4 de agosto de 2011

EL ESPÍRITU DE LA COLMENA
(Esp) Elías Querejeta P.C., 1973. 98 min. Color.
Pr: Elías Querejeta. G: Ángel Fernández Santos y Víctor Erice. Ft: Luis Cuadrado. Mt: Pablo G. del Amo. DA: Jaime Chávarri. Ms: Luis de Pablo. Dr: Víctor Erice.
Int: Fernando Fernán Gómez, Teresa Gimpera, Ana Torrent, Isabel Tellería, Lali Soldevila, Estanis González, Juan Margallo, Kety de la Cámara, José Villasante, Manuel de Agustina.
Ana asiste a la escuela como todos los días, pero hoy sus grandes ojos ausentes parecen invocar algo mágico proyectado sobre una sábana.
SINOPSIS: A Hoyuelos, un pueblo de la meseta castellana, llega en 1940 la camioneta del cine y la película que proyectan es "El doctor Frankenstein". Ana e Isabel, hermanas de siete y nueve años respectivamente, asisten a la sesión y la primera queda especialmente afectada por el contenido de las imágenes, sintiéndose desde entonces empujada a una fascinada búsqueda del monstruo-espíritu.
De excursión por el bosque, Ana e Isabel escuchan absortas las explicaciones de su padre sobre los peligros de la traicionera belleza de una seta.
COMENTARIO: De repente, en el depresivo panorama del cine español de la época, apareció por sorpresa esta insólita, inclasificable, enigmática, fascinante y bellísima obra. En un mundo de claroscuros, triste y cerrado (la España aletargada de sueños negados) dentro del que sus habitantes viven, se mueven y agitan ignorando voluntariamente el exterior, Ana siente el inquieto despertar de la emoción y el asombro. El descubrimiento, un buen día, del "monstruo" de Frankenstein en la maltrecha pantalla del cine del pueblo, empujará a la niña fuera de la colmena en una transgresora búsqueda que dé respuesta a esa curiosidad suscitada por todo cuanto hay en el exterior oscuro e inexplorado, a ese anhelo por descubrir y llegar hasta el lugar donde habita el espíritu perseguido.
La atmósfera suspendida, la concepción serena y poética de las imágenes, su cadencia y concatenación, la desasosegante y profunda mirada de Ana Torrent, todo filtrado a través de la luz de tonos dorados creada por el genial Luis Cuadrado a partir de los colores sugeridos por una colmena de abejas, son elementos decisivos que contribuyeron a hacer de esta película una joya "hexagonal" de complejo e irrepetible diseño y belleza incomparable.

4 comentarios:

  1. Una obra maestra absoluta de nuestro mejor cineasta vivo. Te enlazo con la entrada que publiqué al respecto, por si fuera de tu interés, y me sumo a tu blog, que pinta muy bien:

    http://raggedglory.blogspot.com.es/2011/11/de-miedos-derrotas-y-silencios.html

    Hermoso y exacto tu texto. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existen obras maestras que poseen un grado de fascinación y misterio, de belleza insondable, que el término "obra maestra", tal vez por su tópica o banal utilización las más de las veces, se nos antoja insuficiente y reductor cuando lo aplicamos a obras como la que ahora nos ocupa.
      He visitado tu blog y leído con gran interés el comentario que dedicas a esta película. Limpio de polvo y paja, certero y muy pedagógico. A buen seguro que habrá arrastrado a más de uno/a a ver o revisar "EL ESPÍRITU DE LA COLMENA".
      Como has podido comprobar llegando hasta este rincón, el de la "colmena" de Erice, no había llegado nadie antes de ti tras casi un año de la aparición de la entrada. Te agradezco que con tu visita hayas aliviado mi depresión.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Una verdadera joya como pocas, de nuevo me hace feliz que se recuerden estas películas desconocidas por muchos e infravaloradas por otros. Mi mundo cinematográfico no sería lo mismo sin las películas de Erice, que sería el cine español sin esos ojos grandes y expresivos de Ana Torrent (también fantástica en "Cría Cuervos" de Carlos Saura). De nuevo la infancia como un laberinto misterioso y escondido. La fascinación de la niña por la figura de Frankenstein. A tener en cuenta que está ambientada en la España de la posguerra con toda la tristeza y resignación que eso conllevaba. La belleza de sus imágenes, esa sensibilidad que traspasa la pantalla, la transparencia de Isabel Tellería y Torrent. No se puede explicar con palabras obras tan bellas y de tal magnitud. Entradas como esta (las que considero otra joya) me hacen volver a creer en la belleza del cine.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mar. Acabo de contestar a tu comentario sobre "EL SUR" (se me había pasado hacerlo en su momento). De alguna manera, con estas dos intervenciones en las pelis de Erice estamos, tú y yo, aportando nuestro modesto homenaje al recién desaparecido Elías Querejeta.
      Pues como te decía en el otro comentario, con esta película, tres cuartos de lo mismo. Para mí, como sintetizo en el post, se trata de una obra maestra de hipnótica belleza cargada de sugerencias y misterio, ese misterio al que tú te refieres cuando se trata de trasladar al espectador el universo infantil (espoleado aquí por un entorno de sombras y silencios, de oscurantismo y tristeza como era el contexto de la España rural de los años cuarenta).
      "EL ESPÍRITU DE LA COLMENA", necesariamente unida a "EL SUR", son dos de las diez mejores películas que he visto en mi vida. Sin embargo, tanto una como la otra, están muy olvidadas por las nuevas generaciones y casi me atrevería a asegurar que ignoran hasta su existencia. Una lástima.
      Un abrazo.

      Eliminar