13 de febrero de 2012

CLEOPATRA (Cleopatra)
(USA) 20th Century-Fox, 1961-63. 243 min. Color. Todd-AO.
Pr: Walter Wanger. G: Joseph L. Mankiewicz, Ranald MacDougall y Sidney Buchman, basado en obras de Plutarco, Suetonio, Apiano, "La vida y época de Cleopatra" de Carlo M. Franzero, "César y Cleopatra" de Bernard Shaw, "Antonio y Cleopatra" y "Julio César" de Shakespeare. Ft: Leon Shamroy. Ft 2ª Unidad: Claude Renoir y Piero Portalupi. Mt: Dorothy Spencer y Elmo Williams (no acreditado). DA: John De Cuir, Jack Martin Smith, Herman Blumenthal, Elven Webb, Maurice Pelling, Boris Juraga y Hildyard Brown. EE: Emil Kosa Jr. Vest: Irene Sharaff, Vittorio Nino Novarese y Renie. Cor: Hermes Pan. Ms: Alex North. Dr 2ª Unidad: Andrew Marton y Ray Kellogg. Dr: Joseph L. Mankiewicz.
Int: Elizabeth Taylor, Richard Burton, Rex Harrison, Pamela Brown, Roddy McDowall, George Cole, Hume Cronyn, Cesare Danova, Martin Landau, Kenneth Haig, Andrew Keir, Robert Stephens, Francesca Annis, Richard O'Sullivan, Carroll O'Connor, Gregoire Aslan, John Hoyt, John Doucette, Herbert Berghof, Jacquie Chan, Martin Benson, Jean Marsh, Douglas Wilmer, Michael Hordern, Michael Gwynn, Marne Maitland, Marina Berti, Loris Loddy.
Cleopatra (Liz Taylor) toma el poder de Egipto, apadrinada por Julio Cesar
El poderoso Julio Cesar (Rex Harrison) es consciente del instrumentalizado poder de seducción de Cleopatra
Cleopatra, en su visita a Roma, presiente los trágicos acontecimientos que sobrevendrán 
SINOPSIS: El victorioso Julio César decide visitar Egipto en previsión de que en ese dominio romano pudiera desencadenarse una guerra fraticida entre Cleopatra y su hermano que se disputan la supremacía. Tras restablecer el orden según los intereses de Roma, Cesar cede a los encantos de la bella e inteligente Cleopatra, a la que pondrá en el trono y con la que tendrá un hijo. A partir de ahí, se desencadenarán los acontecimientos.
Tras el asesinato de Cesar, Cleopatra conocerá a Marco Antonio (Richard Burton) justo antes de su precipitado regreso a Egipto
Espiemos a la reina de Egipto en uno de sus legendarios baños
Marco Antonio también visitará Egipto y sustituirá al fallecido Julio Cesar en el corazón de Cleopatra
COMENTARIO: El film que ahora nos ocupa, de legendaria, dilatada y "escandalosa" gestación, es probablemente el más ilustre, caro, controvertido y accidentado ejemplo del entonces llamado "cine espectacular". Ahora, para mejor comprender, vamos a repasar someramente su cronología. 
Soñado por el veterano productor independiente Walter Wanger ("LA REINA CRISTINA DE SUECIA", "SÓLO SE VIVE UNA VEZ", "LA DILIGENCIA", etc) como colofón a su carrera, preparado y comenzado por Rouben Mamoulian en la dirección, el rodaje se inició en Londres y al cabo de tres meses hubo de ser interrumpido por una gravísima neumonía contraída por Liz Taylor que a punto estuvo de acabar con su vida. La prolongada espera, durante la que sólo se pudieron rodar tomas en las que no aparecía la estrella, la adversa climatología que destruyó gran parte de los gigantescos decorados construidos y la progresiva discordancia de criterios en la concepción del film, fueron finalmente la causa de que Mamoulian arrojara la toalla y abandonase la dirección (o tal vez fue despedido). Tras un dilatado lapso y sin poder aprovechar nada de lo rodado en Inglaterra, se reanudó la filmación en Roma. Pero para entonces la batuta había recaído en las intelectuales manos de Mankiewicz (insistentemente recomendado por la Taylor), quien sustituyó en primer lugar a los actores Peter Finch y Stephen Boyd que interpretaban a Julio César y Marco Antonio, por Rex Harrison y Richard Burton, respectivamente. A estas alturas, la Fox estaba al borde de la bancarrota a causa del inflado y astronómico presupuesto alcanzado por el film (el costo final llegaría a rondar los cuarenta y cinco millones de dólares de la época) y el saco sin fondo que para la productora significó por aquellas fechas el rodaje de "EL DÍA MÁS LARGO" y la inacabada de Marilyn Monroe "SOMETHING GOT TO GIVE". Así las cosas, Darryl F. Zanuck regresó de Europa para relevar a Spyros Skouras al frente de la casa y hacerse cargo de las riendas de la cuádriga de "CLEOPATRA" que arrebató a Wanger, pasando éste a ser unicamente el productor "titular" de la película. La operación "salvamento" incluyó escenas de batallas rodadas (en España, por cierto) a espaldas de Mankiewicz y, asimismo, un drástico recorte de metraje, desechándose la intención del realizador de estrenar el film en dos partes independientes de tres horas de duración cada una. Las implacables y asalariadas tijeras de Elmo Williams se encargaron de aligerar la duración hasta los 243 minutos, que irían menguando en los diferentes estrenos de la película, hasta los 220 (su duración española) y los 190 en sus pases televisivos. El autor de "EVA AL DESNUDO", desesperado, renegó de su amada película y nunca llegaría a reponerse de aquella experiencia. 
Pese a todo, "CLEOPATRA", o lo que de ella nos ha llegado, en su mutilada y deformada arquitectura, perma­nece como una obra de inteligente diseño, intimista e introspectiva pese a su apabullante espectacularidad, con una (muy) sabia utilización de las fuentes shakespearianas de las que bebe, y en cualquier caso, una de las películas más apasionantes y profundamente hermosas de la -en ocasiones- tempestuosa historia del cine.

