23 de junio de 2012

CON LA MUERTE EN LOS TALONES (North by Northwest)
(USA) MGM, 1958-59. 136 min. Color. VistaVision.
G: Ernest Lehman. Ft: Robert Burks. Mt: George Tomasini. DA: Robert Boyle, William A. Horning y Merrill Pye. Ms: Bernard Herrmann. Títulos: Saul Bass. Pr y Dr: Alfred Hitchcock.
Int: Cary Grant, Eva Marie Saint, James Mason, Jessie Royce Landis, Leo G. Carroll, Martin Landau, Adam Williams, Robert Ellenstein, Philip Ober, Josephine Hutchinson, Doreen Lang, Les Tremayne, Edward Binns, Patrick McVey, Ken Lynch, Philip Coolidge, Ned Glass, Madge Kennedy, Larry Dobkin.
Hitchcock pierde el autobús
El dinámico Roger Thornhill (Cary Grant) dicta instrucciones a su secretaria (Doreen lang) en pleno Manhattan
Dos individuos de aspecto elegante  (Robert Ellenstein y Adam Williams) sacan discretamente a Thornhill del club a punta de pistola 
La mamá de Thornhill (Jessie Royce Landis) a los dos individuos que han secuestrado a su hijo: "Ustedes no querrán en serio matar a mi hijo, verdad?"
Thornhill es interrogado por un falso diplomático que resulta ser el espía Phillip Vandamm (James Mason), acompañado por su fiel esbirro Leonard (Martin Landau)
Vandamm no cree a Thornhill cuando le jura no ser el George Kaplan que ellos buscan 
SINOPSIS: En Nueva York, el caprichoso azar hace que unos sofisticados espías que se dedican a negociar con documentos clasificados confundan a un despreocupado publicista con un agente secreto del Gobierno y, creyendo que sabe dema­siado sobre sus actividades, tratarán de eliminarlo en diferentes ocasiones utilizando, sobre todo, a una seductora rubia como cebo.
El atribulado Thornhill aparece en los papeles como el frío asesino de un diplomático llamado Lester Townsend
Thornhill ha de huir tanto de los espías que desean echarle el guante como de la policía que lo cree el autor del asesinato en el edificio de Naciones Unidas
En su huida se topa con Eve Kendall (Eva Marie Saint), una atractiva rubia que le ayuda a burlar a sus perseguidores, o eso le hace creer
Pese a su comprometida situación, Thornhill aún tiene tiempo para intentar ligar con la señorita Kendall
...Y lo consigue en el compartimento del coche cama. O eso cree él...
COMENTARIO: A finales de 1956, Hitchcock, tras varias películas que habían respondido exitosamente a las expectativas que el público de la época solía depositar (en la taquilla) cuando leía su nombre en la fachada de un cine, decidió rodar “FALSO CULPABLE” (The Wrong Man), una cinta sombría narrada en clave muy realista y sin concesiones a la galería. Al año siguiente, volvía a golpear -con instrumentos muy diferentes- a un público ya noqueado, con la compleja, poeiana y perturbadora “DE ENTRE LOS MUERTOS / VERTIGO”. Llegado a este punto, él y quienes le aconsejaban coincidieron en suponer que resultaría conveniente regresar a terreno conocido para no poner en riesgo la fidelidad de los admiradores de su cine. En virtud de lo cual, ese numeroso público respiró aliviado cuando en el verano de 1959 vio “CON LA MUERTE EN LOS TALONES” (North by Northwest), el film que ahora nos ocupa.
La peculiaridad del casi ilimitado talento de Hitchcock como realizador, residía en su eficacia a la hora de averiguar y resolver la exacta dosificación de los elementos conformadores de espectáculo que una película debía contener para atrapar el interés del espectador. Lo que nunca fue obstáculo para que adoptase audaces y sorprendentes soluciones expresivas cuando se trataba de narrar por medio de imágenes puramente cinematográficas asuntos cuyo origen muchas veces habría que buscarlo en ignorados rincones de su controvertida personalidad (sin ir más lejos, tenemos el ejemplo de los dos títulos aludidos más arriba).

