur (Charlton Heston) posando con el laurel.
Tirzah (Cathy O'Donnell), Esther (Haya Harareet), Miriam (Martha Scott), el viejo Simonides (Sam Jaffe) y el príncipe Judá Ben-Hur. La familia en pleno.
Una amistad que parecía inquebrantable, la del romano Messala (Stephen Boyd) y el judío Ben-Hur.
Un romance interclasista, el de Ben-Hur y la joven Esther, saboteado por
una teja desprendida en el peor momento.
La interesada manipulación de la verdad por parte del pérfido y despechado Messala
sume en la desgracia a los miembros de la casa de Hur.
El cónsul Quinto Arrio (Jack Hawkins) es salvado de las aguas por Ben-Hur, uno de los condenados a galeras que remaba en su nave durante la batalla naval.
Quinto Arrio, agradecido,  decide "adoptar" como hijo al valeroso Ben-Hur y se lo lleva a Roma.
SINOPSIS: En tiempos de Cristo, en Palestina, un noble y próspero comerciante judío es víctima del resentimiento del que fuera su antiguo compañero de juegos y mejor amigo, un joven romano convertido ahora en un orgulloso militar empe­ñado en terminar con la resistencia judía a la ocupación romana. Acusado en falso, expoliado de sus bienes, su familia encarcelada y él condenado a galeras, nuestro hombre sobrevivirá a calamidades, torturas, batallas y naufragios para regresar final­mente a su tierra y vengarse del romano, utilizando como instrumento una decisiva carrera de cuádrigas.
De regreso a Judea, Ben-Hur conoce al caíd Ilderim (Hugh Griffith) que le propondrá participar en la gran carrera de cuádrigas.
Una espectacular vista del escenario donde se celebra la carrera de cuádrigas.
Ben-Hur en plena carrera conduciendo su cuádriga tirada por los corceles blancos de Ilderim.
Messala, enfrentado a Ben-Hur, está dispuesto a ganar esa carrera a cualquier precio.
La carrera ha terminado y Messala, gravemente herido, pide ver a su rival Ben-Hur antes de que los médicos pretendan amputarle las piernas.
Ben-Hur, consumada su venganza sobre Messala, será testigo de la crucifixión de Jesús el nazareno en el monte Gólgota.
COMENTARIO: Allá por la segunda mitad de los años cincuenta del pasado siglo, la televisión ya constituía una seria amenaza para las salas de cine y de ahí que la industria cinematográfica se viera empujada a una especie de huida hacia adelante para recuperar espectadores. Se dispararon los presupuestos, se agrandaron las pantallas con los nuevos formatos (Cinerama, 70m/m, sonido estereofónico) y cuantos alicientes fueran necesarios para configurar un gran espectáculo que indujera al público a despegar el culo de su sofá y llevarlo hasta la butaca de un cine. 
En este escenario, a mediados de 1958 comenzó la gestación de “BEN-HUR” (nueva versión de la rodada en 1925 a las órdenes de Fred Niblo), una ambiciosa y mamotrética superproducción en la que la Metro quiso echar el resto intentando llegar más allá, tanto en los aspectos estrictamente espec­taculares como en el toque de "calidad" que quisieron dar al producto. Así, un director de prestigio con probada capacidad técnica sería -pensaron- el encargado de llevar a buen puerto todo el complicado tinglado. Y dieron luz verde a un valor seguro, el veterano William Wyler. Pero lo cierto es que la labor del realizador no sobrepasó en ningún momento el nivel de un concienzudo y, por momentos, algo amazacotado trabajo artesanal de perfecto acabado y eficacia emocional. Naturalmente, era lo que se pretendía y como ejemplo, entre otros, ahí están la dureza del episodio de las galeras y las dramáticas escenas de la búsqueda de la madre y hermana leprosas de Ben-Hur y su encuentro  con ellas en el lazareto.
Ahora vamos a ocuparnos de los grandes aciertos de la película, que los tiene. Para la historia han quedado una inspiradísima partitura a cargo del gran Miklos Rozsa, especialista en producciones de este género, y la impresionante y espectacular secuencia de la carrera de cuádrigas, verdadero plato fuerte de la función (en opinión de quien esto escribe, uno de los momentos cumbre en los anales del cine-espectáculo), realizada sin trucos y con un realismo electrizante (durante su rodaje se produjeron gravísimos accidentes) por el bregado y casi siempre anónimo Andrew Marton, ayudado por el legendario y un tanto suicida Yakima Canutt. Ah! para terminar, si queremos sacarle punta a algunos contenidos, hay que prestarle mucha atención al sadomasoquista love story entre Ben-Hur y Messala. Creedme, da bastante más juego que el mucho más previsible del primero con Esther.
NOTA: En los Oscars de 1959, “BEN-HUR” arrasó llevándose nada menos que once, a saber: película, director, actor, actor secundario (Hugh Griffith), fotografía, música, montaje, efectos especiales, dirección artística, vestuario, sonido.

