8 de octubre de 2011

VIENTO EN LAS VELAS (A High Wind in Jamaica)
(GB) T. Century-Fox, 1965. 104 min. Color. Panavision.
Pr: John Croydon. G: Stanley Mann, Ronald Harwood y Denis Cannan, basado en la novela de Richard Hughes. Ft: Douglas Slocombe. Mt: Derek York. DA: John Howell y John Hoesly. Ms: Larry Adler. Dr: Alexander Mackendrick.
Int: Anthony Quinn, James Coburn, Deborah Baxter, Nigel Davenport, Isabel Dean, Lila Kedrova, Gert Fröbe, Ben Carruthers, Dennis Price, Martin Amis, Kenneth Warren, Viviane Ventura, Brian Phelan, Trade Faulkner, Roberta Tobey.
Chávez y Zac, dos piratas tardíos unidos por una leal amistad, se divierten a bordo de su nave
SINOPSIS: A principios del siglo XIX, tras un devastador huracán en Jamaica, algunos co­lonos ingleses deciden, por razones de seguridad, enviar a sus hijos de regreso a Inglaterra. Pero el barco en el que viajan los pequeños es capturado por unos tardíos piratas con los que habrán de convivir durante meses. Esta aventura vendrá a influir de manera decisiva en las vidas de captores y capturados.
Los sutiles matices de la relación de Chávez con la pequeña Emily emergen en varios momentos de la película
COMENTARIO: La especial sensibilidad de Alexander Mackendrick, su gusto por el detalle y sus dotes de observación (costumbres y comportamiento de todos los tripulantes de la embarcación pirata bajo la atenta y fascinada mirada de los niños, la compleja relación de Chávez con la pequeña Emily), la ternura y lucidez con que se acer­ca a sus criaturas fílmicas, tienen su traducción en un estilo cálido, reposado y sereno, con la aparente sencillez narrativa que sólo han poseído los grandes maes­tros. Precisamente esta humanista aproximación a sus criaturas, el afectivo alineamiento con el mundo que ellas representan empujaron a un Mackendrick consecuente y algo desencantado ("VIENTO EN LAS VELAS", en mi opinión su gran obra maestra, sería su penúltima realización por un prematuro cese profe­sional) a imprimir una considerable dosis de amargura a la película. Y así, en su final, no podemos alegrarnos cuando los pequeños son "rescatados" para la socie­dad cruel e hipócrita de la que fueron arrebatados. Cuando ya todo ha pasado, cuando los piratas "recibieron su merecido", vemos a Emily (sensacional Deborah Baxter), aseada y bien vestida, interrumpiendo sus juegos en un parque londinense para contemplar durante unos segundos, nostálgica y entristecida, un pequeño velero de juguete que un niño hace "navegar" por las aguas de un estanque.
Os aseguro que cada vez que regreso a esta película, cuando pasados unos minutos tras su final consigo reponerme de la intensa emoción que me produce su visionado, siento unos deseos irreprimibles de subirme encima de la butaca o de abrir la ventana de mi salón para gritar ¡Viva Alexander Mackendrick!

14 comentarios:

  1. Recuerdo la primera vez que vi esta película que no sabía si los piratas eran buenos o eran malos..Es una película maravillosa en la que lo mismo aparece la ternura como la crueldad.
    Me gusta cómo la has contado. Se nota tu entusiasmo por ella.
    Maravilloso Anthony Quinn y la cría y esa relación que se establece entre los dos. Él lucha por ocultar su ternura y ella por que no se le note su temor.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muy ilustrativa esa imagen de la niña recordando su etapa de cautiverio a contraposición de la sociedad inglesa, particular y audaz el cambio de posición entre supuestamente lo salvaje y la cultura. Espero verla, Quinn es un actor de talla por quien siento aprecio. Y de Mackendrick me gustaría ver the ladykillers, vi el remake y me pareció que poseía muy buen material como para hacer algo mucho mejor de lo que se veía con Tom Hanks e igual tenía cierta gracia. Espero ver una de las dos. Un abrazo.

    Mario.

    ResponderEliminar
  3. Sí, Myra, "VIENTO EN LAS VELAS" es una de esas películas que le llegan a uno hasta lo más profundo porque el artista en cuestión sabe pulsar los resortes que activan las capas ocultas de la historia que nos cuentan, sin las cuales la película hubiera quedado plana y sin temperatura; tal vez entretenida, sí, pero sin alcance ni emoción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Mario, "VIENTO EN LAS VELAS" fue editada en DVD hace poco más de un año. Ignoro si aún continúa en las estanterías. Es muy posible que sí y te recomiendo que la "descubras". La considero una joya y, desde luego, la mejor película de piratas que he visto en mi vida. Y no me olvido de "LA MUJER PIRATA" o "EL TEMIBLE BURLÓN", maravillosas cintas que poco o nada tienen que ver con la que comentamos.
    En cuanto a "EL QUINTETO DE LA MUERTE" (The Ladykillers), continúa siendo una estupenda comedia de humor negro de la que los hermanos Coen han chupado rueda con un resultado discutible porque en mi opinión, su remake no aporta nuevos valores que no estuvieran ya en el original y sí un notable desprecio por todos los personajes como es habitual en el cine de Ethan y Joel Coen.
    En cualquier caso, como ya he dicho en alguna ocasión, sigo considerando las cuatro últimas películas de Alexander Mackendrick las más redondas, profundas y complejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. A mi Mckendrick me parece un director estratosférico, a pesar de no tener una gran cantidad de trabajos. Sólo los de la etapa Ealing, bastarían como tarjeta de presentación, pero aparte tiene cosas como "Sammy going South", "El discípulo del diablo" y la que es para mi su obra cumbre hasta el momento "Chantaje en broadway" aunque su título en Inglés es mucho más acorde "Sweet smell of success" algo así como el dulce olor del éxtio. Me queda por ver tu perla "No hagan olas", que será vista en cualquier momento. A mi viento en las velas me gusta, pero es una pena que no esté por aquí Sergio, (ha sido padre) que tiene una relación especial con esta película.
    Ya sabía que era un director que apreciabas bastante... ahora lo confirmas.