Una cita en medio de ninguna parte
Desconcertado, inquieto, nuestro hombre continúa esperando...
Finalmente, es perseguido y atacado en ese desértico paraje por una avioneta fumigadora
La señorita Kendall, con su carnal ambigüedad, tiene desconcertado a nuestro hombre
"Querida, estoy seguro que arrastrarías un hombre a la muerte casi sin proponértelo; conque, deja de proponértelo, eh?"

Ciñéndonos a “CON LA MUERTE EN LOS TALONES”, el autor de "LA VENTANA INDISCRETA", mezclando comedia y suspense quiso compendiar y prolongar, desarrollán­dolos al máximo, algunos de los esquemas e ideas que estructuraron anteriores trabajos suyos, fundamentalmente "39 ESCALONES", un brillante boceto de la que ahora nos ocupa.
El protagonista, Roger Thornhill (un fabuloso Cary Grant sinvergüenza, divertido y edípico), es un individuo seguro de sí mismo que sabe desenvolverse muy bien en los medios sociales, despreocupado y egoísta (en su primera aparición no duda en quitarle el taxi a una persona con una mentira), y que a partir de un fatal equívoco será sacado literalmente en volandas de su hábitat e introducido en una pesadilla itinerante dentro de la cual describirá una trayectoria tanto física como espiritual, digámoslo así. Cuando pasa a convertirse para los “malos” (oh, ese sutil y elegante James Mason!) en el fantasmático George Kaplan, desaparece el ilusorio paisaje de seguridad y orden en el que ese Roger Thornhill se movía como pez en el agua. Ahora, el caos se ha introducido en su vida y ya no podrá volver a fiarse de las apariencias porque casi todas esconden una amenaza (la mansión de Lester Townsend, el edificio de las Naciones Unidas, el expreso Siglo XX, la sala de subastas, la avioneta fumigadora, el chalet en la montaña, el monte Rushmore...).
La perfecta construcción hitchcockiana, toma aquí -como en otras ocasiones- las formas de una persecución jalonada de elementos inquietantes que lo son por la mano de Hitchcock, por su capacidad para dotar a esos escenarios de una dimensión amenazadora. Ahí va un clarificador ejemplo sin convenciones ni música: Thornhill ha sido citado en un paraje desértico bañado por un sol de justicia, un medio rural desconocido para él en el que en un determinado momento aparece un lugareño que espera un autobús; al fondo, muy lejos, una avioneta fumigadora está ejecutando su labor. Hasta ahí tenemos un cuadro que parece arrancado de una novela de John Steinbeck. Thornhill y el campesino están frente a frente a ambos lados de la carretera que parte el paisaje, manteniendo un silencio embarazoso; Thornhill decide cruzar y acercarse al otro que despreocupado hace un lacónico comentario respecto a la avioneta por el que manifiesta su extrañeza de que esté fumigando campos sin sembrar.
Toda una actuación de cara al público. Ella le "mata" de un disparo en la cafetería de Mount Rushmore
Vandamm descubre el doble juego de Eve Kendall y se queda de piedra pómez
Vandamm y Leonard huyen del país llevándose el microfilm que deseaban y a la señorita Kendall con el propósito de deshacerse de ella en pleno vuelo sobre el Atlántico
Huyendo de los "malos", Roger y Eve acaban en la cumbre de Mount Rushmore
...y las cosas se ponen muy feas para la pareja, perseguida entre los pétreos y monumentales rostros de los presidentes
En su brillante superficie, “CON LA MUERTE EN LOS TALONES” es una cínica, habilísima, divertida, emocionante, malintencionada, trepidante historia de espías contada con un desarmante desprecio por cualquier regla de verosimilitud. Pero bajo ese aparente tono relajado aparecen ciertas negruras, elementos de entidad misteriosa e indefinible que arrojan un discurso poco tranquilizador sobre algunas características de la sociedad americana.
Termino afirmando convencido (y después de muchos visionados, aún deslumbrado) que “CON LA MUERTE EN LOS TALONES”, tomada y disfrutada en cualquiera de sus niveles, es una genial obra maestra, desde las líneas que se interseccionan al compás de las notas de Herrmann en los títulos de crédito de Saul Bass, hasta la fálica metáfora sexual que cierra el film.