23 comentarios:

  1. No me queda muy claro en tu comentario sobre la peli si a ti te parece una gran película o no tanto... Para mí es un peliculón. Da igual las veces que la haya visto, siempre que la pillo en algún canal acaba enganchádome. Es de esas películas que vi por primera vez siendo una niña y te dejan impactada para siempre. Recuerdo que una de las escenas que más me sobrecogían es cuando Ben Hur descubre a su madre y a su hermana en aquella cueva para los leprosos. Por supuesto la escena de la carrea de cuádrigas también me impactó muchísimo. Y me gustan todas las historias que se entrecuzan. La amistad y luego el odio entre él y Mesala, lo de su historia de amor como comprenderás en aquella época de mi infancia me pasó desapercibida, la historia con su padre adoptivo...tantas escenas que se quedaron para siempre grabadas en mi memoria cinéfila...La música, el color...Lo dicho, un peliculón. Seguro que en estas fechas caerá por algún canal...

    Un beso, Teo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según lo veo, "BEN-HUR" es una película grande, pero no una gran película. No niego su importancia dentro de la historia del cine y ahí están para demostrarlo algunos segmentos de la cinta que significaron verdaderos hitos en la superación del cine como gran espectáculo. A mí la película también me engancha cada vez que la emiten por televisión, en mi caso, tal vez, porque no comulgo demasiado el actual panorama, con la actual concepción que se tiene del cine para masas. Por ejemplo, "GLADIATOR" me produjo grima.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola, Teo. Excelente elección para las fiestas venideras. Yo intento revisitar de vez en cundo tanto ésta como "Quo Vadis" o "Lo que el viento se llevó", que son los peliculones por excelencia y magnitud. No sé, entiendo que haya gente que las vea demasiados pomposas, pero a mí me gustan y tienen repartos fantásticos. Por otra parte, esa espectacularidad es, en verdad, cine, sobre todo porque se hacía todo de manera artesanal, no como ahora con lo digital, que hay muchos efectos que tiran para atrás la credibilidad, ya que la inmediatez y facilidad de realización a veces hace que se conformen con cualquier cosa (aparte, como digo, de los repartazos de antaño).
    Lo que quiero decir es que entiendo los pros y los contras de este tipo de obras magnas, pero yo siempre preferiré que le den 11 Oscars a un Ben-hur que a un Titanic (que vergüenza ajena me dio la comparación oscaril).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Belén. Supongo que algunos pensarán (puede que acertadamente) que todo se reduce a una cuestión generacional. No se le puede pedir (aunque yo lo haría) a un jovencito o jovencita de 20 abriles que se siente a ver "LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ", "CASABLANCA", "LOS 10 MANDAMIENTOS" o la que ahora nos ocupa. Ellos tienen "su" cine que puede ir desde la saga de "EL SEÑOR DE LOS ANILLOS" y la saga "CREPÚSCULO" a "JACK EL CAZA GIGANTES", pasando por "LOS MERCENARIOS 2". Tal vez, estos títulos dentro de treinta años representen para ellos la nostalgia de su adolescencia. Quién sabe cómo y con qué se emocionarán los espectadores del año 2043...!
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Al igual que a Myra me da la impresión que le pones ciertas objeciones a la cinta y supongo que , como experto puede que así sea, pero para mí como a la gran mayoria resulta ser esa gran producción Hollywoodense que sigue enganchando y emocionando a partes iguales. La maravillosa música tiene mucha culpa y esas escenas íntimas de Heston con Esther..y por supuesto el reeencuentro de los dos amigos, los diálogos tan potentes( lo que hubiera entre ellos se deja sobreentendido).. las dos lanzas que se clavan en el madero, el abrazo y la alegria. luego el odio y la venganza..y si nos detenemos en esas galeras.. Quinto Arrio.. y la famosisima escena de las carreras de cuádrigas..ahí ya se sale. Y tiene un mérito indiscutible.
    La he disfrutado muchas veces. En navidades precisamente y sigue teniendo interés aunque sea un cine que ya no se hace, al menos de esa manera artesanal, un trabajo espléndido de gente como William Wyler. Y Heston cumple.
