19 de octubre de 2011

ELLOS Y ELLAS (Guys and Dolls)
(USA) Samuel Goldwyn / MGM, 1955. 149 min. Color. CinemaScope.
Pr: Samuel Goldwyn. G: Joseph L. Mankiewicz, basado en el musical de Jo Swerling y Abe Burrows, inspirado en la novela de Damon Runyon. Ft: Harry Stradling. Mt: Daniel Mandell. DA: Joseph Wright, Oliver Smith y Howard Bristol. Ms: Cyril Mockridge. Can: Frank Loesser. Cor: Michael Kidd. Dr: Joseph L. Mankiewicz.
Int: Marlon Brando, Frank Sinatra, Jean Simmons, Vivian Blaine, Robert Keith, Stubby Kaye, B.S. Pully, Sheldon Leonard, Johnny Silver, Regis Toomey, Dan Dayton, George E. Stone, Kathryn Givney.
Un grupo de atractivas coristas se rinden al magnetismo emanado del egocéntrico Sky Masterson, el rey de la calle Broadway
Nathan Detroit y Sky Masterson, un par de alérgicos al matrimonio
SINOPSIS: En los bajos fondos de Nueva York, un carismático y respetado jugador acepta la apuesta de un colega por la que se compromete a seducir en el plazo de una semana a una estricta y virginal miembro del Ejército de Salvación, llevándosela con él en un "pecaminoso" viaje a La Habana.
La adorable Sarah Brown, cae rendida (y borracha) ante los trucos desplegados por Sky Masterson
Sky Masterson y Nathan Detroit, finalmente atrapados por la sargento Sarah Brown y Miss Adelaide
COMENTARIO: Obra hasta cierto punto extraña en la filmografía de Mankiewicz y que en su día acumuló muchos detractores, a los que no duda en enfrentarse quien esto escribe, que la considera entre las más fascinantes de este realizador. Adscrita a un género concreto, algo poco frecuente en su filmografía, se trata de un arriesgado musical trasladado desde Broadway, que a su vez se inspiraba en un viejo film de Lloyd Bacon, "A VERY HONORABLE GUY" (1934). La historia y el escenario están habitados por una entrañable fauna runyoniana de chulos, carteristas, apostadores, hampones de pacotilla, novias pacientes y policías de trato familiar (algunos especímenes los reencontramos en la obra postrera de Capra, "UN GANGSTER PARA UN MILAGRO") y su desarrollo viene animado por algunos insólitos números musicales entre los que cabe destacar el que se desarrolla en las cloacas de Broadway, o el desencadenado en un sulfuroso antro de La Habana, sencillamente delirante.
A la suprema inteligencia de la puesta en escena y la redondez de unos brillantes diálogos, hay que añadir una dirección de actores que conseguía memorables composiciones del cuarte­to protagonista, destacando un inesperado Marlon Brando cantante y bailarín (!) al que Mankiewicz ya había dirigido el año anterior en la shakespeariana "JULIO CESAR".

10 comentarios:

  1. Me sumo a ese enfrentamiento. Tengo muy buenos recuerdos de Ellos y ellas. Me encanta Jean Simmons y creo que este papel lo borda. Si no recuerdo mal en El fuego y la palabra interpreta un papel parecido.
    A mí me parece una película muy divertida.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola, Teo: Opino lo mismo. Yo la tengo en casa y la he visto varias veces; tiene humor, amor, números musicales y buenas interpretaciones de los actores. ¿Que más se puede pedir? Gracias por comentarla.
    Un abrazo. Mª Angeles

    ResponderEliminar
  3. Cierto, Myra, existen ciertas concomitancias entre esta candorosa sargento Sarah Brown del Ejército de Salvación y aquella predicadora evangelista de "EL FUEGO Y LA PALABRA" (Elmer Gantry) utilizada por el astuto charlatán que interpretaba Burt Lancaster. Pero es posible que también influya en nuestra percepción el hecho de que ambos personajes estuvieran encarnados por una actriz cuyo (fascinante) físico, a poco que nos descuidemos, nos puede llevar al mismo huerto con diferentes personajes. Un ejemplo con ella: en "CARA DE ÁNGEL", de Otto Preminger, tras ese bello rostro de semisanta se ocultaba una psicópata que consigue arrastrar al honesto enfermero (Robert Mitchum) con novia formal al mismísimo abismo (literalmente hablando). Si en lugar de Jean Simmons lo hubiera interpretado, no sé, Angela Lansbury, no habríamos entendido esa condicionada "ceguera" de Mitchum...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Mª Ángeles:
    Los que en su día denostaron esta película, entre otras lindezas, argumentaban que Mankiewicz no era un director adecuado para enfrentarse a un musical del que desconocía sus reglas. Bueno, un señor que ya había rodado cintas como "EL FANTASMA Y LA SEÑORA MUIR", "CARTA A TRES ESPOSAS", "EVA AL DESNUDO" y "LA CONDESA DESCALZA", entre otras, podía con su afilada inteligencia y talento demostrado hacer (y muy bien) cualquier tipo de película que se propusiera. Se atrevió con un musical, eso sí, ayudado por el magnífico coreógrafo Michael Kidd (que ya había diseñado los bailes de "SIETE NOVIAS PARA SIETE HERMANOS"), y el resultado está a la vista para quien desee comprobarlo. Y tú lo has hecho... varias veces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta esa foto de Brando con semejantes monumentos de mujer, muy afortunado sin duda. Y de ésta cinta no la conocía, pero me agrada saber ahora de ella y la buscaré, me intriga esa combinación entre el gran ego de Brando y ese otro de Sinatra, también despierta mi curiosidad que Brando baile y cante. Luce muy interesante. Saludos.