17 comentarios:

  1. Cleopatra es un "peliculón de los de antes". Yo sé que hoy en día también se ruedan "peliculones", pero nada que ver con la magia que tenían entonces. O será que la edad te hace ver todo desde otra perspectiva..
    He disfrutado leyendo tu gran comentario. No habría estado nada mal Peter Finch como Julio César, verdad?. Me gusta mucho Rex Harrison, pero siento debilidad por Finch. Me encanta en Historia de una monja y en La senda de los elefantes.
    Guapísima la Taylor y guapísimo Burton. Actorazos, peliculón..

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola, Teo: Me encanta esta película, por la historia, la ambientación y la interpretación de los actores; ya he dicho en otras ocasiones que me fascina el antiguo egipto; por cierto, Cleopatra hubiera estado encantada de poseer los rasgos de Liz Taylor que desde luego distaban mucho de los suyos, a pesar de sus esfuerzos por inventar productos de belleza; pero bueno, eso queda en anécdota cuando se trata de buen cine. Felicidades por el comentario tan exhaustivo; he disfrutado leyéndolo. Gracias por traerla a nuestro recuerdo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola, Myra:
    Tienes mucha razón; recuerdo que hacia el final de la película de Billy Wilder "FEDORA", hay una escena en la que el presidente de la Academia de Cine de Hollywood (Henry Fonda) visita en su retiro de la isla de Corfú a la mítica estrella Fedora (Marthe Keller) para entregarle un Oscar honorífico. Cuando se despiden, él le pregunta por qué no regresa al cine y ella responde "en el Hollywood actual (el de 1976) ya no se hacen películas para mujeres", a lo que él, entre sincero y cortés, le replica "porque ya no existen mujeres como Fedora".
    Esto podría muy bien aplicarse a "CLEOPATRA" y su estrella, Elizabeth Taylor.
    Pues sí, Peter Finch también hubiera resultado un estupendo Julio César. Este actor, que llegó al cine "enchufado" por Vivien Leigh, ya había coincidido con la Taylor en "LA SENDA DE LOS ELEFANTES", y se despidió del cine (y del mundo) en beauté con ese impagable Howard Beale que interpretaba en la descarnada "NETWORK, UN MUNDO IMPLACABLE" de Sidney Lumet.
    Gracias por tu visita, Myra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Selegna:
    Ahora mismo no sé qué datos se tienen de los auténticos rasgos físicos que tuvo la legendaria Cleopatra. Como tú, dudo que fueran los de la Taylor, pero supongo que también coincidiremos en que eso poco importa ante esa (afortunada) "concesión" al star-system" del Hollywood de la época. Y si, para el caso, la elección de Elizabeth Taylor va unida a la soberbia puesta en escena conseguida por Mankiewicz, pues qué vamos a decir. Nada que reclamar a este director y mucho a quienes decidieron recortar el primitivo formato del film.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cleopatra merece ocupar un puesto en cualquier Historia del Cine, aunque sólo sea por la enorme publicidad a la que dio lugar, referida a los cada vez mayores costos de producción que ascendieron a cuarenta millones de dólares, y que dieron lugar a un cambio e la política de producción de la 20th Century Fox. También se hizo famosa por marcar el inicio de la relacíón romántica entre sus dos grandes estrellas. Richard Burton y Elizabeth Taylor. La película e sí es espectacular, aunque algo tediosa en ocasiones; y, a pesar de figurar entre las más taquilleras no ha logrado todavía beneficios. No es mi peli preferida de Mankiewicz, son DE REPENTE EL ÚLTIMO VERANO Y EVA AL DESNUDO.
    Por otro lado te diré, que no sé si Liz, se parecía a Cleopatra, viendo la serie Roma, y sin querer comparar, la actriz que encarna a Cleopatra me
    parece mucho más acertada, incluso el vestuario, no me imagino a la autentica cleo, con eye-liner y labios años 60 como iba Liz, pero cosAS de la epoca supongo...
    besote.

