22 de septiembre de 2011

TE QUERRÉ SIEMPRE (Viaggio in Italia)
(It-Fr) Sveva / Junior / Italiafilm, 1953. 80 min. BN.
Pr: Mario del Papa y Marcello D'Amico. G: Roberto Rossellini y Vitaliano Brancati. Ft: Enzo Serafin. Mt: Jolanda Benvenuti. DA: Piero Filippone. Ms: Renzo Rossellini y canciones populares napolitanas de Giacomo Rondinella. Dr: Roberto Rossellini.
Int: Ingrid Bergman, George Sanders, Maria Mauban, Paul Muller, Leslie Daniels, Natalia Ray, Anna Proclemer, Jackie Frost, Lyla Rocco, Bianca Maria Cesaroli.
El matrimonio formado por Katherine y Alex relaja sus tensiones mientras el sol mediterráneo baña sus rostros
Una Ingrid Bergman muy bella pero de rostro algo demacrado
SINOPSIS: Un matrimonio inglés viaja a Italia para vender una villa cerca de Nápoles que un familiar les ha legado al morir. Durante su estancia allí, fuera de su amorti­guador entorno londinense, en un país y un paisaje que les son ajenos, la pareja experimentará sentimientos casi olvidados como los celos, el despecho y el resentimiento. Bastará una estúpida riña para que repenti-namente decidan divorciarse. Pero pronto comprenderán, en medio del fervor popular de una procesión religiosa, que se aman por encima de todo y se necesitan.
En medio del fervor religioso de una procesión, se obra el "milagro" entre Katherine y Alex
COMENTARIO: La película, en un primer visionado poco atento, puede parecer improvisada e incluso formalmente descuidada. Sin embargo, se trata de un riguroso ejercicio de intencionalidad limpia y milimétricamente resuelta por la vía de un no-drama en el que aparentemente nada importante sucede (cinco días de "relajado" turismo para una tranquila y aburrida pareja inglesa de vacaciones cerca del Vesubio). Pero los personajes serán "activados" por el influjo que sobre ellos ejerce el entorno, se descubrirán el uno para el otro. La narrativa, de soluciones muchas veces mal interpretadas, resulta aún hoy de una modernidad casi revolucionaria en su sintética y perfecta conjugación de ética y lenguaje. Jacques Rivette dijo en su día: "Con la aparición de "VIAGGIO IN ITALIA" todas las demás películas han envejecido súbitamente diez años". Tal vez puede resultar tajante, pero volviendo a verla, creemos que tenía razón.

4 comentarios:

  1. Hola, Teo. Con esta película me ocurrió la primera vez que la vi lo que comentas al principio de tu entrada. No me atrapaba, la encontraba como deshilvanada y poco a copo me fui metiendo en la historia hasta que me atrapó por completo. Me encanta Ingrid Bergman y George Sanders tenía una clase enorme. Y desde luego que es una película por la que parece que no hayan pasado los años.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Myra, por tu entrada. Sí, una concepción de la puesta en escena tan inteligente como honesta que a Rossellini le servía, en este caso, para trasladarnos sin artificios una realidad, la de esa soleada Italia sensual y atávica que contrasta con la naturaleza de ese matrimonio inglés en crisis con sordina. Y cómo ese entorno tan ajeno a su idiosincrasia influye decisivamente en ellos (primero en ella y más tarde en él). A este respecto, la secuencia en Pompeya, en la que asisten a los trabajos de desenterramiento de esos dos amantes petrificados en un abrazo eterno, es como una catarsis. Sencillamente magistral. Como la utilización de la Bergman y Sanders, en clave neutra para hacerlos estallar en la escena final.
    Celebro que la película haya conseguido "atraparte" porque creo que es una joya.
    Vuelve por aquí. Mientras, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. J.L. Llamazares27 septiembre, 2011

    Me habèis cogido desprevenido. Sè que he visto esta pelìcula hace mucho tiempo, pero ahora no soy capaz de reconstruirla en mi memoria. Procurad perdonarme esta laguna. Con lo que he leìdo en este blog, ardo en deseos de volver a verla armado ya con el suficiente criterio. En cambio, tengo màs reciente el pase en televisiòn de "ALEMANIA AÑO CERO" que me dejò K.O. ¡Què crònica... y con un final tan terrible!

    ResponderEliminar
  4. En primer lugar, J.L. Llamazares, te pido disculpas por haber tardado dos semanas en contestar a tu entrada. Ha sido un imperdonable despiste. Sí, debes apresurarte en redescubrir esta obra maestra emocionante y aún moderna. En cuanto a la que mencionas, "ALEMANIA, AÑO CERO", es uno de los títulos de inminente inclusión entre las "perlas" de este blog y como tú bien dices, qué crónica tan descarnada, clausurada con ese noqueante desenlace (Hitchcock también nos golpeó de manera parecida con un niño portando una bomba en "SABOTAJE" (1936).
    Un saludo.

    ResponderEliminar