12 de julio de 2012

LA TENTACIÓN VIVE ARRIBA (The Seven Year Itch)
(USA) 20th Century-Fox, 1955. 105 min. Color. CinemaScope.
Pr: Charles K. Feldman y Billy Wilder. G: Billy Wilder y George Axelrod, basado en la comedia de éste. Ft: Milton Krasner. Mt: Hugh S. Fowler. DA: Lyle R. Wheeler y George W. Davis. Ms: Alfred Newman y el Concierto para piano nº 2 de Rachmaninoff. Dr: Billy Wilder.
Int: Marilyn Monroe, Tom Ewell, Evelyn Keyes, Robert Strauss, Sonny Tufts, Oscar Homolka, Marguerite Chapman, Victor Moore, Roxanne, Donald McBride, Carolyn Jones, Butch Bernard, Doro Merande, Dorothy Ford.
El bueno de Richard (Tom Ewell) conoce a su nueva vecina (¡Vaya "cesto"!)
La espontaneidad y desparpajo de la explosiva vecinita (Marilyn Monroe) descolocan a nuestro parapetado  Richard "rodríguez" Sherman
No hay nada mejor ni más relajante en el canicular julio que un buen aire acondicionado colándose muslos arriba
La rejilla de ventilación del Metro, otra aprovechable opción para combatir los calores
SINOPSIS: En el sofocante verano neoyorquino, un atareado publicista que acaba de enviar a su esposa e hijo de vacaciones a la montaña, queda temporalmente emancipado y en su condición de "Rodríguez" pronto comenzará a fantasear con las expectativas de ligue surgidas de su fortuita entrada en contacto con la amigable y explosiva vecina del piso de arriba.
Champagne, unas palomitas y unos tirantes que se sueltan... Así se las ponían a Felipe II y se quejaba!
El portero Krahulik (Robert Strauss), admirador del "cesto" de la vecina, ha de cargar con el desvanecido Tom MacKenzie (Sonny Tufts) como si se tratara de una alfombra que ha de llevarse al tinte
La desbocada imaginación del nuestro Richard Sherman da lugar a una de sus fantasías con la vecina
Al final "la sangre no llega al río" (ni ningún otro fluido) y la atractiva vecina se queda como única moradora de ese refrigerado apartamento mientras su "castrado" dueño corre a reunirse con su familia de vacaciones
COMENTARIO: Contundente, afilada, a la vez que divertidísima demostración -con formato de comedia “canicular”- del grado de represión de la que es víctima inconsciente ese pobre diablo, Richard Sherman (un estupendo Tom Ewell), representante del americano medio "felizmente casado". Un perfecto ejemplar kinseyano incapaz de materializar sus fantasías eróticas al estar esclavizado por una serie de inhibiciones morales que le impiden en última instancia consumar su deseo. Genial, en este sentido, la emblemática utilización de Marilyn Monroe, por entonces máximo tótem en torno al cual giraban los sueños carnales emanados de la mediocridad cotidiana de millones de machos no realizados.
A pesar de una serie de condicionantes que la Fox (y la prudencia) impusieron a un Billy Wilder que acababa de abandonar la Paramount tras rodar la estupenda y un tanto edulcorada comedia romántica “SABRINA”, el autor de “EL MAYOR Y LA MENOR” debió sentirse muy a gusto pisando un terreno más adecuado a sus zapatos -como era la malévola comedia de George Axelrod- y eso se nota en la relajada puesta en imágenes de este clásico de la comedia de los cincuenta.
Aún faltaban dos años y una película para que Wilder y I.A.L. Diamond se encontraran y unieran sus talentos complementarios y juntos generaran una feliz y demoledora ristra de obras maestras.

18 comentarios:

  1. No comment. Tu comentario fabuloso. Bueno, si no lo haces bien, tu que eres crítico, quién los iba a hacer. Me quedo con "VICTIMA INCONSCIENTE Y POBRE DIABLO", creo que además del americano medio representa al hombre-medio, siendo de donde sea, Pozuelo de Alarcón o Praga. Porque ante "Esa cosa" quién no fantasea ??