    ResponderEliminar
  6. No sé qué me ha gustado más, si el post por la de datos quwe desconocía o la selcción de fotos, que es fantástica...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Susan: tal vez esa sensación de tedio que, por momentos, te produce "CLEOPATRA" fue la misma que impulsó a Darryl F. Zanuck y sus secuaces a, por un lado, meterle la tijera, y por otro, contratar directores mercenarios para que introdujeran algunas escenas de batallas y espectáculo. Está claro que Mankiewicz imaginó, deseo y rodó una película que no era la que los productores y buena parte del público de la época esperaba. De ahí, la catástrofe, que no fue tanta como se ha comentado a través de los años. La película acabó dando beneficios, aunque tardó años en conseguirlo (sucesivos estrenos, reposiciones, ventas a las televisiones...etc)
    Sobre el rigor histórico y el estilismo, incluso sobre la morfología de la reina Cleopatra pues qué quieres que te diga. El cine, como otras artes, puede (y debe) tomarse ciertas libertades. Algo ya le he comentado a Selegna un poco más arriba.
    Sobre tus dos pelis favoritas de Mankiewicz, nada que objetar porque a mí también me parecen de lo mejor en su espléndida filmografía.
    Vuelve por este lugar. Mientras, un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Meg: poniendo a prueba mi capacidad de síntesis, procuro aportar la mayor información de la que soy capaz, en el menor espacio posible. Básicamente, para no aburrir. Y en cuanto a las fotos, como digo en la cabecera de este blog (refiriéndome al contenido gráfico del libro Movie Movie), son imágenes amorosamente elegidas.
    Un abrazo para ti también.

    ResponderEliminar
  9. Gonzalo Labat15 febrero, 2012

    Mankiewicz hizo una película, "Julio Cesar", mucho más consecuente con sus intenciones que la que comentamos. Allí se limitaba a servir a Shakespeare de manera concisa y cinematográficamente aplaudible, sin concesiones al espectáculo. En cambio, en "Cleopatra" existen llamativos desequilibrios en la forma de presentarnos esa historia, o historias, que oscila entre el colosalismo más desbocado y un love story brillantemente dialogado, muy bien filmado e interpretado, en lo que podría haber sido una película más intimista y profunda, como apuntas en tu comentario.
    Al final todo se reduce a que en aquel proyecto se jugaban muchísimo dinero e inevitablemente hubo concesiones y vasallaje para asegurarse la taquilla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Verás, Gonzalo, estoy de acuerdo en que "JULIO CESAR" fue con exactitud lo que quiso ser. El caso de "CLEOPATRA" es mucho más complejo y me temo que no disponemos de todos los elementos de juicio (de muchos, sí, pero no de todos) para saber qué parte de esos "desequilibrios" a los que te refieres es imputable al director. Pero, vamos a un ejemplo concreto. Probablemente, la secuencia más espectacular de la película es la de la entrada de Cleopatra en Roma, toda una millonaria exhibición de decorados gigantescos, figuración y espectáculo, casi, casi, en sentido circense. Bien, pues este numerazo podría ser erróneamente interpretado al confundir las intenciones de la reina de Egipto /entre la revancha y la estrategia política) con las de los responsables de la película, que por otro lado, les venía muy bien este pasaje del guión para sus legítimos fines. Para mí, esta secuencia es dramáticamente pertinente y necesaria tal y como fue concebida y además está resuelta de manera magistral con sutiles detalles que nos dicen mucho de los personajes, especialmente de Marco Antonio, que hasta ese momento apenas conocemos.
    Resumiendo, no veo tantos desequilibrios (definiendo estos como errores de cálculo y distribución de elementos) en la película como -tal vez- lagunas (no olvidemos que se le amputaron casi dos horas del metraje original).
    En fin, una vez más resulta que todo es discutible y eso lo hace más apasionante. Gracias por tus estimulantes comentarios.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Grandiosa y majestuosa película. Cleopatra es una de mis pelis favoritas. Junto con Un extraño en mi vida, en mi humilde opinión, ofrece uno de los retratos de mujer más fascinante que servidora ha visto.
    Estoy convencida que la verdadera Cleopatra no tendría el carácter mítico y ensoñador que posee en la imaginería colectiva si no fuera por esta película.
    Bueno, igual me estoy columpiando un poco, puesto que la figura histórica de esta gran mujer ha trascendido la barrera del tiempo nada menos que más de 2000 años, pero esta película del gran Mankiewicz ha ayudado en gran medida a conservar hasta el día de hoy su condición de película y mujer legendaria.