25 comentarios:

  1. Me gusta tanto esta película, que no sé que decir, Teo; además es dificil hacer una descripción tan exhaustiva, sin desentrañarla, para quien no la haya visto (que deben ser muy pocos, creo yo), y tú lo has conseguido. Además del talento de Hitchcock, se une aquí una magnífica fotografía, la banda sonora de Bernar herrman y un buen guión.
    Dicen que una vez le preguntaron a John ford qué tres ingredientes eran necesarios para hacer una buena película y él respondió: Un buen guión, un buen guión y un buen guión.
    Por otro lado, el humor del personaje que interpreta Cary Grant, hace que pueda seguirse mejor una trama de este tipo.
    Ufff...menos mal que no tenía nada que decir...ja,ja,ja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvidaba mencionar las estupendas fotos que has puesto y que bien hace James Mason su papel de malo!

      Eliminar
    2. Supongo que en la entrada que le he dedicado a esta película (en la que he echado el resto, fotos incluidas), lo que queda muy claro es que, como a ti, me gusta muchísimo. Siendo yo un adolescente, la vi por vez primera en un cine de barrio allá por el verano de 1962. Desde entonces, ni te cuento las veces que he vuelto a disfrutarla.
      Con todo mi respeto hacia Mr. Ford, no estoy de acuerdo con su famosa declaración (suscrita por muchos otros) sobre los "tres" ingredientes necesarios para hacer una buena película. Ha habido algunos grandes directores capaces de convertir el plomo en oro a la hora de ponerlo en imágenes. Lo hemos podido comprobar en alguna ocasión. Pero lo sí resulta más frecuente es que a lo largo de nuestra vida de cinéfilos nos hayamos encontrado con un buen guión echado a perder por la mediocridad o inadecuación del director en cuyas manos cayó ese guión. No estás de acuerdo?
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Bueno, por el comentario sobre la película y las notas a pie de foto sabemos que la policía busca por un asesinato a Grant, que el personaje de Mason es el malo y también lo persigue, que la chica rubia debe ser buena porque el malo se la quiere cargar al ser víctima de un engaño urdido por ella(luego esta jovencita debe ser buena)...una cosa es coincidir en asegurar que es un peliculón, otra ... Claro que se desentraña parte de la trama, faltaría más, cómo en muchas otras opiniones sobre esta película. Te podrá gustar más o menos la peli o cómo escribe el autor pero, en fin...dicho sea sin ánimo de ofender, eh, pero es que si se desvelan cositas, si.

      Eliminar
  2. CINE PURO...un saludo.

    ResponderEliminar
  3. No recuerdo las veces que he visto esta peli y siempre con una mirada de admiración hacia alguien que es capaz de dirigir una película tan maravillosa como esta. Cada actor está hecho a la medida de su personaje. No sobra ni falta nada. Las escenas, tantas veces vistas, siguen siendo igual de emocionantes y trepidantes que la primera vez que las vi. Y divertidas..que también las hay. Lo de la "fálica metáfora sexual que cierra el film" lo descubrí mucho tiempo después de verla por primera vez.

    Te digo lo mismo que selegna. Me ha encantado esta entrapa por lo que cuentas, por cómo lo cuentas y por las maravillosas fotografías.