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conociendo alguno de tus resortes, juez, creo percibir ecos de sorna en ese (inmerecido) piropo sobre mis "virtudes críticas". Pero, bueno, por si lo decías en serio, muchas gracias.
      Evidentemente, esa situación de "SEVEN YEAR ITCH" puede darse en cualquier ámbito o país (yo he tenido mala suerte: todas mis vecinas son muy feas) pero los dardos de Axelrod y Wilder iban dirigidos mayormente al "castrado" macho de una sociedad acusadamente matriarcal como es (o fue) la norteamericana.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. En Pozuelo de Alarcón no hay hombres "medios" (en renta por lo menos)...de verdad...y los remilgos en beneficarse a una vecinita dependen de lo mucho, poco o nada que se sea del Opus...sé y veo cada verano de lo que hablo, mal ejemplo ;-)

      Eliminar
  2. Pues sí: divertidísima y todo un clásico y un icono del cine. Tanto tiempo después y Marilyn todavía sigue presente en muchos sueños.
    De la unión Wilder-Monroe prefiero 'Con faldas y a lo loco'.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que representa Marilyn, alimentado por el mito, es consustancial a la naturaleza humana. Es, efectivamente, un sueño, una añoranza. Por lo tanto, necesario e irrenunciable. La prueba palpable de ello es que aquí estamos, después de más de sesenta años de su aparición en la pantalla, hablando de ella, soñando con ella, volviendo sobre sus películas...
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Es usted un oportunista y un provocador para los "rodriguez" que nos quedamos. Muy mala idea, sí señor (risas).
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parecía "oportuno" sacar a colación esta comedia en el mes de julio. Confieso mi oportunismo, pero la "provocación" la pone Marilyn, que conste. En cuanto a los "rodríguez", no tengo nada personal contra ellos, salvo cuando veo "LA TENTACIÓN VIVE ARRIBA" en que no llego a "comprender" (es una forma de hablar) el grado de autocensura de ese patético damnificado por un orden matriarcal que le incapacita para darse un liberador revolcón con una supermujer que se lo pone en bandeja.
      "Semen retentum venenum est". En torno a este viejo adagio, Buñuel construyó una de sus más subversivas obras maestras, "BELLE DE JOUR".
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Yo con esas tonterías no juego, Teo, eres un tipo muy desprejuiciado con esto del cine, y llamas a las cosas por su nombre, podemos o no podemos coincidir en gustos, pero de que escribes de P.M. nunca tuve ninguna duda.
    Y si, yo quiero universalizar a los ROdriguez, como dice Ethan.

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, te agradezco de nuevo esa opinión tan generosa y tomo nota. Procuraré no decepcionar, pero no te prometo nada.
      Otro saludo.

      Eliminar
  5. Magnífico clásico, muy apropiado además para la temporada en la que estamos. Desde luego es un películón, aunque tengo que decir que siempre me ha parecido poco realista ese momento faldas arriba de Marilyn. Cualquiera que se haya subido en ese tipo de tacones sabe que esas rejillas son una trampa mortal a evitar, debido al gran riesgo de quedarse literalmente incrustrada en esa superficie. Se ve que Wilder no se subía mucho en esos zapatos ;)

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre cualquier asunto, siempre es necesaria la mirada femenina; complementa, enriquece, focaliza y... consigue con ocho palabras socavar los cimientos de un mito. Ahora ya nunca más veré esa icónica escena de la rejilla del Metro con los mismos ojos, ojos que ya siempre se me irán directamente a los tacones de Marilyn, lo que me obligará a pensar en voz alta "Mara tenía razón ¿cómo no había reparado en ello?".
      Un saludo.