    Mario.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Mario:
    Pues sí, en 1955, tras films tan densos y "serios" como "UN TRANVÍA LLAMADO DESEO", "LA LEY DEL SILENCIO" y "JULIO CESAR", Marlon Brando encontró interesante dar un desafiante giro a su imagen y aceptó repetir a las órdenes de Mankiewicz en este musical y a continuación rodó "LA CASA DE TÉ DE LA LUNA DE AGOSTO", de Daniel Mann, una desopilante sátira sobre el "acercamiento" entre norteamericanos y japoneses tras finalizar la guerra, en la que Brando interpretaba a un pícaro y pragmático nipón.
    En cierto modo te envidio por estar en disposición de poder experimentar las sensaciones de ver por primera vez una película del calibre de "ELLOS Y ELLAS". Suerte en su localización.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Dadme cualquier Mankiewiczk que ya me encargaré yo de verlo!!! Me gustan las relaciones que haces. En cuanto a la película me sumo a la lista de los "elogiadores", una obra de su tiempo, junto con "Al sur del Pacífico" , Ellos y ellas es para adultos... del la época, atrevida, sexy y con una una gran energía - la fuerza de Jean Simmons, el encanto de un joven Brando, y un ya magistral Sinatra ... Ellos y ellas es descaradamente lo que es:un musical MGM, cuando la MGM era la reina de los musicales.

    Saludos
    ROy

    ResponderEliminar
  8. Hola, Roy:
    Mankiewicz, como Wilder, era tan buen guionista como director. Por eso, reuniendo títulos de ambos habremos juntado muy probablemente las películas con los mejores, más incisivos e inteligentes diálogos que se hayan podido filmar. Si me obligaran a elegir el film con los diálogos más sobresalientes de toda la historia del cine, tras dudar unos segundos, me vería obligado a elegir, ex aequo, "EVA AL DESNUDO" y "EL APARTAMENTO" (y no me olvido de "CIUDADANO KANE", escrita por Welles y el hermano mayor de Joseph, Herman). Con esto quiero decir, parafraseándote, "dadme cualquier Mankiewicz que me hará sentir un espectador más inteligente". Gracias por ello.
    Ahora, una pequeña precisión: Es cierto que "GUYS AND DOLLS" parece una película Metro, pero en realidad es una producción de la Compañía de Samuel Goldwyn. La casa del león se limitó a adelantar un dinero para adquirir los derechos de distribución mundial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Daniel Gregg23 octubre, 2011

    Cuando este musical se representaba en Broadway, yo no había nacido. No conozco aquel montaje y por eso ignoro en qué medida la adaptación de Mankiewicz es deudora de la versión teatral. Desde luego, las audaces coreografías del gran Michael Kidd aportan mucho lustre a la película, eso es indiscutible. Quiero decir con esto que "Guys and Dolls", siendo un brillante trabajo de Mankiewicz, no posee el marchamo identificatorio que exhiben otros trabajos de este autor. Esa es mi percepción cuando he vuelto a ver este musical hace un par de días, animado por este blog, dicho sea de paso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Bienvenido, Daniel. Observo por tu seudónimo (supongo que es un seudónimo, me inquietaría que no lo fuera) que profesas una gran admiración por el cine de Mankiewicz.
    Tus líneas tienen fundamento y si las leyera Fernando Lara (gran estudioso de este director), las respaldaría. Estoy seguro, porque es obvio, de que la versión cinematográfica se sustenta sobre la teatral, pero aquella no poseía la elegante y transformadora cámara de Mankiewicz ni la carismática grandeza de Brando, Sinatra y la Simmons. Estamos hablando de una película (muy buena) y la fuente inspiradora carece de importancia, o por lo menos, no es en este caso un condicionante para juzgarla.
    Gracias por tu interesante intervención. Un saludo.

    ResponderEliminar