8 de agosto de 2011

TIEMPO DE AMAR, TIEMPO DE MORIR (A Time to Love and a Time to Die)
(USA) Universal, 1958. 132 min. Color. CinemaScope.
Pr: Robert Arthur. G: Orin Jannings, basado en la novela de Erich Maria Remarque. Ft: Russell Metty. Mt: Ted J. Kent. DA: Alexander Golitzen y Alfred Sweeney. Vest: Bill Thomas. Ms: Miklos Rozsa. Dr: Douglas Sirk.
Int: John Gavin, Liselotte Pulver, Jock Mahoney, Keenan Wynn, Don DeFore, Thayer David, Erich Maria Remarque, Dieter Borsche, Jim Hutton, Barbara Rütting, Dorothea Wieck, Klaus Kinski, Charles Regnier, Agnes Windeck, Clancy Cooper.
Un paréntesis para amar...
SINOPSIS: Durante la II Guerra Mundial, un soldado alemán en el frente ruso consigue por fin un permiso y regresa a casa. Pero se encuentra con su ciudad destruida por los bombardeos y su familia desaparecida. Mientras busca noticias, conoce a una muchacha solitaria de la que se enamora y con la que vivirá un intenso romance. Antes de finalizar su permiso, se casan. Sin embargo, él hallará la muerte cuando regresa al frente.
El final de ese paréntesis, dulcificado por el recuerdo
COMENTARIO: La penúltima realización de Douglas Sirk (se despediría del cine al año siguiente con "IMITACIÓN A LA VIDA") desarrollaba a partir de una novela del autor de "Sin novedad en el frente", un melodrama intensamente romántico, recortado sobre el marco terrible y desolador de una Alemania destruida, habitada por el miedo y la muerte, soldados desmoralizados, sonámbulos sin hogar, perseguidos ocultos y carroñeros de retaguardia. Lógicamente, por encima de la historia de la pareja protagonista, dos seres víctima de la crueldad sin sentido de la guerra dándose calor en medio de los escombros, flota el mensaje antibelicista, efectivo y demoledor. La admirable, depurada narrativa de Sirk consiguió una obra que si no llega a alcanzar la absoluta perfección y redondez de su siguiente trabajo, contiene, sin embargo, imágenes y momentos capaces de ponernos un nudo en la garganta.

2 comentarios:

  1. Tras el análisis realizado por el autor de este blog ¿que mas se puede añadir? salvo reseñar que a mila peícula me parece absolutamente redonda en su género sin entrar en comparaciones con otras obras del autor.
    La descarnada crudeza de los sucesos relatados en los últimos coletazos de la derrota alemana en la Segunda Guerra Mundial, no solo nos introducen en el horror tan excasamente abordado que se vivió en el otro bando; el bando agresor sino que además nos expone como pocas veces habíamos visto, todos los matices del horror de la guerra en sus diferentes escalas, civiles, militares y ante todo la preponderancia de la injusticia como verdad única que acaba imponiendose ante cualquier destello de lógica y humanidad.
    Este film permanece en mi memoria elevadose sobre otros que pretender transmitirnos un mensaje parecido, "Senderos de gloria" o mas reciente "Dulce domingo de noviazgo" pero con la convicción de que se trata de la mas lírica cinta antibelicista que nunca se haya filmado.

    ResponderEliminar
  2. Nada que objetar porque, de hecho, estamos de acuerdo en un 99,44% en la apreciación del film que nos ocupa. Todo eso que dices está ahí, en la película de Sirk y con un lirismo y una fuerza visual que la elevan ligeramente por encima de las dos que mencionas (una pequeña corrección: la de Jean-Pierre Jeunet es "Largo" en lugar de "Dulce" domingo), porque ambas colocaban el acento en un furibundo discurso antimilitarista (sobretodo la de Kubrick), mientras que la de Sirk, apoyándose en la novela de Remarque, era un drama romántico enmarcado y condicionado por el terrible contexto de la guerra, con el consiguiente mensaje antibelicista.

    ResponderEliminar