2 de febrero de 2013

GLADIATOR
(USA-GB) Universal /Dreamworks / Scott Free, 1999. 155 min. Color. Panavision.
Pr: Douglas Wick, Branko Lustig y David Franzoni. G: David Franzoni, John Logan y William Nicholson. Ft: John Mathieson. Mt: Pietro Scalla. DP: Arthur Max. Vest: Janty Yates. Ms: Hans Zimmer y Lisa Gerrard. Dr: Ridley Scott.
Int: Russell Crowe, Joaquin Phoenix, Connie Nielsen, Oliver Reed, Richard Harris, Derek Jacobi, Djimon Hounsou, David Schofield, John Shrapnel, David Hemmings, Giannina Faccio, Tomas Arana, Ralf Moeller, Spencer Treat Clark.
Dentro y fuera del campo de batalla, Marco Aurelio (Richard Harris) confía en su general Maximus (Russell Crowe) al que ama y respeta como a un hijo.
Maximus se cerciora de que los hombres a su mando están preparados para entrar en combate en los brumosos bosques de Germania.
Lucilla (Connie Nielsen), hija de Marco Aurelio, ama en silencio al noble Maximus.
Cómodo (Joaquin Phoenix), hijo de Marco Aurelio, enfermo de celos y ambición, tiene en mente una idea terrible que llevará a cabo de manera implacable.
A la muerte de Marco Aurelio, la bella Lucilla se encuentra atrapada en una difícil situación que la obliga a un concubinato con su incestuoso hermano.
La esposa de Maximus (Giannina Faccio, esposa de Ridley Scott en la vida real) y su pequeño hijo sufrirán la vengativa ira de Cómodo.
SINOPSIS: En el año 180 D.C. la campaña contra los bárbaros ha terminado. Y ahora, tras casi tres años de feroces combates con las tribus germánicas, el general romano Maximus unicamente desea volver a su hogar y reunirse con su esposa e hijo. Pero el emperador Marco Aurelio, envejecido y enfermo, ha pensado para él un futuro diferente: desea otorgarle poder absoluto para garantizar la transición de Roma a la República, devolviendo el poder al Senado. Pero Cómodo, el cruel y ambicioso hijo del emperador, no consentirá tal cosa.
El mercader Proximus (Oliver Reed, muerto durante el rodaje) se fijará en las posibilidades como gladiador del infortunado Maximus, capturado y vendido como esclavo.
Roto de dolor por el asesinato de su familia a manos de los sicarios de Cómodo, Maximus acepta ser gladiador a la espera de que algún día pueda tomar venganza.
Cómodo ya es emperador y su crueldad no conoce límites. Ahora tiene a Maximus donde quería. Le odia, le envidia y le teme a partes iguales.
En la arena del circo le esperan pruebas muy duras.
Un desafiante y enfurecido Maximus, sin nada que perder, pidiendo guerra.
El dulce final de una vida de lucha, sufrimiento y muerte.
COMENTARIO: El que suscribe, fue un bebé que nació enamorado del cine. Ahora, ya con canas y unas treinta mil películas vistas, aquel niño cinéfilo confiesa su incapacidad para adaptar su sensibilidad –forjada en la gramática de los clásicos– a ese fragmentador, tramposo y apabullante cuando no irritante “estilo” narrativo en el que han caído la mayoría de los realizadores-esbirros que forman parte integrante de la gigantesca máquina de churros que es el Hollywood actual. El que suscribe, quiere referirse a ese concepto “moderno” de puesta en escena (por así llamarla) que basa su efectismo en una indiscrimi­nada, incoherente, masiva proliferación de primeros y primerísimos planos sin venir a cuento (con lo que se destruye el valor dramático del close-up), alternados con breves planos medios o generales, a su vez interrumpidos por insertos de duración casi subliminal y todo ello con la única y muy calculada función (en esto, el ensordecedor colaboracionismo del Dolby digital es esencial) de sorprender e impactar al espectador impidiéndole percibir en su verdadera dimensión las acciones de los personajes, el contexto en que son ejecutadas y la repercusión que tienen en su entorno. Da lo mismo que se trate de un thriller con psicópata, una come­dia para adolescentes o, como es el caso que nos ocupa, una inesperada y millonaria exhumación del género peplum o más conocido como “cine de romanos”.
Del devaluado autor de “LOS DUELISTAS”, “ALIEN” y “BLADE RUNNER” aún cabía esperar algo más que un birrioso (incluso en su infográfica espectacularidad) tebeo con esquema de spaguetti-western. Pero, en fin, para  mejor razonar este ataque frontal a “GLADIATOR”, ahí van cuatro contundentes argumentos que decoloran la cinta de Ridley Scott hasta hacerla desaparecer: el primero es la impresionante secuencia de la carrera de cuádrigas de “BEN-HUR”, diseñada y ejecutada por los heroicos Andrew Marton y Yakima Cannut, once electrizantes minutos de espectáculo sin parangón en la historia del cine; el segundo es “ESPARTACO” (comparemos la filmación de las escenas en la escuela de gladiadores y las batallas del film de Kubrick con sus homólogas en el que ahora nos ocupa); el tercero es “BARRABÁS” que, entre otras muchas virtudes, contiene las más espeluznantes y realistas escenas en la arena del circo que uno recuerde, filmadas con gran sabiduría por Richard Fleischer, uno de los maestros de la fisicidad; y el cuarto es “LA CAÍDA DEL IMPERIO ROMANO” de la que “GLADIATOR” retoma con impávido descaro los cuatro personajes principales de la película de Anthony Mann y buena parte de su esqueleto argumental para un indigno refrito que sólo saborearán quienes por extrema juventud o tal vez por pereza desconozcan tan ilustres (e ilustradores) precedentes de los que pocas enseñanzas parecen haber sacado los responsables de este tan pretencioso como decepcionante producto.

