22 de diciembre de 2011

PLÁCIDO
(Esp) Jet Films, 1961. 86 min. BN.
Pr: Alfredo Matas. G: Luis G. Berlanga, Rafael Azcona, José Luis Font y José Luis Colina, sobre un argumento de los dos primeros. Ft: Francisco Sempere. Mt: José Antonio Rojo. DA: Andrés Vallvé. Ms: Manuel Asins Arbó. Dr: Luis G. Berlanga.
Int: Casto Sendra "Cassen", José Luis López Vázquez, Elvira Quintillá, Manuel Alexandre, Amparo Soler Leal, Antonio Ferrandis, Mari Carmen Yepes, Amelia de la Torre, Julia Caba Alba, José Mª Cafarell, Laura Granados, Félix Dafauce, Félix Fernández, Agustín González, José Alvarez "Lepe", Xan Das Bolas, José Orjas, José Gavilán, Julia Delgado Caro, José Franco, Luis Ciges.
Víspera de Navidad: la esposa de Plácido (Elvira Quintillá) es visitada por su atribulado marido (Cassen) en los urinarios públicos donde ella trabaja. Mientras él finge alegría con su hijo mayor y ella da papilla al bebé, un cliente espera su papel higiénico
La cabalgata de "Siente un pobre a su mesa" se eterniza, el frío cala los huesos y Plácido no consigue ese adelanto sobre su sueldo para pagar la letra de la motocarro
SINOPSIS: En la víspera de Navidad, un infeliz trabajador con problemas económicos (ese mismo día le vence una letra sobre su motocarro, con el que se gana la vida), con­tratado por los responsa­bles de una campaña benéfica llamada "Siente un pobre a su mesa", recorre la ciudad con su medio de transporte anunciando esa campa­ña mientras trata de conseguir el adelanto que necesita para completar el importe de ese pago ineludible. Pero el trabajo se alarga y complica, y los organizadores de ese tinglado no escuchan a nuestro atribulado currito porque les preocupan otras cuestiones. Las horas pasan, el banco cierra, un "pobre" se muere... 
En esa noche tan "especial", cada uno va a lo suyo mientras un desasosegado Plácido intenta meter baza para que alguien le resuelva su problema
Berlanga durante el rodaje de su película, dando instrucciones a un grupo de voluntariosas figurantes
COMENTARIO: Tras un prolongado e involuntario parón de casi cinco años (su anterior película, "LOS JUEVES MILAGRO", data del año 1957), Berlanga reiniciaba su carrera con una falsa comedia coral de la que emergía una crónica feroz, amarga, necesariamente cruel, de una sociedad facilmente reconocible en la España del momento. Un montón de personajes provincianos moviéndose de un lado para otro con sus preocupaciones, egoísmos y pequeñas mezquindades, sordos a los demás en su folclórico y hueco sentido de la caridad, aparecían ahora retratados cruda­mente, sin el flou de la bonhomía y la dosis de ternura que "edulcoraba" sus anteriores obras. Junto a "EL VERDUGO", siguiente título en su filmografía, la que ahora nos ocupa, constituye sin duda alguna la cumbre de un genio irreductible, Luis García Berlanga.

10 comentarios:

  1. Como me ocurre con casi todas las películas de Berlanga, Plácido es una película que aprendí a admirar con los años. Cuando éramos unos niños veíamos estas pelis por tv pero no sabíamos captar esa ironía, esa magia, esa crítica que tan bien hacía Berlanga de nuestra sociedad.
    Qué maravilla de actores tanto principales como secundarios. Qué maravilla de película, de las que se ven por momentos con ternura, por momentos con amargura, y hasta con un punto de verguenza.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Se me olvidó desearte una Feliz Navidad, Teo para ti y los tuyos.

    Otro beso.

    ResponderEliminar
  3. Reconozco que me cuesta elegir entre "Plácido", "El verdugo" y "¡Bienvenido, Mr. Marshall!", las, para mí, tres mejores películas del genial e irregular Berlanga. En contra de la última juega que contiene la peor secuencia onírica que he visto en mi vida :). Aprovecho el comentario para desearte una Feliz Navidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Teo: No me extraña que esta película fuera nominada a los oscars; lástima que compitiera con Bergman. Es sorprendente el esfuerzo de Berlanga y Rafael azcona (si no me equivoco), a la hora de escribir un guión, en plena censura, y decir lo que quería realmente.
    Entre esta y "El verdugo"...no sé con cual quedarme, porque la segunda, me impactó mucho cuando la ví.
    Bueno, yo también te deseo unas buena navidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola, Myra:
    Así hemos aprendido a amar el cine y valorar sus virtudes: creciendo física y moralmente. Hay películas que vi de chaval que apenas supe apreciar hasta ser revisitadas pasados unos años. Además, en las películas de Berlanga, en casi todas, se amontonan tantos personajes en plano, tantos diálogos solapados, tantos gestos y detalles, que muchas veces resulta imposible digerir todo el contenido de ese plano-secuencia hasta haberlo visionado dos, tres o cuatro veces.
    Gracias por tus buenos deseos y lo mismo quiero para ti, acompañada de tus seres queridos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Ricardo:
    Por San Luis Ciges! No te creo. Estoy seguro que has visto secuencias oníricas mucho peores que las de "BIENVENIDO..." que a mí me parecen entre enternecedoras y audaces (que en 1953 se atreviera a hacer una sangrante parodia de los tribunales maccarthistas tiene su aquel) cuando el cine americano no se atrevió a tocar el tema frontalmente hasta pasados muchos años).
    Lo peor que le pasó al cine de Berlanga fue prescindir de los servicios de Rafael Azcona. En eso estamos todos de acuerdo. Juntos eran tan acopladamente geniales como Wilder y Diamond.
    También te deseo unas felices fiestas (con o sin "pobre a la mesa") y te envío un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Selegna:
    En los años cincuenta y sesenta, Berlanga, como otros tantos directores con pretensiones de reflejar sin falsificaciones la realidad española del franquismo, tuvieron serios encontronazos con la Censura y muchas frustraciones por tal motivo. Sin embargo, Berlanga fue el más inteligente (o el más astuto) a la hora de lidiar con aquellos señores y obtener la oreja y el rabo de alguno de ellos. No obstante, no se libró de que su película "LOS JUEVES MILAGRO" pueda figurar en aquellos años como la que más cambios y supresiones sufrió, antes, durante y después de ser rodada. Le obligaron a introducir tal cantidad de modificaciones en diálogos y escenas, que Berlanga, medio en serio medio en broma, solicitó formalmente que en los títulos de crédito figurasen como guionistas los nombres de los miembros de la Junta Censora. Naturalmente, no se lo permitieron.
    Felices fiestas con un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Luis García Sánchez ha querido hacer algo parecido con su "Los Muertos no se tocan, nene", pero aunque se cuente con un texto de Azcona Berlanga es mucho Berlanga .

    Saludos y felices fiestas!

    ResponderEliminar
  9. Teo, que conste que el pobre en la mesa de mañana soy yo :). Me temo, en cualquier caso, que será una de las Nochebuenas con mayor número de pobres de los últimos años. Lástima de país...
    Un abrazo también para ti.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Ethan:
    Pues sí, habrá que ver (el estreno es hoy) ese "facsímil" berlanguiano que ha realizado José Luis García Sánchez. No voy a adelantar juicios porque aún no he visto la película, pero no tengo muchas esperanzas más allá de un aplicado ejercicio sobre la base del guión que escribió Azcona hace más de cuarenta años. Veremos.
    Un saludo y también te deseo un feliz tránsito hacia 2012.

    ResponderEliminar