29 de diciembre de 2012

PLÁCIDO
(Esp) Jet Films, 1961. 86 min. BN.
Pr: Alfredo Matas. G: Luis G. Berlanga, Rafael Azcona, José Luis Font y José Luis Colina, sobre un argumento de los dos primeros. Ft: Francisco Sempere. Mt: José Antonio Rojo. DA: Andrés Vallvé. Ms: Manuel Asins Arbó. Dr: Luis G. Berlanga.
Int: Casto Sendra "Cassen", José Luis López Vázquez, Elvira Quintillá, Manuel Alexandre, Amparo Soler Leal, Antonio Ferrandis, Mari Carmen Yepes, Amelia de la Torre, Julia Caba Alba, José Mª Caffarel, Laura Granados, Félix Dafauce, Roberto Llamas, Félix Fernández, Agustín González, José Álvarez "Lepe", Xan Das Bolas, Mario Bustos, José Orjas, José Gavilán, Julia Delgado Caro, José Franco, Luis Ciges, Fernando Delgado, Jesús Puche, Erasmo Pascual, Vicente Llosa, María Francés.
La esposa de Plácido (Elvira Quintillá) es visitada por su atribulado marido (Cassen) en los urinarios públicos donde ella trabaja. Mientras él finge alegría con su hijo mayor y ella da la papilla al bebé, un cliente espera su papel higiénico.
La campaña navideña "Siente un pobre a su mesa" está patrocinada por ollas exprés Cocinex. Y eso ha de quedar bien claro, parece indicar el responsable de la promoción (Xan Das Bolas) al fotógrafo del evento (José Luis López Vázquez).
La cabalgata promocional recorre las calles de la ciudad ante un público que pasa frío.
Gabino Quintanilla, el fotógrafo, accede presionado por Plácido a interceder ante el director de la sucursal bancaria donde nuestro hombre ha de pagar una letra de cambio ese mismo día, correspondiente a un plazo de su motocarro. 
Plácido procura no perder de vista a Gabino recordándole siempre que puede el prometido adelanto sobre sus honorarios que le permitiría cumplimentar el pago de la letra. 
Todos hablan, todos piden, todos buscan soluciones a sus problemas. Nadie escucha. Aquí, Gabino y su prometida Martita (Mari Carmen Yepes) dirimen sus "cosillas".
Doña Encarna (Amelia de la Torre), dama de alcurnia, se mide con la vedette Erika (Laura Granados) "importada" de la capital para animar el evento organizado por Cocinex.
SINOPSIS: En la víspera de Navidad, un infeliz trabajador con problemas económicos (ese mismo día le vence una letra de cambio sobre el motocarro con el que se gana la vida), con­tratado por los responsa­bles de una campaña benéfica llamada "Siente un pobre a su mesa", recorre la ciudad con su medio de transporte anunciando esa campa­ña mientras trata de conseguir el adelanto que necesita para completar el importe de ese pago ineludible. Pero el trabajo se alarga y complica, y los organizadores de ese tinglado no escuchan a nuestro atribulado currito porque les preocupan otras cuestiones. Las horas pasan, el banco cierra, un "pobre" se muere...
Plácido, inquieto y preocupado, metiendo baza entre Álvaro (Agustín González) y Gabino. 
Una enlutada dama de pro, un pobre de solemnidad (Luis Ciges) dispuesto a sentarse en cualquier mesa y un perro que le ha tomado la delantera.
El calvario de Plácido, aquí requerido por su hijo mayor, parece no tener fin.
Concheta (Julia Caba Alba) es una de las "agraciadas" en el sorteo de pobres y le ha tocado a la casquivana Marilú (Amparo Soler Leal), cuyos planes para la Nochebuena no pasan por "sentar a Concheta en su mesa".
El compañero sentimental de Concheta, ese anciano con boina, se siente repentinamente indispuesto en casa de los Helguera (Julia Delgado Caro y José Franco) y se arma "la de dios es cristo".
El percance acaba en defunción y todos -cada uno a su manera- tratan de deshacerse del muerto.
El esperpéntico evento ha terminado pero las penurias continúan. Plácido y su aterida familia se disponen a regresar a casa en la dichosa motocarro.
COMENTARIO: Tras un prolongado e involuntario parón de casi cinco años (su anterior película, la masacrada "LOS JUEVES, MILAGRO", data del año 1957), un deprimido Berlanga conocía a Rafael Azcona y de ese encuentro germinaría una fructífera colaboración que en el inicio propició el chispazo que le empujaría a reiniciar su carrera. A partir de ese momento, con la amarga experiencia acumulada y sin intención de claudicar, lo haría desde premisas más en consonancia con la realidad nacional.
De una idea original de Berlanga (muy distinta de lo que luego fue la película) sucesivamente modificada y mejorada por Azcona surgió finalmente el guión que daría base al que yo considero el mejor trabajo del genial valenciano, una falsa comedia coral (que en su desarrollo va derivando de lo grotesco a lo trágico) de la que emergía una crónica feroz, acibarada, necesariamente cruel, de una sociedad fácilmente reconocible en la envilecida España del momento.
Un montón de personajes provincianos moviéndose de un lado para otro con sus preocupaciones, egoísmos y pequeñas mezquindades, sordos a los demás en su folclórico, hueco y atroz sentido de la caridad, aparecían ahora retratados cruda­mente, sin el flou de la bonhomía y la dosis de ternura que había "edulcorado" sus anteriores obras (sobre todo, “NOVIO A LA VISTA” y “CALABUCH”). Podría decirse que del humor blanco, se estaba pasando consecuentemente al humor negro, corrosivo, sarcástico, impuesto por una realidad sin filtros. Y esa realidad quedaba perfectamente retratada por una óptica negra y beligerante que utiliza el humor para llegar más lejos.
Para terminar esta sintética reseña, una aclaración y a la vez un reconocimiento: en su día, cuando redacté el comentario crítico de “UN GANGSTER PARA UN MILAGRO”, escribía entusiasmado que el reparto de la película de Capra me parecía el mejor de la historia del cine. Pues bien, un servidor incurría en un lapsus al no acordarme en ese momento del elenco de “PLÁCIDO”, donde podemos deleitarnos con casi una treintena de espléndidos actores y actrices, sabiamente dirigidos y orquestados por Berlanga, debiendo destacar quien esto escribe esos atrapadores planos-secuencia que definen su cine en los que intervienen muchos personajes, todos agitándose, hablando y comportándose según su condición social o su catadura moral en una reveladora “ceremonia de la incomunicación".