    Tengo que decir, por otra parte, que normalmente las películas que pasan de más de las dos horas largas tienen que ser muy buenas o estar extraordinariamente bien contadas para mantenernos en la butaca sin ningún signo de fatiga. Y esta película, que dura nada menos que 4 horas en su versión más extendida, no sólo no me fatiga en absoluto sino que deseo que algún día se encuentre el metraje desaparecido y se pueda restaurar tal y como su director la quiso concebir.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miriam. Siempre resultan un enriquecedor placer tus (escasas) visitas a este blog. Resulta curioso, pero muy justificado, que elijas esta película y la que mencionas de Quine como dos excelsos ejemplos de retratos femeninos en profundidad vistos en una pantalla. Hay otras, claro, que también podríamos mencionar, pero tus favoritas son sin duda fascinantes y lo suscribo. Además, están protagonizadas por dos de las mujeres más bellas de la creación: Elizabeth Taylor y Kim Novak. Pero, bueno, esto ya entra en el terreno de lo subjetivo.
      Efectivamente, hoy en día es muy difícil mencionar a la reina Cleopatra (por el motivo que sea) sin que automáticamente aparezca en nuestra mente el rostro de la Taylor. Y así seguirá ocurriendo por décadas, supongo.
      Para terminar te diré, Miriam, que algunas de las películas que cuando las vi se me hicieron más "cortas", sobrepasaban las tres horas de duración. Cuestión de talento y maestría de quienes las hicieron.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Muchas gracias, para mí también resulta un placer pasarme por este maglnífico blog. Intentaré pasarme más a menudo. Me llena de satisfacción ver que mis aportaciones enriquezcan y eso es de agradecer.

    Pues sí, dos de mis pelis favoritas son éstas, pero no son, ni mucho menos, las únicas. También, por supuesto, hay otras que ofrecen retratos masculinos apasionantes, pero eso lo reservo para otras visitas, así ya tengo otro motivo para seguir paseando por este espléndido blog.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando quieras, Miriam. En este blog he ido atesorando algunos de los títulos que me marcaron y me formaron como un apasionado amante del cine. Películas que me ayudaron a sobrellevar, ya desde la infancia, una realidad áspera y poco complaciente. Pero aquí estamos, para hablar ahora de ellas y de lo que significaron (y significan).
      Hasta pronto, un abrazo.

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Para mi Cleopatra significa el fin de una manera de hacer y de ver el cine. Después de Cleopatra todo cambió. Comparto plenamente tus sabias opiniones respecto a esta película. Joseph L. Mankiewicz es un prodigio de escritor y de director. Su carrera es francamente alucinante, de una cualidad que te hace pensar que el cine de hoy se tambalea por todos lados. Eva al desnudo es para mí la mejor película jamás realizada sobre el mundo del teatro. Y luego va el tipo y se despide con La huella.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pobre Mankiewicz quedó tan afectado con la génesis de esta película que durante muchos años se negó a hablar de ella. Pero, bueno, aquí estamos nosotros para reconocer pese a todo sus apabullantes méritos.
      Dices que consideras "EVA AL DESNUDO" como la mejor incursión cinematográfica en el mundo del teatro y estoy por decir que tienes razón (no olvidemos "STAGE DOOR" de Gregory LaCava), a lo que añado, de cosecha propia, que esa película contiene los mejores diálogos de la historia del cine. Característica ésta que afecta a casi toda la obra de este director (y guionista). Ahí están, sin ir más lejos, los de "THE HONEY POT" (Mujeres en Venecia).
      Un saludo.

      Eliminar