16 de enero de 2012

EL GATOPARDO (Il Gattopardo)
(It-Fr) Titanus / Pathé Cinema, 1963. 205 min. Color. Technirama.
Pr: Goffredo Lombardo. G: Suso Cecchi d'Amico, Enrico Medioli, Pasquale Festa Campanile, Massimo Franciosa y Luchino Visconti, basado en la novela de Giuseppe Tomasi di Lampedusa. Ft: Giuseppe Rotunno. Mt: Mario Serandrei. DA: Mario Garbuglia. Vest: Piero Tosi. Ms: Nino Rota (y un vals inédito de Giuseppe Verdi). Dr: Luchino Visconti.
Int: Burt Lancaster, Claudia Cardinale, Alain Delon, Romolo Valli, Paolo Stoppa, Serge Reggiani, Rina Morelli, Mario Girotti (Terence Hill), Lucilla Morlacci, Ivo Garrani, Leslie French, Pierre Clementi, Giuliano Gemma, Ida Galli, Ottavia Piccolo, Brook Fuller, Carlo Valenzano.
El semblante risueño del príncipe de Salina (Burt Lancaster), enmascara el certero presentimiento de una decadencia inexorable
En la genuina belleza de Angelica Sedara (Claudia Cardinale), en su voracidad apenas contenida, emerge una clase social pujante que desplazará a la aristocracia que representa Don Fabrizio Salina y su estirpe. 
SINOPSIS: Hacia 1860, un noble siciliano, el príncipe Don Fabrizio Salina, al frente de su familia afronta con serena lucidez los cambios sociales iniciados con la invasión de Sicilia por las tropas piamontesas, la anexión de la isla al Reino de Cerdeña y la consiguiente unificación de Italia bajo el reinado de los Saboya y que precipitarán la decadencia de su clase social, una aristocracia feudal que será "dulcemente" desplazada por una interesada y pujante burguesía.
Tancredi Falconeri (Alain Delon), con criticable pragmatismo, sabrá adaptarse a los cambiantes tiempos
La prolongada velada del baile en el palacio de los Salina, resultará reveladora para el lúcido Don Fabrizio
COMENTARIO: Comprendiendo al príncipe de Salina (un soberbio Burt Lancaster), identificándose con su postura ("...Y después será distinto, pero aún peor. Fuimos los gatos salvajes, los leones; los que nos sustituyan serán chacales, alimañas, y todos juntos, alima­ñas, chacales, leones y gatos salvajes, continuaremos creyén­donos la sal de la tierra"), pero observándole con la distancia necesaria para la obtención de una nítida perspectiva, Visconti, hombre culto y refinado, aristócrata milanés de pensamiento marxista, nos ofreció en “EL GATOPARDO” un revelador fresco histórico que a la vez resulta un sensacional espectáculo de gran belleza plástica, cuyas imágenes, sugerentes y poéticas, de minuciosa y exquisita caligra­fía, nos remiten, por momentos, a un cine ope­rístico de complicada y virtuosista arquitec­tura (algunas escenas en el palacio de los Salina o las secuencias de los combates de los garibaldinos contra las tropas borbónicas), adoptando en otros un concepto pictórico en la cons­trucción de los planos (la jornada de caza con Don Fabrizio y Don Ciccio Tumeo).
Para acabar, resulta obligado destacar en esta obra primorosa de un Visconti en la cumbre, la dilatada y portentosa secuencia del baile, de insuperable diseño, que viene a ocupar toda la última parte del film, y la inspirada partitura a cargo del gran Nino Rota (enriquecida, además, con el "Vals brillante" de Verdi, rescatado del olvido e incluido en la mencionada secuencia).

17 comentarios:

  1. Una de las grandes peliculas europeas de siempre y de lo mejor de su director, lo que es decir ya bastante. Impresionante reconstruccion de la caida de la nobleza, con una fotografia que brilla a gran altura. Buen comentario. SAludos

    ResponderEliminar
  2. Bienvendo, "Plared" al blog. Ignoro si tu llegada a este sitio es fruto de la casualidad, o por el contrario ha estado empujada tras haber detectado mi entrada para "EL GATOPARDO". Lo digo porque antes de escribir esto he entrado en tu blog y he podido comprobar que se ha producido una coincidencia en el tiempo con tu entrada y la mía dedicadas ambas al comentado film de Visconti. He leído tu texto y me ha parecido estupenda esa forma poética de entrar en la esencia del film (y de la novela de Lampedusa).
    Ahora que sabemos dónde "vivimos" el cine, espero un intercambio de visitas. Por mí que no quede.
    Mientras, un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gonzalo Labat16 enero, 2012