19 comentarios:

  1. "Novio a la vista", también "Calabuch" aunque la primera me guste más, es una especie de película puente, un tributo a la generación anterior de humoristas. "Plácido" es más Berlanga quizás, pero sin Mihura, Neville y compañía probablemente Berlanga no habría sido el que fue.

    Un saludo y felices fiestas

    Sergio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sergio: seguramente tienes razón, aunque a esos mentores que aludes yo añadiría la Junta de Censura, a la que Berlanga en más de una ocasión quiso "rendir homenaje" incluyendo en los créditos a sus miembros como coguionistas de alguna de sus películas. Sin esta gente, su cine tampoco hubiera sido el que fue.
      También te deseo un feliz cambio de año con expectativas que espero se cumplan.

      Eliminar
  2. Muy grande "Placido". Bien cierto es que el reparto es bárbaro y tiene valor extra pegarle semejante patada en las pelotas a la censura sin que además se enterasen. Es curioso, al igual que le pasó a Buñuel con "Viridiana", como la censura consiguió mejorar sus películas haciendolas más sutiles y a la par biliosas.
    Saludos y feliz año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según las crónicas de la época, "PLÁCIDO" que (insólitamente) representó a España en los Oscars de 1961, estuvo a punto de ganarlo, según declaraciones de Delmer Daves. Eso sí que hubiera resultado el equivalente ideal a una buena y merecida patada en los huevos del Régimen de cara al resto del mundo. O, por lo menos, Berlanga (y alguno más) se habría divertido mucho.
      Un saludo y mis mejores deseos para 2013.

      Eliminar
    2. El absurdo implícito que representa el Oscar, cómo comparar más allá de afinidades muy subjetivas a "Plácido" con la película de Bergman que ganó "Como un espejo". No tienen nada que ver. Según me levanto prefiero una u otra.