17 comentarios:

  1. Gonzalo Labat02 febrero, 2013

    ¿A qué viene sacar este bodrio entre tus perlas? Queda claro que a mí tampoco me gustó, aunque enfrentarla con las películas que enumeras en tu comentario me parece un acto de sadismo. Sorprendido me dejas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, para romper la monotonía de traer siempre a este escaparate películas que me han gustado, de vez en cuando, de manersa estratégica, hago excepciones y es en esas ocasiones cuando habría que ponerle comillas al término "perlas".
      Que Ridley Scott no es santo de mi devoción desde hace muchas películas, no puedo disimularlo. No es sadismo lo que me empuja a atacar "GLADIATOR" con esas armas tan contundentes, sencillamente esa película me parece un formalista (y algo deshonesto) refrito cocinado con piezas robadas de aquí y de allá. Es la dudosa ventaja del que suscribe, la de ser un perro viejo y haber olfateado demasiadas esquinas. Todas me son conocidas.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Teo, a pesar de que tienes mucha razón en algunas cosas sobre GLADIATOR, a mi si me gusto, atendiendo que el cine es un entretenimiento de masas, pues eso yo si me introduje en la historia un poco drama-queen, pero a la vez tiene acción y yo personalmente la encontre muy triste, a pesar de la carnicería que se nos expone, la música me parecio muy digna y sé que hay escenas filamadas por ordenador, el protagonista sin ser un actor que me llene demasiado, está bien en su papel de fornido y triste gladiador, creo que es un film bien filamado a pesar de esos primeros planos a los que aludes, quiza tenga que ver que las pelis de romanos son de mi agrado ( la serie ROMA por ejem) y Ben Hur, que ya me pilla más lejana pero que todos los años nos la ponen en Tv.
    Comparar LOS DUELISTAS, que apenas recuerdo, sólo que trabaja Keith Carradine, actor que he visto en algunas cintas de R.Altman como ELÍGEME y que le veo guapísimo, pero eso es otra historia..... de BLADE RUNNER, que puedo decirte, no tuve la oportunidad de verla en el cine cuando se estreno, porque estaba jugando con muñecas, pero después la he visto creo que tres veces y siempre me hace llorar, está entre mis pelis favoritas y es de una belleza aplastante bajo mi punto de vista, ¿ SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELECTRICAS ? pues no sé con que soñaran los androides, pero la novela de Philip K. Dick creo que no pudo estar mejor adaptada, loos protagonistas bien buscados y su filmación, esa ciudad de Los Ángeles sumida en esa lluvía permanente, la escenas magnificas y que decir de la música de Vangelis....un lugazo.
    Al final me he puesto hablar de Blade Runner ....lo siento, pero GLADIATOR, para algunas porquerias que hace Hollywood, tampoco está tan mal ¿ no te parece ?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el cine es (o debería ser) algo más que un entretenimiento de masas. Al cine, como en literatura, música, pintura, se le debe exigir una serie de virtudes artísticas, formales, de contenido, un rigor, una originalidad y una perfecta conjugación entre fondo y forma. Y honestidad narrativa, por supuesto. ¿Las posee "GLADIATOR"? Salvo algunos momentos perdidos, creo sinceramente que no.
      Desde luego, si comparamos esta peli de Ridley Scott con -por ejemplo- "TRANSFORMERS 3", la de Scott sale bien parada. Pero eso no la mejora. A ver cómo le argumento todos mis peros a un espectador de "GLADIATOR" que con 17 años la haya descubierto el año pasado en un pase televisivo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. A mi me gustó, si comparara cada película que veo con los grandes clásicos en los que se buscó la inspiración dejaría de ver cine casi seguro. El simple hecho de compararlas es un despropósito en mi humilde opinión :-) Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, se hace ahora mucho cine con luz propia. Hay realizadores de gran talento e historias interesantes que contar con técnicas y opciones narrativas que demuestran que el cine como cualquier otra manifestación artística evoluciona (como debe ser en todos los órdenes). A veces, los que tenemos una edad, por la "educación" recibida y el cine que vimos de niños y adolescentes, nos dejamos llevar por la nostalgia de aquella forma de contar en imágenes que configuró el llamado cine clásico de los viejos maestros. Y eso nos lleva a rechazar productos que "beben" en aquellas fuentes al mismo tiempo que las prostituyen con sus "innovadoras" aportaciones. Hace unos cincuenta años, Godard dijo: "un travelling es una cuestión de moral". Eso ahora a muchos les parecerá una ridiculez (como a Ridley Scott y otros). Para mí es el evangelio.
      Un abrazo, Meg, y agradezco tu paso por aquí.

