13 de marzo de 2012

GIGANTE (Giant)
(USA) Warner Bros, 1955. 197 min. Color.
Pr: George Stevens y Henry Ginsburg. G: Fred Guiol e Ivan Moffat, basado en la novela de Edna Ferber. Ft: William C. Mellor y Edwin DuPar. Mt: William Hornbeck, Philip Anderson y Fred Bohanan. DA: Boris Leven. Vest: Marjorie Best y Moss Mabry. Ms: Dimitri Tiomkin. Dr: George Stevens.
Int: Elizabeth Taylor, Rock Hudson, James Dean, Carroll Baker, Mercedes McCambridge, Chill Wills, Jane Withers, Dennis Hopper, Rod Taylor, Sal Mineo, Elsa Cárdenas, Earl Holliman, Judith Evelyn, Paul Fix, Alexander Scourby, Robert Nichols, Fran Bennett, Carolyn Craig, Monte Hale, Sheb Wooley, Charles Watts, Napoleon Whitting, Victor Millan.
Leslie (Elizabeth Taylor) utiliza sutiles estrategias de falso sometimiento a Jordan Benedict (Rock Hudson)
El retraído Jett Rink (James Dean) envidia a Jordan y desea secretamente a Leslie
Leslie se siente ninguneada por su marido  y el machista entorno que la rodea
Jett se ofrece a llevar a Leslie a la zona donde viven los peones del rancho en penosas condiciones
SINOPSIS: En los primeros años veinte del pasado siglo, un ganadero texano viaja hasta Maryland para adquirir un purasangre. Durante su estancia allí se enamora de la refinada hija de sus anfitriones y tras un corto romance se casa con ella. De regreso a Texas en compañía de su joven esposa, ésta habrá de enfrentarse con un mundo árido y desconocido para ella en el inmenso rancho de su marido. Excluida de algunas actividades que el inmovilista machismo de su marido no la permite desarrollar, al poco tiempo trabará amistad con un peón de carácter retraído, deseoso de prosperar, resentido con su patrón y secretamente enamorado de ella, el cual hereda una pequeña parcela en la que encuentra petroleo, viendo así cumplida su ambición de ser rico y poderoso. Con el paso de los años, el antagonismo entre los dos hombres aumentará, pero el devenir de la historia irá poniendo las cosas en su sitio.
Leslie intenta complacer a su marido adoptando el "estilo texano" en su comportamiento
Jordan no soporta la presencia de Jett en el rancho, pero ha de admitirla porque el díscolo peón cuenta con la simpatía de su hermana Luz (Mercedes McCambridge)
Cuando Jett encuentra petróleo en el subsuelo de su pequeña parcela, el enfrentamiento entre él y Jordan Benedict es inevitable
Han pasado los años y Jett se ha convertido en un influyente potentado que ahoga su soledad y frustración sentimental con la bebida y un comportamiento despótico
COMENTARIO: Los "novelones" de Edna Ferber solían salir muy favorecidos con las adaptaciones cinematográficas. Tanto las versiones musicales de "SHOW BOAT" realizadas por James Whale en 1936 y George Sidney en 1951, "CIMARRÓN" en la versión de Anthony Mann, como “GIGANTE”, se elevaron desde la pantalla muy por encima de las discutibles virtudes de su fuente literaria.
En "GIGANTE", la saga de una familia texana a lo largo de dos generaciones es la base para una visión extendida y severamente crítica del espíritu ingenuo, prepotente y fascista de los texanos. Pero la película es sobre todo el apasionante estudio de tres personajes -en un dilatado arco temporal- que merced al inspirado y a la vez concienzudo trabajo que sobre ellos efectuó George Stevens (todavía bajo los efectos del rayo creador que dos años antes le llevara a realizar su gran obra maestra, "RAÍCES PROFUNDAS") y a una sorprendente pero inteligente elección de actores, trascienden los ar­quetipos que representan y se convierten en carismáticas criaturas observadas con atención y dibujadas con puntilloso detallismo, marca de fábrica de la narrativa stevensiana. 
William Wyler llegaba en ocasiones a rodar más de cincuenta veces un mismo plano hasta conseguir con precisión lo que deseaba extraer del actor. George Stevens también utilizaba este tozudo método y el resultado solía dar brillantes resultados. Como demostración de ello, tanto Elizabeth Taylor, delicada y precisa, como Rock Hudson, sobrio y creible, consiguieron cada uno memorables trabajos. Pero fue el joven James Dean (que moriría en un accidente tan previsible como estúpido apenas concluido el rodaje) quien alcanzaría la gloria post mortem componiendo un introvertido y multipolar Jett Rink. 
NOTA: A propósito de este personaje, George Stevens había ofrecido el papel al misterioso y angélico Alan Ladd, del que había quedado plenamente satisfecho con su trabajo en "RAÍCES PROFUNDAS". Pero el actor, siempre dubitativo y acomplejado, se dejó influir por los equivocados consejos de su esposa-manager Sue Carol y acabó rechazando la oferta por la estúpida razón de que su nombre en los créditos iría en tercer lugar, demostrando con ello una fatal ausencia de olfato ya que su personaje era con mucho el más atractivo.