    Seguro que la programan de nuevo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los méritos estrictamente cinematográficos de títulos como "BEN-HUR", a su potente narrativa (no necesariamente innovadora), se une el paso del tiempo, la escasa conexión de los de mi generación con el cine comercial que se rueda ahora, el factor nostalgia, en fin, todos esos componentes que, ya digo, se agregan a la película en cuestión haciéndola más atractiva, más apetecible, engrandeciéndola, porque es como una parte importante de un mundo que perdimos con los mejores años de nuestra vida. Con la perspectiva el paisaje nos parece otro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Yo coincido con Myra, porque la película tambien me trae recuerdos de mi niñez. Esa escenografia y grandiosidad, me dejaba con la boca abierta y ya sabemos que cuando ocurre esto, es dificil ser justo en nuestra apreciación. A mi me encanta verla, así como "La Túnica Sagrada" o "Los diez mandamientos". En cuanto a eso del sadomasaquismo, la verdad es que no lo había oido, pero no me sorprende porque con la censura de la época, se recurria a ese tipo de metáforas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas "características" de la relación entre Ben-Hur y Messala, supongo que ya estaban implícitan en el guión. En cualquier caso, fue una decisión tomada por William Wyler. Durante el rodaje, curiosamente, este director optó por explicárselo sólo al actor Stephen Boyd, a espaldas de Charlton Heston (que tal vez no hubiera aceptado esa premisa), dándole instrucciones de cómo debía mirar a Heston, tocarle y actuar con él para transmitir ese matiz homosexual en la susodicha relación. Problemas de censura aparte, hubiera sido poco adecuado recargar más las tintas. Pero era importante, creo yo, para justificar todo el despecho y saña de Messala al comprobar que su amigo de la infancia anteponía su familia, sus intereses y su país a una "segunda parte" de aquella relación. Creo que, de no ser así, incluso habría aceptado casarse con la hermana de su amigo para poder estar cerca de él. En fin, no sé, a lo mejor exagero.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Espero disfrutar de estos clásicos esa semana, porque me gustan y porque me recuerdan mi infancia. Son imprescindible para mí. Unbesote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Meg. Pues sí, se han vuelto imprescindibles, esa es la palabra. Y estoy seguro de que si la pesco por alguna cadena televisiva en los próximos días, también me "engancharé" a ella... por enésima vez. Y no te digo nada si ponen "LOS DIEZ MANDAMIENTOS" o "BARRABÁS", mis favoritas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Teo, una buena elección para estas fechas, yo tengo que decirte que aunque todas las Semanas Santas la repiten hasta la saciedad, ihual que Quo Vadis o los 10 Mandamientos, y yo la descubrí mucho más tarde de su estreno, las pelis de romanos, son unas de mis debilidades, quiza sea por la puesta en escena, las luchas en el circo romano, los modelazos de ellas, ( recuerdo los postizos que me llevaba Deborah Querr en Quuo Vadis, esa cascada de melena pelirroja ) y las túnicas con esas especies de tiras alrededor del pecho, las sandalias romanas de tiras ( tengo varias y quedan muy sexys y comodas ) a mi es que me encanta esa estética de la ropa de las mujeres romanas, con esas joyas de filigrana y en las mansiones ricas el lujo y decoración que ostentaban....me encantan. Hace poco posteaste GLADIATOR y aunque ya se que algunas escenas están hechas con ordenador, yo la disfrute mucho. Pues lo mismo me pasa con BEN HUR, me da igual la historia que me cuenten, para mi lo importante es la estética de la peli, Charlon Heston ( que particularmente no me dice ni fu ni fa ) pero la escena de la carrera de cuadrigas es espectacular. A lo que aludes del sadomasoquismo pues no lo había pensado, esta semana santa si la emiten no tendré oportunidad de verla, pero como ya te digo siempre es un entretenimiento de los buenos, una peli de romanos o LO QUE EL VIENTO SE LLEVO, que la he visro un montón de veces, pues Escarlata es una de mis heroinas cinematográficas.
    Hace medio año, me baje toda la serie ROMA de la cadéna HBO, que no se si sera buena o mala, pero a mi me gusto bastante por todo eso que antes te he dicho...las pelis de romanos me encantan, así como las del siglo xVIII y XVIV por los ambientes y el tema de los vestuarios, ya sabes yo como siempre con el Vogue y looks de otras épocas.
    !!! Buafff !!! qué royo te he metido ....