      ¡Feliz año!

      Eliminar
  3. Aunque esté de acuerdo contigo, Teo, en que "Plácido" es una película sobresaliente, considero "El verdugo" superior en última instancia, no porque su humor sea más negro, sino por un mayor virtuosismo formal de la segunda. De todos modos, estamos ante una pareja tan impresionante que hay que quedarse con las dos. Nunca Berlanga voló tan alto.

    Un abrazo y feliz 2013.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que pocos discutirán que "PLÁCIDO" y "EL VERDUGO" son dos obras maestras y representan la cumbre en la filmografía de Berlanga. La segunda marcaba un hito en su trayectoria pero no creo yo que supusiera ningún "avance" sobre la anterior en el aspecto formal. Cierto que el guión de "EL VERDUGO" está más "estructurado" (al ser coproducción con Italia, al binomio Berlanga-Azcona se unió Ennio Flaianno) y la narrativa lógicamente guarda cierta disciplina. Sin embargo, creo que la despreocupación formal de la mayoría de sus películas no es una incapacidad del realizador, sino una (inteligente) opción. ¡Imagínate "PLÁCIDO" rodada con la academicista perfección técnica de un William Wyler!
      Un abrazo y hasta 2013 (a ver qué pasa).

      Eliminar
  4. Grandísima película, ya no de Berlanga y del cine español, del cine en general.
    Dentro del reconocimento generalizado a Berlanga, tuvo la mala suerte de nacer aquí, porque si lo pillan sus queridos americanos, estaríamos hablando de un hermano gemelo de Billy Wilder?

    Placido es el cine, y totalmente de acuerdo en que el reparto es memorable. Que grandes actores había entonces. Ahora son todo (y perdón por la expresión) "niñatos"

    Por cierto, otra injustica más con "Los jueves milagro". Seguramente la película más incomprendida de su filmografía.

    Un abrazo y Feliz 2013

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encuentro muy acertada la equiparación Berlanga-Wilder. Ambos llegaron muy lejos en su crítica social vía el humor (aunque en ocasiones fuera amargo o negro) y lo consiguieron pese a las cortapisas de las respectivas censuras imperantes.
      La incomprensión hacia "LOS JUEVES, MILAGRO" radica, sobre todo, en que sus contenidos, el sentido último de esa crónica, fueron tergiversados (o eliminados) por una cantidad brutal de cambios y supresiones que sufrió la cinta ya desde su fase de guión (que también tenía que ser aprobado antes del rodaje). Creo que "LOS JUEVES..." y "LA VENGANZA" de Bardem (curiosamente, del mismo año) fueron las dos películas más masacradas por los censores franquistas de toda la historia del cine español hasta 1978. No obstante, de "LOS JUEVES..." existe desde hace unos años una copia restaurada (o más bien, reconstruida) por la Filmoteca (que pude ver en una sesión) en la que se han rescatado algunos planos y diálogos originales a partir de varias copias localizadas en diferentes paises. Algo es algo.
      Un abrazo y mi deseo de que los intereses bastardos que rigen actualmente nuestros destinos no nos hundan más en 2013 de lo que ya estamos.

      Eliminar
  5. Hola, Teo. No sabía que tenías página, de lo contrario me habría hecho seguidora antes y te habría puesto en enlaces. Lo miré hace tiempo y no tenías, debe ser reciente. Estaré atenta, pues, a tus reseñas.

    Tienes razón en lo del elenco de "Plácido". A mí es que el cine español de antes me parece de calidad en comparación con el de ahora, al igual que los actores y su forma de recitar. Pero bueno, todo son visiones.

    Un abrazo, feliz 2013, y nos vemos por estos lares.

