8 de febrero de 2012

EL BAILE DE LOS VAMPIROS (The Fearless Vampire Killers)
(USA-GB) MGM / Cadre Films / Filmways, 1967. 107 min. Color. Panavision.
Pr Ej: Martin Ransohoff. Pr: Gene Gutowski. G: Roman Polanski y Gerard Brach. Ft: Douglas Slocombe. Mt: Alastair McIntire. DP: Wilfrid Shingleton. Vest: Sophie Devine. Ms: Krysztof Komeda. Dr: Roman Polanski.
Int: Jack McGowran, Sharon Tate, Roman Polanski, Alfie Bass, Ferdy Mayne, Fiona Lewis, Jessie Robbins, Ian Quarrier, Terry Downes, Ronald Lacey.
Sarah (Sharon Tate), adicta a los baños de espuma, pide permiso al apocado Alfred (Roman Polanski) para utilizar su bañera durante un ratito
En pleno disfrute de su baño, Sarah es mordida y raptada por el aristocrático vampiro Von Krolock (Ferdy Mayne)
El intrépido profesor Abronsius (Jack McGowran) está empeñado en desentrañar la verdadera naturaleza del Conde von Krolock. Alfred, por el contrario, sólo desea recuperar a Sarah
SINOPSIS: El intrépido profesor Abronsius y su torpe pero voluntarioso discípulo Alfred, investigan en Transilvania el mundo de los vampiros. A todo esto, el Conde von Krolock –un temido vampiro de la zona– ha raptado a Sarah, la bella hija del posadero donde ellos se hospedan, de la que se ha prendado Alfred. Por eso aceptarán la inquietante invitación del vampírico conde para visitar su castillo.
El deforme Kukol (Terry Downes), fiel servidor del Conde von Krolock, vigila y persigue a nuestros amigos por orden de su amo
Una vez en el castillo del conde, Alfred al fin reencuentra a su Sarah, cómo no, en el interior de una bañera
Alfred huye en trineo del castillo de los vampiros con Sarah a su lado. Sin embargo, no ha reparado en la exagerada "palidez" de ella
COMENTARIO: Lo de “comedia divertida” es sólo la etiqueta colocada en su día para vender el producto. Quedarse ahí sería como conformarse con contemplar la fachada de un hermoso edificio gótico sin caer en la tentación de penetrar en su interior. Si lo hacemos con “EL BAILE DE LOS VAMPIROS”, quedaremos atrapados en el denso espacio de una película que consigue cautivar los sentidos, suspender nuestra voluntad crítica y anular la distancia que nos permitiría estudiar su mecanismo con la necesaria objetividad. Eso me ocurre cada vez que, como espectador, me dejo seducir por la belleza tétrica de sus imágenes, algunos travellings en el interior del castillo del Conde von Krolock y los cánticos desde la marmórea bañera de una Sharon Tate vampirizada.
Lo cierto es que la película de Polanski logra traspasar con habilidad las fronteras que delimitan la parodia y llega a convertirse en la más "seria" y aguda reflexión sobre el género de vampiros, desvelando aspectos de su mitología ignorados o soslayados en anteriores tratamientos cinemato­gráficos (la insufrible soledad y el aburrimiento que presiden las largas veladas de invierno en la “no vida” de un vampiro, la inmunidad a los crucifijos de un vampiro judío, la homosexualidad, etc). Unos excelentes deco­rados, una cámara suntuosa y envolvente y una música de escalofriante inspiración y gran eficacia (debida al gran Krysztof Komeda) llegan a crear una atmósfe­ra gótica y pesadillesca que culmina en la aluci­nante secuencia del baile, verdadero hito del género terrorífico a pesar de la irrupción del humor en ella.
NOTA: El productor Martin Ransohoff, que representaba los intereses de la Metro en la producción, disconforme con la versión primitiva de la película, al parecer ordenó un remontaje que la dejó tal como la conocemos. Ignoramos la naturaleza de los cambios o supresiones. Sin embargo, a pesar de todo, el resultado es el que es, lo más parecido a una obra maestra.   

28 comentarios:

  1. ah, que buena. Recuerdo todavía cuando la vi la primera vez en el cine, esa dualidad que comentas, me resultó una película extraña y rara, había grandes gags cómicos y por otro lado se ponía seria con el género. Todavía la suelo revisitar de cuando en cuando.

