27 de diciembre de 2011

SIEMPRE HACE BUEN TIEMPO (It's Always Fair Weather)
(USA) MGM, 1955. 101 min. Color. CinemaScope.
Pr: Arthur Freed. G: Betty Comden y Adolph Green. Ft: Robert Bronner. Mt: Adrienne Fazan. DA: Cedric Gibbons y Arthur Lonergan. Ms: AndréPrevin. Can: Roger Edens, Betty Comden y Adolph Green. Cor y Dr: Stanley Donen y Gene Kelly.
Int: Gene Kelly, Dan Dailey, Cyd Charisse, Michael Kidd, Dolores Gray, David Burns, Jay C. Flippen, Steve Mitchell.

Cyd Charisse consigue alegrar el día a los muchachos del gimnasio de Stillman

SINOPSIS: Al terminar la guerra, tres amigos veteranos del ejército, se despiden habiendo acordado volver a encontrarse al cabo de diez años. Pero la vida da muchas vueltas y cuando llega la fecha señalada son tres hombres diferentes y nada podrá ya ser igual que en el pasado, salvo su amistad que creyeron perdida.
Dolores Gray y Cyd Charisse, en pose promocional, orgullosas de su explosiva anatomía  
Diez años después, las cosas han cambiado bastante y el reencuentro de los tres amigos (Michael Kidd, Dan Dailey y Gene Kelly) resulta frustrante
COMENTARIO: En cierto modo, la película de la que ahora hablamos, la tercera y última colaboración del binomio Donen-Kelly, podemos considerarla como el virtual canto del cisne del musical Metro (aunque el gran Arthur Freed aún produciría alguno más). En “SIEMPRE HACE BUEN TIEMPO”, los autores volvían sobre el tema y personajes de "UN DÍA EN NUEVA YORK" (el compañerismo, la amistad, el amor, la alegría de vivir), pero esta vez el acercamiento contenía ya ese poso de amargura y desencanto que habrá de marcar en numerosas ocasiones sucesivos trabajos de Stanley Donen en solitario. De hecho, es un drama musicalizado que gira en torno a la diáspora y el paso del tiempo, la renuncia a lo soñado, el apagón de las emociones y la consiguiente erosión producida en el sentimiento de amistad. Un hermosísimo musical, en cualquier caso, con momentos ciertamente cómicos y algunos números musicales de imborrable recuerdo (el de Cyd Charisse en el gimnasio, la correría nocturna de los tres amigos bailando borrachos con tapaderas de cubos de basura en los pies, o el embelesante número de un Gene Kelly enamorado patinando por las calles de la ciudad). Ay, qué cine aquel!

7 comentarios:

  1. ¡Ay!, que película tan bonita! ya sólo por ver a Gene Kelli patinando por la calle, tan feliz, porque ella le ama (y dice que si ella, que es formidable, le ama, es que debe ser formidable y entonces se ama él también), vale la pena verla. A mi esta escena, me gusta más que la de "singing in the rain". Gracias por recordármela.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tratándose de esa maravillosa trilogía "UN DÍA EN NUEVA YORK", "CANTANDO BAJO LA LLUVIA" y "SIEMPRE HACE BUEN TIEMPO", A mí me pondrías en un compromiso si tuviera que decantarme por algunas escenas "equivalentes" que aparecen en las tres. Yo tengo un muy especial cariño a esta tercera porque toca temas, la amistad, loa avatares de la vida, la toma de conciencia y la realidad ineludible, que, por así decirlo, me afectan más de cerca, tal vez por los años vividos y la experiencia adquirida. La juventud y el entusiasmo ya quedan lejos. "SIEMPRE HACE BUEN TIEMPO" es menos alegre que las otras dos porque aquí el optimismo desbordado de aquellas se torna en lucidez y desencanto y todo está más matizado, incluido el humor. Curioso, si uno piensa que Stanley Donen cuando rodó esta película acababa de cumplir los treinta y uno.
    Selegna, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Ves como la juventud es más cuestión del espíritu que de la edad?...bueno, no temas, no seguiré.
    Otro abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  4. Fernando Lázaro27 diciembre, 2011

    Lo cierto es que "Siempre hace buen tiempo" funciona como una lógica secuela de "Un día en Nueva York". De no haberles cambiado el uniforme a los protagonistas quedaría mucho más evidente. Confieso haber descubierto este musical hace apenas un año y era una pieza que me faltaba para completar mi conocimiento de esas tres películas que dirigieron juntos Gene Kelly y Stanley Donen. Creo que debieron haber seguido juntos en ese género por lo menos en un par de rodajes más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, Fernando: de haber conservado en ésta a los mismos actores de aquella (además de Kelly, a Sinatra y Jules Munshin), se trataría de una secuela en toda regla. En cuanto a lo de haber descubierto hace poco esta joya del musical, casi te envidio porque el año 2011 pocas sorpresas y emociones ha deparado en el terreno cinematográfico. Como supongo que ese descubrimiento te lo habrá facilitado su edición en DVD, pues, nada, a disfrutarla cuantas veces te apetezca.
    Mientras, un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Gonzalo Labat29 diciembre, 2011

    Dos años después de este musical, Stanley Donen rodó "Bésalas por mí", que tanto te gusta a ti, en la que tres amigos y compañeros de armas se alejan del frente con permiso y conocen nuevos escenarios en los que hubiera resultado fácil dejarse seducir por cantos de sirena. Pero ellos, tras algunos momentos de tentación y duda, encuentran más edificante conservar su amistad y la unidad del grupo aún a riesgo de perder la vida en su regreso al frente. Parece que en estas dos películas, siendo el mismo tema, el de la amistad, el discurso no es el mismo ¿no crees?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Gonzalo:
    Yo creo que viene a contar lo mismo, ampliándolo en la segunda. Sólo que invirtiendo el orden: así podría considerarse a "BÉSALAS POR MÍ" como una "precuela" de "SIEMPRE HACE BUEN TIEMPO". Habría que ver a esos tres amigos de "BÉSALAS..." al final de la contienda, si sobreviven, y seguir su devenir. Es muy probable que ahí comenzara una historia muy parecida a la que nos cuentan en "SIEMPRE..."
    Un abrazo.

    ResponderEliminar