    "El Gatopardo" me parece una obra capital dentro de la historia del cine y una de las diez mejores películas que he visto en mi vida, y han sido muchas, lo aseguro. Teo, esa entrada tuya me parece muy buena, pues tiene su mérito conseguir sintetizar la esencia del film en tan pocas líneas y quizá por eso me sabe a poco. Esas tres horas tienen tanto contenido y se pueden decir tantas cosas de esta obra... Tal vez yo no sabría cómo, pero se pueden decir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hace muchos años que vi El Gatopardo y también leí la novela. La recuerdo visualmente muy bella, con escenas muy barrocas que parecían pinturas.
    Tengo que volver a revisarla. Qué grande Burt Lancaster..Bordaba cualquier papel por distinto que fuera uno de otro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. El más brillante Visconti transmitiendo la decadencia de la nobleza. La escena del baile es antológica, solamente superada, en mi opinión, por dos secuencias muy diferentes: la de Welles en EL Cuarto Mandamiento (por el movimiento de la cámara y algunos encuadres marca de la casa) y por Bondarchuk en su excelente "Guerra y Paz" (los motivos se comentaron en el blog hace tiempo).

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola, Gonzalo:
    De acuerdo en la importancia de una obra como "EL GATOPARDO" y entiendo que sea una de las películas de tu vida. Supongo que lo es de la de muchos cinéfilos. Y también tienes razón en que mi comentario resulta demasiado telegráfico y podía haberme extendido algo más cuando en su día lo escribí para la guía "Movie Movie". Supongo que es una deformación profesional al tener que ceñirme al menor espacio posible para que cupieran esos 11.000 títulos reseñados. Pero, de cualquier modo, reconozco que me he extendido más con películas que no alcanzaban ni por asomo la categoría de la de Visconti.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Myra:
    Pocas veces se ha dado una grandeza pareja entre libro y película, una "ilustración" tan fiel, rica e inteligente como la que efectuó Visconti (con la ayuda de su fiel Suso Cecci d'Amico y otros) de la excelentísima novela de Lampedusa. En cuanto a esa revisión que piensas hacer de "EL GATOPARDO", existe en USA una reciente edición en blu-ray cuya aparición en España espero como agua de mayo. Será el momento para revisar esta película en todo su esplendor.
    Mientras, un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Ethan:
    Esa comparación con la escena equivalente de "THE MAGNIFICENT AMBERSONS" me parece muy oportuna. En cualquier caso, estamos hablando del trabajo de dos genios poniendo en imágenes una suntuosa decadencia. En cuanto a Bondarchuk, era brillante pero a mí siempre me pareció un pelín académico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Fernando Lázaro20 enero, 2012