    Un saludo
    ROy

    ResponderEliminar
  2. Teo, la he visto millones de veces y no me canso (La semilla del diablo también). No tiene desperdicio aunque a mi me da más miedo la mujer del posadero que los vampiros, jaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, Roy, "EL BAILE DE LOS VAMPIROS" participa un poco de eso que tú denominas "dualidad" y que poseen algunas buenas (falsas) comedias que en su día firmara Billy Wilder, o que aún hoy sigue haciéndolo, por ejemplo, Woody Allen. Es decir, abordar temas serios o graves utilizando el excipiente del humor para fijar mejor en la mente del espectador el "contenido" subyacente del film en cuestión. Algunos ejemplos, aparte del que ahora comentamos: "EL APARTAMENTO", "BÉSAME, TONTO", "BROADWAY DANNY ROSE", "DESMONTANDO A HARRY"...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Isabel:
    Efectivamente, en "EL BAILE DE LOS VAMPIROS" hay varias cosas que dan mucho miedo y puede que tengas razón (y un poco de guasa) al destacar la figura de la gorda y horripilante esposa del posadero Shagal. Este pobre hombre sufre en sus carnes un acosador y violento matriarcado que sólo haya fugaz consuelo en sus patéticas escapadas al cuarto de la criada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Excelente texto, Teo. Como ya sabes en qué terminos valoro la presente película (ambos la admiramos), te propongo que me digas, en orden de preferencia, cuáles son tus cinco obras preferidas de Polanski. Ahí van las mías:

    1. El quimérico inquilino.
    2. La semilla del diablo.
    3. Chinatown.
    4. Repulsión.
    5. El baile de los vampiros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No difiero apenas de tu lista de favoritos, es impecable. Sólo sustituiría "EL QUIMÉRICO INQUILINO" (pesadilla kafkiana con reminiscencias de "REPULSION" y "LA SEMILLA DEL DIABLO", pero un producto que pese a momentos impagables como la doble intentona de suicidio del protagonista, no llega a alcanzar la redondez) por "EL ESCRITOR" (potente ejercicio polanskiano partiendo de una novela que le permitía transformar algunos contenidos para llevarlos a su terreno, sometiéndolos a una sutil remodelación que los aproxima a ese universo paranoico y en ocasiones pesadillesco en el que suelen quedar atrapados sus protagonistas).
    Confieso que me resultaría dificultoso ese orden de preferencia que me pides porque sufro algún tipo de esquizofrenia a la hora de saborearlos. Reconozco que "REPULSION" es uno de sus grandes logros, aunque tuviera que embadurnarse con Hitchcock y Buñuel, o tal vez gracias a eso. En cuanto a "LA SEMILLA DEL DIABLO" y "CHINATOWN" son dos obras redondas, sin fisuras, fascinantes. Pero la que más me seduce, aún reconociendo ciertas "imperfecciones" ( no sé si imputables a él) es "EL BAILE DE LOS VAMPIROS", como ya ha quedado claro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me gustó "El escritor", es un filme impecable, pero precisamente yo eché de menos que ahondara más en ese clima de pesadilla y paranoia que bien señalas, y que, por otra parte, es lo que suele caracterizar a las mejores obras de Polanski. No sé, creo que al hacerse mayor, ha ido perdiendo ese punto de locura que convertía en geniales algunos de sus trabajos. Su innegable talento sigue ahí, e incluso ha conseguido una calma narrativa envidiable, pero ya no es lo mismo. A mi entender, sus películas más conseguidas, personales e influyentes siguen siendo las que conforman la "trilogía de los apartamentos", y entre ellas me decanto por "El quimérico inquilino"; no ya sólo porque en ella depura y lleva más allá los planteamientos estéticos, argumentales y narrativos de los dos filmes anteriores, sino porque consigue que pases del escalofrío a la sonrisa (su humor es más negro que el carbón) con una facilidad pasmosa. Para mí se trata de una genialidad repleta de detalles que sólo percibes cuando la has visto varias veces. De mis favoritas, sin duda.
    Siempre es un placer compartir unas líneas con un cinéfilo de tu talla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Fernando Lázaro10 febrero, 2012

    A mí "El baile de los vampiros" siempre me ha parecido muy extraña. Reconozco que la primera vez que la vi hace muchos años, no me preocupé de ver más allá de la parodia que aparenta ser. Luego, pasado el tiempo, he sabido paladearla hasta llegar a esa indefinible sensación que me produce siempre que vuelvo sobre ella. Parece como si Billy Wilder se hubiera comido a Terence Fisher y durante la digestión hubiera dirigido esta película tan extraña como fascinante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Sí. Yo también recuerdo que la primera vez que vi "DOS EN LA CARRETERA" en el madrileño (y desaparecido) cine Avenida, sintiéndome acomodado y seguro en la narrativa anterior de Stanley Donen, suave y clásica, me dejó algo descolocado esa innovadora concepción de puesta en escena. Pero eso sólo fue momentáneo, ahora la considero la mejor película de Donen (desde entonces, ya la he visitado una veintena de veces).
    Me ha hecho gracia, por lo bien traído, ese metafórico símil entre cinéfilo y gastronómico que utilizas para intentar definir la "naturaleza" de "EL BAILE DE LOS VAMPIROS".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. J.L. Llamazares11 febrero, 2012

    Ese actor que interpreta al profesor, Jack McGowran según veo en una de las fotos, me suena mucho pero no recuerdo ninguna película en concreto. En esta película está genial. Y no necesito decir nada de la maravillosa Sharon Tate porque se ha hablado tanto de ella...

    ResponderEliminar
  11. Jack McGowran fue un actor dublinés que apareció en muchas películas, pero siempre en pequeños papeles. Ahora le recuerdo en "EL SOÑADOR REBELDE" de Ford y LeRoy, "LORD JIM" de Richard Brooks y "DOCTOR ZHIVAGO" de David Lean. Pero fue Roman Polanski quien le dio las mejores oportunidades de lucirse en dos películas, "CUL-DE-SAC" y la que ahora nos ocupa, situándolo el primero en el reparto. La última vez que le vimos en una pantalla fue en "EL EXORCISTA" de William Friedkin, volviendo a asumir en esa ocasión un pequeño cometido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. No es mi preferida de Polanski, pero tiene su punto, ahora recuerdo a la pobre Sharon Tate y su triste y cruel final, a manos de estos salvajes-locos-perturbados, no tengo plabras.
    De Polanski me gusta LA SEMILLA DEL DIABLO, TESS, EL CUCHILLO EN EL AGUA y Repulsión, y Lunas de Hiel.
    Un abrazo y gracias por tus comentarios en mi blog.

    ResponderEliminar
  13. !!! Ah y EL ESCRITOR, como olvidarme de este gran film y de Ewan MacCgregor, impecable.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Mencionas, Susan, entre tus favoritas, "EL CUCHILLO EN EL AGUA", pues fue la película que me descubrió a Polanski (bueno, a mí y a todos los demás, era su primer largometraje). Creo que fue allá por el año 1966 cuando se pudo ver en España dentro de la programación de una semana de cine polaco que se celebró en el cine Palafox, en Madrid. Entonces me gustó mucho, pero revisada años después, la encontré algo artificiosa. Curiosamente, Orson Welles inició por aquellas fechas el rodaje (abortado) de un film, "THE DEEP", prácticamente con la misma temática (ver reseña en este mismo blog, pinchando en la pestaña "Perlas extraviadas").
    Llegar a tus "Plegarias desatendidas" ha sido como descubrir un jardín secreto que tú cuidas muy bien y en el que me gusta refugiarme.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Teo, yo a Polanski, lo descubrí mucho después en el 66 no había nacido, me voy bajando las pelis por emule olas compro en el FNA a 3 o 6 euros encuentro verdaderas joyas. La pasión por el cine la heredé de mi padre.
    Ya miraré " THE DEEP" . Gracias por gustarte mi blo, lo hago con mucho cariño a pesar del poco tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Aurora R. Martín12 febrero, 2012

    No he visto muchas películas de vampiros porque siendo niña vi por televisión un "Drácula" con Christopher Lee que me dejó traumatizada. Desde entonces, ese género de pelis me da diría yo como una reacción alérgica. Pero he de confesar que "El baile de los vampiros" la he visto más de una vez y aparte de las risas que siempre me provoca, he podido gracias a los comentarios que se han escrito aquí, comprender mejor el porqué de ese miedo que entre carcajada y carcajada me producía la película de Polanski.
    Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola, Susan: me produce un cierto vértigo comprobar que cuando yo me encontraba sentado en el patio de butacas del cine Conde Duque, viendo "CLEOPATRA" por primera vez, tú aún eras un pequeño destello en el cosmos. Eso supongo que es bueno para ti, porque tienes mucha vida por delante, muchos caminos que recorrer y muchas películas por descubrir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Aurora: te entiendo perfectamente. Las apariciones de Christopher Lee en la pantalla, en su papel de Drácula, producían una sensación como si se te helase la sangre, al mismo tiempo que atraía. Hoy por hoy, permanece como el mejor vampiro de la historia del cine.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola, Teo: Por fín he podido ver "El baile de los vampiros" y la verdad es que me he divertido mucho, viendo la cara de "susto" de Alfred durante toda la película y los continuos "gags" que van provocándote la sonrisa, así como los diálogos llenos de ironía y doble sentido a veces. Sin embargo, eso no quita, para que contenga también una atmósfera tenebrosa, que te haga mirar hacia todos lados, por si acaso. Merece la pena verla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Me congratulo de que hayas podido llenar esa laguna que tenías, viendo por fin "EL BAILE DE LOS VAMPIROS" y sobretodo que te haya gustado, divertido y asustado en proporciones semejantes. Creo que ya ha quedado claro, pero te lo repito: es una de mis películas favoritas (de toda la vida) y si me obligaran a quedarme con una sola película de Polanski, sería esta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Continuo dando de vez en cuando paseos por tu blog y encontrando joyitas como esta deliciosa parodia-homenaje-revisión de las pelis de la Hammer. Hace tiempo que no la revisito pero la tengo en buena estima. Será cuestión de revisarla en breve. Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Pues nada, Ca, cuando la revises (no lo demores) si te parece, volvemos sobre ella porque a mí siempre me apetece. Creo que "EL BAILE DE LOS VAMPIROS" va mucho más allá -ya lo expongo en el comentario crítico- de la mera parodia u homenaje. En sí misma, con sus virtudes, se convierte en un hito del género vampírico. Sólo encuentro una película de la Hammer que podría compararse -sólo en algunos aspectos- a la de Polanski. Me refiero a "LAS NOVIAS DE DRÁCULA" de Terence Fisher. Pero, bueno, esa es otra historia.
    Hasta la próxima, un saludo.