    Un beso,Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a pesar de la incuestionable y emocionante perfección de "CON LA MUERTE EN LOS TALONES", todavía hay algunos mercachifles que piensan en enmendarle la plana a Hitchcock y la película. El año pasado leí no recuerdo dónde que Hollywood se disponía a rodar un "remake" con George Clooney. Espero que desechen tal idea, por el bien de todos, también por Clooney que me cae muy bien, incluso cuando imita a Cary Grant.
      Gracias, Myra, por tu generosa valoración de esta entrada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Una gran peli, aunque sea Hitch, con él tengo el problema de que cuando el va yo ya he vuelto, jejejeje....pero Cary Grant es de mis actores favoritos ( qué hombre más guapo, todo hay que decirlo) a ver que me enroyo con la guapura y no digo nada...ahora voy.
    Ahí va Cary Grant hecho un pincel por el campo. Qué carrera lleva el tío… ¿Qué le pasa? Pues que una avioneta le persigue.
    Esas escenas las ha visto uno desde niño, pero es que la siguiente generación, y la siguiente, y la siguiente…, la tendrán siempre vistas y también desde niño.

    Se quedan en la retina de la memoria. El caso es que uno ya siempre sospechó que Cary Gran seguro que ni se despeina. Se tira al suelo y como mucho, se ensuciará el traje. Pero está bien eso de que la avioneta quiera atraparle… Va a por él como un águila a un conejo.
    Pero Cary Grant lleva la muerte bien guardadita en los bolsillos de los pantalones sin problemas.

    Mr. Kaplan es un espía. Es muy listo; nos dicen. Parece que nadie ha logrado descubrirle. Ya sabemos por qué. Muy buena idea. Lo que pasa es que los que no deben ser muy listos son los agentes que tratan de descubrirle llamándole por teléfono en el comedor del Hotel. Si Mr. Kaplan es un tío tan listo y escurridizo, pues joder, ¡no contestará delante de todo el mundo para que se enteren quien es! Y lo más seguro es que utilizará nombres falsos uno tras otro y todos los días.
    Qué tontos son esos agentes de la competencia. Incompetentes.
    Por eso me da pena que un tío tan efectivo, tan seguro, tan competente como James Mason,al que siempre recorddaré en Lolita, no sé de cuenta que se han confundido de tío. Se pone muy pesado y por eso la película se sobrecarga o me sobrecarga a mi.Querido Teo mi favorita de Hitch es " Yo confieso" porque aborda el drama-queen o por Monty, al que adoro ! por atormentado y bello. Por cierto tengo una blusa mega-parecida a la que saca Eva Marie ( de flores rojas y negras ) ahora pienso que con vaqueros puede quedar genial...voy a buscarla.

    Un besote .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy! Susan cómo eres! Me gusta tu prosa, no lo disimulo, y según leía tus palabras ibas creando para la ocasión una imagen mental; sin darme cuenta acabaste haciéndome creer que estaba metido en una comedia de Carole Lombard (por ejemplo, la que hizo con Hitchcock). Tú eras ella y yo un perplejo Robert Montgomery. Lo digo porque no puedo estar de acuerdo con tu pose, aguda, sí, pero cómo osas pedirle realismo y verosimilitud a un argumento utilizado por Hitchcock. Y menos en una de espías. Eso queda para John LeCarré y los que adaptan sus novelas a la pantalla.
      Creo que ya apuntaba en algún párrafo de mi entrada que al autor de “VERTIGO” eso no le interesa ni le conviene para sus planes. A él, aparte de las subcapas que contienen sus películas, le gusta emocionar, divertir, inquietar (y asustar) al espectador. Él mismo dijo que le gustaba más el suspense que la sorpresa; por eso te deja que sepas más que el protagonista y vayas un poco por delante de él. Así sufres más porque te gustaría avisarle de cosas que tú ya sabes y él no. Y si el prota es Cary Grant, con mayor razón y ansiedad.
      Respecto al fabuloso y elegante James Mason, muy seguro y competente, sí, pero se deja engatusar y engañar por los atractivos y promesas sexuales de la señorita Kendall, portándose al final como un enamorado despechado. Y no digamos tres años más tarde con la nínfula Sue Lyon. Ahí sí perdió los papeles de verdad. Y es que “tiran más un par de...”
      Por Santa Greta! si no es una de tus bromas y realmente tienes una blusa con el mismo estampado de ese vestido que luce Eva Marie Saint en esa secuencia que reflejan las fotos que he colocado, métete dentro de ella y hazte una foto. Se lo debes a tu público.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Si tuviese que elegir así, a bote pronto, tres imagenes icónicas de mi memoria cinéfila, creo que una sería Monument Valley, otra Gene Kelly en Cantando bajo la lluvia y la tercer sería el famoso fotograma de Cary Grant corriendo delante del avión. A mi es un Hichtcok que me gusta mucho, pero es que casi toda su obra me gusta mucho, salvo un intento de comedia, que no recuerdo ahora el nombre, pero quizás junto a Vértigo y Psicosis sea mi tercera favorita, hoy, que ya sabes que la semana que viene según tire el aire soy capaz de cambiar a por otras tres como Los pájaros, Marnie y La ventana indiscreta. Ya lo habéis dicho todo, no voy a ponerme a halagar aún mas la película, espero que con esto que escribo se note ya de sobras que me gusta.