    ResponderEliminar
  6. Ahora me percato de que tienes entradas del 2010. ¡No sé cómo lo miré!
    En fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Belane: bienvenida a este recién hallado rincón y espero que de vez en cuando te des una vuelta y si te parece oportuno, dejes tu huella. El estrellado techo elegido por tu blog resulta muy agradable de visitar y contemplar. Como habrás podido comprobar, lo hago regularmente y con gran interés.
      Buena parte del cine español de los años de plomo tiene un indudable valor, cuando menos, sociológico. Pero luego estaban esos maestros, Bardem, Berlanga, Fernán Gómez y algún otro, que con inteligencia (y astucia) y un gran talento conseguían meter goles al constreñidor régimen que ahogaba cualquier atisbo de verdad o crítica en la pantalla. Parte de esa verdad negada por la censura la restituían los magníficos actores y actrices de entonces, sobre todo, los secundarios. Su espontaneidad, su desparpajo, su estilo nada académico, hacían creíbles y reconocibles sus personajes y representaban con frecuencia un valor añadido al resultado del film en cuestión.
      Un abrazo y también para ti, un feliz 2013.

      Eliminar
    2. Gracias, Teo. Toda la razón en lo que dices de los secundarios. Por eso los recordamos con cariño.

      Claro que sí, me pasaré más veces. Encantada, además.

      Eliminar
  7. Qué gran película y qué grandísmos actores. Es una gozada leer la cantidad de nombres entrañables y añorados que aparecen en esa lista.
    Y qué grande Berlanga. Reconozco muy de cerca ese humor irónico y crítico que hay por estas tierras..

    Me han gustado mucho tus comentarios a pie de cada foto. Muy buen repaso para una película única.

    Feliz Año, Teo. Todo lo mejor para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Myra:
      Sí, sí, qué grandes los artífices (delante y detrás de la cámara) de aquellas despiadadas (pero exactas) crónicas carpetovetónicas que se colaban por las rendijas de la dictadura.
      Hace un par de años, José Luis García Sánchez (que en su obra siempre ha pretendido seguir los pasos de Berlanga) rescató "LOS MUERTOS NO SE TOCAN, NENE", un viejo guión de Azcona que no se pudo rodar hace más de cincuenta años cuando el autor de "EL VERDUGO" quiso llevarlo a cabo. García Sánchez lo ha filmado en blanco y negro, con la misma textura fotográfica que se utilizaba entonces, con el mismo "estilo" berlanguiano, con un variopinto montón de actores, pero el resultado... ya puedes imaginar.
      Gracias, Myra, por tus buenos deseos. A ver que nos depara este intimidador 2013 que se nos vienen encima.
      Mientras, un abrazo.

      Eliminar
  8. En efecto, hay una ruptura o un golpe de timón en la obra de Berlanga, y es a partir de "Plácido" que inicia una nueva etapa que, sin contradecir a la anterior, resulta mucho más ácida y descarnada, más auténtica. Ahora España ya no tiene "poesía" ni los personajes que la pueblan tienen por qué resultar entrañables. Berlanga y su socio artístico Azcona se vuelven terribles y ahí están la cinta de la que hablamos y "El verdugo", o "Vivan los novios" para demostrarlo.
    Un abrazo y feliz año, el que ahora empezamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, así es, Aurora. Sin duda Berlanga en un momento dado debió comprender que el contexto social y político de aquellos años no permitía el lujo de seguir en una línea "escapista" que podríamos situar (para entendernos) entre René Clair y las comedias de la Ealing. Y con la inestimable ayuda de Azcona se dedicó a partir de "PLÁCIDO" a quitarle el polvo de hadas a las historias que contaba.
      Ahí va un abrazo y mi deseo de felicidad para el nuevo año que comenzamos.

      Eliminar
  9. Gonzalo Labat03 enero, 2013

    Te felicito por la formidable elección de película para despedir el año, una de las grandes obras maestras del cine español. Imagino que quienes tengan la edad suficiente sentirán como en sus propias carnes las situaciones, el escenario y los personajes de esta película. Soberbio documento.
    !Feliz año! ...ah, Teo, vivimos una coyuntura en la que espero no olvides en estos días "sentar un pobre a tu mesa".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me temo que yo, más o menos, sí la tengo (la edad), pero no es estrictamente necesario para comprender el contenido y el alcance de PLÁCIDO" y sentirlo como auténtico y "cercano". El mérito lo tienen Berlanga y Azcona, qué duda cabe, dos genios muy, muy españoles.
      Muy ocurrente tu coña, y también te deseo un feliz 2013, que no es tarea fácil.

      Eliminar