    ResponderEliminar
  23. "la irrupción del humor"... Nunca había considerado el film desde esa perspectiva. Siempre he pensado en el film como en una comedia, en "clave Polanski", con múltiples matices que la enriquecen para lograr ese fantástico y siempre recuperable "todo"(parece un homenaje a algunas referencias de la Hammer y del cine clásico de terror en general o, entre otras, un puro ejercicio de ambientación gótico-magistral). Me has dado ganas de volverla a ver cuanto antes partiendo de ese prisma, si señor y gracias. Saludos guzzeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lógicamante, Polanski acude a la mitología del género para obtener los materiales con los que construir su "baile vampírico". Pero en su utilización inteligente y perspicaz los subvierte obteniendo un resultado de mayor calado que los referentes que -en apariencia- parodia. Por eso, "EL BAILE DE LOS VAMPIROS" produce tantas carcajadas como escalofríos. Y tanta fascinación como reflexión.
      Si me obligaran a quedarme con sólo dos películas del polaco, una de ellas, sería ésta de la que hablamos.
      Un saludo.

      Eliminar
  24. José Luis Martínez04 agosto, 2013

    Me resulta increíble la habilidad del director para transformar una historia tan sencilla en una producción de tanta calidad, gracias al magistral trabajo de ambientación,fotografía, banda sonora y entrañables caracterizaciones. Cuenta con algunos pasajes de autentico deleite, sofisticadísimos, de los que no puedes dejar de acordarte, como sobre todo la escena del baile.Y curiosamente una de las cosas que más me gusta es el tratamiento del color en la película. Es fresca, elegante,absorvente, precisa, y muy original; cargada de emociones y reflexión...una pequeña joya cinematográfica. Aunque sea una opción muy personal es mi película favorita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, José Luis: como habrás podido comprobar a través de mi comentario, comparto plenamente tu entusiasmo por la película de Polanski. De hecho, puedo decir -no sin riesgo- que "EL BAILE DE LOS VAMPIROS" (junto a "LA SEMILLA DEL DIABLO") es también mi título favorito en la filmografía del director polaco.
      Un saludo.

      Eliminar
  25. Hola, no sé si se publicó porque antes ya escribí pero no veo el comentario.. bueno, en fin estaba buscando películas antiguas en el buscador de google y me apareció esta foto..la ví de niña!..pero no recordaba el nombre del título, tu blog me ha ayudado para tratar de encontrarla en algún sitio para volver a verla o alquilarla, cosa que no creo que esté en videos.. saludos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María. Creo que esta es la primera vez que aparece un comentario tuyo en este blog y veo que lo haces a propósito de una de mis películas favoritas, una de las que más me ha fascinado, hasta el punto de haberla visitado una veintena de veces.
      En cuanto a las probabilidades de encontrarla y poder revisarla tranquilamente desde el sofá de tu casa, son muchas porque en España (e imagino que probablemente también en Argentina) se ha editado en DVD hace un par de años y no creo que resulte difícil localizarla. Es uno de esos títulos que merece la pena atesorar como una obra maestra que es. Hay un cinéfilo compatriota tuyo, Gustavo Cabrera (está en Facebook), quien posiblemente pueda concretarte más sobre la edición del film de Polanski y las posibilidades de conseguirlo allá en tu país.
      Mientras, un abrazo.

      Eliminar