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ese "intento de comedia" al que aludes y del que no recordabas el título supongo que es "MATRIMONIO ORIGINAL" (Mr. and Mrs. Smith) de 1940.
      En cuanto a esas seis películas que mencionas como tus favoritas, son incontestables. Entre ellas se encuentra la que más profundamente me ha afectado, un título determinante en mi vida; me refiero a "VERTIGO", a la que ya dediqué hace tiempo una entrada muy poco visitada.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Teo, soy una chica muy seria, como La Garbo nunca hago broma, mi blusa es un " trapucho" del Zara, pero lo que voy hacer, es hacerme una foto con un burka , me tapo la cara, el pelo y las extremidades... eso sí el burka que sea de Dior !!! Alabado se !!!
    Por cierto a lo que iba, cual es tu rubia favorita Hitchkoniana, creo adivinarlo!!! y tú sabes cual es la mía a ver si lo aciertas.

    Besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seria? Nunca haces bromas? La Garbo tampoco? No puedo creer que seas un muermo. No me cuadra. Y lo del burka no acabo de pillarlo... salvo que se trate de una broma.
      Efectivamente, lo adivinaste, mi rubia hitchcockiana favorita es... Kim Novak!
      La tuya, si me atengo a tus declaraciones, debiera ser Carole Lombard, pero la chica sólo trabajó en "MATRIMONIO ORIGINAL" (Mr. and Mrs. Smith) que no es precisamente la más hitchcockiana de las películas de Hitchcock. Si la descartamos, tal vez con la que más encajas sería la Grace Kelly de "LA VENTANA INDISCRETA" y "ATRAPA A UN LADRÓN"; la de "CRIMEN PERFECTO" no te pega tanto por lo de las tijeras mayormente. En fin, ya me dirás.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Gonzalo Labat25 junio, 2012

    "North by Northwest" es todo un compendio. En esa película está todo, lo de antes y lo de después. En un tono aparentemente ligero, pero está todo como en un catálogo de constantes y obsesiones hitchcockianas. Me parece que ya lo confesó el propio Hitchcock y es verdad. Como perfecto espectáculo cinematográfico no tiene parangón y por supuesto es la que más me gusta del maestro, más incluso que "Vertigo".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que objetar porque así es "CON LA MUERTE EN LOS TALONES", un divertido, electrizante, inquietante y absorbente ejercicio, verdadera "Summa Artis" del cine de Hitchcock.
      En cuanto a esa confrontación con "VERTIGO", ya supongo que lo haces desde la premisa de que también es una absoluta obra maestra, pero en una onda más perturbadora.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Teo, lo del burka, ! pues claro que es broma ! ya sabes que yo soy muy LOmbard, jejeje.
    Y sí adivine tu rubia favorita Kim Novak, pero tu no adivinaste la mía que es, Tippi Hedren, la encuentro con una carita ovala muy mona y delgadita,y por supuesto la gran Ingrid Bergman, me encanto en Marny. Grace kelly era guapa??? no para mi gusto una cara muy cuadrada, pero lo peor es que me parece sosísima, de esas rubias que no dicen ni fu ni fa.