17 comentarios:

  1. No sabía lo de Alan Ladd, pero sí, desaprovechó una ocasión ideal. La peli ya es legendaria por ser de las pocas de James Dean, que no hace otra cosa que robar el plano a todo el que se acerca a él. Muy buena.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Con todos mis respetos para el bueno de Ladd, no lo veo aportando al personaje de Jett los matices psicológicos que le confirió el eternamente moderno James Dean. Por cierto, qué bien se le daba a Stevens eso de rodar escenas de pelea a puñetazo limpio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Ethan:
    Es curioso cómo el azar (o el destino) juega malas pasadas a las personas. El rechazo por parte de Ladd de la oferta para incorporar al Jett Rink de "GIGANTE" le acarreó una prematura decadencia profesional y aumentó sus complejos e inseguridades hasta su final (aunque no está muy claro, parece ser que se suicidó disparándose un tiro) con tan sólo 50 años.
    Por otro lado, James Dean heredó ese papel y a consecuencia de ese rodaje, las circunstancias le llevaron a estar un determinado día, a una determinada hora en la carretera de Paso Robles, donde perdería la vida estrellándose con su Porsche contra otro coche.
    En fin, cosas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Ricardo:
    Supondrás que por aproximación afectiva no soy la persona más cualificada para juzgar con "objetividad" la reincidente elección de Alan Ladd por parte de George Stevens. Para él, este actor constituyó un auténtico descubrimiento porque nunca había reparado en él. Para el papel de Shane había elegido a Montgomery Cliff (!) y más tarde, creo, a William Holden. Ladd fue un tercer plato.
    Partiendo de la premisa de que Stevens no era tonto, me atrevo a suponer que vio en la persona (no en el actor) de Ladd muchas concomitancias con el personaje de Jett (hablo del Jett de la novela de Ferber, no del resultante de la composición de James Dean) que bien encauzadas y utilizadas obrarían en favor del dibujo de ese complejo personaje en la pantalla.
    En cualquier caso, resulta estéril hacer conjeturas. James Dean superó la desconfianza de Stevens (durante el rodaje, se amargaron mutuamente la existencia) y nos ofreció una interpretación difícil de intercambiar con ningún otro posible actor.
    Y sí, de acuerdo en que Stevens filmaba muy bien, con mucha fisicidad, las peleas a puñetazos; la de Ladd con Ben Johnson en "SHANE" o la desigual de Rock Hudson con el descomunal dueño del "Diner".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. He visto Gigante un montón de veces y siempre me deja fascinada, me encanta. Tiene escenas de esas que se te quedan para siempre en la retina. En la boda del hermano de Leslie, mi querido Rod Taylor, hay una escena cuando llega Jordan durante la ceremonia y Leslie le mira sin darse apenas la vuelta. Ay esa mirada de Jordan..Y la escena en que Jordan obliga a su hijo a montar el Pony. Y cada vez que Leslie se enfada y saca su genio. Ese maravilloso primer plano de Liz Taylor que aparece en una de tus fotografías pertenece a una de esas escenas. Qué guapísima está.
    Todos los personajes, tanto principales como secundarios, estan maravillosamente interpretados. No imagino otro Jett que no sea James Dean. Tenía entendido que murió durante el rodaje y que algunas escenas fueron rodadas por otro actor. Veo que no comentas nada sobre eso así que imagino que será otra de esas leyendas urbanas...

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola Teo.
    Recientemente la volví a ver y me sigue pareciendo un pelín larga.
    En efecto, tiene grandes escenas maravillosas como las que señala Myra.
    De los actores que decir. Me quedo con James Dean y no nos olvidemos de los secundarios.
    Pero no me parece tan grande como señala su título.
    Prefiero, como bien dices, Shane. Una obra maestra como una casa.

    No obstante, ya nos gustaría a todos, tener un Gigante en los cines cada año.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Hola, Myra:
    Mencionas momentos de intensa emoción, "GIGANTE" tiene unos cuantos, y esos momentos tocan tan eléctricamente nuestra fibra en virtud de una puesta en escena muy estudiada y una soberbia dirección de actores. Yo diría que este film de Stevens es un colosal ejemplo del cine que hizo grande a Hollywood: narrativa, espectáculo y emoción. Bienaventurados los que fueron (fuimos) educados con estas películas.
    En cuanto a ese rumor que mencionas sobre la muerte de James Dean, es cierto que ocurrió cuando el rodaje no estaba rematado. Pero, que yo sepa, todas las escenas que vemos con Dean, es Dean y no ningún doble. Lo que sí hubo que "arreglar" fue la voz pues su fallecimiento impidió que él se doblara en estudio a sí mismo en los fragmentos en que el sonido directo no funcionó con la necesaria nitidez, algo habitual en tomas de exteriores. Para solucionarlo, tuvieron que recurrir a un actor de doblaje que imitara su voz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Noodles:
    Creo que George Stevens realizó sus mejores películas durante la primera mitad de la década de los cincuenta. Son contiguas "UN LUGAR EN EL SOL", "RAÍCES PROFUNDAS" y "GIGANTE". "EL DIARIO DE ANA FRANK", siendo interesante, ya me gusta menos. Y las dos siguientes, con las que clausuraría su carrera, resultaron una catástrofe.
    Sí, RAÍCES PROFUNDAS" es mi película favorita. Marcó mi niñez. En este blog le dediqué una entrada y nadie pareció interesarse por ella. En su momento, quedé un poco deprimido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Teo, GIGANTE es simplemante gigante.