    De "El gatopardo" podríamos destacar muchas escenas. No hablemos más de la del baile porque creo que ya se ha dicho todo lo que se podía decir de ella. Hay muchas películas, incluso algunas prestigiosas, que tienen menos contenido y menos puesta en escena que esa sola secuencia. Yo ahora quería mencionar un momento que siempre que veo la película me deja pasmado. Se trata de ese travelling en el que la cámara recorre dentro de la iglesia los rostros cubiertos de polvo de todos los miembros de la aristocrática familia de los Salina recién llegados a Donnafugata. Impresionante y fantasmagórico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Fernando:
    Ese travelling que mencionas resulta, efectivamente, impresionante. Cuando la cámara recorre lentamente las figuras inmóviles de los componentes de esa familia, dispuestas en el atrio de la iglesia y cubiertas de polvo blanco, nos están mostrando, en perfecta metáfora, espectros ignorando que lo son, seres momificados pertenecientes al pasado.
    Todo en "EL GATOPARDO" resulta portentoso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Teo: Ayer estuve viendo de nuevo "El Gatopardo", pues como te dije, hacía mucho tiempo que la ví por primera vez. Ya sé que no se puede comparar con verla en la pantalla grande, pero eso como no sea en la filmoteca, y aquí de momento la tenemos cerrada. Bueno, resumiendo, a mí me ha gustado mucho. Como siempre, tu comentario, me deja con pocas cosas que añadir. Todos están muy bién en sus respectivos papeles: Alain Delón, Claudia Cardinale y por supuesto Burt Lancaster. Muy jugoso el diálogo con quién le propone ser Senador (No recuerdo el nombre); también me hizo gracia la escena, en la cual, El principe de Salina, en el baile, repara en el grupo de jovencitas que cambian impresiones ruidosamente y que a él le parecen "monitos", que de un momento a otro se subirán a las ramas de los árboles; no puede soportarlo y se sienta en una silla limpiándose el sudor. El final, también es muy significativo, cuando se va del baile y dice que irá caminando a casa, se adentra, alejándose en un
    callejón oscuro, donde únicamente cruza un gato callejero.
    Bueno, Teo, de momento esto es todo; volveré cuando pueda comentarte alguna más de las películas que vas poniendo y me alegro que sea a menudo. Gracias.
    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hola, Selegna:
    Aquí, en Madrid, los que nos apasiona el cine somos unos privilegiados (aunque a veces no seamos conscientes de ello) porque podemos saciar nuestro hambre acudiendo a la Filmoteca u otras salas de repertorio que cumplen un papel semejante como la sala Bellas Artes, el Pequeño Cinestudio. También los cines Verdi se dedican de un tiempo a esta parte a reponer en HD títulos fundamentales que han sido restaurados como "El padrino", "Senso" o la que ahora nos ocupa, "El Gatopardo". Me pregunto qué sentirán los cinéfilos que residan en Teruel, Soria, Zamora, Albacete o La Almunia de Doña Godina.
    Me alegra que hayas podido volver a disfrutar con la de Visconti, aunque sea en el constreñido formato de una pantalla de televisor (bueno, no sé cuántas pulgadas tiene el tuyo). En Estados Unidos han editado la versión restaurada de "EL GATOPARDO" en formato Blu-ray, lo que se aproxima más a la calidad de una proyección cinematográfica. Espero que también la editen pronto en España, así que empezaré a ahorrar (¿cómo se consigue eso?) para comprarme un plasma de 50 pulgadas.
    Mientras, un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Aquí en Barcelona La filmoteca ha funcionado muy bién hasta ahora que la cambian de lugar; estaba en el antiguo cine Aquitania y ahora estará en el centro, cerca de Las Ramblas; pero no se sabe la fecha de apertura, porque parece que se han encontrado con problemas imprevistos. También está el Meliès, que tras un tiempo cerrado por reformas han vuelto a abrirlo; así que espero que haya ocasión pronto de ver alguna. En cuanto a lo de ahorrar, me lo has puesto un poco crudo, tal como está la situación. Yo si acaso, empezaré yendo a pie a todas partes, porque no veas como ha subido la tarjeta del transporte. ¡Que maravilla sería disponer de una pantalla que ocupara toda una pared! ¿verdad Teo?...menos mal que soñar, de momento no cuesta dinero.
    Bueno, por ahora esto es todo. Hasta pronto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. En fin, Selegna, para todo esto de lo que hablamos, esperemos la llegada de mejores tiempos... aunque a algunos quizá nos pille sentados en una silla (de ruedas) con la mirada perdida, formando parte integrante de los pupilos de alguna residencia de ancianos.
    Como puedes comprobar, me gusta el humor negro a lo Marco Ferreri. Por cierto, veo que tu blog ha sufrido un paro cardiaco. Espero verle recuperar el ritmo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, Teo: Será mejor vivir el presente y el futuro ya lo viviremos cuando llegue ¿No crees? En cuanto a mi blog, es que el ordenador de casa está averiado y tengo que bajar al ciber (Ahora te estoy escribiendo desde el que me queda más cerca) y claro lo voy haciendo a ratitos; pero sólo es un descanso. Gracias por interesarte.
    Otro abrazo

    ResponderEliminar
  16. OBRA MAESTRA !!!!!!!!!!! SIN palabras, Teo te paso mi enlace del post del
    maestro Visconti, LO ADORO !!! y a Helmut Berger, ni te digo, stambién le postee.
    http://plegariasdesatendidas.blogspot.com/2011/04/luchino-visconti-el-testamento-de-un.html
    http://plegariasdesatendidas.blogspot.com/2011/05/helmut-berger-demoniaco-insano-y.html

    ResponderEliminar
  17. Hola, Susan:
    Ya me he pasado por tus post dedicados a Visconti y a su pupilo Berger. El que dedicas al autor de "EL GATOPARDO" resulta una didáctica semblanza del director y su obra que a buen seguro habrá incitado a unos cuantos a visitar alguna de sus películas. El de Helmut Berger, qué quieres que te diga, como actor, fuera de los trabajos a las órdenes de su mentor, resultaba un actor muy guapo, sí, y con morbo, pero muy limitado. Y su vida personal, por lo que ya sabía sumado a lo que tú cuentas, me parece un desastre, casi como el paradigma de una cierta decadencia que afecta a la cultura de occidente en sus últimos estertores. No sé, algo así; tal vez podría explicarlo mejor pero ahora -por causas ajenas al tema- estoy demasiado deprimido. Sorry.
    Gracias por tus aportaciones, Susan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar