1 de septiembre de 2011

EL SUR 
(Esp-Fr) Elías Querejeta/Chloe, 1983. 93 min. Color.
Pr: Elías Querejeta y Jean-Pierre Fougez. G: Víctor Erice, basado en un relato de Adelaida García Morales. Ft: José Luis Alcaine. Mt: Pablo G. del Amo. DA: Antonio Belizón. Ms: Clásicos populares. Dr: Víctor Erice.
Int: Omero Antonutti, Sonsoles Aranguren, Iciar Bollaín, Lola Cardona, Rafaela Aparicio, Aurore Clement, Francisco Merino, María Caro, José Vivó, Germaine Montero, María Massip (voz).

La figura enigmática, solitaria y silenciosa del padre encierra un secreto pasado
SINOPSIS: En la España de los años cincuenta, un matrimonio y su hija viven en una casa rústica de la meseta norte, llamada "La gaviota". La vida allí transcurre suavemente, mientras la niña observa fascinada la figura casi mágica del padre, hombre recto y taciturno, desplazado y solitario, emocionalmente raptado por el inexplorable pasado de un oscurecido, ignorado romance. Pérdida y amargura con raíces en un lejano sur que hubo de abandonar.
En la penumbra de su habitación, Estrella contempla el péndulo "mágico" de su padre
COMENTARIO: Las bellísimas y turbadoras imágenes de este enigmático film ejercen una atracción que no podemos esquivar y nos sumergen en el río mágico y neblinoso de la memoria, hasta llevarnos a ese lugar indefinido y metafórico en el que los sueños sufren el inexorable tránsito que conduce a la realidad. Cuando en la niña Estrella se produce el paso imperceptible pero súbito a la adolescencia, el misterio, los enigmas permanecen. Sin embargo, la magia ha desaparecido, y la figura del padre, desposeída del aura, no puede evitar perder a su hija en aquel último encuentro en el restaurante. Este hombre, desde su frustración vital, sumergido en una creciente tormenta interior, la ve alejarse hacia la prosaica realidad de un mundo tangible. Ya sin nada a qué asirse, buscará la muerte. Ahora Estrella, poseída por el recuerdo de lo irrecuperable, contempla el péndulo "mágico" con el que su padre encontraba agua y la enigmática, exigua herencia del contenido de la cajita, mientras finalmente se dispone a emprender un viaje al sur... Nota: en el guión original existía una "segunda parte" que se desarrollaba en el sur, donde Estrella descubría aspectos ignorados del pasado de su padre. Pero diferencias de criterio con el productor Querejeta, obligaron a Erice a interrumpir la película cuando la protagonista se dispone a emprender el viaje a ese sur que da título al film. Nunca sabremos la obra resultante de haber podido ser filmada en su totalidad. En cualquier caso, tal como la conocemos, resulta una absoluta obra maestra.

8 comentarios:

  1. Qué perdida tan irreparable para el cine español (también mundial, por supuesto), que un director con el talento y la sensibilidad de Erice, se hastiara tan pronto de lidiar con los productores de nuestra deprimente industria. Una verdadera lástima. Nos quedan, al menos, sus maravillosas aunque escasas películas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, es una lástima que este extraño personaje haya desperdiciado su enorme (e incomparable) talento, embridado él mismo por unas exigencias que en ocasiones rayaban en lo maniático, incompatibles, en cualquier caso, con los cauces industriales. El resultado es una filmografía exigua que nos ha privado de un puñado de posibles obras que ya nunca existirán.
    Productores y realizador: ¡Imperdonable!

    ResponderEliminar
  3. Preciosa película, que el simple hecho de mencionarla me emociona, pues tiene dentro de ella, un mundo paralelo y onírico que no solo nos invita a soñar si no que también nos está recordando pasajes de una infancia que bien podríamos identificarnos con ella. Personalmente me identifiqué mucho con Estrella (excelente la niña Sonsoles Aranguren e Icíar Bollaín.) El idealismo hacía la figura del padre y la constancia en descubrir un pasado desconocido. Recuerdo la escena cuando Estrella va a al cine a ver la película de la actriz que tuvo algo con su padre, o cuando el día de su comunión baila un pasodoble con su padre (magnífico Omero Antonutti). Una mención especial a la inolvidable Rafaela Aparicio haciendo uno de sus personajes más entrañables y Lola Cardona maravillosa en el papel de la madre. Me alegra mucho que se recuerde esta valiosa joya que todo el mundo debería de ver sí o sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las películas de Erice son muy difíciles de describir, de explicar con palabras. Se resisten a ello. Las imágenes de "EL SUR", su enigmática belleza y hondo contenido están ahí para que penetren en nosotros, para que nos empapen el alma y sentirlas.
      Como bien dices, Mar, es una película hermosa por la que circula de manera subterránea un sugerido mundo que nuestra Estrella (qué bien están las dos actrices que la interpretan) debe desentrañar... Pero la película se nos acaba antes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Siempre me viene a la memoria esa secuencia cuya duración no supera los cinco minutos, en la que Milagros (uno de los personajes más entrañables de la historia del cine español, interpretado por la injustamente olvidada Rafaela Aparicio) le da su versión a Estrella sobre la guerra civil, el enfrentamiento entre el abuelo y su padre.