    Un saludo

    PD. Ya estas Blogrolleado

    ResponderEliminar
  6. Nada que añadir, Roy, porque efectivamente, Mackendrick es uno de los directores cuya obra más ha conseguido afectarme. Pero sí he de hacerte una puntualización, aunque te caiga como un jarro de agua fría (porque también lo admiras) y es la siguiente: Mackendrick inició el rodaje de "EL DISCÍPULO DEL DIABLO" pero por desavenencias con los productores fue sustituido tras dos semanas de trabajo por el competente pero convencional Guy Hamilton. Fue un episodio extraño porque entre los productores estaba Burt Lancaster con el que acababa de rodar para su productora, "SWEET SMELL OF SUCCESS". También "EL DISCÏPULO:::" estaba coproducía por Kirk Douglas; en fin, nunca he sabido las razones exactas de ese lamentable cambio. Para colmo, no he podido revisar este film desde hace... unos cuarenta años! Me gustaría detectar qué planos de Mackendrick se conservan en el montaje.
    Dos años más tarde, volvía a ocurrirle algo similar en la preparación y rodaje de "LOS CAÑONES DE NAVARONE". En fin, no me extraña que le salieran esas películas tan pesimistas sobre la condición humana, aunque él, a diferencia de otros y a pesar de todo, seguía amando a sus personajes (ver: "SAMMY, HUÍDA HACIA EL SUR").
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. J.L. Llamazares09 octubre, 2011

    Entre unos y otros me habéis puesto los dientes tan largos que ahora mismo ya no puedo ni cerrar la boca. Mi vida, durante las próximas semanas, sólo tendrá una meta: ver películas de Alexander Mackendrick, y empezaré por "Viento en las velas". Gracias por vuestros ilustrativos comentarios.
    Os envío un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Teo, conocía en parte la historia de Hamilton, de todas formas hay parte suya ahí, y hamilton parece no querer salirse demasiado de esas coordenadas. Todo eso que cuentas del bakstage de ·EL discípulo lo desconocía. Yo la considero una pelicula suya. Tampoco sabía Lo de los Cañones de Navarone, no sabia que estaba tras el proyecto. Eres un pozo de sabiduria.

    Un saludo.
    Roy

    ResponderEliminar
  9. Hola, J.L. Llamazares: me ha hecho mucha gracia tu metáfora bucodental. Pues nada, manos a la obra y disfruta de unos cuantos títulos insustituibles, aunque supongo que ya conocerás algunas de sus películas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Roy:
    Ya ves, y podrás comprobar que la vida (del artista) es dura e injusta. Pero existen casos mucho más sangrantes que el del pobre Mackendrick. Aunque de este director, pude conocer in situ la última humillación que se le infligió en un lejano Festival de San Sebastián. Pero esa es otra historia.
    Lo de "pozo de sabiduría", yo? pues creo que no. Soy más bien un conjunto de lagunas. Pero, eso sí, de niño me caí a un pozo. Algo es algo.
    Otro saludo.

    ResponderEliminar
  11. Aurora R. Martín10 octubre, 2011

    He visto "Viento en las velas" por televisión y me acuerdo que lo hice venciendo mi escaso apego por las películas de piratas, animada porque estaba Anthony Quinn que me parece un actor que sabe apechugar con cualquier personaje. Confieso que la película me enganchó y quedé convencida de que no era precisamente una de piratas aunque los protagonistas se dedicaran a la piratería. Aquellos niños quedaron muy bien descritos y lo que se dice en el comentario de la compleja relación entre el pirata Chávez y la niña Emily, estoy de acuerdo e incluso me viene a la memoria algún detalle por ese lado... un tanto ambiguo. En fin, tendría que volver a verla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Aurora:
    Te recuerdo de otra entrada, la de VOLVERÁS A MÍ" donde exponías tu debilidad por Yul Brynner y sentías no conocer (y estabas deseando hacerlo) esa comedia de Stanley Donen donde yo decía que este magnético actor hacía genialmente el payaso.
    Compruebo que esta vez ha sido Anthony Quinn el cebo para acercarte a esta obra mayúscula que es "VIENTO EN LAS VELAS". En ambos casos me alegro de que el star-system haya funcionado. Demuestras buena memoria y unas saludables dotes de percepción porque aunque en el texto de la entrada dedicada a "VIENTO:::" no me extendí hablando del lado "sexual" de la relación Chávez-Emily, prudentemente oscurecido en la película (pequeño corte incluido), lo cierto es que esa aludida complejidad albergaba también este aspecto. Y sé de lo que hablo porque hay algún antecedente en la filmografía de Mackendrick.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Respuestas
    1. En verdad, una expresión muy rotunda. Pero, ¿está referida al film de Mackendrick, a tu opinión sobre lo que has leído, o a ninguna de esas dos posibilidades?

      Eliminar