    Un besote querido Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me deja patidifuso y a la vez me encanta tu desprejuiciada declaración de principios, Susan, respecto a las pelis de romanos. De ella se desprende que el argumento es para ti un mal necesario y los personajes meras perchas para lucir peinados y modelazos. No digo yo que no haya "peplums" cuya razón de ser responda únicamente a estas premisas (ahora me da pereza recordar títulos). Pero más allá del virginal y subterráneo erotismo de la Kerr en "QUO VADIS", de la exuberante sensualidad de la Taylor en "CLEOPATRA" (en esa sí que desfilaban modelazos a tutiplén) o de la incestuosa carnalidad de Connie Nielsen en "GLADIATOR", todas ellas percepciones subjetivas, más allá digo, hay algo más (bueno, en "GLADIATOR", no). Pero, vale, me quedo con tu argumentación que también es una manera de disfrutar de algunas películas.
      Susan, de haber nacido en Roma dos mil años antes, estoy seguro de que habrías hecho muy buenas migas con Petronio. Es más, os habríais asociado para fundar el "HOLA!" romano de la época (que entonces se llamaría "AVE!").
      No olvides volver por aquí. Mientras, un abrazo.

      Eliminar
    2. Hola, Teo. Me voy a buscar tu post de "Gladiator" como las balas, aunque ya veo que no te gusta. Supongo que será por los efectos. Es todo tan artificial... Pero a mí me gustó en su día que se intentara recuperar ese cine histórico, y luego, fue el film que catapultó definitivamente a Joaquin Phoenix, que es una de mis debilidades más profundas.

      Y siguiendo el comentario de Susan, a mí también me encantan los vestidos y los pendientes de romanas (pongo por ejemplo a Kerr y a Connie Nielsen, que se llevaban mis ojos). Y las sandalias ni te cuento :).

      Bueno, me dejo de frivolidades y me voy a la caza de tu "Gladiator", Un abrazo a los dos.

      Eliminar
    3. Pues nada, Belane, a ti también te digo, como a Susan, que en cierta manera comparto esa apreciación sobre la parafernalia estética de las pelis de romanos, aunque no a costa de excluir (o ignorar) el resto de los componentes que conforman la puesta en escena.
      Si no te importa, te acompaño hasta el post de "GLADIATOR", a ver qué me dices allí. Vamos para allá.