    Película profunda y apasionante, por sincera y humana. Para muchos la guerra civil, desgraciadamente, no acabó en abril de 1939. Continuó: encarcelamientos, persecuciones, fusilamientos... son sucesos que hacen pensar que para los vencidos no terminó la guerra, vivían en un estado de guerra permanente. De hecho, en esta secuencia, cuando Estrella le pregunta a Milagros por la razón de la detención de su padre, ésta, en primer plano, le responde: "Porque sí, porque en la guerra los que ganan siempre hacen lo mismo".

    Es cierto lo que dices en un comentario de que es difícil describir las películas de Erice, y creo yo porque este director es un poeta y la poesía no debe, o puede explicarse. En sus películas está todo lo que el cine puede dar. Víctor Erice, es más que ningún otro cineasta actual, el poeta de la imagen. Siempre ha tenido la preferencia por un cine que se demora en contemplar las cosas del mundo, en observar a los seres humanos enfrentados a su enigma; un cine caracterizado por la observación minuciosa, la paciencia y la atención a las pequeñas cosas. Crear, por ejemplo, a partir de un pintor que pinta un árbol en su jardín equivale a situarse ese inesencial esencial del arte y alcanzar lo universal a través de lo más singular. Erice desarrolla una "política de la lentitud", que hoy por hoy es la mejor forma de oponerse a la acelerada sucesión de productos culturales y a las pseudoexigencias de un público que en teoría se muestra cada vez más impaciente. Su materia prima es el tiempo, al que no se debe forzar ni maltratar sino, por el contrario, abrazar humildemente sus sinuosidades, sus ritmos, éxtasis, bloqueos y aceleraciones, sin los cuales la obra no tendría ninguna posibilidad de alcanzar la larga duración del arte, superando las modas del consumo cultural. Inolvidable esal fusión del sol con el membrillero que equivale a un tiempo capturado; ese que te destruye después de haberte hecho inmortal un instante, el que te permite exhalar el mejor perfume un momento antes de que se inicie tu putrefacción.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafaela Aparicio era una grandísima actriz, natural e intuitiva, sin artificios ni trucos de academia de arte dramático. Basta recordar sus trabajos en películas como "EL EXTRAÑO VIAJE", "ANA Y LOS LOBOS", "MAMÁ CUMPLE CIEN AÑOS" y "EL SUR".
      Si algo podemos recriminar a Víctor Erice es esa "política de la lentitud" que mencionas en tu comentario, pero fuera de la pantalla. Ojalá rodara una película por año (como Woody Allen), o por lo menos una cada tres años (como Almodóvar). Pero no, nos tiene a pan y agua y es una pena que un artista de sus características sea tan poco prolífico. "EL ESPÍRITU DE LA COLMENA" y "EL SUR" son dos obras maestras tan singulares, misteriosas y bellas que no dudo en colocarlas entre las diez mejores películas de la historia del cine. ¿Exagero? Creo que no.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. En absoluto, amigo. Esto del cine es bien complejo. Erice dirigió un cortometrje titulado Alumbramiento; otro poema filmado y la maravillosa La Morte Rouge, sobre su memoria respecto al cine. Yo incluso le recrimino que no publique nada. Fue también un excelente crítico cinematográfico. Erice no tiene suerte, quizá. En El sur no pudo acabarla como él quería, con una segunda parte rodada, precisamente, en el sur, con cita a Stevenson a ese maravilloso libro titulado Los mares del sur. Lo mismo le ocurrió con la novela de Juan Marsé El embrujo de Shanghai, empleó mucho tiempo en escribir el guión, que por cierto, se publicó en su momento y a mi juicio supera a la novela, pero un problema de última hora con el productor se deshizo por completo. Luego Trueba realizaría un bodrio como una catedral de grande. No sé, no tiene nada que ver con todo esto, pero siempre me acuerdo de Billy Wilder que no le dejaron realizar más películas cuando este monstruo del celuloide todavía le quedaba mecha de la buena. Y ahora Clint Eastwood que a sus ochenta años goza del privilegio de seguir realizando películas, desaprovecha su talento dándonos suculentos pastelazos. En fin.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando uno ha adquirido un décimo de Lotería, en el momento que el bombo está girando, se puede hablar de suerte. En el resultado de todo lo demás inciden otros factores y el caso de Víctor Erice está claro para mí: él, como otros creadores minuciosos y autoexigentes, nunca ha sabido adaptarse a las reglas del juego y ese juego se llama cine, es decir, se entra en el engranaje de un arte industrial y por lo tanto se ruedan películas para que las vea el público, la gente. Los artistas "en estado puro", los poetas, los que en su obra no arriesgan el dinero de los demás, pueden permitirse el lujo de crear para sí mismos y alargar los periodos de gestación hasta el infinito y más allá. Por eso, Erice a lo largo de medio siglo tiene una obra tan exigua y de ahí que nos haga pasar tanto hambre ¡tan sólo tres largometrajes! El resto son media docena de cortos, un par de segmentos para largometrajes colectivos y algún trabajo experimental que casi nadie ha visto, salvo los que somos "afortunados" de residir en una gran ciudad con Filmoteca y otros accesos ("LA MORTE ROUGE" se ha editado en dvd).
      Sabemos el historial de Erice, sus desencuentros con la industria (Querejeta no era sospechoso de ser un mercader) y vamos, vamos, Víctor, es para matarte! ¡Hasta Dreyer rodó más películas que tú! (por no hablar de Ozu, Mizoguchi o Fassbinder). Un poquito más de elasticidad no te habría matado y todos hubiéramos salido ganando. Lo dicho, con setenta y tantos tacos ya cumplidos y nos sigues teniendo a pan y agua. Imperdonable.
      Un abrazo.

      Eliminar