      Eliminar
  4. Te sacarán las entrañas por publicar esto Teo. Por otra parte, y aunque sea raro coincido contigo en el 90% de tu argumentación. Aquí uno que se divirtió, disfrutó y mucho con Gladiator.

    Abrazo
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, juez: este comentario crítico sobre "GLADIATOR" ya vio la luz por vez primera hace catorce años en el libro "Movie Movie". Recuerdo que por aquellos días fui perseguido en dos ocasiones por un grupo de exaltados madrileños por la calle Martín de los Heros y algún tiempo después intentaron volar mi casa con un artefacto fabricado por ACME. Finalmente, mis abogados me aconsejaron que huyera del país y me hiciera la cirugía estética si quería volver a pasear por la Gran Vía. Eran otros tiempos y hoy ya nadie se plantea si "GLADIATOR" es buena o no.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Sí, Teo, entiendo tu postura. Aunque yo sí le veo cosas buenas, comprendo tus peros. Como he dicho en el post de "Ben-Hur", creo que algo consiguió, y es que se recordaran estas películas que mentas, o al menos, ese género y la Historia Romana. He de decir, en este sentido, que tengo un compañero en el instituto, profesor de Sociales, que la pasa a los alumnos para explicar la época y la estructura del Coliseo, etc...En fin, que a los chiquillos les pones "Barrabás" y les da algo (yo que suelo venderles pelis de éstas, me ponen unas caras... y a mí me dan unos bajones... incluso con films de los 90 o principios 2000...). De hecho, ahora les quiero pasar "Jasón y los argonautas" (lo han leído como libro obligatorio, yo les doy Lengua y Literatura) y ya estoy medio temblando de los comentarios que me van a hacer...Pero la van a ver, ¡vaya si la ven!
    De "Gladiator" de momento, parece que no se quejan. Es lo que hay con las nuevas generaciones.

    Ah, otro punto a favor es la presencia-recuperación de Oliver Reed.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría decirse que estamos hablando de una cuestión generacional y que cada público, cada época, tiene sus películas tendiendo a ignorar (cuando no rechazar) las que no se corresponden con el estilo y estética imperantes. Difícil solución tiene eso cuando no existe un interés creado, una "educación" en ese campo (ni en muchos otros). Por eso me parece heroico ese esfuerzo que tú o compañeros tuyos en la docencia realizáis con vuestros alumnos tratando de vulnerar esa "impermeabilidad" a todo lo que se hiciera antes de que ellos nacieran.
      "JASON Y LOS ARGONAUTAS" me parece una peli sencillamente deliciosa, una auténtica joya artesanal realizada con imaginación y en la que se disfruta de esa temperatura narrativa que parece haberse perdido para siempre en beneficio de otros "alicientes" que suministran las nuevas tecnologías. La secuencia del ataque de los esqueletos me parece antológica (¡y con música de Bernard Herrmann!).
      Suerte y un abrazo.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo cada coma, punto o tilde de esta espléndida crónica que radiografía una decepcionante película, que incomprensiblemente ha sido considerada por algunos como magistral.