      Eliminar
  7. La película resulta muy bonita y muy emocionante y consigue que se me encoja el corazón en muchos momentos. Leyendo tu post me he quedado sorprendida al enterarme de que la mejor y más famosa secuencia de "Ben-Hur" no estuviera dirigida por William Wyler. Me imagino que esas escenas se las encargan a gente bregada y especializada. Lo de Mesala con Ben-Hur en algunos planos resulta muy evidente pues Stephen Boyd le mira como un enamorado y le brillan los ojos. Lo he comprobado volviendo a ver algunas escenas de ellos dos, sobre todo al principio, antes de la caída de la teja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, la carrera de cuádrigas fue rodada por Andrew Marton y por los Yakima Canutt (padre e hijo). Tardaron varios meses en prepararla y rodarla, un especialista resultó gravemente herido y a Stephen Boyd se le gangrenaron los dos antebrazos despellejados por las bridas de cuero y estuvo al borde de la muerte. Y ese escalofriante salto de la cuádriga de Ben-Hur sobre los restos de otra no estaba previsto, fue una reacción de supervivencia del doble en esos momentos de Heston, Yakima Canutt Jr. Luego filmaron un plano cercano con Charlton Heston para poder montar e integrar ese momento en la carrera. En fin, toda una epopeya. Eso ahora sería impensable.
      En cuanto a lo del matiz homosexual de Messala con su amigo, me alegra que lo hayas "pillado" porque creo que ahí está.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Gonzalo Labat29 marzo, 2013

    Estoy de acuerdo con Teo en que si exceptuamos la acojonante carrera de cuádrigas, lo que da más sabor a la historia que nos cuentan en "Ben-Hur" es esa inclinación claramente homosexual de Mesala hacia su amigo de la infancia. También resulta curioso que otro personaje de la película, Quinto Arrio, se sienta igualmente atraído por Ben-Hur desde el primer momento en que repara en él, aunque en este caso predomine el sentimiento "paternal".
    Una película muy interesante aunque presumo que no todos sus atractivos estaban previamente en la mente de sus productores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Veo que básicamente esta tertulia en torno a "BEN-HUR" ha acabado centrándose en la orientación sexual (no asumida) de Messala (bueno, veo que tampoco se libra de ser salpicado por las sospechas el mismísimo Quinto Arrio). Así, insistiendo en el tema, para certificarlo, recuerdo que en la película el joven Messala rechaza con cortesía el noviazgo con Tirzah por la que no está en absoluto interesado. Más tarde, viene la dramática ruptura de los dos amigos con la "ejemplarizante" condena de Judá Ben-Hur a las galeras y el encarcelamiento de su madre y hermana. Pues bien, han trancurrido un par de años y en la siguiente escena en la que aparece Messala, le vemos en paños menores en una sauna rodeado de amigotes de la misma guisa. Concluyente: parece ser que las mujeres no son su debilidad.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Ben-Hur, clasicazo donde los haya. Para mi gusto una película un poco aparatosa, donde creo que se enfatiza el componente religioso en ciertos momentos. Y, sin embargo, la película contiene grandes aciertos, como por ejemplo las escenas en las que aparece Jesús y nunca se le muestra el rostro. Chapeau! resulta mucho más interesante sugerir su presencia que mostrar su rostro.
    Por otra parte, tengo que reconocer que Charlton Heston nunca ha sido santo de mi devoción, y en esta película lo veo en ocasiones un poco soso. Al contrario sucede con Stephen Boyd, que lo hace de fábula.
    Por lo demás, una buena película que, para una servidora, nunca supera los rígidos límites de una superproducción.

    De Wyler me parecen bastante superiores a ésta "El coleccionista", "La heredera", "La carta", "Los mejores años de nuestra vida" y, sobre todo, esa joya titulada "La loba".

