17 de abril de 2012

LA TÍA TULA
(Esp) Eco Films / Surco Films, 1964. 109 min. BN.
Pr Ej: José López Moreno, Francisco Molero y Nino Quevedo Pr: Juan Miguel Lamet. G: José Miguel Hernán, Luis Sánchez Enciso, Manuel López Yubero y Miguel Picazo, basado en la novela de Miguel de Unamuno. Ft: Juan Julio Baena. Mt: Pedro del Rey. DA: Luis Argüello. Ms: Antonio Pérez Olea. Dr: Miguel Picazo.
Int: Aurora Bautista, Carlos Estrada, Irene Gutiérrez Caba, José Mª Prada, Lali Soldevila, Enriqueta Carballeira, Julia Delgado Caro, Chiro Bermejo, Lolita Cobo, Carlos Sánchez Jiménez, Montserrat Julió, Coral Pellicer, Margarita Calahorra.
Tula (Aurora Bautista) lleva una existencia de provinciano recato
Tula, tras la muerte de su hermana, asumirá en esa casa las funciones de madre con sus sobrinos

Ramiro (Carlos Estrada), su enviudado cuñado, asume esa maternal delegación con pasiva complacencia
SINOPSIS: A la muerte de su hermana Rosa, Tula, soltera y virgen, a punto de perder su juventud, se hace cargo de sus dos sobrinitos y de su cuñado Ramiro que irán a vivir a su casa. Ella cuida con esmero de los niños y lleva perfectamente las tareas de la casa. Pero la presencia de Ramiro bajo su mismo techo –por el hecho de ser un hombre– pronto creará tensiones y será motivo de algunos conflictos. Cuando él propone a Tula que se casen como medida más razonable para resolver la situación, ella se indigna reprochándole su actitud poco respetuosa para con la memoria de su difunta hermana. Una mañana Ramiro, febril, intenta abordar sexualmente a su cuñada, pero ella se lo impide con uñas y dientes. Calmadas las cosas, van a pasar todos unas cortas vacaciones estivales en el pueblo, donde se hospedan en casa del tío Pedro. Allí, el rechazado Ramiro tras una retozona tarde en el río con sus hijos y Juanita, la prima adolescente, por la noche cede al impulso de entrar en la habitación de la muchacha, a la que fuerza. De regreso a la ciudad, pasado algún tiempo, cuando intuímos que Tula tal vez esté dispuesta a sopesar la idea de aceptar a Ramiro, la noticia de que Juanita está embarazada trastoca dramaticamente los planes de todos. Ramiro habrá de casarse con la chica. El y sus hijos abandonan la casa de Tula para siempre y ella, que les ha acompañado a la estación, se despide en el andén. Mientras ve alejarse el tren, quedará definitivamente sola.
La relación de la estricta Tula con su cuñado Ramiro se irá tensando cuando él pretende "regular" esa convivencia bajo el mismo techo, vía matrimonio
Finalmente, Ramiro intentará abordar sexualmente a su cuñada y ella horrorizada y maltrecha se refugia en el cuarto de baño
Cuando aparentemente las aguas vuelven a su cauce, deciden todos pasar el verano en la casa solariega de sus familiares en el pueblo

COMENTARIO: La llegada en 1962 de Manuel Fraga al Ministerio de Información y Turismo y el regreso de José Mª García Escudero a la Dirección General de Cinematografía y Teatro, creó nuevas expectativas con la puesta en práctica de medidas reformistas, tanto legislativas como ideológicas y económicas, que venían a estimular, clarificar y regular la atemorizada industria del cine español de aquellos momentos. En este contexto de tímida apertura surgieron las primeras obras de algunos titulados de la Escuela Oficial de Cine. Venían a inyectar savia nueva y –de paso– dotar al cine español de una renovada imagen, muy conveniente, por otro lado, para la engañosa política franquista deseosa en aquellos momentos de ofrecer a través de los festivales cinematográficos a los que acudían estas películas, una idea de aperturismo y modernidad.
Aquella esperanzadora corriente fue conocida como “Nuevo Cine Español” y resultó sólo un espejismo que, no obstante, permitió la existencia de algunos títulos prometedores, breve floración que se agostó con cambios de administración y reglamentaciones.
“LA TÍA TULA” es sin duda, junto a “NUEVE CARTAS A BERTA” de Basilio Martín Patino, y “LA CAZA” de Carlos Saura, una de las obras más importantes surgidas de aquella coyuntura. De narrativa clara y concisa, la cámara dibuja con encuadres de notable precisión la relación de Tula y Ramiro (lo único que al parecer le interesó a Picazo de la novela de Unamuno) fatalmente condicionada por las represiones de uno y otro en el asfixiante contexto de la vida en provincias, panorama perfectamente extrapolable a España entera. Tanto en el uso del plano fijo (genial resolución formal y dramática de la frustrada confesión de Tula con el sacerdote) como cuando se recurre, para no romper la tensión dramática, al plano-secuencia (el emocionante final en la estación, de complicadísima resolución), Picazo demostró en su primer largometraje un sorprendente dominio de la narrativa cinematográfica (sus imágenes rezuman verdad), capaz de una perfecta conjugación de sabiduría y delicadeza, pulso firme y objetividad, virtudes que uno sólo creía atribuibles a maestros consumados. Toda una lección, sí señor, que lamentablemente no se repitió en obras posteriores, de menor interés.
Para cerrar estas líneas, es de justicia destacar el trabajo de Aurora Bautista, una de las grandes trágicas de los años de Cifesa, felizmente rescatada para la ocasión y que consiguió de la mano de su director una matizadísima, formidable creación del complejo personaje de Tula, elogio extensible a sus compañeras de reparto Irene Gutiérrez Caba y Lali Soldevila (la memorable escena de la despedida de soltera). 