      Vacía, hueca, sin historia y encima carente de lo único que podría albergar, su capacidad en la ejecución, que es incluso plana. Gran análisis el tuyo Teo sobre una película que desnudas sin piedad y con razón. Puede que el problema que explique el motivo de su prestigio estribe en que muchos de los que hoy opinan no han visto ni una décima parte de esas 30.000 películas, y lamentándolo mucho, nada es posible ajustarlo a derecho sin el conocimiento preciso de muchos de aquellas piezas que han configurado géneros, estilos, innovaciones o plasticidades.

      Eliminar
    2. Me reconforta que compartas conmigo tan negativa valoración de "GLADIATOR". Creo sinceramente que se trata de un producto artísticamente deleznable y de una más que discutible originalidad. Pero, bueno, las nuevas generaciones de espectadores mandan y no cabe duda de que Ridley Scott les ofreció una bazofia muy bien condimentada, aderezada y presentada.

      Eliminar
  7. Descubro sorprendida que todavía no hubiese hecho un comentario sobre esta película y más cuando la película es magnífica, excelsa, espléndida. Ja ja ja. Estoy de guasa.
    Lo cierto es que sí, habiendo visto "Gladiator" allá por el año no se cuántos en casa de mis tíos, con el recién estrenado Home Cinema en el salón de su casa, pude "disfrutar" del sonido de esta ... película.
    Bueno, para empezar, comenzaré por decir que me resulta una película de lo más maniquea. Que sus dos protagonistas (Crowe y Phoenix) dan vergüenza ajena, no sólo por sus pésimas interpretaciones sino por la pobreza de sus personajes. Para continuar -y suscribiendo tus palabras, querido Teo- decir que la película es pomposa, altisonante y con pretensiones de grandeza. Que "Gladiator" sea entretenida, porque lo es, no quita que sea un producto de calidad ni mucho menos. Lo único que rescataría de ella son las interpretaciones de un brillante y tristemente finado Oliver Reed y una admirable Connie Nielsen, y algún breve pasaje de su banda sonora. Por lo demás, un film que se ve y se olvida.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miriam. Tu retardada aparición en este post me ha empujado a releer las intervenciones que en su día se dividían entre los defensores y detractores de la cinta de Scott. Ya veo que estás de mi lado en esta "batalla". Lo cierto, es que el paso del tiempo, que nos otorga perspectiva, va poniendo cada película en su sitio. En un ejercicio de disciplina, he vuelto a ver "GLADIATOR" recientemente y cada vez me parece más mala, así que suscribo tus palabras y no me desdigo de las mías.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Sinceramente es una película que me dejó un poco indiferente, quizá por ser lo mismo de siempre. Luego Scott se aficionó a este tipo de películas que quedarán en un futuro proyectadas por la tele en los días de semana santa. Sí, sabemos lo de Alien; el arranque es una copia exacta de la novela de Stanislaw Lem, El invencible, y todo lo demás está extraído de la obra de otro escritor de ciencia ficción, hoy olvidado, A.E van Vogt, El destructor negro. Eso sí, la estética de la película es soberbia. Ya no estamos en esa enorme nave aséptica de 2001 de Kubrik, sino pasadizos estrechos, mal iluminados y una genial steadicam detrás de los actores, vapores, luces cegadoras y alarmas desquiciantes. Lo mejor, que el bicho se ve poco y logró espantar a medio mundo. Y de Blade runner ya sabemos lo que representó. Pero a mí, personalmente me gusta mucho La sombra del testigo, película olvidada y que me resulta magnífica. Y para ir terminando, como soy un devoto incondicional del gran Federico Fellini, no puedo olvidar ese trozo de peplum que introduce el mago en ese proyector del colegio de curas en Roma, y claro, luego vemos un enorme culo de mujer que alguien ha puesto en el rollo (quizá esta travesura se deba al mismo Fellini).

    Es una delicia pasearse por aquí.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como habrás podido comprobar, a mí "GLADIATOR" no solo no me gustó nada sino que además me irritó por su escasa originalidad y su aún más escasa honestidad narrativa. Ridley Scott es un director que ha ido perdiendo interés y fuerza a medida que avanzaba su filmografía y el resultado de sus trabajos ha estado siempre muy ligado a la calidad de los guiones y el talento de los diseñadores de producción, lo que demuestra que Mr. Ridley posee únicamente capacidad técnica para orquestar lo que otros ya le dan hecho.
      "LA SOMBRA DEL TESTIGO" tampoco la considero muy allá. Es una cinta fría y hueca, aquejada de una formalista puesta en escena y cuya almendra es un "mensaje" la mar de conservador respecto a las nefastas consecuencias que puede acarrear eso de "echar una cana al aire" estando casado.
      Un abrazo.

      Eliminar