    Ambiciosa superproducción basada en la novela de Edna Ferber. James Dean murió después de terminar el film.

    Nos encontramos ante una obra maestra del cine clásico en la que tratan diversos temas, tanto la familia, el progreso de la sociedad (las personas con poder económico ya no son lo que eran... lo que se diría "nuevos ricos") y el amor. La historia que se cuenta es muy buena y sobre todo realista dentro de lo que es el contexto del estado de Texas de la primera mitad del siglo XX. Dado que desde el comienzo de la película hasta el final pasan muchos años podemos ver como evolucionan los personajes, sobre todo James Dean y Rock Hudson, de una manera totalmente espectacular...

    En definitiva, todo un clásico que merece la pena ver.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Teo, Hay más que mueren de desamor es Susan Lenox, a veces aparece la cuenta de este blog que tengo cerrado...en fin.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Susan:
    Chica, en un primer momento me alarmé, pero rápidamente has aclarado ese "deprimente" nick. Y es que el desamor, es lo que tiene.
    Haces una rápida semblanza de "GIGANTE" para demostrar lo mucho que te gusta esta película. Creo que La Primera la emitirá muy pronto en ese espacio de los jueves dedicado a los clásicos. Muchos nos volveremos a enganchar a esas tres horas de saga familiar texana. Seguro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  13. Teo, HAY MÁS QUE MUEREN DE DESAMOR es el titulo de una novela de Saul Bellow, premio nobel 1976; que junto a M.Proust y Martin Amis son mis escritores de cabecera, yo jamas moriría de desamor.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Vale, vale, Susan: siento tener que confesar que de Saul Bellow sólo he leído la novela "EL LEGADO DE HUMBOLDT", allá por 1978, y creo recordar que fue por la que le dieron el Pulitzer poco antes del Nobel. En su día, me impactó, pero ahora la tengo ya muy difuminada en el recuerdo. "HAY MÁS QUE MUEREN DE DESAMOR" siento no conocerla, pero tomo nota. Caray! sí que son eclécticos tus gustos literarios. Que Proust sea tu escritor de cabecera, lo entiendo pues él siempre escribía en la cama (perdona el chiste fácil). En cuanto a Martin Amis, es curioso que yo le recuerde más por ser uno de los niños raptados por los piratas en la espléndida "VIENTO EN LAS VELAS" (era el mayor de ellos, el que se cae por la ventana y muere) que por la novela que conozco de él "TREN NOCTURNO" (no comprendo cómo David Fincher no ha hecho ya una adaptación cinematográfica con ese enrevesado y oscuro relato policiaco-detectivesco con tanta trastienda). También escribió el guión de la peor película de Stanley Donen, "SATURNO 3".
    Hay mucha gente muerta por desamor, podría asegurarlo. Andan por ahí, de un lado para otro, sin saber que están "muertos". Me alegra que tú no seas uno de esos zombies.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Estupenda película, Teo, igual que tu comentario, con el que siempre se aprende mucho sobre los detalles del rodaje y demás. Desconocía lo de Alan Ladd; es una pena que no aceptara; a Montgomery Cliff le veo más que a William Holden para ese papel.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Gracias por tu apoyo, Selegna, pero voy a tener que ir colando en el blog reseñas de películas que no me han gustado (voy a hacerlo), sólo para comprobar si existen disidentes entre los que frecuentáis este rincón. Lo digo porque hasta ahora, por esa comprensible inclinación mía a colocar obras de incontestable marchamo de calidad o de inviolable precinto de "clásicos", las "perlas" que ido engarzando hasta ahora no me las discute nadie.
    Lo malo es que los títulos que tengo previstos y preparados, al menos los cinco o seis próximos, me temo que son de los que en su día me hicieron levitar. A mí y a millones de cinéfilos, creo. Seguiremos probando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, creo que totalmente de acuerdo en todo, hay pocas películas; incluso en las que se consideran obras maestras, siempre hay alguien que disiente; en mi caso, si en general me gusta, lo dejo ahí, a no ser que hagas alguna pregunta concreta sobre el contenido o el tratamiento del tema. Alguna vez lo he hecho, pero enseguida lo convierto en un debate filosófico y no cinéfilo.
    A ver cual es la próxima.
    Un abrazo

    ResponderEliminar