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, "BEN-HUR" tiene un componente religioso muy recargado. De hecho, ya quedaba claro en la frase que acompañaba siempre al título y que figuraba debajo como un subtítulo: "Una historia de los tiempos de Cristo". En el desarrollo de la película se establece un "vidas paralelas" entre la de Jesús y la de Ben-Hur.
      Charlton Heston, especialista en personajes épicos, se llevó el Oscar aquel año, pero Stephen Boyd siendo candidato se quedó sin él habiéndonos dado un Mesala cargado de matices y sugerencias, un personaje mucho más complejo que el de su colega Heston.
      Para mí, la mejor de Wyler es "LOS MEJORES AÑOS...". Desde luego, sus melodramas con Bette Davis eran soberbios. En cambio, "EL COLECCIONISTA" está lejos de gustarme. La encontré muy académica.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Lo que te pasó a tí el otro día con mi comentario de la peli "Yo vigilo el camino" me acaba de suceder a mí con lo que tú comentas de la peli "El coleccionista". Casi me da un síncope. Por lo cual tengo que tengo que decir que no la encontré académica en absoluto. Me parece que ofrece una gran cantidad de matices, no sólo en el desarrollo de la historia sino sobre todo en ambos protagonistas -que están, en mi opinión, espléndidos-. Quizá lo único de la película que me resulta discordante con el resto es el final. Por lo demás, me parece una peli magnífica.
    Totalmente de acuerdo contigo en cuanto a la actuación de Stephen Boyd, sugestivo y lleno de matices. Un personaje logradísimo y una actuación espléndida.

    Por último añadir que el tándem Wyler-Davis dio como resultado unas películas prodigiosas. Lástima que la relación entre ambos acabara de mala manera.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería un muermo si estuviéramos siempre de acuerdo ¿no crees?. Hace muchos años que no reviso "EL COLECCIONISTA", pero para ser exacto te voy a reproducir aquí el breve comentario que publiqué en su día en el diccionario Movie Movie y que me sigue pareciendo válido, aunque entonces era más joven e inconsciente.
      "Película de suspense claustrofóbico con muchas pretensiones en su diseño y escaso riesgo en su ejecución, refugiada en un asegurador academicismo formal y unos recar­gados diálogos que, lejos de agregar fuerza al drama, contribuyen a artificializar las situaciones. Situaciones, por otro lado, cuidadosamente recortadas para que nunca arañen el fondo. La amanerada actuación de Terence Stamp, tampo­co ayuda".
      Espero, Miriam, que esta reseña que escribí hace casi veinte años no me condene a los infiernos. Desde entonces solo he vuelto a verla una vez más hace ya bastante tiempo y no recuerdo que me gustara más.
      Creo que Almodóvar llegó con una historia parecida en su "ÁTAME" allí donde William Wyler no supo, no pudo o no le dejaron. Por eso ni que decir tiene que la del manchego, como una especie de "remake" muy libre, me gustó mucho más que la de Wyler.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Tranquilo, no estás condenado, yo te absuelvo (je je je). Es broma.
    Pues sí, tienes toda la razón del mundo y además así podemos contrastar las diferentes opiniones, que resulta en definitiva mucho más interesante.

    La película de Almodóvar es interesante, qué duda cabe, pero... ciertos momentos me parece que sobran, como toda la parte en que aparece Rossy de Palma o Loles León. Además, también he de reconocer que el cine de Almodóvar no me gusta demasiado, exceptuando esa maravilla que es "Hable con ella", que curiosamente no me parece del estilo característico de este cineasta.
    Yo me sigo quedando con la peli de Wyler. Respeto tu opinión, por supuesto, pero en este caso lo siento, no la comparto. "El coleccionista" me parece superior a "Átame", pese a que ésta es una película que se sigue con interés y cuenta con una estupenda Victoria Abril y una breve aparición del gran Francisco Rabal.

    Abrazos!

    ResponderEliminar