10 de agosto de 2011

NO HAGAN OLAS (Don't Make Waves)
(USA) MGM/Filmways/Reynard, 1967. 97 min. Color. Panavision.
Pr: Martin Ransohoff y John Calley. G: Ira Wallach, George Kirgo y Maurice Richlin, basado en la novela "Muscle Beach" de Ira Wallach. Ft: Philip Lathrop. Mt: Rita Roland y Thomas Stanford. DA: George W. Davis y Edward Carfagno. Ms: Vic Mizzy. Dr: Alexander Mackendrick.
Int: Tony Curtis, Claudia Cardinale, Sharon Tate, Robert Webber, Joanna Barnes, David Draper, Mort Sahl, Edgar Bergen, Jim Backus.
Tras la catástrofe, la buena vida se presenta por sorpresa
SINOPSIS: En Malibú, un trotamundos simpático y amoral pierde su coche y las escasas pertenencias durante un rocambolesco accidente con una italiana temperamental que resulta ser la amante de un alto ejecutivo. Este percance es aprovechado por nuestro despojado hombre para conseguir un puesto en la empresa de aquel. Nuevos personajes se entremezclarán, estableciendo una cadena de engaños en la que unos y otros se utilizan para la consecución de sus respectivos fines.
Curtis contempla (y desea) el cuerpo apetecible y perfecto de Sharon
COMENTARIO: Pese a estar resuelta en clave de comedia, la acidez y el desencanto son los protagonistas de esta menospreciada película. Aquí, los personajes, productos típicos de algo que se está descomponiendo, deshumanizados, mezquinos y absurdos, son comprendidos por Alexander Mackendrick pero ya no se les puede amar. No existe salvación posible para ninguno: los mete a todos en una casa prefabricada y en medio de una tormenta la deja rodar por la ladera de una montaña. Tal vez, enlodados y maltrechos, el instinto de conservación y el miedo a la soledad les empuje a creer en la necesidad de unir sus destinos, simulando amor. Esta fue la última película de su autor, un desencantado humanista injustamente relegado al olvido hasta su muerte. La nula repercusión en taquilla de esta formidable falsa comedia de fondo aún más negro que el de "SWEET SMELL OF SUCCESS", sin duda contribuyó al definitivo retiro de su autor de los platós. En los años que le quedaron de vida se dedicó a la docencia.

8 comentarios:

  1. ¿Que mas puede añadirse al breve comentario de Teodoro? quizá que sin discutir ninguna de sus virtudes cabría añadir que el tiempo no ha pasado a favor de este film. Dudo que las generaciones actuales capten el entrelazado trasfondo contenido en las secuencias por mera cuestión de hábitos de consumo, y que resulte ser un producto mas propio de ser explotado en Suecia, que en el resto del mundo.
    Quiero destacar la sensualidad de Sharon Tate saltando en la cama elástica, como máximo exponente de erotismo sugerido sin que la presencia de Claudia Cardinale en todo su esplendor, desmerezca lo mas mínimo.
    En definitiva, una gran película que desgraciadamente parece no disfrutar de un reconocimiento general como puede haber sucedido en otros tantos casos.

    ResponderEliminar
  2. Anda, mirala, pero no pienso leer nada, hasta verla. Igual la veo hoy,que son muchas las coincidencias.

    Saludos.
    Roy

    ResponderEliminar
  3. Esta película suscitó muy poca atención y pese a su atractivo reparto, en su día pasó casi desapercibida tomándola como una comedia playera de las muchas que se estrenaban en la década de los sesenta. Ya ves, en este blog su reseña ha tenido muy poca clientela.
    Cuando la veas, ya me dirás qué te ha parecido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo con todos vosotros. No me parece que sea un peliculón pero sí contiene mucha mala baba y una crítica feroz (como toda la obra de Mackendrick) a la sociedad y el consumismo. Por cierto, si no habéis visto "El hombre del traje blanco" os la recomiendo, es toda una declaración de intenciones.
    Por último, decir que "Chantaje en Broadway" se encuentra en mi top ten de películas favoritas. Burt Lancaster está colosal, a mi parecer es su mejor interpretación (y mira que las tiene buenas, cuando no excelentes).

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y de lo que dices se desprende (en la película queda claro) una mirada en verdad pesimista sobre el individuo en esa sociedad carente de moral. A mí me parece una gran película camuflada como comedia playera, aunque esto ya lo apuntaba en mi comentario de más arriba.
      En cuanto a "SWEET SMELL OF SUCCESS" (Chantaje en Broadway), por seguir hablando de miradas pesimistas, sin duda es la película más "negra" de toda su filmografía. ¡Vaya personajes! Se comportan todos como auténticas comadrejas. Estoy de acuerdo con tu apreciación del trabajo de Lancaster, pero Tony Curtis no se queda atrás. También merece una mención la siempre excelente Barbara Nichols incorporando (una vez más) un personaje patético, esa pobre Rita sin futuro empujada a la prostitución ocasional por las circunstancias y esa rata llamada Sidney Falco.
      Para no alargarme, de la estupenda "EL HOMBRE VESTIDO DE BLANCO" hablaremos en otra ocasión, si te parece.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Es cierto, Tony Curtis sorprende muchísimo,acostumbrádonos a sus personajes de galán y conquistador, es digno alabar el hecho de cambiar totalmente de registro. Aquí está espléndido como personaje amoral y sin escrúpulos.
    En cuanto a la actriz que le toca ejercer la prostitución por culpa del personaje de Curtis, no sabía cómo se llamaba, es un momento de la película especialmente incómodo y amargo. Y Mackendrick lo filma con una sobriedad y elegancia impresionante.
    Comentar también que la gran revelación de la película es la actriz Susan Harrison, nos transmite una vulnerabilidad y ternura increíbles. Es el contrapunto de la película: el personaje noble, honesto y sincero que la película necesita. Es una pena que tan maravillosa actriz no haya continuado haciendo más films.

    Un apunte más: esta película tuve que fijarme en varias ocasiones quién la dirijía -era la primera peli que veía de Mackendrick. Me explico: escuchando los diálogos me doy cuenta que están construidos para sacar múltiples lecturas, y no sólo eso, son de los más sarcásticos y corrosivos que servidora ha escuchado nunca. Por eso, tuve que mirar la carátula posterior del DVD varias veces: porque pensé que la película la filmaba el mismísimo Billy Wilder.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Ay! perdona, estoy hablando de la peli "Chantaje en Broadway" sin mencionar su título y me acabo de dar cuenta que puede dar lugar a la confusión.

    "No hagan olas" es una estupenda película que, más allá de sus imágenes, esconde un pesimismo apenas disimulado. Película infravalorada, claro está, como muchas otras de este grandísimo director.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, "SWEET SMELL OF SUCCESS" es una película durísima, habitada por ratas, psicópatas y desalmados, dominantes y dominados. Todo un recorrido por un infierno neonizado con su fauna en ebullición. Sin duda, la película más pesimista de Mackendrick y la más desesperanzada.
      La tengo en reserva para dedicarle un post. Pronto.
      Un abrazo.

      Eliminar