    Besote, hasta la proxima entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que a veces resulto muy literal y como me dices que tú "nunca bromeas"... pues se me hizo un nudo.
      Lo de la Novak era muy fácil porque a lo largo de la existencia de este blog y fuera de él, he ido dejando miguitas muy visibles para que tú (y cualquiera) llegases hasta la felina rubia de "VERTIGO". Sin embargo, lo de la suegra de Antonio Banderas sí me ha cogido mirando para otra parte porque a través de la imagen que has ido primorosamente construyendo de esa Susan Lenox de cuyos escritos e imágenes todos disfrutamos, se corresponde más con esas dos "temibles" rubias hitchcockianas que Grace Kelly bordó en las mencionadas cintas del maestro. En fin, tomo nota y la próxima vez estaré más atento.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. He de reconocer que es una de mis favoritas. La he visto mil veces y siempre me engancha. Ese Thornhill corriendo y la avioneta sobrevolando su cabeza es icónica.
      Todo el enredo está hecho con una maestria y oficio muy propio de Mr. Hitch ¡ cómo no iba a gustarnos ! Escenas censuradas incluidas..¡ese beso en el tren y la química entre los protagonistas!.. . recuperadas gracias al DVD y esa madre tan divertida ( apenas unos años mayor que el propio Cary ) Una lección de cine. Lo tiene todo.
      Mejor que no cometan el error de hacer un remake porque seria un "refrito"
      Su la obra maestra ya está hecha ¿ para que repetirla ?

      Un abrazo

      Eliminar
  9. He de reconocer que es una de mis favoritas. La he visto mil veces y siempre me engancha. Ese Thornhill corriendo y la avioneta sobrevolando su cabeza es icónica.
    Todo el enredo está hecho con una maestria y oficio muy propio de Mr. Hitch ¡ cómo no iba a gustarnos ! Escenas censuradas incuidas..¡ese beso en el tren y la química entre los protagonistas!.. . recuperadas gracias al DVD y esa madre tan divertida ( apenas unos años mayor que el propio Cary ) Una lección de cine. Lo tiene todo.
    Mejor que no cometan el error de hacer un remake porque seria un "refrito"
    Su la obra maestra ya está hecha ¿ para que repetirla ?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese preludio a una noche de amor con el largo, largo beso en el compartimento del coche-cama (efectivamente, escamoteado por la censura cuando se estrenó la película) venía a ser como una nueva vuelta de tuerca a otro famoso, itinerante e interminable beso de Grant con Ingrid Bergman en "ENCADENADOS" que comenzaba en la terraza de la habitación del hotel y terminaba sin interrupción con la pareja atendiendo una llamada de teléfono.
      Sí, sí, lo del "remake" más nos vale a todos que se olviden. Aunque no sé, no sé, porque la sequía de ideas en el actual Hollywood les lleva a cometer estupideces aún mayores. Sin ir más lejos, Tom Cruise está rodando una nueva (o enésima) versión de "LOS SIETE MAGNÍFICOS".
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Uno de mis 3 Hitchcocks favoritos y por extensión una de mis películas favoritas de todos los tiempos.
    Cine en estado puro (como comentan un poco más arriba) y tan imprescindible como necesaria.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también la sitúo en ese pódium. Y en lo de "necesaria" también tienes razón porque muchas de las películas que se han ido haciendo en los últimos sesenta años, no se han molestado en disimular el haber chupado rueda de las fórmulas patentadas por "NORTH BY NORTHWEST".
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Es muy di´ficil decantarse por mis favoritas de mi favorito, concretando mucho puedo hacer un TOP 3: Con la muerte en los talones, Los pájaros y Encadenados. Me ha encantado el post :-) Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Meg:
      Ciertamente, resulta dificultoso elegir tratándose de Hitchcock. Sobre todo, si nos empeñamos en que sólo sean tres. Si fueran cuatro, podrías haber incluido "VERTIGO"; y si fueran cinco podrías añadir "EXTRAÑOS EN UN TREN"; y si fueran seis...
      En fin, un abrazo.

      Eliminar