11 comentarios:

  1. Leí hace tiempo el libro pero la película nunca la he visto. Me la pongo de deberes junto a Nueve cartas a Berta. Muy interesante el contexto histórico. Un saludo, Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy casi seguro que el visionado de esos dos títulos, juzgados sin olvidar el contexto en que fueron realizados, te resultará una experiencia apasionante. "LA TÍA TULA" continúo considerándola, aún hoy, una impresionante lección de cine, una absoluta obra maestra. Ya me dirás.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Extraordinaria interpretación la de Aurora Bautista, una de nuestras actrices más grandes, así como el resto del reparto, Carlos estrada, Jose Mª Prada, Laly Soldevilla o enriqueta Carballeira. Cuando veo películas como esta, pienso que nada tienen que envidiar a las de Hollywood. En nuestro cine, habrá menor profusión de obras maestras; pero las que son, lo son con todo merecimiento. Además nos hablan de ambientes y situaciones que podemos reconocer facilmente. Gracias por recordarla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso y también desalentador, comprobar el despreciativo desconocimiento que se tiene del cine español, sobre todo por parte de un público joven más proclive, hoy por hoy, al consumo de aparatosas fantasías digitales 3D made in USA.
      De acuerdo en que existen algunas razones objetivas para odiar cierto cine patrio, pero entre lo que parece basura, si uno se acerca con la dosis necesaria de interés, se pueden descubrir muchas perlas cultivadas. Por ello celebro que conozcas la película de Miguel Picazo y que compartas el entusiasmo que he tratado de reflejar en mi comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Teo.
    Estoy contigo con el problema del público más joven. A cualquiera que le digas que vea una película en blanco y negro, con todos los respetos, te "echa a paseo". Y más si le dices "La tía Tula".

    Para mí es una de las más grandes del cine español, sin duda. No nos equivocamos si la definimos como Obra Maestra.

    Yo la descubrí hará unos añitos. Fue un asombroso descubrimiento.

    Una pena lo de Aurora Bautista, salvo los años que indicas con Juan de Orduña, no tuvo una carrera de mucho éxito. La podríamos haber aprovechado mucho mejor.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo, Noodles, creo que podríamos colocarla con toda justicia entre las diez mejores películas del cine español de todos los tiempos. Una obra maestra, efectivamente.
    En cuanto a la carrera de la emblemática Aurora Bautista, es cierto que declinó al adentrarse en la década de los cincuenta porque el tipo de cine que ella protagonizó, aquellas melodramáticas elucubraciones historicistas, dejaron de funcionar en taquilla. No obstante, en esos años llegó a rodar algunos títulos importantes como el drama rural "CONDENADOS" (1953) de Manuel Mur Oti, "LA GATA" (1955), dirigida por Margarita Alexandre y Manuel Torrecilla, fue la primera película española rodada en CinemaScope (con técnicos norteamericanos de la Baus and Lomb como asesores) y era un drama pasional que en cierta medida pretendía emular a "DUELO AL SOL"; también trabajó a las órdenes de Bardem en "SONATAS" (1957).
    Tras "LA TÍA TULA", sin embargo, no tuvo apenas trabajo y hubo de aceptar participar en oscuras producciones y en tres o cuatro spaguetti-westerns. Miguel Picazo volvió a contar con ella en "EXTRAMUROS" (1985).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Teo, te he dado un premio Liebster si quieres saber más sobre el visita PELICUARIO.
    Aprovecho para comentarte, también, que en la entrada que publiqué de The Artist también te mencioné y enlacé tu entrada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Buf, no la recuerdo para nada, vista en TV, hace años, pero últimamente estoy viendo bastante cine español, sobre todo de mediados de los 50 a finales de los 60. Intentaré buscarla.

    Saludos
    Roy

    PD: Aprovecho para felicitarte por el premio que he leido a Isa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo intentes, Roy, ¡encuéntrala! No conocer, o peor aún, tenerla olvidada, es una laguna que considero imperdonable para un cinéfilo de pro. Si el cine español fuera un templo, "LA TÍA TULA" sería una de las columnas que lo sostendrían.
      Disculpa que me muestre tan tajante, pero me ha cogido por sorpresa tu despego respecto a la película de Picazo.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. La descubrí en el programa que dirigía Garci y que en un tiempo se llamaba, "Que grande es el cine español" creo que para celebrar el centenario.
    Desde el primer momento me cautivó, porque si bien cuando se estrenó la película yo era un niño de corta edad, si podía reconocer el mundo reprimido en el que había crecido y en el conflicto de razonable futuro de pareja que se nos expone, la moral de la España franquista trunca la solución mas lógica para los problemas de dos seres que están condenados a unirse en cualquier escenario razonable.
    No he leído la novela de Unamuno pero seguro que es genial la adaptación que Miguel Picazo realiza del texto original al momento histórico en que transcurre la acción en el film.
    Sin duda una de las grandes películas de la historia del cine españolque hace muy poco pude adquirir en DVD. pero no estaba muy bien restaurada.
    Saludos a Teo y a quienes visitáis el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan:
      Te prodigas poco por este foro. La España franquista que retrata la película, se centra en su versión más asfixiante y constreñida: la vida en provincias. Es decir, la cotidiana represión, la sujeción a unas reglas sociales estrictas, también religiosas, que criminalizaban cualquier atisbo de sinceridad y negaban toda intentona de oxigenación.
      Efectivamente, es acuciante que Filmoteca Española, con su departamento de conservación y restauración, se ocupen de esta joya del cine español como ya han hecho con muchos otros títulos, y nos la devuelven en todo su esplendor.
      Un saludo.

      Eliminar