      Eliminar
  6. A menudo los amigos, y Teo Calderón es mi amigo, cuando hablamos de una película y mas una película como esta, solemos incidir en el personaje que mas peso específico tiene en la misma, en este caso está claro que se trata de la presencia de Marilyn Monroe, y a pesar de los comentarios privados mantenidos con Teo, en los que siempre manifiesto que al ser un individuo diez años menos que él, siempre manifesté mi rechazo a la idolatría que la figura de Marilyn suscitaba a una persona de mi generación, a pesar de estas premisas, esta comedia resulta llegar a ser maravillosamente mágica y Marilyn brilla con luz propia en esta genial obra del maestro Billy Wilder, donde no se puede llegar mas lejos con mas austeridad, 50 años son nada debió cantar Gardel.
    Es una película que hasta los aficionados de segunda división como yo, debemos tener en la estantería para revisar cada verano así como existen otros títulos que se deben examinar en invierno y que cada cual elija el suyo.

    ResponderEliminar
  7. Quieres decir, Juan, que tu "juventud" te impide identificarte con los que fuimos succionados por el mito Marilyn por la mera circunstancia de haber nacido antes que tú? Vamos a ver: cuando un servidor era niño, prácticamente todas las pelis de la Monroe que se estrenaban eran clasificadas "para mayores de 16 años". Sólo "EL PRÍNCIPE Y LA CORISTA" sorprendentemente era "tolerada para todos los públicos". Y ver aquella película fue suficiente para mí para sentir por la rubia embutida en aquel vestido blanco, de la que nada sabía más allá de las frases publicitarias, una (infantil) pasión que me ha acompañado hasta el momento de escribir esto. Pero es que unos años más tarde, ya adulto, volví a sentir algo parecido cuando contemplé por primera vez a Gene Tierney en "EL FANTASMA Y LA SRA. MUIR". Y esa actriz era de la generación de mis padres.
    Con todo esto quiero decirte que el poder de fascinación de algunas (muy pocas) actrices, su capacidad para "traspasar la pantalla", no tiene acotaciones cronológicas ni fechas de caducidad. No es una cuestión generacional. Otra cosa es (ahí sí te doy la razón) el tipo de cine que vimos cuando éramos niños o adolescentes porque esas películas sí nos han condicionado en alguna medida a la hora de apreciar (o no) el tipo de cine que se hace ahora.
    Continuará. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. A mi, es una de las películas que más me gustan de las que interpretó "Marilyn", porque el guión me parece muy bueno y la interpretación de Tom Ewel, magistral, con esa desbordante imaginación que exhibe su personaje y que da lugar a escenas divertidísimas, como la del piano, o aquella en que se imagina noticia de todas las cadenas de televisión, etc... El tema de "Los Rodriguez" y la "Autocensura", ya es "otra película".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Hay otras películas pero están en ésta". En todo caso, estoy contigo en que "LA TENTACIÓN..." es una de las comedias de Marilyn en que más cariño y ternura inspira por esa desprejuiciada ingenuidad que rezuma su personaje. Está para comérsela (en todos los sentidos).
      Gracias por pasarte por aquí. Por cierto, ¿tu blog está de "vacaciones"?
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. con "otra película", me refería al distinto tratamiento que suele darse al tema, según se trate del sexo de quien se queda de "Rodriguez"; pues en el caso del hombre, la infidelidad con esa vecina (guapa, faltaría más)da como resultado un divertido Bodevil y en el de la mujer, la misma infidelidad con un vecino (Guapo también, por supuesto)da lugar invariablemente a una tragedia griega.
      En cuanto a mi blog, no está de vacaciones, sólo que me cuesta encontrar cosas interesantes para poner, pero estoy en ello. Gracias por preguntar, Teo. Un abrazo

      Eliminar
  9. Gonzalo Labat15 julio, 2012

    Tengo entendido que Billy Wilder en principio consideró dar el papel del imaginativo publicista a Walter Matthau. De haber ocurrido así, craso error creo yo. Matthau se reveló como uno de los actores que mejor encajaba para encarnar a sinvergüenzas y caraduras en las comedias de Wilder, pero de haber sido él quien incorporara a ese "rodríguez" que fantasea con su vecina, aún hubiéramos entendido menos los remilgos y la autocensura del personaje frente a la presencia de tan incitante bombón.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, yo también leí eso en alguna parte. Y tienes razón. Matthau hubiera puesto a la vecinita mirando para Cuenca a la primera de cambio. Con aire acondicionado o sin aire acondicionado.
      Un saludo.

      Eliminar